Irán hace campaña para aliviar sanciones de EEUU para luchar contra el virus, pero rechaza la ayuda

Por Ella Kietlinska
10 de Abril de 2020 11:06 AM Actualizado: 10 de Abril de 2020 11:09 AM

El régimen iraní ha lanzado una campaña de propaganda e influencia pidiendo a nivel mundial el fin de las sanciones estadounidenses aprovechando la crisis sanitaria de COVID-19 para obtener dinero en efectivo, al tiempo que rechaza la ayuda humanitaria ofrecida por Estados Unidos y las organizaciones internacionales, ha advertido el Departamento de Estado.

La meta del régimen es “recaudar fondos para sus operaciones terroristas”, no para llevar alivio en materia de salud al pueblo iraní, dijo el Departamento de Estado en una declaración el 6 de abril.

En marzo, el ministro de Relaciones Exteriores iraní Javad Zarif acusó a Estados Unidos de “agotar los recursos económicos de Irán necesarios para luchar contra el COVID-19” por medio de sus sanciones económicas. Hizo un llamamiento al mundo para que las ignorara.

La administración Trump impuso sanciones a Irán en 2018 con el objetivo de cortar los “ingresos que el régimen [iraní] utiliza para financiar a los grupos terroristas, fomentar la inestabilidad mundial, financiar los programas de misiles nucleares y balísticos y enriquecer a sus líderes”, dijo la Casa Blanca en ese momento.

Según el Departamento de Estado, el régimen iraní ha gastado más de 16,000 millones de dólares desde 2012 para financiar a sus apoderados terroristas en el extranjero, al tiempo que ha recortado el presupuesto de salud del país. El ministro de salud iraní Hassan Ghazizadeh Hashemi renunció en enero de 2019 por repetidos recortes presupuestarios.

El Departamento de Estado también destacó que “en julio de 2019, 1000 millones de euros (1100 millones de dólares) destinados a suministros médicos ‘desaparecieron’ y otros 170 millones de dólares asignados a productos médicos fueron en cambio gastados por el régimen en tabaco”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


El presidente iraní Hassan Rouhani (dcha.) y Mohammad Javad Zarif, ministro de Relaciones Exteriores de Irán (izq.), en la Cámara de Comercio de Austria en Viena el 4 de julio de 2018. (Michael Gruber/Getty Images)

A finales de marzo, el presidente iraní Hassan Rouhani reveló inadvertidamente, al elogiar al Ministerio de Asuntos Exteriores por su “esfuerzo conjunto para influir en la opinión pública y decir ‘no’ a las sanciones”, que estos esfuerzos “tienen como objetivo devolver nuestro dinero incautado en otros países”, dijo el Departamento de Estado.

El régimen iraní había retirado 4000 millones de dólares de su fondo de riqueza soberana en los últimos dos años para gastos de defensa y militares.

“Claramente, su prioridad es el acceso al dinero en efectivo, no a los medicamentos”, dijo el departamento.

El 6 de abril, el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, finalmente aprobó el retiro de 1000 millones de dólares del fondo para combatir el virus del Partido Comunista Chino (PCCh) después de que cinco miembros del parlamento iraní y Rouhani lo solicitaran en marzo, según el Departamento de Estado.

Antes del 6 de abril, Jamenei había priorizado un aumento de los fondos para el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) del 33 por ciento (respecto a su presupuesto anual existente), así como el doble de fondos para los Basij, que es el “escuadrón bruto” del régimen que mató a unos 1500 iraníes en las protestas de noviembre de 2019.

Se rechaza la ayuda humanitaria

Los Estados Unidos ofrecieron ayuda humanitaria a Irán en febrero para ayudar al pueblo iraní en su lucha contra el virus del PCCh.

El secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo recordó al régimen el 28 de febrero que “ciertas donaciones a Irán destinadas a aliviar el sufrimiento humano, incluyendo la donación de medicamentos, están exentas de las sanciones de EE.UU. Además, los Estados Unidos mantienen amplias excepciones y autorizaciones a sus sanciones para la exportación comercial de alimentos, medicinas, dispositivos médicos y productos agrícolas a Irán”.

Según el Departamento de Estado, el régimen iraní rechazó la oferta de Estados Unidos de “asistencia humanitaria y suministros médicos al pueblo iraní” para contrarrestar el brote de COVID-19.

Los Estados Unidos establecieron en octubre de 2019 un canal transparente con el gobierno suizo a través del cual la ayuda humanitaria podía fluir a Irán. Los pagos a los exportadores están garantizados por un banco suizo. Sin embargo, tienen que cumplir “un muy alto nivel de diligencia debida”, dijo el representante especial de Estados Unidos Brian Hook a Reuters durante una rueda de prensa en enero tras las primeras ventas de medicamentos contra el cáncer y para trasplantes a Irán.

“El Acuerdo de Comercio Humanitario Suizo ayudará a asegurar que los bienes humanitarios continúen llegando al pueblo iraní sin ser desviados por el régimen”, dijo el secretario Steven T. Mnuchin el 27 de febrero.

El Departamento de Estado dijo que, según documentos iraníes, las empresas de salud de Irán han estado importando test de COVID-19 desde enero.

Sin embargo, Jamenei ha rechazado la oferta de Washington. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní, Abbas Mousavi, dijo en una conferencia de prensa el 6 de abril: “Irán nunca ha pedido ni pedirá a Estados Unidos que ayude a Teherán en su lucha contra el brote (…) Pero Estados Unidos debería levantar todas sus sanciones unilaterales ilegales contra Irán”, según Reuters.

El Ministerio de Salud iraní también revocó su aprobación de la misión de Médicos Sin Fronteras dos días después de su llegada a Irán el 22 de marzo. El equipo de nueve personas de esta organización médica internacional iba a construir un hospital temporal de 50 camas en Irán y a tratar a pacientes iraníes.

Un hombre iraní se enfrenta a la policía antidisturbios durante una manifestación frente a la Universidad Amir Kabir de Teherán el 11 de enero de 2020, después de que Irán admitiera haber derribado por error un avión de pasajeros ucraniano el 8 de enero, matando a las 176 personas que iban a bordo. (-/AFP vía Getty Images)

A finales de 2017 estallaron en Irán protestas generalizadas en las que se pedía un cambio de gobierno. Los manifestantes expresaron entonces su ira por el deterioro de las condiciones de vida del pueblo iraní. Las protestas han continuado desde entonces, con un impulso en noviembre de 2019 tras un aumento del 50 por ciento en los precios de la gasolina, y de nuevo en enero después de que un avión de pasajeros ucraniano fuera derribado por el ejército iraní.

El Departamento de Estado hizo referencia a un graffiti en los suburbios de Teherán en el que se leía “La República Islámica de Irán es el verdadero coronavirus”, y declaró que los Estados Unidos “seguirán apoyando las necesidades y aspiraciones del pueblo iraní, que es la víctima que más tiempo lleva sufriendo [las acciones del] régimen iraní”.

Reuters contribuyó a la elaboración de este artículo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Mujer pierde la inversión de su tienda en medio de la crisis en China | Virus del PCCh

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.