Exfuncionario: Importante asesora de la OMS ayudó a desacreditar teoría de fuga de laboratorio del COVID

Por Zachary Stieber
27 de Noviembre de 2023 8:01 PM Actualizado: 27 de Noviembre de 2023 8:01 PM

Una alta funcionaria de los servicios de inteligencia estadounidenses que también trabaja como asesora de la Organización Mundial de la Salud desempeñó un papel clave a la hora de restar importancia a la teoría de que el COVID-19 procedía de un laboratorio de China, según afirma un exfuncionario.

Adrienne Keen estuvo “muy implicada en desacreditar la información que intentábamos presentar al secretario de Estado”, declaró a Sky News Thomas DiNanno, exsecretario de Estado interino de Estados Unidos.

Dijo que la Sra. Keen era una defensora de la zoonosis, o la idea de que el COVID-19 proviene de los animales, a pesar de que ningún animal ha sido identificado como el origen años después de que la enfermedad apareciera por primera vez.

El Sr. DiNanno, que colaboró en los esfuerzos por investigar los orígenes del COVID-19, dijo que se enteró más tarde de que la Sra. Keen tenía un empleo en la Organización Mundial de la Salud (OMS), que forma parte de las Naciones Unidas (ONU).

“Son una agencia política. Son una agencia de la ONU. Así que no es apropiado trabajar para una potencia extranjera. Y eso incluiría a las Naciones Unidas”, afirmó.

La Sra. Keen figura en LinkedIn como titular de múltiples cargos, entre ellos el de consultora de la OMS, directora de seguridad sanitaria mundial de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos y asesora del Departamento de Estado estadounidense.

La pandemia de COVID-19 comenzó en Wuhan, China, la misma ciudad en la que se encuentra un laboratorio de alto nivel financiado en parte por Estados Unidos.

En el audio de una reunión celebrada el 6 de enero de 2021 en la que participó la Sra. Keen, ésta promovía el punto de vista de Ralph Baric, un científico estadounidense que ha trabajado estrechamente con científicos del laboratorio, según Sky News. La Sra. Keen respondía a un análisis del Dr. Steven Quay, que ha afirmado que las pruebas apuntan a que el COVID-19 procede del laboratorio.

“Creo que Ralph señaló algunos de los problemas con las probabilidades que ha presentado el Dr. Quay. Comparto muchas de esas preocupaciones”, dijo la Sra. Keen durante la reunión.

“Sería de interés público saber cuáles fueron ‘los comentarios de un defensor del origen natural, Ralph Baric’ durante la reunión del 6 de enero de 2021 mencionados”, dijo Bryce Nickels, profesor de genética en la Universidad de Rutgers y cofundador del grupo Biosafety Now, a The Epoch Times por correo electrónico.

La Sra. Keen y el Dr. Quay no respondieron a las solicitudes de comentarios.

The Epoch Times ha presentado una solicitud conforme a la Ley de Libertad de Información para obtener el audio y el material relacionado.

La Oficina del Director de Inteligencia Nacional se negó a rebatir la cita.

Un portavoz de la oficina dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que el trabajo de la oficina sobre los orígenes del COVID-19 “cumplió con todas las normas analíticas de la comunidad de inteligencia, incluida la objetividad”.

Esas normas incluyen la asignación de un individuo o entidad para asegurarse de que los productos de inteligencia “son oportunos, objetivos, independientes de consideraciones políticas, basados en todas las fuentes de inteligencia disponibles, y emplean las normas del oficio analítico adecuado”.

Información pública

El Departamento de Estado dijo en una evaluación hecha pública en 2022 a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información que las pruebas circunstanciales apuntaban a que la pandemia de COVID-19 fue causada por una fuga del complejo de laboratorios de Wuhan.

“Todos los demás posibles lugares de origen [del] virus han resultado ser falsos”, afirmaba la evaluación sin firma.

En abril de 2020, la comunidad de inteligencia de Estados Unidos afirmó en un breve comunicado que “coincide con el amplio consenso científico de que el virus del COVID-19 no fue creado por el hombre ni modificado genéticamente” y que estaba trabajando “para determinar si el brote comenzó por contacto con animales infectados o si fue el resultado de un accidente en un laboratorio de Wuhan”.

A pesar de la afirmación consensuada, algunos científicos creían, y lo siguen haciendo a día de hoy, que el virus podría haber sido creado o modificado por el hombre.

En mayo de 2021, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional afirmó que la comunidad de inteligencia estaba dividida entre un origen animal y un origen de laboratorio, con dos elementos inclinándose por el primero y uno por el segundo. La mayoría de los elementos dijeron que no había información suficiente para inclinarse por uno u otro.

En agosto de 2021, la mayoría de la comunidad dijo que aún no había suficiente información para evaluar.

En junio de 2023, la comunidad seguía dividida al respecto.

Dentro de la comunidad, el Departamento de Energía y el FBI han sido identificados como los dos elementos que evalúan que las pruebas apoyan una fuga de laboratorio, mientras que la mayoría de las demás agencias han determinado que lo más probable era un origen natural.

Dos agencias, entre ellas la CIA, siguieron sin poder inclinarse en uno u otro sentido.

John Ratcliffe, que dirigió la comunidad hasta principios de 2021, ha dicho que las pruebas disponibles sólo apoyan un origen de laboratorio.

Citando pruebas en gran parte ocultadas al público, dijo que “si esto fuera un juicio, la preponderancia de las pruebas circunstanciales proporcionadas por nuestra inteligencia obligaría a un jurado a declarar culpable a una acusación de que la investigación del coronavirus en los laboratorios de Wuhan fue responsable de engendrar una pandemia mundial”.

Una investigación del Senado también concluyó que el laboratorio fue el origen, aunque afirmó que la filtración no fue intencionada.

En otra entrevista publicada por Sky News como parte de un nuevo programa, Robert Kadlec, que dirigió esa investigación, dijo que trabajó con el doctor Anthony Fauci, que ayudó a financiar el laboratorio de Wuhan pero restó importancia repetidamente a la posibilidad de una filtración, para restar importancia a la teoría de la filtración.

“Me despierto normalmente cerca de las 2 o las 3 de la madrugada y pienso en ello sinceramente, porque es algo en lo que todos hemos desempeñado un papel”, declaró el Dr. Kadlec a la emisora australiana.

Dijo que la razón por la que inicialmente se restó importancia a la filtración fue animar a China a cooperar en una fase temprana de la pandemia, pero que cree que el objetivo del Dr. Fauci era desviar la atención del laboratorio de Wuhan, ya que la agencia del Dr. Fauci, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU., le proporcionó financiación.

“Esa sería una reacción natural de él o de cualquiera, sobre todo creo, para él diciendo, ¿qué podría hacerme esto a mí y a nuestro instituto como consecuencia si se descubriera que tenemos alguna culpabilidad o alguna implicación en esto?, dijo el Dr. Kadlec.

El Dr. Fauci no respondió a la solicitud de comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.