Informe descubre más de 250 colaboraciones de EE. UU. con investigadores chinos vinculados al ejército

Por Cathy He
01 de Agosto de 2020
Actualizado: 02 de Agosto de 2020

La comunidad académica de Estados Unidos ha colaborado ampliamente con investigadores chinos afiliados al ejército chino, poniendo en peligro la seguridad nacional, según un nuevo informe.

Los analistas del grupo de expertos Hoover Institution de la Universidad de Stanford descubrieron 254 documentos en los que investigadores estadounidenses colaboraron con sus homólogos de siete universidades importantes de China afiliadas al ejército del régimen, el Ejército Popular de Liberación (EPL). Identificaron 115 universidades y laboratorios de investigación de EE. UU. respaldados por el gobierno que trabajaron con estas organizaciones vinculadas al EPL, colaborando en temas de investigación desde nuevas tecnologías energéticas hasta ingeniería aeronáutica.

El informe publicado el 30 de julio descubrió casos en los que el investigador chino presuntamente trató de ocultar sus lazos con los institutos de defensa. Al parecer, algunos coautores chinos también trabajaron en programas de armas clasificadas.

El informe llegó a la conclusión de que tales colaboraciones comprometían la seguridad nacional porque permitían a las instituciones vinculadas al EPL “recolectar la investigación de C&T [ciencia y tecnología] de los EE. UU. en su origen y desviarla a la investigación de defensa de la RPC [República Popular de China] y al desarrollo del programa de armas”.

“Los riesgos para la seguridad nacional son graves, ya que tales desviaciones podrían socavar o eliminar la superioridad militar de Estados Unidos con consecuencias letales en caso de un conflicto armado”, dijo.

Cualquier colaboración con estas universidades de defensa impulsó la estrategia de “fusión civil-militar” del régimen, un plan de desarrollo militar que busca integrar las innovaciones del sector privado en la base industrial del EPL, según el informe. El documento agregó que las asociaciones de investigación son contrarias al interés nacional de los Estados Unidos “incluso si la investigación relevante no está clasificada, se considera básica o fundamental, y finalmente se publica en fuentes abiertas”.

Los hallazgos se produjeron mientras la administración Trump intensifica los esfuerzos para contrarrestar el robo de investigación estadounidense aprobado por el estado chino. La semana pasada, la administración ordenó el cierre del consulado chino en Houston, acusándolo de ser un centro de espionaje. Funcionarios estadounidenses dijeron que el personal del consulado estuvo involucrado en numerosos esfuerzos a lo largo de los años para reclutar investigadores en instituciones biomédicas locales para unirse a los planes de talento respaldados por el estado chino, lo cual los incentivó a transferir la propiedad intelectual y los conocimientos de Estados Unidos hacia China.

El departamento de justicia también ha presentado una serie de enjuiciamientos contra investigadores chinos y estadounidenses por presuntamente ocultar sus lazos con los planes de talento chinos y trabajar para universidades chinas. Recientemente, al menos cuatro investigadores chinos fueron arrestados y acusados ​​de fraude de visas, y los fiscales alegaron que en realidad eran agentes encubiertos del EPL. La Oficina Federal de Investigación ha entrevistado a oficiales sospechosos encubiertos en más de 25 ciudades.

En mayo, el presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva que prohíbe el ingreso a estudiantes graduados o de enseñanza superior chinos que pertenezcan a organizaciones afiliadas al complejo de fusión civil-militar del régimen de China.

Los analistas de Hoover, sin embargo, advirtieron que es probable que el régimen intente evadir la prohibición cambiando la colaboración online o en el extranjero, o utilizando recolectores de entidades que no están atrapadas por la orden.

El informe revisó documentos publicados entre enero de 2013 y marzo de 2019 recuperados de una base de datos respaldada por el estado chino. La investigación se basa en el trabajo anterior del grupo de expertos australiano Australian Strategic Policy Institute, que en un informe de 2018 descubrió que más de 2500 científicos e ingenieros militares chinos han viajado al extranjero para estudiar desde 2007, a menudo enmascarando sus lazos militares.

El informe Hoover recomendó que las instituciones de investigación estadounidenses aumenten la debida diligencia en las colaboraciones de investigación extranjeras, formulen un conjunto de estándares éticos para garantizar que las asociaciones no ayuden a las capacidades militares o represivas de los regímenes autoritarios.

Las siete universidades chinas mencionadas en el informe se encuentran entre las principales instituciones de ciencia y tecnología en el país y tienen una larga historia de apoyo al ejército chino, dijo. Son conocidos como los “Siete Hijos de la Defensa Nacional”.

El informe descubrió coautores chinos que han trabajado en proyectos para las diversas ramas del EPL, programas de desarrollo de armas clasificadas, así como para las principales empresas de defensa estatales chinas.

En un aparente esfuerzo por enmascarar sus lazos con los programas de defensa del régimen, algunos investigadores chinos usaron etiquetas inglesas inocuas como “laboratorio clave estatal” en lugar del término chino “laboratorio clave de defensa nacional” para describir sus afiliaciones, según el informe. En otros casos, algunos coautores chinos no incluyeron ningún currículum vitae en las páginas web de su facultad, agregó.

El informe también encontró que los investigadores de varios laboratorios nacionales del Departamento de Energía publicaron documentos con contrapartes de seis de las siete universidades de defensa chinas. Algunos estudiantes chinos de esas universidades presentaron disertaciones que afirmaron haber sido apoyadas por el Instituto Nacional de Salud y la Fundación Nacional de Ciencias de EE. UU.

“Nuestros hallazgos son un monumento a un colosal fracaso de la visión que ha impedido que la empresa de investigación de EE. UU. perciba los riesgos que plantean tales colaboraciones y adopte salvaguardas apropiadas por sí misma”, dice el informe. “No ha cambiado mucho en ese sentido, y muchas de las mismas vulnerabilidades persisten”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


China en Foco: Enfermera de Wuhan cae misteriosamente de un edificio

TE RECOMENDAMOS