Jueza se dispone a conocer los candidatos para perito especial de Trump y el Departamento de Justicia

Por Frank Fang
12 de Septiembre de 2022 11:54 AM Actualizado: 12 de Septiembre de 2022 11:55 AM

El expresidente Donald Trump y el Departamento de Justicia (DOJ) presentaron dos candidatos cada para el perito especial independiente destinado a revisar los documentos que el FBI incautó en la residencia del expresidente en Mar-a-Lago el mes pasado.

Los nombres de los cuatro candidatos para el puesto fueron revelados el 9 de septiembre en una presentación de ocho páginas (pdf) ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Florida. Según la presentación judicial, el equipo legal de Trump y el Departamento de Justicia “informarán a la Corte sobre sus respectivas posiciones sobre los candidatos propuestos en otra instancia”, el 12 de septiembre.

La jueza de distrito, Aileen Cannon, accedió el 5 de septiembre a la petición de Trump de que un perito especial revise de forma independiente los documentos incautados que puedan estar protegidos por el privilegio abogado-cliente o ejecutivo. Días después, el Departamento de Justicia presentó un recurso contra la orden de la jueza, argumentando que hacerlo supondría un “daño irreparable” para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Aparte de quién servirá como perito especial, el equipo legal de Trump y el DOJ están divididos en el alcance de las funciones que tendría el que asuma el cargo. Los abogados de Trump quieren que el perito especial revise “todos los materiales incautados, incluidos los documentos con marcas de clasificación”, pero el DOJ indicó que no cree que debería ser autorizado para revisar cualquier registro clasificado o considerar potenciales reclamos de privilegio ejecutivo.

Los cuatro candidatos que Trump y el DOJ propusieron como potenciales peritos especiales son los siguientes:

Opciones de Trump

El primero de los dos elegidos por Trump es Raymond J. Dearie, quien comenzó su servicio judicial federal en 1986, año en que fue nominado por el entonces presidente Ronald Regan y confirmado por el Senado para ser juez de distrito de Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York.

A partir de 2007, se convirtió en el juez principal del tribunal, cargo que ocupó hasta 2011. Ese año, también asumió el estatus de senior en el tribunal, lo que le permitió manejar una carga de casos reducida en un estado de semi-retiro.

De 1982 a 1986, Dearie fue fiscal de Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York.

Más tarde sirvió ante la Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) de 2012 a 2019. La corte de FISA revisa las solicitudes presentadas por el gobierno de Estados Unidos para la aprobación de la vigilancia electrónica, la investigación física y otras actividades con fines de inteligencia extranjera.

El segundo elegido por Trump es Paul Huck Jr, fundador del bufete de abogados Huck y exsocio del bufete multinacional Jones Day, según la presentación judicial.

Anteriormente, Huck fue fiscal general adjunto de Florida de 2003 a 2007, durante la época en que Charlie Crist era el fiscal general del estado. En esa época, participó en la supervisión de la tramitación de casos relacionados con las industrias sanitaria, de telecomunicaciones y farmacéutica, según su página web en The Federalist Society.

De 2007 a 2008, Huck fue abogado especial de Crist, entonces republicano y gobernador de Florida. Durante esos dos años, fue el principal asesor jurídico de Crist en cuestiones constitucionales, legislativas y estatutarias relacionadas con el poder ejecutivo.

En 2020, tras la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg, la esposa de Huck, Barbara Lagoa, estaba en la lista de posibles candidatos a la Corte Suprema de Trump.

Opciones del DOJ

El DOJ eligió a Barbara S. Jones, una jueza federal jubilada de la Corte de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York. Fue nominada para el puesto por el entonces presidente Bill Clinton en 1995.

Como jueza de Estados Unidos desde 1995 hasta 2012, Jones presidió una amplia gama de casos, incluyendo fraude contable y de valores, antimonopolio, fraude y corrupción, chantaje laboral y terrorismo.

Se retiró en 2013 tras 17 años en el banquillo. En la actualidad, es socia de Bracewell LLP, donde se centra en “supervisiones corporativas, cuestiones de cumplimiento, investigaciones internas y arbitrajes, y mediaciones”, según la página web del bufete.

Antes de convertirse en jueza fue la primera asistente de Robert Morgenthau, entonces fiscal del distrito del condado de Nueva York, durante varios años.

En 2018, Jones fue la perito especial que revisó los documentos incautados a Michael Cohen, el exabogado de Trump. En el año 2021 asumió el mismo papel para revisar los materiales incautados para dos casos diferentes, el exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, y Project Veritas.

Thomas Griffith, quien es el otro elegido por el DOJ, sirvió en la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia desde 2005 hasta 2020, después de ser nominado para el puesto por el entonces presidente George W. Bush.

Antes de su carrera judicial, Griffith se desempeñó como abogado especial del Senado de 1995 a 1999. Durante los siguientes cinco años, fue asesor general de la Universidad Brigham Young en Utah.

En abril de 2021, el presidente Joe Biden nombró a Griffith para una comisión presidencial encargada de explorar reformas para la Corte Suprema. En ese momento, la creación de dicha comisión generó críticas de los legisladores republicanos y el líder de la minoría Mitch McConnell (R-Ky.) dijo que era “un ataque directo al poder judicial independiente de nuestra nación”.

Actualmente, Griffith es abogado especial en Hunton Andrews Kurth LLP y profesor de derecho en la Universidad de Harvard.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.