Expertos explican cómo la cultura Woke destruye la academia, las corporaciones y las fuerzas armadas

'Realmente [esto] cobró fuerza tras la muerte de George Floyd': Teniente coronel Matthew Lohmeier
Por Patricia Tolson
18 de Enero de 2022 3:35 AM Actualizado: 18 de Enero de 2022 3:35 AM

El 2 de enero, The Epoch Times informó cómo la reducción de las expectativas y la implementación de construcciones sociales como la teoría crítica de la raza en la educación K-12 equivale a menos graduados alfabetizados. Más allá de las escuelas K-12, cuatro expertos explican cómo la cultura woke también está destruyendo el mundo académico, las empresas y el ejército.

‘Nuestras Universidades’ y ‘La Población Estudiantil’

Con base en sus 50 años de experiencia, el distinguido profesor de química Jon Zubieta de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Syracuse cree que “la derrota más decisiva para el sentido común en nuestras universidades ha sido la introducción de oficinas para la diversidad, la inclusión y la equidad”.

“Como educador, paso gran parte de mi día en contacto con los estudiantes”, dijo Zubieta a The Epoch Times. “En mi experiencia, la población estudiantil ha experimentado un cambio radical en la actitud y el conocimiento general. Hasta hace relativamente poco, estos jóvenes estudiosos eran curiosos, ambiciosos y algo rebeldes e iconoclastas, como debe ser la gente joven. Estas características han sido reemplazadas por la conformidad con la ortodoxia woke, y el cielo te ayude si te desvías. Esta docilidad se ve reforzada por lo que parece una ignorancia total de la economía, la educación cívica y la herencia cultural occidental que constituye la base de nuestra sociedad. De hecho, va mucho más allá de la ignorancia, ya que se manifiesta en el antagonismo hacia las glorias de la cultura y la civilización occidentales. Somos una sociedad que se ha desprendido de su pasado; una sociedad que ha perdido la confianza cultural; de hecho, una sociedad que ahora está ocupada destruyendo su propia herencia cultural”.

“Fue solo hace diez años más o menos que comencé a notar la invasión de las demandas impulsadas por la teoría crítica de la raza en las ciencias”, dijo, y agregó que la intrusión más obvia de la cultura woke fue la declaración de diversidad obligatoria en las propuestas de financiación NSF. “Cuando comencé mi carrera, tal desperdicio de espacio para propuestas no habría sido tolerado. Ahora, una declaración de diversidad insatisfactoria puede hacer que su propuesta sea evaluada sin más revisión”.

Captura del perfil del profesor Jon Zubieta, de la Universidad de Syracuse, poco después de que fuera puesto en licencia administrativa por usar los términos “Virus de Wuhan” y “Virus del Partido Comunista Chino” en su plan de estudios. (Crédito de la foto The College Fix)

Zubieta conoce de primera mano cómo una declaración “insatisfactoria” puede afectar la carrera profesional de una persona. En agosto de 2020, Zubieta fue puesto en licencia administrativa luego de las quejas de los estudiantes sobre el uso de los términos “Gripe de Wuhan” y “Virus del Partido Comunista Chino” en su programa de estudios. Tras la culminación de su licencia fue reintegrado.

Captura de pantalla de la publicación del 25 de agosto de 2020 en Twitter de @casatino mostrando el plan de estudios del profesor Jon Zubieta. (Gorjeo)

“El mensaje es claro: sigue la línea o cancela tu carrera”, afirmó Zubieta. “Estas burocracias todopoderosas están totalmente obsesionadas con la raza y el género. Son el martillo proverbial, por lo que todo es un clavo. Su razón de ser es descubrir prejuicios, por lo que encuentran prejuicios en todas partes. El incidente más trivial puede destruir una carrera. Estos zánganos burocráticos están tan desesperados por encontrar casos de parcialidad que han descubierto o fabricado la existencia de microagresiones”.

