Ingeniero de Google filtra casi 1000 documentos internos, alegando parcialidad y censura

Por Petr Svab
15 de Agosto de 2019 Actualizado: 15 de Agosto de 2019

Un exingeniero de Google ha publicado casi 1000 documentos que, según él, demuestran que la compañía, al menos en algunos de sus productos, aumenta o degrada secretamente el contenido en función de lo que considera verdadero o falso, mientras afirma públicamente que es una plataforma neutral.

El ingeniero de software, Zach Vorhies, primero proporcionó los documentos a Project Veritas, una organización sin fines de lucro de periodismo de investigación de derecha, así como a la división antimonopolio del Departamento de Justicia, que ha estado investigando a Google por un comportamiento potencialmente anticompetitivo.

“Pensé que nuestro sistema electoral se verá comprometido para siempre por esta compañía que le dijo al público estadounidense que no iba a hacer ningún mal”, dijo a Project Veritas en un video publicado el 14 de agosto. “Y vi que estaban haciendo movimientos realmente rápidos. (…) Tenían la intención de abarcar el panorama de la información para poder crear su propia versión de lo que era objetivamente cierto”.

Hacerlo público

Vorhies dijo que trabajó para Google durante ocho años, ganando USD 260.000 al año, al contar con las ganancias de las acciones de Google que posee.

“Tenía todos los incentivos del mundo para quedarme en la empresa y simplemente cobrar el sueldo”, dijo, y señaló que la mayoría hacía eso.

“Pero nunca podría vivir conmigo mismo sabiendo que, si Google era capaz de implementar los planes que estaban planeando, yo, en el momento de elegir, no diría nada por egoísmo”.

Vorhies llegó por primera vez al Proyecto Veritas hace más de un mes, revelando algunos documentos y respondiendo preguntas con la cara oculta y la voz disfrazada.

Sin embargo, cuando regresó al trabajo, Google le envió una carta en la que le exigía, entre otras cosas, que entregara su tarjeta de identificación como empleado y la computadora portátil del trabajo, lo cual hizo, y “cesó y desistió” de revelar “cualquier archivo no público de Google”. Temeroso por su seguridad, publicó en Twitter que si algo le sucediía, todos los documentos que guardó serían divulgados al público.

Google hizo un “chequeo de bienestar” en él, dijo. La policía de San Francisco recibió una llamada de que Vorhies podría estar mentalmente enfermo. Un grupo de oficiales lo esperó afuera de su casa y lo esposó. “Esta es una gran manera de intimidar a sus empleados que se vuelven deshonestos con la empresa”, dijo.

Vorhies luego decidió que sería más seguro para él hacerlo público.

Vorhies calificó a Google como una “máquina política” empeñada en evitar que alguien como el presidente Donald Trump sea elegido nuevamente. Dijo que hay otros empleados de Google que “ven lo que está sucediendo y están realmente asustados”.

Los cambios en la compañía que le preocupaban comenzaron en 2016, dijo.

Los documentos indican que Google ha aumentado el énfasis en suprimir lo que considera “noticias falsas”. Eso lo ha llevado a revisar el contenido de noticias utilizando una variedad de medios manuales y automatizados para hacer llamadas sobre lo que es verdadero y lo que es “información errónea” y ordenar los resultados.

La mayoría de los documentos parecen pertenecer a Google News, un agregador destacado en la parte superior de la página para los resultados de búsqueda relacionados con las noticias.

Google News

Un documento describe el “Proyecto ‘Purple Rain’ (‘Lluvia Púrpura’): Respuesta ante Crisis y Agravamiento”, cuyo objetivo es establecer “procesos para detectar y manejar la información errónea entre productos durante las crisis” e “instalar un equipo de analistas capacitados las 24 horas del día, los 7 días de la semana, listos para hacer advertencias sobre política y tomar acciones en todas las superficies de noticias, incluidas News, News 360 y Feed”.

“News” parece pertenecer a “Google News” y “Feed”, un cambio de marca del antiguo producto “Google Now”, que muestra artículos de noticias debajo de la barra de búsqueda en la aplicación móvil de Google.

Otro documento, una presentación que parece remontarse a fines de 2017, explica que los sitios web que solicitan ser incluidos en los resultados de Google News deben pasar una revisión automática que verifique sus parámetros técnicos, y también una revisión manual de sus “procesos, políticas, y pautas editoriales”. Si se acepta, los sitios se verifican repetidamente y se les da “sanciones por degradación “por infracciones.

Luego, sin embargo, la presentación presenta los próximos pasos “potenciales”, que incluyeron la expansión de sus políticas de detección para cubrir el contenido “marginal/controvertido”, como el que es “fácticamente incorrecto, falso, irrelevante”. Además, el documento sugiere que Google debería también abordar el contenido “sensible”, como el que implica “odio”, “diversidad” y “sesgo” o es “geopolíticamente sensible”.

Uno de los objetivos del esfuerzo era un “corpus de noticias limpio y regularmente desinfectado”, se lee.

