Exquisitos Pasteles de Luna

24 de Septiembre de 2015 Actualizado: 18 de Febrero de 2016

Para el pueblo chino, el Pastel de Luna es mucho más que un simple plato delicioso, es parte de una importantísima tradición que viene de tiempos inmemorables.

El Pastel de Luna, o “Yue Bing”, representa la unidad familiar y la perfección, y se come principalmente en la famosa festividad de Medio Otoño –también conocido como Festival de la Luna– en el mes de octubre, en el que la luna brilla con su mayor intensidad.

Esta celebración es tranquila, elegante y, sobre todo, muy familiar. Por lo general la cena de esa noche es al aire libre y con muchos pasteles de Luna para compartir con los demás.

Su importancia se puede comparar con la del pan dulce para nosotros, los occidentales, en Navidad; así de importante es el Pastel de Luna, que no puede faltar en la mesa del Festival de Medio Otoño.

Este pastel, que por lo general está relleno de huevos, dátiles o frutos secos, es el mejor regalo que se puede hacer durante el Festival. Este bocadillo indispensable para la tradicional ocasión no es difícil de preparar; por lo general se hace de una masa de harina con aceite, se envuelve el relleno, se coloca en un molde y se cocina en el horno.

Su importancia se puede comparar con la del pan dulce para nosotros, los occidentales, en Navidad; así de importante es el Pastel de Luna, que no puede faltar en la mesa del Festival de Medio Otoño.

Una de las cosas más sorprendentes que tiene este pastel es la preparación del relleno, ya que cada región y provincia de China tiene sus propias costumbres y tradiciones culinarias para la receta.

Además de sus sorprendentes rellenos, también cuentan con un llamativo decorado en la tapa; por lo general suelen estar decorados con distintos caracteres chinos que significan felicidad, longevidad, armonía y otros buenos deseos, acompañados por lo general de imágenes florales, conejos u otros dibujos artísticos.

Formas, variedades y especialidades

Pastel de Luna de cinco frutos secos (Wu Ren Yue Bing): este pastel se llama de cinco frutos secos porque su relleno consiste de una pasta de maní, nuez, pepitas, sésamo y york.

Pastel de Luna de crema de porotos aduki o crema de dátiles (Dou Sha Yue Bing): esta variedad del pastel de Luna es la más dulce de todas. Su relleno azucarado se conserva durante mucho más tiempo y con más facilidad.

Pastel de Luna de crema de semillas de loto (Lian Rong Yue Bing): esta deliciosa receta es más utilizada en provincias como Cantón y Hong Kong. Es sabido que la crema de semillas de loto tiene un aroma y un sabor muy exquisito y agradable, y además en esta receta el relleno se complementa con uno o dos huevos salados dentro. Esta receta es una de las más elegidas por el pueblo chino.

Pastel de Luna al estilo de Su (Su Shi Yue Bing): es una receta de la ciudad Su Hang; este estilo de pastel de luna tiene una capa exterior muy suave y crujiente y son de color blanco con figuras de gran belleza que la decoran.

Pastel de Luna con una capa de hielo (Bing Pi Yue Bing): esta es una especialidad de Hong Kong, y a pesar de que  se llama así, en sus ingredientes no tiene hielo, sino que su apariencia es muy blanca y con una apariencia y textura muy similar al hielo.

Pastel de Luna salado con sabor a carne de vaca (Niu Rou Yue Bing): esta es una versión salada del Pastel de Luna, el cual está relleno de carne y salsa.

Se dice que el Pastel de Luna más famoso y delicioso es el cantonés. Uno de los rellenos más comunes y tradicionales que se puede encontrar en toda China, consiste en una mezcla de semillas de loto, pasta de dátiles y yemas de huevo.

Aunque esta tradición cuenta con más de 4.000 años de antigüedad, se sigue manteniendo firmemente en el pueblo chino, aunque en estos últimos años se han incorporado distintas variantes a la recetas.

Algunas tiendas de China han creado recetas ingeniosas, como por ejemplo, han comenzado a ofrecer pasteles rellenos con helado, frutas secas y hasta goma de mascar, pero de todas formas el sabor de los pasteles junto con la tradición nunca se van a perder.

Existen muchas más versiones del Pastel de Luna, ya que cada provincia de China tiene su forma peculiar de prepararlos. Como hemos visto, en algunas regiones de China la cubierta del pastel es más suave, en otras es más quebradiza, y todas tienen distintas decoraciones, pero podemos decir que resulta casi imposible decidir con cuál quedarnos y cuál es más deliciosa. Por suerte tenemos Pastel de Luna para todos los gustos y paladares.

Pastel de Luna con aduki

Ingredientes:

Relleno:

  • ½ kilo de porotos aduki
  • agua
  • 3/4 taza de aceite
  • 1-3/4 tazas de azúcar

Masa seca:

  • 2 tazas de harina
  • 5 cucharadas de aceite
  • 10 cucharadas de agua
  • 1/4 cucharadita de sal

Masa hojaldrada:

  • 1 taza de harina
  • 5 cucharadas de aceite
  • Colorante rojo
  • para decorar

Preparación:

Relleno:

Remoje los porotos en agua durante 2 horas. Descarte esa agua, cúbralos con 8 tazas de agua fría y póngalos al fuego hasta romper el hervor, luego manténgalos a fuego lento durante 1-1/2 horas o hasta que se separe la cáscara.

Cuele los porotos y descarte las cáscaras. Coloque los porotos sobre una tela absorbente y quite los restos de agua. Colóquelos en una sartén con el aceite y el azúcar. Cocínelos revolviendo continuamente hasta que casi toda la humedad se evapore. Deje enfriar.

Masa:

Se necesitarán 2 tazas de relleno para los pasteles. Divídalas en 20 porciones y deles forma de bola. Mezcle los ingredientes para la masa seca y la masa hojaldrada por separado hasta que estén homogéneos. Divida cada masa en 20 porciones.

Envuelva cada porción de masa hojaldrada dentro de cada porción de masa seca. Extienda cada pedazo de masa, y luego dóblelas en tercios para formar 3 capas. Extienda nuevamente, y nuevamente doble en tercios para formar 3 capas.Aplaste cada porción de masa con la palma de su mano hasta formar un círculo de 7,5 cm. Coloque una porción de relleno en el centro.

Una los bordes para guardar el relleno y apriete para cerrar. Coloque el pastel en un molde, presionando suavemente. Quite el molde. Luego decore a gusto con el colorante. Hornear los pasteles unos 20 minutos a 350º. Deje enfriar antes de servir.

TE RECOMENDAMOS