Hikvision chino incluido en la lista negra ayuda a la policía de China a vigilar a los prisioneros

Por Rita Li
21 de Julio de 2022 8:20 PM Actualizado: 21 de Julio de 2022 8:20 PM

Los investigadores destacaron recientemente una solución de interrogatorio desarrollada por el gigante chino de videovigilancia Hikvision que integra cámaras de reconocimiento facial que identifican a los prisioneros con técnicas de análisis de comportamiento.

La empresa de información de videovigilancia IPVM, con sede en Pensilvania, informó el 19 de julio que la solución de Hikvision está diseñada para mejorar y grabar las sesiones de interrogatorio, monitorear los signos vitales de los prisioneros bajo supervisión intensiva y generar una alarma automática si hacen algún “movimiento enérgico”.

Al vender la solución, según el informe, Hikvision implementa el control de acceso, el análisis de datos biométricos, la detección de comportamiento y el análisis perimetral para detectar conflictos físicos, intrusos, fugas, etc. El análisis también emitirá una alarma si el interrogador está ausente o se queda dormido.

Un video promocional publicado por Hikvision en 2018 muestra que un detenido, atado a una silla de tigre durante el interrogatorio, será filmado por varias cámaras Hikvision desde diferentes ángulos. Los dispositivos están conectados a la Consola de Interrogación, una grabadora de video en red (NVR) personalizada con pantalla, grabadora de CD y espacio para discos duros.

La consola también incluye “monitoreo en tiempo real de los signos vitales”, que indican la frecuencia cardíaca, la presión arterial y los niveles de oxígeno en la sangre de los detenidos, según el manual de Hikvision (pdf).

Silla de tigre

La solución de interrogatorio de Hikvision también permite filmar el interrogatorio mientras el personal lo transcribe en una computadora portátil para que los detenidos lo firmen en el acto. Sin embargo, la impresión automática de transcripciones suscita preocupaciones sobre las confesiones forzadas.

Aunque el tribunal supremo de China prohibió la tortura en 2013, la policía justifica el uso de las sillas de tigre para los interrogatorios para intentar conseguir una confesión forzada. Desde hace tiempo se acusa a este dispositivo de debilitar el cuerpo de la persona, ya que se le ata y se le inmoviliza en una posición antinatural durante un largo periodo de tiempo.

Beijing ha afirmado que la silla del tigre no está diseñada para infligir dolor, sino para garantizar que los prisioneros no se lastimen a sí mismos. Sin embargo, esta declaración es contraria a lo que dice un informe de Human Rights Watch, ya que los exdetenidos dijeron que habían estado “atados a esta silla de metal durante horas e incluso días, privados de sueño e inmovilizados hasta que se les hincharon las piernas y las nalgas”.

Los datos oficiales muestran que la tasa de condenas de China es del 99.96 por ciento hasta 2019. A diferencia de Estados Unidos, el derecho penal en China no otorga a los detenidos derecho a un abogado durante el interrogatorio.

La silla del tigre está lejos de ser el único proceso de tortura comúnmente utilizado en las cárceles, campos de trabajo y centros de “reeducación” de la China comunista, donde los creyentes religiosos son obligados a renunciar a su fe.

La represión del régimen chino contra las minorías étnicas y religiosas en Xinjiang—sometiéndolas a abusos que incluyen tortura, esterilización, adoctrinamiento político y trabajos forzados—ha sido denunciada como “genocidio” por Canadá, los Países Bajos, el Reino Unido y Estados Unidos.

“¡Tenemos 108 tipos de métodos de tortura! ¿Cree que saldrá vivo de aquí?”, amenazó en julio de 2012 la jefa de la División Nº 3 del Campo de Trabajos Forzados para Mujeres de Jilin, en el noreste de China, a una creyente espiritual, según un informe de Minghui.com publicado dos años después. Minghui es el sitio web con sede en EE. UU. que rastrea la persecución del grupo religioso Falun Gong en China.

Hikvision no respondió a una solicitud de comentarios.

A pesar de las preocupaciones por los derechos humanos, la compañía de videovigilancia más grande del mundo, controlada por un grupo militar-industrial chino, ha sido catalogada como una amenaza para la seguridad nacional de EE. UU. debido a este vínculo y prohibida desde 2019.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.