No está claro si estos pasos se han implementado.

“Clasificación marginal”

Uno de los documentos dice que Paul Haahr, el ingeniero principal de Google, lidera el esfuerzo en la “clasificación marginal” con el objetivo de “no mostrar noticias falsas, discursos de odio, teorías de conspiración o negación científica/médica/histórica a menos que estemos seguros de que eso es lo que el usuario quiere”.

En combinación con la información de otros documentos, “clasificación marginal” parece significar que a menos que un usuario ya sepa qué buscar específicamente, Google ocultará al usuario cualquier cosa que etiquete como “noticias falsas, discursos de odio, teorías de conspiración o ciencia/medicina/negación de la historia”. Dicha información quedaría efectivamente oculta a los usuarios que aún no hayan estado expuestos a ella.

Lista Negra de “Feed”

Otro documento enumera sitios web cuyo contenido tiene prohibido manualmente aparecer en el “Feed”.

Incluye una serie de sitios políticos marginales de derecha, los más destacados incluyen thegatewaypundit.com, truepundit.com y redstate.com.

También incluye algunos sitios de la izquierda progresiva, incluidos mediamatters.org, forwardprogressives.com, ocupeydemocrats.com y learnprogress.org.

Pero también incluye sitios relativamente convencionales de tendencia derecha como dailycaller.com, louderwithcrowder.com y newsbusters.org.

La lista indica que se debe a que se trata de “sitios con una alta tasa de bloqueo de usuarios”. Sin embargo, no está claro por qué estos sitios tendrían que incluirse en una lista negra manualmente si una alta tasa de bloqueo solo los colocaría automáticamente en la lista.

Videos calificados manualmente

Una diapositiva de la presentación, aparentemente fotografiada desde la pantalla de una computadora, lleva el título “Noticias falsas y otra franja: Resumen Basura” y dice que “todos los días, los mejores 250 videos [en YouTube] en los 26 lugares principales son calificados por múltiples evaluadores humanos” y que “El filtro basura se lanzó en la [página principal] de [YouTube], la página de búsqueda, las tendencias [la lista] y la [lista de videos] sugerida¡os”. Esto ha llevado a una disminución del 50 por ciento en las quejas de los usuarios, afirma.

Algunos conservadores han mencionado a las compañías tecnológicas que ceden demasiado fácil ante las quejas como una de las razones subyacentes para la censura desproporcionada del contenido de inclinación hacia la derecha. Es mucho más probable que las personas de la izquierda política califiquen una variedad de declaraciones como “odiosas”, mientras que las de la derecha tienden a llamarlas “ofensivas, pero no odiosas”, según una encuesta de Cato realizada en 2017 (pdf).

Google, así como otras compañías tecnológicas importantes, prohíben el contenido que consideran “discurso de odio”, un estándar subjetivo imposible de aplicar de manera justa, según Nadine Strossen, profesora de derecho y expresidenta de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles.

Google no ha respondido a una solicitud de comentarios.

Parcialidad

Los documentos que Vorhies proporcionó anteriormente, junto con sus explicaciones y grabaciones de cámaras ocultas por parte de Project Veritas de otros empleados de Google, indican que la compañía ha creado un concepto de “justicia” a través del cual infunde las preferencias políticas de su fuerza laboral mayoritariamente inclinada a la izquierda en su productos.

Varios estudios han demostrado que Google News, en particular, está sesgado a la izquierda.

Google ha negado repetidamente los prejuicios políticos en sus productos. Sin embargo, Vorhies sugirió que Google intenta presentarse como una plataforma neutral para preservar la protección legal bajo la Sección 230, que protege a los servicios de Internet de la responsabilidad por el contenido generado por el usuario.

“Google está jugando en ambos lados del juego”, dijo. “Por un lado, dicen que son una plataforma y que son inmunes a ser demandados por el contenido que alojan en su sitio web. Por otro lado, están actuando como un editor, en el que están determinando la agenda editorial de estas ciertas compañías, y están aplicando eso. Si las personas no se ajustan a su agenda editorial, entonces sus artículos de noticias se desestiman y se desvían. Y si las personas se ajustan a su agenda editorial, se potencia y se lleva a la cima”.

Robert Epstein, un psicólogo que ha pasado años investigando la influencia de Google en sus usuarios, ha publicado una investigación que muestra que solo al decidir la secuencia de los mejores resultados de búsqueda, la compañía puede influir en los votantes indecisos.

Epstein determinó que esto ha llevado a un cambio de 2.6 millones de votos en las elecciones presidenciales de 2016 de la oponente de Trump, la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton. Advirtió que en 2020, si empresas como Google y Facebook apoyan al mismo candidato, podrán cambiar 15 millones de votos, mucho más allá del margen por el que la mayoría de los presidentes han ganado.

Según los informes, Trump ha estado trabajando en una orden ejecutiva para abordar la censura sesgada políticamente por las compañías de redes sociales.

Descubre

Cómo Huawei es utilizado como herramienta de espionaje y subversión

TE RECOMENDAMOS