Estrategia del PCCh es “comprar” a élites americanas con acuerdos en el mercado de China: Autor

Por Michael Washburn
23 de Marzo de 2022 7:52 PM Actualizado: 23 de Marzo de 2022 7:52 PM

El Partido Comunista Chino (PCCh) se basa en gran medida en una estrategia de atraer a figuras poderosas de la política y los negocios estadounidenses para ampliar su influencia y evitar las consecuencias de sus fechorías, según Peter Schweizer, autor del libro “Red-Handed: How American Elites Get Rich Helping China”.

“La estrategia es comprar a las élites de Estados Unidos dándoles lucrativos tratos y acceso especial al mercado chino”, dijo Schweizer al programa “China in Focus” de NTD el 21 de marzo. NTD es un medio asociado de The Epoch Times.

“Implica a figuras políticas, pero también a ejecutivos de empresas. Y es una estrategia muy eficaz, y obstaculiza nuestra capacidad de hacer frente a la amenaza que supone el régimen de Beijing”.

La amplitud y profundidad de la sección transversal de los políticos y empresarios estadounidenses atrapados en esta red de influencia es “aterradora”, dijo. Abarca a la familia del presidente y a los principales nombres de Wall Street y de Silicon Valley, añadió. Tampoco se pueden despreciar las cantidades de dinero implicadas.

“No estamos hablando de pequeñas sumas de dinero, estamos hablando de profundos lazos financieros, ya sean las decenas de millones de dólares que la familia Biden ha recibido de empresarios vinculados al PCCh, o ya sean los acuerdos de mil millones de dólares, o más, que han recibido algunas empresas de Wall Street o de Silicon Valley”, dijo Schweizer, refiriéndose a los presuntos vínculos de Hunter Biden, hijo del presidente Joe Biden, con ejecutivos y empresas chinas.

Fábrica de Tesla en Shanghai, China, el 29 de marzo de 2021. (Xiaolu Chu/Getty Images)

El factor Tesla

Como ejemplo de una figura poderosa cortejada por los funcionarios chinos, Schweizer citó el caso de Elon Musk, que aunque nació en Sudáfrica es actualmente director ejecutivo de Tesla, con sede en Palo Alto, California.

En el pasado, Musk criticaba abiertamente a Beijing por su historial de derechos humanos, dijo Schweizer. Todo eso ha cambiado ahora que Tesla tiene una fábrica en Shanghai y, al parecer, tiene planes para construir otra, a la que la empresa tiene previsto subcontratar un gran volumen de trabajo desde Estados Unidos.

En opinión de Schweizer, Musk se ha convertido en un “gran defensor” de Beijing. Musk, dijo, incluso llega a los podcasts para argumentar que el régimen es más receptivo a las necesidades del pueblo chino que la supuesta democracia representativa de Estados Unidos a sus propios electores.

“Ha elogiado al Partido Comunista Chino, habla de la eficacia de la dictadura china. Por supuesto, es muy fácil ser eficiente cuando no tienes derechos de propiedad, derechos humanos, derechos civiles, ese tipo de cosas, que se interponen en el camino”, dijo Schweizer.

Elon Musk
Elon Musk, fundador e ingeniero jefe de SpaceX, habla en la Conferencia y Exposición de Satélites 2020 en Washington el 9 de marzo de 2020. (Win McNamee/Getty Images)

El hecho de que Tesla lleve a cabo ahora operaciones tan críticas en China plantea serias preocupaciones sobre las transferencias de tecnología, argumentó el autor.

“Beijing tiene control sobre las operaciones de Tesla en China, lo que significa que tienen acceso a las tecnologías de Tesla, y ahora también tienen secretos de SpaceX”, dijo, refiriéndose a la firma aeroespacial y de comunicaciones que Musk fundó. Schweizer cree que el régimen chino está en condiciones de aprovechar su control sobre Tesla para acceder a los secretos tecnológicos de SpaceX, que resultarán inmensamente valiosos a medida que avance la carrera tecnológica con Estados Unidos.

Musk ha moderado sus críticas a los abusos de los derechos humanos del PCCh porque sabe que ser demasiado vocal pondrá en peligro sus propias perspectivas comerciales, dijo Schweizer.

“Es muy franco en muchos temas, pero no va a serlo en lo que respecta a China debido a la influencia que Beijing ejerce sobre él”, añadió Schweizer. “Si nos fijamos en las declaraciones que hace Tesla a los accionistas, China es el futuro de esta empresa”.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con Tesla para solicitar comentarios.

Schweizer ve una dinámica muy similar en el ámbito político. Los miembros electos del Senado y la Cámara de Representantes están obligados a revelar cualquier acuerdo financiero que hagan con un gobierno extranjero, señaló Schweizer. Pero en lugar de evitar cualquier influencia extranjera indebida, este requisito da lugar a lo que él denomina “corrupción por delegación”, por la que un político se apoya en un miembro de su familia no sujeto a las normas de divulgación para realizar tratos en China.

Al PCCh le importa poco que un político estadounidense sea republicano o demócrata, siempre que el político en cuestión esté en condiciones de dar o facilitar el acceso a los mercados de capitales o a la tecnología de Estados Unidos. A los funcionarios del PCCh no les importa demasiado que los líderes estadounidenses les critiquen por el trato que dan a los uigures del oeste de China, siempre que esos funcionarios puedan conseguir lo que quieren, dijo Schweizer.

Educación superior

El PCCh también ejerce influencia sobre la educación superior en Estados Unidos mediante el despliegue de grandes cantidades de dinero, dijo Schweizer.

“Estamos viendo una gran afluencia de dinero de individuos vinculados al régimen de Beijing, que están haciendo donaciones a los colegios y universidades de Estados Unidos, y están poniendo condiciones a esas donaciones”, dijo.

Schweizer citó el ejemplo de Joe Tsai, cofundador y vicepresidente ejecutivo del gigante chino del comercio electrónico Alibaba. El éxito masivo de esa empresa, dijo, está relacionado en gran medida con el hecho de que muchos de sus primeros inversores eran familiares de altos funcionarios del PCCh.

En la actualidad, Tsai, cuyo patrimonio neto Schweizer calcula que oscila entre los 15,000 y los 20,000 millones de dólares, realiza enormes donaciones a la Universidad de Yale y a otras escuelas, señaló Schweizer. Al mismo tiempo, Tsai acostumbra a ir a los campus de Estados Unidos y defender que los estadounidenses no entienden el régimen chino, que supuestamente responde a las necesidades de la gente.

Para fomentar su visión positiva del régimen comunista, Tsai patrocina la investigación y la puesta en marcha de instalaciones como el Centro Tsai para el Pensamiento Innovador de Yale, que toma su nombre del padre de Tsai. Schweizer dijo que la investigación respaldada por Tsai contrarresta la imagen negativa presentada en gran parte de los medios de comunicación occidentales y es decididamente solidaria y amistosa con Beijing.

“Cuando se observa lo que producen, en términos de erudición, gran parte es apologética, excusando la mala conducta del régimen, alabando al gobierno por ser más legal, cuando lo que realmente hemos visto bajo Xi Jinping es todo lo contrario”, dijo.

Instituciones como el Centro Tsai no presentan a los estudiantes una imagen completa y objetiva de lo que ocurre en China, y apenas se habla de los abusos de los derechos humanos o de la difícil situación de los uigures, dijo Schweizer.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con Alibaba y el Centro Tsai para pedirles comentarios.

Nathan-Law
El activista por la democracia en Hong Kong, Nathan Law, junto a una pancarta en la que se lee “Hong Kong libre. Revolución ya” mientras asiste a una manifestación frente al Ministerio de Asuntos Exteriores en Berlín, Alemania, el 1 de septiembre de 2020. (Tobias Schwarz/AFP vía Getty Images)

Otro problema es lo que Schweizer denomina “autocensura” y el acoso a las personas que se atreven a hablar de los abusos del PCCh.

Como ejemplo, Schweizer mencionó el caso de Nathan Law, un veterano del movimiento democrático de Hong Kong que ha sido encarcelado por sus actividades de protesta, que acudió a la Universidad de Yale para cursar un máster en estudios asiáticos en otoño de 2019. El recibimiento de Law en Yale le dejó “atónito”, dijo Schweizer, y añadió que estudiantes de China continental habían abucheado al activista de Hong Kong.

En muchos casos, las universidades ni siquiera revelan que el dinero que apoya la investigación y las instituciones en sus campus proviene de China, señaló Schweizer. La ley federal exige esta información.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.