‘La cultura woke está afectando a la academia porque la academia es el punto donde comienza’

Profesor de Derecho Emérito de la Universidad Estatal de Cleveland, David Barnhizer. (Cortesía de David Barnhizer)

El profesor David Barnhizer está “increíblemente preocupado por lo que está pasando en las escuelas”. Barnhizer es profesor emérito de derecho en la Universidad Estatal de Cleveland. Recibió títulos de derecho de la Universidad Estatal de Ohio, donde se graduó summa cum laude, y de la Universidad de Harvard, donde fue becario de derecho urbano de la Fundación Ford, becario de enseñanza clínica y obtuvo una maestría en derecho antes de dedicarse a la enseñanza del derecho. Ha impartido clases sobre “La economía de la pobreza” en la Universidad de Colorado, sobre derechos humanos en San Petersburgo, Rusia, y en la Universidad de Westminster en Londres.

“La cultura woke está afectando a la academia porque la academia es el punto donde comienza”, dijo Barnhizer a The Epoch Times. Si bien una vez apoyó la Acción afirmativa en la contratación, ahora ve cómo las universidades han “contratado a tanta gente adepta a la cultura woke” que acoge los conceptos de “diversidad, equidad e inclusión” que “ahora están prácticamente a cargo de las universidades”. Además, dice, los estudiantes mimados y analfabetos que se gradúan en el instituto pasan a las universidades donde continúan las bajas expectativas. Barnhizer considera que muchos de los actuales profesores de primaria y secundaria son “discípulos de lo que aprendieron en las universidades” y transmiten su “corriente woke” a esta generación, que se ha vuelto más radical y violenta.

Portada del libro Defending K-12 Education Against the New Racism, escrito por David Barnhizer. (Cortesía de David Barnhizer)

Barnhizer, quien dejó el ámbito educativo, lamentó la naturaleza agresiva de los estudiantes woke de hoy y cómo “prosperan con las amenazas, la intimidación y la confrontación”. Citó cómo los estudiantes atacaron a Zubieta en las redes sociales. En su libro “Defendiendo la educación K-12 contra el nuevo racismo”, Barnhizer habla sobre cómo incluso Johnny Lydon, el líder de punk rock de los Sex Pistols, también conocido como Johnny Rotten, culpó a la cultura woke y a la “cultura de la cancelación” de los “horribles niños mimados que salen de los colegios y universidades con [improperios] por cerebro”.

“No podía enseñarles”, confesó Barnhizer. “Me preocupaba enseñar a mis alumnos a pensar. Pero para pensar hay que tener algo ahí arriba con que pensar. Tienes que ser capaz de pensar correctamente porque el pensamiento lleva a conclusiones, y quienes pertenecen a la cultura woke no quieren que nada se interponga en el camino de sus propias conclusiones”.

“Es una nueva religión”, insistió Barnhizer. “Si te desvías de eso, eres un hereje. Estás cometiendo una blasfemia y te excluirán de la sociedad. Tienen ‘la verdad’, y cualquiera que no comparta esa verdad es una mala persona y se siente con derecho a hacer lo que sea necesario para callarte o lastimarte, y si no compartes sus puntos de vista, eres un extremista y ellos descubrirán cómo deshacerse de ti”.

Las empresas están ‘contratando sobre la base de las características superficiales en lugar del mérito’

Investigador del Centro Nacional de Políticas Públicas y Director Adjunto del Proyecto de Libre Empresa del Centro Nacional, Scott Shepard. (Cortesía de Scott Shepard)

Scott Shepard, miembro del Centro Nacional para la Investigación de Políticas Públicas, subdirector del Proyecto de Libre Empresa del Centro Nacional y orador de Stop Corporate Tyranny, cree que la misma enseñanza woke que está destruyendo la educación K-12 y los estándares académicos en los colegios y universidades de nuestra nación también está causando estragos en las empresas estadounidenses.

“La cultura de Black Lives Matter dice que pedirles a los estudiantes que den la respuesta correcta y obtener las soluciones correctas es ‘racista’. Esta es la intolerancia del racismo con esteroides”, dijo Scott a The Epoch Times. “Entonces es racista o discriminatorio no dar trabajo a personas que simplemente no están calificadas para ellos y cuando damos trabajo a personas que no están calificadas, ya nada va a funcionar. Esta gente no va a poder competir. No se puede negar la realidad para siempre y esperar que personas que no saben nada de matemáticas construyan puentes”.

Scott también señaló cómo “algunas empresas han dicho explícitamente que están contratando en función de las características superficiales en lugar del mérito. Las aerolíneas han comenzado a decir que van a tener cuotas mínimas para los pilotos. Uno pensaría que si hay algún lugar en el mundo donde solo se contrataría por la capacidad de volar un avión, ese sería el lugar”, dijo Scott dando a entender que ese ya no es el caso.

En abril, United Airlines anunció su plan de 10 años para que la mitad de sus pilotos sean mujeres y personas de color.

“Es una locura”, insistió Scott. “Si todos los seguidores de la cultura woke fueran realmente serios acerca de todo esto, podríamos tener algunos experimentos del mundo real. Podríamos probar la propuesta con todo este dinero de infraestructura. Podríamos construir dos puentes de carretera uno al lado del otro, uno construido por personas elegidas solo en función de su mérito y otro elegido en base a los principios woke y advertir a la gente a medida que se acerca y ver qué puente toman. Nadie va a cruzar el puente construido en base a los criterios de enseñanza de la teoría crítica de la raza o la cultura woke. Nadie va a hacer eso y, sin embargo, quieren negar la importancia del conocimiento, el trabajo arduo y el mérito y luego cargar a las empresas con personas que no trabajarán. Observe la diversidad que buscan estas empresas; no buscan diversidad de puntos de vista, por lo que hay nuevas ideas en la sala. Quieren un acuerdo absoluto sobre política y quieren que todos sean de extrema izquierda y tengan la misma visión del futuro. Lo que quieren es diversidad de características superficiales. Pero eso demuestra que solo están jugando juegos de cuotas en lugar de estar realmente interesados en el beneficio a largo plazo de las corporaciones”.

Las fuerzas armadas ‘altamente politizadas’

Teniente Coronel Matthew Lohmeier (Cortesía del Teniente Coronel Matthew Lohmeier)

Según el teniente coronel Matthew Lohmeier, la destrucción causada por las “iniciativas de diversidad, equidad e inclusión” no se limita a las escuelas K-12, la academia superior y las empresas estadounidenses. Lohmeier, un veterano de 15 años de la Fuerza Aérea y de la Fuerza Espacial de EE.UU., vio de primera mano cómo la cultura woke está socavando a las fuerzas armadas. Después de escribir su libro, “Revolución irresistible: El objetivo de conquista del marxismo y la destrucción de las fuerzas armadas estadounidenses“, Lohmeier fue destituido del mando porque denunció el marxismo y la teoría crítica de la raza.

Revolución irresistible, por Matthew Lohmeier (Cortesía de Matthew Lohmeier)

En agosto, Lohmeier compartió su historia con el editor sénior de The Epoch Times, Jan Jekielek. Durante una entrevista en el programa “American Thought Leaders” de Jekielek, Lohmeier reveló que su último día en el servicio será el 1 de septiembre. Aunque su solicitud de jubilación anticipada fue denegada, los funcionarios le concedieron la separación. También ha perdido su pensión militar. Para compensar la pérdida financiera, Lohmeier reserva compromisos para dar charlas y ha añadido una opción de “Donación” en su sitio web.

Sara y Mtthew Lohmeier (Foto cortesía de Matthew Lohmeier)

Según Lohmeier, la planificación de iniciativas de diversidad, equidad e inclusión en el Departamento de Defensa comenzó durante la administración Obama-Biden. En un foro del Congreso celebrado en marzo de 2012, copatrocinado por el miembro del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes, el representante Elijah Cummings (D-Md.), el senador Ben Cardin (D-Md.) y los tres presidentes demócratas del Tri-Caucus del Congreso, se realizó una evaluación (pdf) llevada a cabo por el expresidente de la Comisión de Diversidad del Liderazgo Militar, el general Lester Lyles, concluyó (pdf) que los militares no habían aplicado plenamente 14 de las 19 recomendaciones formuladas por la Comisión en 2011.

“La mayoría de los miembros del servicio no tenían idea de lo que estaba ocurriendo a menos que estuvieran directamente involucrados en esos esfuerzos de planificación en los pasillos del Pentágono”, dijo Lohmeier a The Epoch Times.

Cuando la pandemia de COVID-19 golpeó en el último año de la administración Trump, Lohmeier dijo que hubo “un impulso extremo para las iniciativas de inclusión y equidad de diversidad dentro de todas las agencias federales, incluidos los servicios uniformados.

“Realmente [esto] surgió con fuerza después de la muerte de George Floyd”, explicó Lohmeier. “Al mismo tiempo, había una energía renovada de Black Lives Matter y otras iniciativas críticas de justicia social en todo el país que estaban tomando activamente las calles y las redes sociales”.

Simultáneamente, Lohmeier dijo que los líderes militares de alto rango dentro del departamento de defensa estaban “impulsando puntos de conversación políticos obvios y aparentemente de izquierda en sus cuentas de redes sociales y eso estaba siendo repetido por los jóvenes del servicio dentro de todas las ramas de las fuerzas armadas”.

“Incluso nuestro jefe de operaciones navales, el almirante Michael Gilday, terminó teniendo que defender algunas de sus propias declaraciones ante el Comité de Servicios Armados del Senado (pdf) y el Comité de Servicios Armados de la Cámara (pdf) porque estaba abogando por que sus marineros leyeran el libro de Ibram Kendi. ‘Cómo ser un antirracista‘, en medio de toda esta conmoción, que abogó por combatir la discriminación del pasado con la discriminación del presente. Es un libro que demoniza la Declaración de Independencia y la Constitución y a nuestros fundadores, y tienes a un jefe de servicio, alguien que forma parte de los jefes conjuntos, diciendo que nuestros miembros del servicio necesitan leerlo”.

A medida que este “radicalismo de extrema izquierda” comenzó a extenderse por las fuerzas armadas, Lohmeier dijo que inmediatamente se produjo un retroceso desde varios rincones de las fuerzas armadas. Ese retroceso provocó acusaciones de racismo.

“Hubo insinuaciones instantáneas de racismo o reclamos de supremacía blanca o nacionalismo blanco”, explicó Lohmeier, “lo que realmente creó un clima de miedo para nuestros miembros del servicio, y se volvieron mucho menos dispuestos a hablar en contra de la politización de nuestras fuerzas armadas. La cultura militar y el entorno laboral se politizaron mucho. Ciertos puntos de conversación que tendían a ser de naturaleza izquierdista se convirtieron en un pilar del discurso militar y hablar en contra y decir que no estabas de acuerdo con la politización de nuestro entorno laboral era ser etiquetado como racista o supremacista blanco. Así es como comenzó y se desarrolló a lo largo de 2020 y hasta 2021. Pero se aceleró rápidamente bajo la administración de Biden después de que se establecieron las elecciones y nombró al secretario de defensa Lloyd Austin. De hecho, el primer día de la administración de Biden, por orden ejecutiva, había anulado una orden ejecutiva del presidente Trump que había prohibido el uso del vocabulario de la teoría crítica de la raza con raíces marxistas en nuestro ejército”.

Según un comunicado de prensa del Departamento de Defensa del 5 de febrero de 2021, “El secretario de Defensa Lloyd Austin firmó un memorando en el que ordena a los oficiales al mando y supervisores de todos los niveles que seleccionen una fecha dentro de los próximos 60 días para llevar a cabo un ‘día de retirada’ vinculado a discusiones sobre el extremismo en las filas con su personal”.

“Fue una retirada del extremismo, lo que significaba que todos debían arrodillarse desde su entrenamiento o desde cualquier misión que estuvieran realizando para discutir el radicalismo y lo que eso significaba era el extremismo de derecha y el supremacismo blanco dentro de las filas, que era el supuesto problema al que nos enfrentábamos”, dijo Lohmeier, quien todavía estaba al mando de una unidad en ese momento. “Instantáneamente comenzó a haber un cinismo, una politización que surgió dentro de las fuerzas armadas y una pérdida de confianza en los líderes militares superiores que reconocí como comandante que se estaba desarrollando dentro de los rangos más bajos del nivel táctico. La gente se preguntaba por qué estábamos hablando de estas cosas porque no era algo que formara parte de su misión operativa diaria. Por lo que veo, eso no ha desaparecido. Sólo ha empeorado ahora que hay mandatos de vacunación que se han convertido en un punto de conflicto para los altos mandos militares y el secretario de defensa, ellos ahora están dispuestos a purgar el aproximadamente cinco por ciento de nuestros miembros del servicio que no están dispuestos a cumplir con esos mandatos en contra de su conciencia”.

Los informes muestran que la purga ya ha comenzado.

‘Esto no puede funcionar’

Cuando se les preguntó cómo será el futuro de la academia, las corporaciones y las fuerzas armadas si continúa el curso de la corriente woke, los cuatro expertos predicen el mismo fracaso que dicha corriente ha generado en la educación K-12.

“El nuevo rol del académico parece ser santificar cualquier actitud que los estudiantes traigan consigo, una especie de reverencia a los seguidores de la corriente woke”, dijo Zubieta. “Realmente debemos volver a una teoría social basada en la cooperación para lograr objetivos justos. Ciertamente no inculcaremos tales actitudes alentando la santurronería agresiva.

“¿A dónde vamos a terminar con lo que está sucediendo?”, preguntó Zubieta de manera retórica. “Un primer paso sería librar a la academia de las oficinas de diversidad y devolver el poder de tomar tal decisión a la facultad, donde pertenece. Dado que es poco probable que esto suceda, no me siento muy optimista sobre el futuro de la academia. El profesorado estridente, benévolo, combativo e iconoclasta de finales del siglo XX está siendo reemplazado por una generación de jóvenes académicos mucho más dóciles y adeptos a la cultura woke. Dado que el estado académico actual es insostenible, no se sostendrá en el tiempo. La pregunta es si la reforma incremental es posible o si todo el sistema debe ser arrasado y reconstruido de nuevo”.

Barnhizer cree que “el factor más importante” para detener la ola “woke, la teoría crítica de la raza y aprendizaje social y emocional en las escuelas es el rápido aumento de la conciencia de los padres y la creación de organizaciones de padres comprometidas a resistir estas corrientes”.

“El movimiento que representan no sólo está creciendo, sino que está estimulando una importante base política que trasciende las divisiones políticas porque los padres ven que el futuro de sus hijos está en juego”, explicó Barnhizer. “Este movimiento de padres está ganando una serie de aliados políticos en contextos locales, estatales y nacionales y, si continúa desarrollándose, puede proporcionar la esperanza de que se pueda revertir la marea del lavado de cerebro unilateral que están aplicando los ‘Woke’ y los impulsores de la teoría crítica de la raza”.

“Lo que se puede hacer depende de tener una comprensión clara de dónde estamos y qué están haciendo los ‘Woke’ y los impulsores de la teoría crítica de la raza para secuestrar nuestros sistemas educativos”, dijo Barnhizer, además, explicó que “una parte significativa de la estrategia implica capturar elementos sistémicos mucho más allá de la dimensión educativa, incluidas corporaciones, entidades gubernamentales, periodistas, redes sociales, el ejército estadounidense y corregir el discurso general”.

En cuanto la implementación de la corriente woke en el ámbito corporativo, Scott cree que “eso va a dar un giro”.

“Esto no puede funcionar. No es un modelo funcional y tampoco es un modelo legal”, dijo Scott. “No se puede discriminar explícitamente por motivos de raza, sexo o etnia. Esa es la Decimocuarta Enmienda y no se puede disfrazar el nuevo racismo llamándolo antirracismo. Es claramente racismo. Es claramente discriminatorio. Si está contratando sobre la base de cualquier otra cosa que no sea el mérito, tendrá una organización menos exitosa. Las corporaciones trabajarán peor, ganarán menos dinero, harán que sus productos sean los peores, con  los peores resultados”.

Debido al “brusco giro a la izquierda que han dado los dirigentes militares”, Lohmeier predice que, a medida que el estatus de servicio activo del personal militar expire, vamos a ver más problemas de retención en todos los campos de carrera críticos dentro de cada rama del ejército.

“Sigue habiendo una degradación de la confianza. Continúa habiendo una ruptura del buen orden, la disciplina y la moral, y eso está generando problemas de reclutamiento y retención para todas las ramas de las fuerzas armadas”, dijo Lohmeier. “Tienes que amar lo que estás haciendo. Tienes que creer en la causa por la que estás luchando. Por un lado, ya es bastante difícil inscribirse año tras año para permanecer en el servicio y, por otro lado, estos jóvenes que se enteran de estas cosas y anticipan unirse al servicio sienten repulsión por la politización de las fuerzas armadas”.

Cathy He, Eva Fu, Zachary Stieber y Jan Jekielek contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.