Expansión nuclear de China aumenta el riesgo de conflicto regional: Expertos

Por Andrew Thornebrooke
20 de Noviembre de 2021 6:39 PM Actualizado: 20 de Noviembre de 2021 6:39 PM

El régimen chino podría estar más dispuesto a participar en la coerción internacional y el conflicto armado en Asia Oriental debido a sus esfuerzos por alcanzar la igualdad nuclear con Estados Unidos, según expertos en asuntos exteriores.

Esto se debe a que Estados Unidos y China están entrando en un estado de “vulnerabilidad nuclear mutua”, según Caitlyn Talmadge, investigadora de Brookings Institution, con sede en Washington.

“Si ninguna de las partes va a utilizar sus armas nucleares debido al estado de vulnerabilidad mutua, lo que queda es el equilibrio de poder convencional”, dijo Talmadge.

“Y el equilibrio de poder convencional, creo que muchos en la región dirían, no parece tan favorable para Estados Unidos y sus aliados”.

Talmadge hizo estas declaraciones en un seminario web de Brookings Institution sobre estabilidad estratégica el 17 de noviembre, dos días después de que la Casa Blanca anunciara que el presidente Joe Biden mantendría conversaciones sobre estabilidad estratégica con el secretario general del Partido Comunista Chino (PCCh), Xi Jinping.

Los comentarios de Talmadge reflejan la creciente preocupación entre las comunidades de defensa y seguridad de que los esfuerzos del PCCh por modernizar su ejército y desarrollar 1000 cabezas nucleares para 2030, como prevé el Pentágono, podrían permitirle coaccionar a Estados Unidos y a sus aliados para que no interfieran en los conflictos que inicie.

Una paradoja mortal

Un reciente informe de la Comisión de Revisión de la Economía y la Seguridad entre Estados Unidos y China, un órgano consultivo del Congreso, detallaba explícitamente este problema, comúnmente conocido como la “paradoja de la estabilidad e inestabilidad” en la teoría de las relaciones internacionales.

La paradoja sostiene que dos naciones con capacidades nucleares similares se disuadirán mutuamente de entrar en una guerra nuclear por miedo a la destrucción mutua asegurada, lo que crea estabilidad.

Sin embargo, el hecho de que ninguna de las partes vaya a utilizar sus armas nucleares aumenta la probabilidad de que las naciones se dediquen a la guerra convencional y al conflicto indirecto, creando así inestabilidad.

“El creciente arsenal nuclear de China podría envalentonar a este país para buscar la coerción o la agresión convencional contra los aliados y socios de Estados Unidos si los líderes chinos creen que su arsenal nuclear disuadirá a Estados Unidos de intervenir en nombre de estos países”, decía el informe.

Así, según Talmadge, el hecho de que “ninguna de las partes pueda proteger a su población de un ataque nuclear por parte de la otra, sin importar quién vaya primero”, podría permitir a China emprender más agresiones y coerción en Asia, a medida que su temor a la presión nuclear de Estados Unidos siga disminuyendo.

Patricia Kim, miembro de Brookings, dijo que la diplomacia sería invaluable en una situación así y, por ello, elogió la primera cumbre Biden-Xi a principios de mes como un paso adelante significativo, a pesar de que no produjo ningún avance inmediato.

“Se observó que los dos jefes de Estado hablaron de la necesidad de incluir la estabilidad estratégica en la agenda bilateral”, dijo Kim. “Veo esto como una buena señal, y espero que veamos más avances en este sentido”.

“La buena noticia es que tanto en Washington como en Beijing se reconoce que este no es un camino sostenible para la relación entre Estados Unidos y China, estar en caída libre, y que necesitamos un mayor diálogo a nivel de liderazgo a través de los niveles de trabajo, para evitar el conflicto”, dijo Kim.

Kim también señaló que sería importante que las dos naciones trabajaran en algo más que en la prevención del conflicto si querían tener éxito, y sugirió un esfuerzo conjunto para desnuclearizar Corea del Norte como una posible vía de oportunidad.

Otros se mostraron menos optimistas sobre los resultados significativos, si es que hay alguno, que podrían derivarse de la cumbre.

“No hay nada de malo en mantener esas conversaciones y ese compromiso”, dijo Tom Wright, investigador principal de Brookings. “Pero yo no tendría demasiadas esperanzas de que vaya a conducir a ninguna parte. Creo que tenemos que centrar nuestros esfuerzos, incluso mientras nos involucramos en esa vía, en tratar de asegurar que tenemos un equilibrio de poder estable tanto a nivel nuclear como [también] a nivel convencional”.

El aumento de la capacidad nuclear podría alejar a EE. UU. del conflicto de Taiwán

Wright dijo que la expansión nuclear del régimen estaba destinada, al menos en parte, a presionar a Estados Unidos para que se retire de un posible conflicto sobre Taiwán, que China considera una provincia separatista.

“Esta expansión nuclear forma parte de un esfuerzo mayor de China, que creo que probablemente veremos desarrollarse en los próximos años, para aumentar la vulnerabilidad de Estados Unidos en general”, dijo Wright.

“Está diseñado, al menos en parte, para que si hay un conflicto sobre Taiwán, no sea algo que solo ocurra allí”, añadió Wright. “Es algo que potencialmente podría ocurrir aquí en Estados Unidos también”.

Una de las preocupaciones que suscitó el debate del grupo fue la posibilidad de un bloqueo del PCCh a Taiwán, cuya amenaza fue descrita recientemente en un informe del Ministerio de Defensa Nacional de Taiwán. La aparente falta de opciones a disposición de Estados Unidos para contrarrestar esa medida suscitó cierta frustración.

“Me gustaría que Estados Unidos tuviera opciones que no requirieran intentar romper ese asedio mediante la fuerza militar bruta en primera instancia como nuestra única respuesta posible”, dijo Michael O’Halon, investigador principal de Brookings.

A O’Hanlon le preocupaba que recurrir a ello pudiera llevar a varios escenarios en los que Estados Unidos pudiera perder una guerra, o que se viera presionado de otro modo para intensificar un conflicto contra China continental.

Sus preocupaciones eran similares a las que planteaban los resultados de un juego táctico realizado por el Center for a New American Security, un grupo de expertos con sede en Washington, durante el cual Estados Unidos se esforzaba por reaccionar ante una hipotética invasión china de una isla menor de Taiwán sin escalar el conflicto hasta una guerra total.

“No me gusta mucho ninguno de esos escenarios”, dijo O’Hanlon.

Para ello, O’Hanlon sugirió que Estados Unidos acelere sus esfuerzos para prepararse ante la posibilidad de una guerra económica, o incluso una acción militar limitada en el océano Índico y el golfo Pérsico destinada a interrumpir las cadenas de suministro de China.

Ambas opciones requerirían que Estados Unidos diversificara rápidamente sus propias cadenas de suministro y que hiciera acopio de minerales preciosos y otros recursos que se agotarían en tiempos de guerra.

Wright coincidió en que Estados Unidos debería hacer todo lo posible para garantizar que Taiwán pudiera sobrevivir bajo asedio y repeler eficazmente una invasión.

“No se trata tanto de castigar a China como de asegurar que ese asedio fracase”, dijo Wright.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.