“Hablar por el pueblo”: 14 activistas chinos frustrados intentan presentarse a elecciones de distrito

Por Eva Fu
22 de Octubre de 2021
Actualizado: 22 de Octubre de 2021

Catorce activistas chinos de Beijing se presentan como candidatos independientes a las elecciones locales del Congreso Popular, planteando un desafío al Partido Comunista en el poder, que desde hace tiempo mantiene un férreo control sobre este evento que se celebra dos veces al año.

La mayoría de ellos han experimentado de primera mano la dureza del control autoritario, pero dicen que esperan canalizar su frustración para el bien público.

“Como ciudadanos, los 14 hemos sentido profundamente las dificultades de comunicación con el gobierno, el Congreso del Pueblo, los tribunales y las procuradurías”, dijeron en un comunicado. “Hemos buscado a menudo a los representantes del Congreso del Pueblo a través de todos los canales diferentes, con la esperanza de que pudieran ayudarnos a transmitir nuestras preocupaciones al gobierno, pero no tenemos esperanzas de reunirnos con ellos”.

“Queremos que todos nuestros vecinos y todos nuestros votantes se pongan en contacto con nosotros en cualquier momento. Estamos dispuestos a hablar en nombre de los ciudadanos ordinarios y a trabajar por ellos”, dice el comunicado.

En busca de una voz

Las elecciones para el Congreso Popular Municipal de Beijing, previstas para el mes que viene, determinarán los representantes de los distritos urbanos y condados rurales de la región. Estas elecciones locales son la única oportunidad que tienen los ciudadanos de emitir su voto en el país regido por el comunismo.

Aunque la ley china permite que los candidatos independientes se presenten, intentar que sus nombres aparezcan en la papeleta podría resultar difícil. Los candidatos independientes en China se enfrentan a menudo al acoso y a la detención por parte de la policía, además de los obstáculos de procedimiento.

La activista Ye Jinghuan se presenta a las elecciones por tercera vez, a pesar de haber recibido amenazas policiales en el pasado.

Tras anunciar su primera candidatura en 2011, fue rápidamente atacada y golpeada por policías uniformados. La segunda vez, en 2016, miembros del comité vecinal local y policías de paisano trataron de impedirle hacer campaña.

“Rodearon nuestra casa, rodearon nuestro patio para impedir que fuéramos a lugares populosos a hacer campaña electoral”, dijo a The Epoch Times, y añadió que la policía también intentó impedir que los reporteros de los medios de comunicación occidentales la entrevistaran.

Ye se convirtió en peticionaria después de que ella y su hermana fueran víctimas de una estafa de inversión en futuros en 1998, en la que cientos de personas perdieron los ahorros de toda su vida.

“Queríamos explicar nuestra situación a los representantes del Congreso del Pueblo, porque ellos tienen algún poder, al menos pueden hablar con las autoridades gubernamentales”, dijo.

Sin embargo, en realidad podrían ser detenidas por intentar exponer sus quejas a los delegados, según Ye. Cada vez “están más alejados de nosotros”, dijo.

Así que Ye decidió presentarse ella misma.

Li Hairong, un agricultor que vive en el distrito de Chaoyang de Beijing, lleva una década buscando justicia después de que las autoridades derribaran su casa por la fuerza en 2011.

“Realmente quiero convertirme en un representante del Congreso del Pueblo que pueda ser contactado por otras personas”, dijo a The Epoch Times.

A partir del 17 de octubre ya no se pudo contactar con la mayoría de los candidatos.

“Estas personas son el futuro”

Las esposas de dos destacados abogados de derechos humanos detenidos anteriormente durante el “Incidente 709”, una oleada de detenciones en 2015 dirigida a cientos de abogados defensores y disidentes del país, también anunciaron su candidatura.

Li Wenzu, que no se reunió con su marido Wang Quanzhang hasta el año pasado, se le negó el derecho de visita durante los casi cuatro años de detención de Wang. Durante los años que abogó por la liberación de su marido, las autoridades presionaron a sus propietarios para que desalojaran a Li y a su hijo. El hijo de Li, que ahora tiene ocho años, fue obligado a abandonar la escuela en cuatro ocasiones, dijo.

Li Wenzu habla durante una entrevista en su casa en Beijing el 28 de enero de 2019. (GREG BAKER/AFP vía Getty Images)

“Los representantes del Congreso del Pueblo solo existen en la televisión”, dijo Li a The Epoch Times. La ausencia de representantes legales que puedan hablar en nombre de su marido durante esos difíciles años dio lugar a su fuerte deseo de intervenir para llenar el vacío, dijo.

Yang Sen-hong, director del grupo de derechos humanos Asociación de Taiwán para los Derechos Humanos de China, dijo que los 14 candidatos representan la esperanza de China de obtener mayores libertades.

“Estas personas son el futuro”, dijo a The Epoch Times. Se mostró confiado en que ganarían en unas elecciones normales.

Pero la presión de las autoridades se ha intensificado.

El candidato Guo Qizeng sospecha que las autoridades han intervenido su teléfono. Las llamadas desde Estados Unidos provocan una advertencia o se cuelgan automáticamente, dijo a The Epoch Times.

Liu Xiuzhen, que ya ha recibido múltiples visitas de la policía, dijo que probablemente Beijing utilizará dos procesos de revisión para descartar a los candidatos desfavorables.

“Nunca quisieron que participáramos en las elecciones”, dijo a The Epoch Times.

El pueblo chino lleva mucho tiempo intentando, y fracasando en, conseguir la democracia frente al autoritario Partido Comunista Chino.

El movimiento democrático liderado por los estudiantes en 1989 terminó con tanques entrando en la plaza de Tiananmen de Beijing, matando a cientos, si no miles, de personas.

Epoch Times Photo
Los residentes de Wukan, un pueblo de pescadores en la provincia sureña de Guangdong, se manifiestan para exigir al gobierno que tome medidas por la apropiación ilegal de tierras y la muerte en custodia de un líder local el 15 de diciembre de 2011. (Peter Parks/AFP/Getty Images)

En septiembre de 2011, Wukan —un pequeño pueblo pesquero del sur de la provincia de Guangdong con una población de 20,000 habitantes— mostró destellos de democracia a nivel popular. Durante un breve periodo, los residentes se rebelaron contra la corrupción y el acaparamiento de tierras de los funcionarios y los expulsaron.

Miles de personas eligieron entonces a sus propios representantes y crearon organizaciones como un consejo provisional y un sindicato de mujeres para coordinar la mediación con el Partido. Pero las autoridades no tardaron en anunciar que sus organizaciones eran ilegales y comenzaron a realizar detenciones.

El 11 de diciembre de 2011, uno de los cinco representantes detenidos, Xue Jinbo, murió bajo custodia policial. Todos los detenidos fueron torturados, reportó The Epoch Times.

Epoch Times Photo
Más de 1000 policías con equipo antidisturbios entraron en la aldea de Wukan, en el condado de Lufeng, provincia de Guangdong, antes del amanecer del 11 de diciembre de 2011. La policía disparó más de 50 rondas de gas lacrimógeno y otras municiones. Los aldeanos de Wukan han realizado varias protestas a gran escala y bien organizadas durante los últimos meses contra la apropiación ilegal de tierras y la corrupción de los funcionarios. (Cortesía de los habitantes de Wukan)

No se sabe si a los 14 candidatos se les permitirá persistir en sus elecciones. Pero Cheng Hai, un abogado de derechos civiles radicado en China que defendió a sus compañeros detenidos durante la represión de los 709, cree que el pueblo chino debe persistir.

“Abandonar la papeleta de voto es lo mismo que abandonar los derechos a la toma de decisiones políticas”, dijo a The Epoch Times. “Equivale a la conformidad”, dijo.

Con información de Li Bei y Hong Ning.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS