La “abogada más valiente” de China gana el Premio a las Mujeres de Coraje de Estados Unidos

Por Cathy He
08 de Marzo de 2021
Actualizado: 08 de Marzo de 2021

Una mujer conocida como la “abogada más valiente de China” ha sido galardonada por Estados Unidos con el Premio Internacional a las Mujeres de Coraje.

Wang Yu, una de las abogadas de derechos humanos más destacadas de China, fue detenida y encarcelada durante una infame redada nacional de cientos de abogados y defensores de los derechos conocida como la “represión 709” en 2015. Desde entonces ha sido puesta en libertad y ahora se le ha prohibido salir.

La abogada ha defendido a activistas, académicos, practicantes de Falun Gong, agricultores y peticionarios en casos relacionados con diversas cuestiones, desde los derechos de las mujeres y los niños hasta la libertad religiosa y la libertad de expresión.

Wang no asistió a la ceremonia virtual organizada por el Departamento de Estado de Estados Unidos el 8 de marzo. El secretario de Estado, Antony Blinken, dijo en un discurso que el departamento no había estado en comunicación regular con Wang en los últimos dos días.

“Estamos preocupados porque sabemos que ella quería asistir a la ceremonia de hoy”, dijo Blinken. “Haremos un seguimiento y, si es necesario, nos pronunciaremos sobre su caso”.

Ella fue una de las 14 galardonadas de todo el mundo a las que el Departamento de Estado concedió, en el Día Internacional de la Mujer, su premio anual que reconoce los logros valientes de las mujeres.

En un mensaje de video reproducido en la ceremonia de entrega de premios, Wang dijo que se sentía en la obligación de impulsar el Estado de Derecho en la China comunista después de ser testigo de su “corrupción y degeneración judicial”.

“También me gustaría que más gente se levantara y hablara en favor del Estado de Derecho, la equidad y la justicia en China”, dijo.

Defensora acérrima

Wang, de 50 años, siempre fue una defensora de los derechos humanos. En un principio era abogada mercantil en Beijing, pero su trayectoria cambió tras un incidente en una estación de tren de la ciudad de Tianjin, en el noreste de China, en 2008. Wang se involucró en una intensa discusión con varios empleados de la línea ferroviaria que le negaron el acceso a un tren a pesar de que tenía un boleto. Posteriormente presentó una demanda contra las autoridades locales. Como resultado, fue detenida y condenada a dos años y medio de prisión por el cargo de “agresión intencionada”.

Esa experiencia hizo que Wang se diera cuenta de “la oscuridad de la justicia y la arrogancia del poder” en China, dijo a The Epoch Times en una entrevista de 2018, lo que llevó a la abogada a encontrar su vocación en la representación de disidentes y grupos minoritarios. Empezó a llevar casos de abusos de derechos en 2011, un papel que convirtió a la propia Wang en objetivo de la policía para el acoso, las amenazas, la vigilancia y las agresiones.

En julio de 2015, Wang fue la primera abogada detenida durante la “represión 709” del régimen chino. Wang, al igual que otros detenidos, fue obligada a hacer “confesiones” que se emitieron en la cadena estatal china CCTV, en las que aparentemente admitía que su delito era el de ser abogada de derechos humanos.

La abogada fue encarcelada durante más de un año y luego fue puesta bajo arresto domiciliario durante más de un año. Finalmente fue liberada en agosto de 2018. En una entrevista concedida en 2019 a The Epoch Times, Wang describió los diversos métodos de tortura que le infligieron en prisión.

En una ocasión, Wang fue obligada a llevar esposas y grilletes de arrabio durante siete días y noches. Los grilletes eran muy pesados y le dificultaban moverse, levantar los brazos, comer, dormir o ir al baño. El arrabio era extremadamente grueso y le causó graves magulladuras en las muñecas y los tobillos.

Los guardias de la prisión también pusieron a Wang en un dispositivo de tortura llamado “banco de tigre”. Los guardias utilizaban cinturones para atar fuertemente los brazos y las piernas de la víctima a un banco. A continuación, añadían capas de ladrillos o algún otro objeto duro bajo los pies de la víctima, lo que tensaba aún más la atadura, a veces hasta el punto de que los cinturones se rompían. Las víctimas soportan un dolor extremo por la presión de los cinturones y a menudo se desmayan.

En otra sesión de tortura, Wang dijo que la privaron de sueño durante cinco días seguidos. Pensó que iba a morir, pero al final consiguió salir adelante.

“Fue un verdadero milagro. Siento que Dios estaba conmigo, protegiéndome”, dijo Wang en la entrevista.

Mientras estaba encarcelada, Wang se ganó el reconocimiento internacional por su trabajo. En 2016, recibió el Premio Internacional de Derechos Humanos Ludovic-Trarieux, un galardón anual que se concede a un abogado en reconocimiento a su labor de defensa de los derechos humanos. Ese mismo año, la American Bar Association concedió a Wang su primer Premio Internacional de Derechos Humanos por “su dedicación a los derechos humanos, la justicia y el Estado de Derecho en China”.

El marido de Wang y su hijo, entonces adolescente, también fueron detenidos, acosados y agredidos por la policía mientras Wang estaba encarcelada.

Después de que Wang fuera liberada en 2018, la familia de tres miembros fue enviada a la ciudad de Ulanhot, en Mongolia Interior, donde fueron sometidos a una vigilancia constante. Enviar a los disidentes a una zona remota es una táctica común utilizada por el régimen para silenciarlos.

El pasado mes de diciembre, Wang declaró a The Epoch Times que las autoridades habían cancelado su licencia de abogada. Dijo que las autoridades de Beijing le habían impuesto condiciones muy estrictas, entre ellas que no podía tomar casos, para que se le devolviera la licencia, algo que no podía aceptar.

Wang dijo que la situación de los derechos humanos en el país se había deteriorado hasta su nivel más bajo. Según Wang, a los abogados les resulta difícil aceptar ciertos casos, ya que han sufrido fuertes presiones y ataques por parte de las autoridades, las asociaciones de abogados y los bufetes de abogados.

“Ahora es muy difícil encontrar un abogado que te represente en asuntos de derechos humanos”, dijo.

A pesar de que a Wang se le ha prohibido ejercer, aún mantiene la esperanza de que las cosas cambien en el futuro.

“No sé cuándo será, pero aún debemos tener un poco de esperanza”, dijo. “Cuando el país se desarrolle en la dirección del Estado de Derecho, los abogados desempeñarán un papel importante”.

Con información de Yang Yuqiong, Hong Ning y Olivia Li.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS