Expertos afirman que respaldo de panel de la FDA a refuerzos de vacuna COVID-19 es razonable

Por Zachary Stieber
19 de Octubre de 2021
Actualizado: 19 de Octubre de 2021

La reciente aprobación por parte del panel consultivo de los refuerzos de las vacunas Moderna y Johnson & Johnson COVID-19 fue una buena decisión, dijeron expertos a The Epoch Times.

“Las recomendaciones siguen las pruebas que tenemos y me siento bastante cómodo con lo que están avanzando. Es razonable”, dijo el Dr. Michael Saag, profesor de medicina y enfermedades infecciosas de la Universidad de Alabama Birmingham.

“En su mayor parte, creo que sus recomendaciones son razonables”, añadió el Dr. Tom Russo, profesor y jefe de enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina y Ciencias Biomédicas Jacobs de la Universidad de Buffalo. “Los refuerzos van a ser beneficiosos”.

El Comité Asesor sobre Vacunas y Productos Biológicos Relacionados, que asesora a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), recomendó la semana pasada a la agencia que permitiera a decenas de millones de estadounidenses recibir un refuerzo de Moderna y a otros 15 millones aproximadamente recibir una segunda inyección de la vacuna de Johnson & Johnson.

Ambas votaciones fueron unánimes.

Se produjeron después de que el mismo panel aconsejara a la FDA que ampliara la autorización de uso de emergencia (EUA) para la vacuna de Pfizer con el fin de permitir que más personas recibieran un refuerzo. La agencia aceptó esa recomendación. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) aceptaron el 24 de septiembre y unos 20 millones de estadounidenses podrían recibir un refuerzo si han recibido un primer régimen de Pfizer y han transcurrido al menos seis meses.

Algunos miembros del panel expresaron su preocupación por los escasos datos presentados por los científicos de la FDA y los fabricantes de vacunas y por el hecho de que muchos de los datos de Johnson & Johnson no fueron analizados de forma independiente por la FDA.

Pero incluso ellos dijeron en última instancia que eran suficientes para señalar la necesidad de refuerzos, especialmente porque la pandemia no ha terminado.

“Los datos en sí no son sólidos, pero ciertamente van en una dirección que apoya esta votación”, dijo el Dr. Patrick Moore, miembro votante temporal y profesor del Instituto del Cáncer de la Universidad de Pittsburgh.

“Los datos no son perfectos, pero son tiempos extraordinarios y tenemos que trabajar con datos imperfectos”, dijo el Dr. Eric Rubin, miembro votante temporal y editor jefe del New England Journal of Medicine.

Los partidarios del refuerzo señalan las pruebas que demuestran la disminución de la protección entre muchas personas contra la infección por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), que causa el COVID-19, y la disminución de la protección contra la hospitalización entre las personas mayores. La FDA afirma que esa disminución de la protección podría presagiar un descenso similar en las personas más jóvenes.

La agencia autorizó en agosto los refuerzos de Pfizer y Moderna para las personas inmunodeprimidas, es decir, alrededor del 2.7% de los adultos estadounidenses, y los CDC recomiendan ahora dichos refuerzos. Según algunos estudios, esa población no experimentó una respuesta de anticuerpos detectable con solo dos dosis.

En el caso de la EUA más amplia, Pfizer presentó datos de solo 318 receptores de refuerzos, mientras que los datos de Moderna se centraron en solo 171 participantes. Johnson & Johnson compartió datos principalmente de un ensayo clínico, en el que se administró una dosis de refuerzo a más de 8500 participantes y se vigiló más estrechamente a unos 6000 para comprobar los efectos de seguridad.

Las vacunas Pfizer-BioNTech COVID-19 (Izq.) y Moderna COVID-19 (Der.) se ven en el centro de vacunación el 11 de febrero de 2021 en Kranj, Eslovenia. (Matic Zorman/Getty Images)

Las vacunas de refuerzo de Moderna y Pfizer ya están autorizadas o se van a autorizar para todas las personas mayores de 65 años y para las personas de entre 18 y 64 años que se consideren “en alto riesgo de COVID-19 grave” o cuya “exposición institucional o laboral frecuente al SARS-CoV-2 les ponga en alto riesgo de complicaciones graves de COVID-19”.

Una segunda dosis de la vacuna de Johnson & Johnson debería estar disponible para cualquier persona, independientemente de la edad o las condiciones subyacentes, que haya recibido o reciba una dosis inicial, dijo el panel.

“Creo que hay pruebas claras de que eso reforzará la respuesta inmunitaria y proporcionará una mejor protección contra la infección, y probablemente contra las infecciones graves por COVID-19, con riesgos aceptables”, declaró a The Epoch Times el Dr. Michael Carome, director del Grupo de Investigación Sanitaria de Public Citizen.

Los datos generados en los ensayos eran algo limitados y probablemente no eran suficientes para la aprobación, pero sí para una autorización de uso de emergencia más amplia, añadió Carome. “Esa es la naturaleza de las autorizaciones de emergencia”, dijo. “En última instancia, creemos que va a ser importante recopilar más información de seguridad”.

El grupo de Carome estaba en contra de permitir que cualquiera recibiera una dosis de refuerzo de Pfizer, lo que fue impulsado por altos funcionarios de la Administración Biden antes de que el panel rechazara la propuesta, lo que condujo al conjunto de recomendaciones más limitado.

El Dr. Peter Gulick, profesor asociado de Medicina en el Colegio de Medicina Osteopática de la Universidad Estatal de Michigan, dijo a The Epoch Times que aún no está claro si todo el mundo debería recibir una tercera dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna.

“Es una buena pregunta. No tengo una verdadera respuesta para eso”, dijo Gulick.

Muchos expertos afirman que, aunque los refuerzos pueden ser beneficiosos en determinados casos, lo más importante sigue siendo administrar las vacunas contra el COVID-19 a las personas que aún no están vacunadas. Aunque hay expertos que sostienen que eso incluye a las personas con infección previa —ese grupo goza de cierta inmunidad contra el virus del PCCh— otros no están de acuerdo y señalan los estudios que indican que la inmunidad natural suele proporcionar una protección similar o mejor que la vacunación.

A futuro, sigue existiendo una gran posibilidad de que las vacunas contra el COVID-19 se conviertan en anuales, al igual que las vacunas contra la gripe.

“Los refuerzos se van a convertir en la norma”, dijo Saag, “y probablemente estaremos lidiando con esto durante los próximos cinco a diez años”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS