Giuliani afirma “fraude electoral generalizado” en caso de Trump contra el resultado de Pensilvania

Por Janita Kan
18 de Noviembre de 2020
Actualizado: 18 de Noviembre de 2020

El abogado personal del presidente Donald Trump, Rudy Giuliani, dijo a un juez federal que había un fraude electoral generalizado en su esfuerzo por mantener vivo el intento de la campaña de Trump de bloquear la certificación de los resultados de las elecciones en Pensilvania.

Giuliani, que se sumó al equipo legal de la campaña en el último momento, hizo la afirmación durante su declaración inicial ante el juez de distrito Matthew Brann el martes en un caso en el que alegaba que el proceso electoral del estado violaba la Constitución debido a sus diferentes estándares de verificación y transparencia para los votantes por correo frente a los votantes en persona.

Los abogados que representan a la secretaria de estado Kathy Boockvar, los funcionarios electorales y varios grupos de defensa están tratando de convencer al juez de desestimar la demanda, argumentando que el caso hizo acusaciones vagas y sin fundamento “sobre la base de teorías legales repetidamente rechazadas y sin pruebas”.

En su intento por convencer a Brann de que mantuviera vivo el caso, Giuliani argumentó que había “un fraude electoral generalizado en todo el país”. Dijo que estas afirmaciones no eran aisladas y que se habían argumentado en los tribunales de “al menos otras diez jurisdicciones”.

Giuliani también planteó argumentos de que los observadores de las campañas de los republicanos o de Trump no tuvieron la oportunidad de estar presentes durante el recuento de votos, reclamos que son objeto de otras demandas pero que fueron retirados en este caso. En algunas de esas demandas, los abogados de la campaña han dicho que se les permitió ver el recuento pero no se les dio la posibilidad de observar de manera “significativa”.

“Todo sucedió en las grandes ciudades, controladas por los demócratas, que de repente han decidido que no tienes derecho a inspeccionar una boleta de ausente”, dijo el exalcalde. “El punto es, su señoría, que esto no es un accidente. Tiene que ser un tonto para pensar que esto fue un accidente”.

Los abogados de los acusados discreparon con los argumentos de Giuliani. Mark Aronchick, que representaba a algunos de los consejos electorales de los condados estatales, fue crítico con las acusaciones de fraude del exalcalde.

“El Sr. Giuliani está hablando de otro caso, algún caso inventado, algún caso del mundo de la fantasía. Pero el caso ante su señoría, eliminaron esas acusaciones”, dijo Aronchick en sus argumentos.

“Descarte este caso, por favor descarte este caso, para que podamos pasar a los verdaderos asuntos de este país”, instó al juez.

Brann parecía escéptico ante la petición de la campaña de Trump. En un momento de la audiencia, pidió a la campaña que justificara su petición de bloquear la certificación de los resultados electorales del estado.

“Está pidiendo a este tribunal que invalide 6.8 millones de votos, privando así de su derecho al voto a todos los votantes del Estado”, dijo Brann. “¿Puede decirme cómo se puede justificar este resultado?”.

Durante un tipo de cuestionamiento, Brann señaló a Giuliani que aunque el exalcalde alegaba fraude, su caso no estaba abogando o solicitando medidas de amparo por el fraude.

El juez no se pronunció sobre la moción el martes, pero permitió que la campaña de Trump presentara una nueva moción de orden preliminar para bloquear la certificación de los resultados de las elecciones y presentar una moción de permiso para tener la oportunidad de modificar su reclamo por segunda vez. Durante la larga audiencia, Giuliani dijo que la campaña había retirado erróneamente su demanda de debido proceso en su queja enmendada.

Esta audiencia tuvo lugar el mismo día en que la Corte Suprema de Pensilvania decidió revocar una decisión de un tribunal estatal inferior que garantizaba a los observadores republicanos el derecho a ver el recuento de votos desde no más de seis pies de distancia.

En una decisión de 5-2, la corte dijo que el código electoral del estado no establece una distancia mínima a la que deben estar los observadores electorales para poder ver el recuento de las boletas y cumplir con los requisitos de las leyes. La mayoría agregó que si el tribunal impone un requisito de distancia, como hizo el tribunal inferior, estaría reescribiendo incorrectamente el estatuto.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan

A continuación

Elecciones en EE.UU., una batalla entre libertad y comunismo: Editorial

TE RECOMENDAMOS