Importante cónclave en Beijing enfatiza el liderazgo de Xi e insinúa una postura dura sobre Hong Kong

Por Nicole Hao
04 de Noviembre de 2019 Actualizado: 04 de Noviembre de 2019

La cuarta sesión plenaria del Partido Comunista Chino (PCCh) concluyó el 31 de octubre, con reportes de los medios de comunicación estatales que enfatizan que el líder chino Xi Jinping es el núcleo del liderazgo del Partido, lo que indica que su facción sigue siendo dominante.

El comunicado de la sesión también menciona la necesidad de “salvaguardar la seguridad nacional” en Hong Kong y Macao, lo que llevó a muchos observadores en Hong Kong a creer que Beijing tiene planes para reintroducir una controvertida legislación de “seguridad nacional”.

Posición de Xi

Como se mencionó anteriormente, durante el discurso de Xi en la apertura de la sesión plenaria, los altos funcionarios del Partido discutieron sobre “la promoción de la modernización del sistema de gobierno estatal”, según el comunicado publicado por el medio de comunicación estatal chino Xinhua. Anteriormente, el Partido utilizó términos similares para describir su aparato de vigilancia de alta tecnología, como sus cámaras de seguridad mejoradas con inteligencia artificial y el sistema de crédito social.

Según el comunicado, entre las principales tareas del Partido se encuentra la de promover la “seguridad” de la nación, enfatizando el rol integral del Partido en la sociedad china.

El analista especializado en China, Tang Jingyuan, radicado en Estados Unidos, comentó que esto era un eufemismo del deseo del Partido por mantener la estabilidad de su régimen.

El comunicado repitió la ideología política de Xi, “la nueva era del socialismo de Xi Jinping con características chinas”, sugiriendo que su liderazgo permanece estable.

También expuso la idea de la “gobernanza social”, en la que “todo el mundo tiene la responsabilidad, todo el mundo hace el mejor esfuerzo” para mantener el liderazgo del Partido. Esta frase está en línea con los informes anteriores sobre las autoridades locales que exigían a los ciudadanos y a las empresas a reportar conductas que no siguieran la línea del Partido.

Interrogantes sobre el sucesor

Los medios de comunicación de Hong Kong y Taiwán, citando fuentes internas, informaron anteriormente que el Partido haría cambios de funcionarios para promover al Viceprimer Ministro, Hu Chunhua, y al jefe del Partido de la Ciudad de Chongqing, Chen Min’er, al Comité Permanente del Politburó, el órgano supremo de toma de decisiones del Partido. Antes del crucial congreso del PCCh en 2017, cuando el líder elige típicamente a su sucesor, se especuló ampliamente que Chen era el candidato. Pero Xi no designó a un sucesor, y más tarde inició un cambio en la constitución para abolir los límites de mandato para el cargo de líder del régimen.

El plenario terminó sin mayores cambios de funcionarios, solo consistió en la promoción de dos miembros suplentes del Comité Central para que se convirtieran en miembros regulares. El Comité Central está integrado por unos 370 funcionarios titulares y suplentes.

El analista Shi Shi radicado en EE. UU. dijo a la edición en chino de La Gran Época que lo ocurrido era de esperarse, dado que “Xi enmendó la constitución en 2018 y planeaba mantener su posición como líder chino hasta 2022, terminando un segundo mandato”.

Sin mención de predecesores

El 27 de octubre, antes del plenario, el Comité Central y el Consejo de Estado de China, un organismo similar a un gabinete, publicaron en conjunto la actualización de un documento del Partido llamado “un esquema para implementar la construcción moral ciudadana”.

La versión anterior se publicó en 2001, en la que se examinaban las principales ideologías políticas de todos los exlíderes chinos, incluidos Mao Zedong, Deng Xiaoping y Jiang Zemin.

En esta actualización, que incluye un título enmendado que hace referencia a la “nueva era” de Xi, el documento no menciona a los exlíderes chinos, solo hace referencia al marxismo.

El analista Tang dijo a La Gran Época el 31 de octubre que el esquema y el comunicado del plenario transmitían el mismo punto: “Xi Jinping ha comenzado su dominación unipersonal [del Partido]… y llevará al país a ser más izquierdista”.

¿Legislación para Hong Kong?

El comunicado también menciona “establecer y perfeccionar un sistema legal y un mecanismo de aplicación de la ley” en Hong Kong y Macao “para salvaguardar la seguridad nacional”.

Los medios de comunicación de Hong Kong analizaron que esto podría ser un indicio de que Beijing planea restablecer el Artículo 23, una propuesta de enmienda a la mini-constitución de la ciudad, llamada Ley Básica.

La legislación, propuesta por primera vez en 2002, era una medida anti subversiva que muchos hongkoneses creían que restringiría sus libertades civiles.

Esto desencadenó protestas a gran escala, obligando al gobierno de Hong Kong a desechar el proyecto de ley en 2003.

Desde entonces, políticos de Hong Kong pro Beijing y altos funcionarios del PCCh han sugerido reintroducir el artículo 23, pero el gobierno aún no ha tomado medidas.

La mención en el comunicado de la “seguridad nacional” en Hong Kong también podría referirse a la actual crisis por el proyecto de ley de extradición, que desencadenó el mayor movimiento de protestas en la historia de la ciudad asiática.

El proyecto de ley habría permitido a cualquier país, incluida China continental, solicitar la extradición de sospechosos de delitos. Muchos temían que el proyecto permitiera al régimen chino, con historial de violaciones a derechos humanos y un sistema jurídico opaco, castigar a sus críticos con total impunidad.

Aunque el proyecto de ley fue descartado, los manifestantes siguen protestando en las calles, exigiendo una investigación independiente sobre el uso de la fuerza por parte de la policía durante las manifestaciones y el sufragio universal en las elecciones de la ciudad.

Recientemente, el Centro de Información para los Derechos Humanos y la Democracia, con sede en Hong Kong, en un reporte del 30 de octubre citó a fuentes internas que informaron que el ejército chino realizó un ejercicio el 11 de octubre para simular un ataque aéreo sorpresa, en caso de que se produjera una crisis en Hong Kong. Los aviones de combate y otras aeronaves militares volaron desde la ciudad de Chongzuo, en la región meridional de Guangxi, hasta el condado de Xupu, en la provincia de Hunan, a una distancia aproximada de 800 kilómetros.

El reporte dice que un helicóptero de transporte pesado A-8 se estrelló contra una montaña en Xupu. En el incidente murieron los pilotos Wen Weibin, Gong Dachuan, Luo Wei y ocho soldados.

Los medios de comunicación estatales chinos confirmaron las muertes de Wen, Gong y Luo, así como la causa de las muertes y la ubicación, pero no revelaron detalles sobre la misión que estaban llevando a cabo.

A continuación

La naturaleza satánica de Karl Marx

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS