Iowa envía soldados de la Guardia Nacional a plantas de carne, dice gobernadora

Por Jack Phillips
21 de Abril de 2020 2:26 PM Actualizado: 21 de Abril de 2020 2:26 PM

La gobernadora de Iowa Kim Reynolds anunció que la Guardia Nacional del estado será desplegada en dos plantas de carne para ayudar con los test del virus del PCCh y el rastreo de contactos para los trabajadores.

Hasta 1000 soldados de la Guardia Nacional serán movilizados y enviados a las plantas, según anunció la gobernadora. Reynolds también dijo que los soldados de la Guardia Nacional de Iowa ayudarán a transportar el equipo de los test a las plantas de empaque, transportarán los kits a los laboratorios y posiblemente ayudarán en la limpieza de las instalaciones.

Las plantas de empaque no serán cerradas, dijo la gobernadora.

“Es importante, porque esto no es como una instalación normal que se cierra durante dos semanas”, dijo Reynolds, según KCCI. “Somos el mayor productor de cerdos del país. Proveemos un tercio del suministro de carne de cerdo de la nación, 25 millones al año”.

Se han producido brotes significativos del virus del Partido Comunista Chino (PCCh) en instalaciones operadas por Tyson Foods Inc. y National Beef Packing Co. en Iowa. Reynolds dijo el lunes que 250 miembros de la Guardia Nacional serían enviados a las plantas operadas por dichas empresas.

“En algún momento tendremos que hablar de la eutanasia de los cerdos, y no estamos tan lejos de ello”, dijo Reynolds a los periodistas el lunes. “Y eso sería devastador, no solo para el suministro de alimentos, sino para el costo de los alimentos en el futuro”.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos anunció recientemente que se utilizarían 19,000 millones de dólares para rescatar a los agricultores durante la pandemia, incluidos 3000 millones de dólares para comprar carne y productos lácteos.

¿Conexiones con China?

Tyson Foods a finales del año pasado recibió la aprobación de las autoridades de EE.UU. y China para exportar aves de corral americanas a China desde sus 36 plantas con sede en EE.UU., según informó Reuters. Pero en febrero, el director general Noel White dijo que el brote de virus del PCCh en Wuhan obligó a la empresa a reducir sus exportaciones a China.

JBS SA, el gigante brasileño de la carne, dijo que cerrará una instalación de procesamiento de carne de cerdo en Minnesota.

“A medida que todos aprendemos más sobre el coronavirus, está claro que la enfermedad está mucho más extendida en los EE.UU. y en nuestro país de lo que las estimaciones oficiales indican basadas en test limitados”, dijo Bob Krebs, el jefe de JBS USA Pork, en un comunicado. “Hemos tomado medidas agresivas para mantener el coronavirus fuera de nuestra planta y mantener esta instalación de infraestructura crítica en funcionamiento”.

A finales de enero de 2020, JBS SA anunció un acuerdo con el gigante chino de procesamiento de alimentos WH Group, diciendo que JBS “tendrá acceso directo a los consumidores chinos a través de los 60,000 puntos de venta del WH Group”, informó Agweb en ese momento.

El Grupo WH es también el propietario de Smithfield Foods, que opera una serie de plantas en los Estados Unidos, y un informe de la semana pasada reveló que los propietarios vinculados al PCCh del Grupo WH habían visitado una planta de Smithfield —que ahora sufre un brote de COVID-19— aproximadamente un mes después de que la Casa Blanca prohibiera todo viaje desde China.

¿Sabía que somos independientes?

The Epoch Times es independiente de cualquier influencia de las corporaciones, gobiernos o partidos políticos. Nuestro único objetivo es brindar a nuestros lectores información precisa y ser responsables con el público.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Exclusivo: La lucha por la supervivencia de los residentes de Wuhan – Parte 2

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.