GOP: “Ley China” de la Cámara recorta disposiciones de seguridad y promueve equidad e inmigración

Por Andrew Thornebrooke
03 de Febrero de 2022 11:59 AM Actualizado: 03 de Febrero de 2022 11:59 AM

Una amplia legislación destinada originalmente a promover la competitividad de EE. UU. frente a China se diluyó y ahora es promovida por los demócratas de la Cámara de Representantes como un proyecto de ley de empleo destinado a abordar las preocupaciones de la sociedad, dicen algunos legisladores republicanos.

La Ley America COMPETES, coloquialmente conocida como la “Ley China”, debía ser la respuesta de la Cámara a la legislación bipartidista del Senado: la Ley de Innovación y Competencia de Estados Unidos (USICA), que fue aprobada por la cámara en junio del año pasado.

En su lugar, los demócratas promueven ahora el proyecto de ley como una legislación sobre el empleo destinada a aliviar la inflación antes de un polémico ciclo electoral de mitad de mandato, sostienen varios legisladores del Partido Republicano.

Las disposiciones de Seguridad Nacional se sustituyen por proyectos sociales

La USICA del Senado fue diseñada para promover políticas de tecnología, fabricación e investigación que mejoraran el poder competitivo de Estados Unidos en medio de la creciente agresión del Partido Comunista Chino (PCCh).

Incluía disposiciones para impedir que los investigadores de EE. UU. participaran en programas de captación de talentos en el extranjero, como los Mil Talentos de China, y para establecer un Consejo Federal de Seguridad de la Investigación que impidiera el flujo de salida de la investigación y la tecnología relacionadas con la seguridad nacional.

El proyecto de ley de la Cámara de Representantes eliminó ambos aspectos y recortó unos 200,000 millones de dólares en iniciativas para mejorar la tecnología y la investigación de EE. UU.

En su lugar se incluyen varias iniciativas para promover la energía verde, la equidad racial y la inmigración.

Entre esas iniciativas hay una disposición para establecer el cargo de jefe de diversidad en la National Science Foundation, cuya oficina recibiría 5 millones de dólares anuales, y otra que eliminaría los topes en el número de tarjetas verdes que se pueden dar a los estudiantes de doctorado que estudian en campos STEM en universidades de Estados Unidos.

Los republicanos del Congreso arremetieron contra los cambios por ignorar la amenaza que suponen los planes del PCCh para robar tecnología e investigación.

“El robo por parte de China de la propiedad intelectual de EE. UU. es una amenaza para nuestra seguridad nacional”, dijo en un correo electrónico la representante Virginia Foxx (R-N.C.), miembro de la Comisión de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes.

“La protección de la investigación y el desarrollo en las universidades, gran parte de la cual está financiada por los contribuyentes, debía haber sido una de las principales prioridades del proyecto de ley sobre China de los demócratas. En lugar de ello, los demócratas se centraron en prioridades partidistas que harán poco por responsabilizar a las universidades y a los individuos por dar al PCCh acceso a esta información y tecnología cruciales”.

Del mismo modo, los republicanos de la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes emitieron una declaración en la que condenaban la legislación como la “Ley de Concesión de Estados Unidos”.

“Esto no es solo una oportunidad perdida para impulsar la competitividad estadounidense, sino que nos hará retroceder activamente en nuestro objetivo de vencer a China y ganar el futuro”, dijo la representante de mayor rango del comité, Cathy McMorris Rodgers (R-Wash.).

Rodgers señaló partes del proyecto de ley de la Cámara de Representantes, y definió una iniciativa de “resiliencia” al cambio de suministro de 45,000 millones de dólares como un “fondo de compensación” para intereses especiales, y criticó el hecho de que el nuevo proyecto de ley no impida que los fondos asignados se utilicen para comprar materiales y piezas de China.

“El Partido Comunista Chino intenta competir con Estados Unidos y otras economías de libre mercado engañando, robando y utilizando su economía controlada centralmente para elegir a los ganadores y a los perdedores a través de enormes subvenciones gubernamentales”, dijo Rodgers.

“En lugar de abrazar el libre mercado y la innovación y el ingenio estadounidenses, esta legislación trata de copiar el peligroso camino de la propia China de política industrial centralizada y las masivas dádivas gubernamentales que benefician a los aliados políticos del partido gobernante”.

La legislación podría “socavar” la ventaja competitiva de EE. UU.

Walter Lohman, director del Centro de Estudios Asiáticos de la Heritage Foundation, un grupo de reflexión con sede en Washington, redactó un informe en el que se exponen las diferencias entre la USICA y la Ley America COMPETES, y en el que se concluye que el proyecto de ley de la Cámara de Representantes podría socavar realmente la ventaja competitiva de EE. UU.

“Ambas propuestas se dirigen aparentemente a contrarrestar la amenaza china, pero la versión de la Cámara tiene muy poco que ver con la política china real”, escribió Lohman.

“A pesar de [la inclusión de] un puñado de disposiciones útiles en materia de política exterior y seguridad, el impacto abrumador de la ley sería socavar la capacidad de Estados Unidos para competir eficazmente con China”.

Lohman señaló que el proyecto de ley no establecería nuevas leyes de exportación para impedir la transferencia masiva de tecnología, y que el continuo vertido de nuevos fondos en iniciativas gubernamentales no estratégicas podría en realidad erosionar los empleos estadounidenses a largo plazo.

De hecho, esa parece ser una perspectiva que previeron los redactores del proyecto de ley, ya que la legislación también prevé una ampliación de la Asistencia para el Ajuste Comercial, dinero que proporciona el gobierno a los trabajadores que pierden sus puestos de trabajo debido a las reducciones salariales o al aumento de las importaciones.

Asimismo, Lohman criticó el hecho de que el intento del proyecto de ley de la Cámara de Representantes de promover la fabricación nacional de semiconductores, una cuestión bipartidista, se redactara de forma que favoreciera a las industrias en crisis en lugar de la seguridad nacional. En particular, señaló que parte de los fondos se reservaron para la industria del automóvil, proporcionando efectivamente un rescate tras un año de crisis en la cadena de suministro.

El republicano de mayor rango en el Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes, el representante Frank Lucas (R-Okla.), se refirió a las disposiciones aparentemente partidistas como “píldoras venenosas” en una declaración.

“Las amenazas económicas y de seguridad nacional de China crecen cada día, y el Partido Comunista Chino ha sido claro en que su objetivo es superar a Estados Unidos”, dijo Lucas.

“Y ahora que la presidenta Pelosi ha decidido finalmente actuar, lo ha hecho sin tener en cuenta todo este trabajo bipartidista. En lugar de centrarse en políticas fuertes de consenso, ha llenado su paquete con píldoras venenosas sin apoyo bipartidista”.

Del mismo modo, el representante Michael McCaul (R-Texas), el principal republicano de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, lamentó la erosión de las disposiciones que podrían haber mejorado la capacidad de Estados Unidos para contrarrestar a China.

“Es triste e imprudente que los demócratas de la Cámara de Representantes traten de argumentar que este proyecto de ley de 3000 páginas que han improvisado en pocos días es un plan serio de seguridad nacional”, dijo McCaul en un correo electrónico.

“El proyecto de ley autoriza más del doble de dinero en un fondo ilícito que no rinde cuentas y que está controlado por la ONU, que el que destina a programas reales de política exterior. No tenía que ser así: hay muchas políticas en las que republicanos y demócratas están de acuerdo cuando se trata de contrarrestar la amenaza generacional que supone el PCCh”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.