EXCLUSIVA: Dentro de la logística de la trata de personas de un cártel mexicano

Por Charlotte Cuthbertson
04 de Agosto de 2022 7:29 PM Actualizado: 04 de Agosto de 2022 8:18 PM

GOLIAD, Texas—Tres operadores de escondites, un guía de balsas, dos guías a pie, un guía de senderismo, un taxista y al menos otros tres conductores se coordinaron para pasar de contrabando a Martin Lazaro Bieya desde Reynosa, México, a Houston, su primer gran ciudad después de sortear a la Patrulla Fronteriza de EE. UU. y a las fuerzas del orden.

Su objetivo final era Detroit, donde según dijo, un tío tenía un trabajo para él.

El viaje de Bieya se vio interrumpido en el condado de Goliad, a unos 320 kilómetros al norte de la frontera y a 240 kilómetros de Houston, luego de que el vehículo en el que viajaba se estrellara contra una alcantarilla cuando el conductor intentaba huir de la policía local.

En un primer momento huyó del lugar, pero esa misma noche fue detenido por el sheriff tras dirigirse a una carretera en busca de agua y comida.

The Epoch Times habló con Bieya de 17 años, a través de un traductor el 23 de junio, mientras estaba sentado en la cárcel de Goliad.

Bieya dijo que es de Veracruz, en el este de México, donde su familia posee un pequeño rancho, “pero no puedo ganar suficiente dinero allí”.

Dice que a finales de mayo tomó la decisión de venir a Estados Unidos y llamó a su tío en Detroit.

“Me dijo que me llevaría a Estados Unidos”, dijo Bieya.

Un par de semanas más tarde, Bieya y su padre tomaron un autobús a Reynosa, una importante ciudad que colinda con McAllen, Texas, con el Río Grande, la frontera internacional, que separa a las dos ciudades.

En el centro de Reynosa, ambos esperaron en un restaurante. Le proporcionaron al tío su ubicación GPS y lo que llevaban puesto y pronto llegó un taxi para llevarlos a una casa de seguridad.

En la casa, el padre de Bieya se despidió de él y volvió a subirse al taxi para regresar a Veracruz.

En el interior de la casa, que, según Bieya, era bonita, “no una casa de mala muerte”, otros cuatro mexicanos esperaban a ser pasados de contrabando por la frontera. No se trata de los ilegales que se entregan a la Patrulla Fronteriza para pedir asilo, sino de los “fugitivos”—las decenas de miles de personas que eluden ser capturados cada mes porque es poco probable que puedan optar a algún tipo de ingreso legal.

Un hombre mexicano de unos 20 años estaba a cargo de la casa, dijo Bieya. Aseguró que no tuvo que pagar nada por comida, hospedaje o transporte en ningún momento, pero sospecha que su tío pagó alrededor de USD 7000 para que lo llevaran de contrabando a Detroit.

“Dijo que había pagado mucho dinero, pero nunca me dijo cuánto había pagado”, dijo.

Bieya dijo que pasó la noche en la casa y alrededor del mediodía del día siguiente, los cinco migrantes fueron transportados en automóvil hasta “el final de un largo camino”, después de lo cual calculó que caminaron unas tres millas hasta la orilla del Río Grande.

Allí cruzaron el río en una balsa inflable y desembarcaron en Estados Unidos.

seguridad de frontera
Un traficante rema en su balsa de regreso a México luego de dejar a dos inmigrantes ilegales en el lado estadounidense del Río Grande cerca de McAllen, Texas, el 18 de abril de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Aparecieron dos mexicoamericanos y los escoltaron lejos del río.

“Ellos sabían lo que hacían. Solo estaban allí para recogernos”, dijo Bieya. El grupo caminó hasta el anochecer, y luego se detuvo por un rato antes de reanudar alrededor de la 1 a.m. Llegaron a una casa de seguridad en McAllen, Texas, de madrugada, dijo.

Otros tres inmigrantes ilegales ya estaban en la casa de seguridad, lo que elevaba su grupo a ocho.

Varias horas después, el grupo fue transportado a una segunda casa de seguridad en McAllen, donde esperaron hasta la noche antes de meterse en una camioneta Ford. En ese momento, había 14 personas que transportar, incluidos dos hondureños y una mujer.

“Éramos siete” apilados en la caja de una camioneta bajo una lámina de madera contrachapada para ocultarnos.

“Estaba apretado”, dijo.

“Después de aproximadamente una hora en la carretera, la camioneta se detuvo y nos dijeron que nos bajáramos”, dijo Bieya. Él no sabía dónde estaban, pero el momento encaja con el lugar donde los traficantes dejan a los inmigrantes ilegales para que puedan caminar a través de la maleza para eludir el puesto de control de la carretera de la Patrulla Fronteriza cerca de Falfurrias, Texas.

Se trata de uno de los caminos más mortíferos para los inmigrantes ilegales, ya que muchos mueren por problemas relacionados con el calor. Los guías, o “coyotes”, dejan a los enfermos o heridos a su suerte.

Los dos coyotes originales seguían con el grupo de Bieya y, en ese momento, un tercero se hizo presente para guiarlos en su posterior caminata de siete noches.

“Caminamos desde las 4 de la tarde hasta las 5 de la mañana”, dijo Bieya. En ese momento, la temperatura en el sur de Texas alcanzaba entre los 90 y los 100 grados durante el día, mientras que la noche descendía hasta los 70 grados.

El grupo llevaba garrafas de 1 galón para agua, y cuando se agotaban, buscaban un abrevadero de ganado para rellenarlas. Solo comían una vez al día.

“Todos hablamos sobre lo que haríamos si llegábamos a salvo a Estados Unidos”, dijo. “Quería trabajar durante un par de años y, con suerte, obtener la ciudadanía”.

Los helicópteros con reflectores pasaron por encima varias veces y ellos tuvieron que escabullirse entre la maleza para esconderse. Contó que también vio drones tres veces durante la caminata. Dos serpientes de cascabel murieron durante el viaje.

Foto de la época
Un mapa muestra el condado de Goliad con respecto a la frontera entre Estados Unidos y México y Houston. (The Epoch Times)

Después de siete noches, Bieya dijo que el grupo llegó a una carretera asfaltada y esperó a que llegara el vehículo de transporte. Al cabo de una hora, un todoterreno Chevy Tahoe se detuvo y todos se amontonaron en él. La siguiente parada debía ser Houston, pero en el condado de Goliad, el sheriff Roy Boyd los descubrió e intentó detener el vehículo.

El conductor intentó escapar, pero perdió el control y se estrelló contra una alcantarilla. Todos los ocupantes, incluida Bieya, huyeron hacia la maleza. Pero él fue el último en salir del vehículo y no volvió a ver al grupo principal. Dijo que los miembros del grupo le habían dicho que planeaban ir a Nueva York, Virginia, las Carolinas y Houston.

“No sabía qué hacer porque tenía mucha hambre, mucha sed”, dijo. Posteriormente esa noche, dijo que decidió entregarse.

Bieya encontró a algunos trabajadores cerca de una carretera y les pidió agua.

“Me dieron dos botellas de agua y un taco de res”, dijo. No mucho después, el sheriff pasaba por ahí, lo vio al costado del camino y lo detuvo.

Otros ocho miembros del grupo fueron detenidos posteriormente en un condado cercano. Fueron entregados a la Patrulla Fronteriza y llevados de vuelta a México, pero Boyd ha emitido órdenes de arresto contra ellos, en caso de que vuelvan a aparecer. Las órdenes incluyen cargos de delito grave por participar en el crimen organizado, así como varios delitos menores, incluyendo la evasión del arresto, dijo Boyd.

Foto de la época
El sheriff del condado de Goliad, Roy Boyd, en su oficina en Goliad, Texas, el 23 de noviembre de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El cartel

El Cartel del Golfo coordina toda la logística del tráfico de personas desde la parte este de México a través del corredor de Texas y hasta lo más profundo de Estados Unidos, dijo Boyd.

“Solo hay que pensar en la logística que implica”, dijo Boyd. Bieya era solo una persona en un sistema que maneja a miles de inmigrantes ilegales por día.

Los funcionarios de El Paso, Texas, estimaron recientemente que había 60,000 personas al otro lado de la frontera, en Ciudad Juárez, esperando para entrar ilegalmente en Estados Unidos. Boyd dijo que ha escuchado estimaciones de medio millón de personas esperando para cruzar a lo largo de las 1254 millas de la frontera ente México y Texas.

“A medida que se desplaza a esas personas, el lugar al que se les traslada tiene que ser desalojado por las personas que ya están allí”, dijo.

“Es casi como una guerra, la logística de la alimentación y el transporte y la vivienda y el tener agua y los artículos de tocador y todas las cosas que se requieren. Es una tarea fenomenal solo en el aspecto de la logística”.

Dijo que las fábricas y las bodegas en México son lugares comunes que los cárteles utilizan para esconder a la gente hasta que están listos para llevarlos para cruzar la frontera.

Boyd dijo que los cárteles le pagan al gobierno mexicano cada mes por el uso de las “plazas”, las cuales son las áreas de paso y el cruce fronterizo. El gobierno permite el paso de un determinado volumen de drogas o de personas al mes, y si lo supera, el cártel recibe un impuesto, o el gobierno hace una redada en un almacén y se queda con la mercancía hasta que el cártel paga.

“Así es como trabajan con las drogas, así que sospecho que funcionan exactamente igual con los humanos”, dijo Boyd. Si se acumulan demasiadas personas esperando para cruzar, se produce un problema de liquidez para los cárteles, dijo.

“Porque ahora, los cárteles tienen que pagar mano de obra adicional, tienen que pagar por el agua, tienen que pagar por la comida, tienen que pagar por el papel higiénico, tienen que pagar por las medicinas, tienen que pagar por todas las cosas porque al cartel le interesa mantener con vida a esta gente”.

“Porque lo que esta gente no sabe en este momento es que ese pago para cruzar a Texas no es el pago final. El pago final se les informa cuando llegan a Houston”, dijo.

Foto de la época
El sheriff del condado de Goliad, Roy Boyd, revisa un sitio utilizado por los cárteles para traficar a inmigrantes ilegales a través del condado de Goliad, Texas, el 23 de noviembre de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Dentro de Texas y más allá, el Cartel del Golfo tiene una extensa red, siendo Atlanta el próximo centro importante además de Houston.

“El cártel es dueño de concesionarios de automóviles, restaurantes, varios negocios, y les ayuda a lavar su dinero, trasladar a sus esclavos y eso les ayuda a mantener un punto de apoyo dentro de las comunidades”, dijo Boyd. “Así es como funciona y esto es muy complejo, pero asegura el control total del cártel en su área de operaciones dentro de Estados Unidos”.

Los traficantes conductores son ahora reclutados con frecuencia a través de las redes sociales como TikTok, WhatsApp y Facebook, dijo Boyd.

“Se enfocan en los adolescentes hispanos de las áreas metropolitanas como Houston, San Antonio y Dallas”, dijo.

“Muestran fajos de dinero. Y así se tiene a un adolescente que ve a alguien con USD 10,000 y le dicen: ‘Puedes conducir hasta Falfurrias, recoger a ocho personas, conducir hasta aquí y conseguir esta cantidad de dinero’. Es dinero rápido y fácil”.

Boyd dijo que hay una gran comunidad hispana en Houston, de la cual una parte “simpatiza con México y trabaja para el cártel—por lo que son los agentes que se contratan para ir y venir”.

El objetivo de Boyd es disuadir al cártel de entrar en el condado de Goliad. Dentro de las 852 millas cuadradas del condado, él supervisa 16 sitios del cártel que actualmente están inactivos, pero las tácticas cambian rápidamente.

“No podemos detenerlo. El gobierno federal lo quiere. El gobierno federal lo fomenta a través de sus políticas y procedimientos”, dijo.

“Todo lo que puedo hacer es tratar de que sea lo menos atractivo posible para ellos entrar en Goliad. Y eso es lo que hemos estado tratando de hacer”.

Foto de la época
Una señal de advertencia a los cárteles en la línea fronteriza del condado de Goliad, escrita en español. (Oficina del Sheriff de Goliad)

Boyd comenzó a colocar grandes vallas publicitarias en la línea del condado el año pasado.

“¡Advertencia! Traficantes de humanos y drogas: den la vuelta, no entres al condado de Goliad”, se lee en los letreros. “Den la vuelta. Sino los vamos a cazar y poner en la cárcel del condado de Goliad”.

Dijo que funcionaban—cuando las señales estaban puestas, la actividad de los cárteles disminuía, y cuando el Departamento de Transporte de Texas (DOT) retiraba las señales, la actividad de los cárteles volvía a aumentar.

Boyd tuvo que dejar de colocar los letreros luego de que la opinión del fiscal general dijera que un condado no está autorizado a colocar letreros sin la aprobación del DOT.

“Tenemos una lista completa de normas, tenemos una Constitución, tenemos leyes”, dijo Boyd.

“El cartel solo tiene una, que es ganar dinero. Así que se adaptan rápidamente a cualquier situación en la que se encuentren. Se transforman constantemente”.

Boyd llegó a un acuerdo con Bieya para que, si le daba todos los detalles posibles de su viaje, le recomendaría al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que le permitiera quedarse en Estados Unidos. Boyd dijo que es probable que Bieya sea liberado—junto con los 3000 pesos (unos USD 150) que traía—dentro de las próximas dos semanas entregado a su tío en Detroit.

“Con suerte, esto le evitará acabar en la servidumbre [del cártel]”, dijo Boyd.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.