La agenda totalitaria detrás de la revolución de la educación sexual LGBT en las escuelas

Presentada como una herramienta de "salud" y "tolerancia", la llamada Educación Sexual Integral es en realidad un arma en la guerra marxista contra la familia
Por Alex Newman
07 de Julio de 2021
Actualizado: 07 de Julio de 2021

Comentario

Esta es la 20ª parte de una serie que examina la educación en Estados Unidos.

La sexualización extrema y el adoctrinamiento LGBTQ+ de los niños a edades cada vez más tempranas en las escuelas públicas es ahora omnipresente en todo el país—y forma parte de una agenda mucho más amplia que va mucho más allá de fomentar la confusión y la promiscuidad por sí mismas.

El verdadero objetivo es, en última instancia, destruir la familia nuclear como base de la civilización, dicen los expertos. Como Karl Marx y otros innumerables totalitarios entendían, el Estado intervendrá para llenar el vacío dejado por la unidad familiar. En resumen, la educación sexual tiene como objetivo socavar los pilares de la sociedad.

En un pasado no muy lejano, la llamada educación sexual para niños pequeños y la normalización de la confusión de género en las escuelas financiadas por los impuestos habría sido impensable e incluso criminal.

Hoy en día, las formas más extremas de educación sexual imaginables —incluyendo animar a los niños pequeños a participar en la fornicación, la sodomía, el sexo grupal, los abortos, e incluso las cirugías de “cambio de sexo”— son una realidad en Estados Unidos y más allá.

Si no fuera por las excepciones que se ofrecen a los empleados de las escuelas en las leyes estatales sobre obscenidad, seguiría siendo literalmente un delito dar a los niños gran parte del material que se utiliza en las aulas de todo el país con el pretexto de la “educación sexual”.

Pero lo peor está por llegar. Si el gigante de la educación sexual, bien financiado, se sale con la suya, la sexualización de los niños en las escuelas disfrazada de “salud” y de “Educación Sexual Integral” (CSE por sus siglas en inglés) socavará los últimos límites de un control gubernamental desenfrenado sobre el individuo.

La libertad, la familia y la civilización están ahora en el punto de mira. Lo que está en juego no podría ser mayor.

Cómo se ve en la escuela

Prácticamente todos los planes de estudio que se utilizan para enseñar sexo a los niños son profundamente problemáticos para cualquier persona con una pizca de decencia, modestia o sentido común.

En muchos estados y distritos, la sexualización comienza ya en el jardín de infancia, donde se presenta a los niños la homosexualidad, la fluidez de género, la paternidad homosexual, la “anatomía” que incluye imágenes gráficas de los genitales y mucho más. A menudo, la sexualización y el material LGBT son obligatorios según la ley estatal.

Uno de los recursos más utilizados en las escuelas públicas de todo Estados Unidos, que ha sido respaldado por funcionarios estatales y locales de todo el país por estar “en conformidad” con los mandatos estatales, se conoce como “Derechos, Respeto, Responsabilidad” (3R por sus siglas en inglés).

Creado por los revolucionarios sexuales de Advocates for Youth, un socio del gigante del aborto financiado por los impuestos, Planned Parenthood, el programa ha escandalizado a los padres de todo el espectro político—y con razón.

Desde el jardín de infancia o el primer y segundo grado, los niños aprenden (pdf) que las niñas pueden supuestamente tener genitales masculinos y viceversa. Esta afirmación, evidentemente falsa, se enfatiza una y otra vez a lo largo de los primeros años del niño, provocando una confusión generalizada entre los jóvenes susceptibles.

Cuando se convierten en adolescentes, el programa les enseña sobre la “pansexualidad”, entre otras absurdidades y perversiones.

A lo largo de la escuela primaria, los niños están expuestos a imágenes obscenas que han sido ampliamente condenadas como pornográficas, incluyendo “dibujos animados” en libros como “Es perfectamente normal”. El libro presenta imágenes de dibujos animados de niños desnudos, relaciones sexuales, niños masturbándose, y más.

En las 3R, cuando los niños tienen alrededor de 11 años, se les enseña a buscar información sobre sexo en Internet. También se les enseña constantemente a confiar en Planned Parenthood para obtener información y “servicios”.

Antes de llegar a la adolescencia, aprenden a “hacer cambios en el mundo” a través de la “defensa del colectivo LGBT”.

Alrededor de los 12 años, el aborto se presenta como una “opción” para hacer frente a los embarazos no deseados. Y a los 13 años, años antes de que alcancen la edad legal de consentimiento, se les enseña cómo obtener diversas formas de anticoncepción y control de natalidad.

Confusión de género

A lo largo del plan de estudios, que está alineado con las Normas Nacionales de Educación Sexual (pdf) elaboradas por Advocates for Youth y otros defensores de la sexualización de los niños, se hace creer a los jóvenes que pueden elegir su género y que pueden haber nacido en el cuerpo equivocado.

Y lo que es peor, se les enseña a actuar en consecuencia, exponiéndoles a buscar peligrosos “tratamientos” hormonales y quirúrgicos con consecuencias para toda la vida. Los estudios demuestran que la mayoría de los niños que se sienten confundidos con su género acaban por dejar de hacerlo en la edad adulta.

Este adoctrinamiento se produce a pesar de que el Colegio Americano de Pediatras (pdf) sostiene que es un “abuso infantil” que los adultos intenten convencer a los niños de que una vida de suplantación química y quirúrgica del sexo opuesto es normal o saludable.

Otro recurso que se utiliza con frecuencia es la “Enseñanza de la Tolerancia” (ahora conocida como “Aprendizaje para la Justicia”), creada por el Centro de Derecho de la Pobreza del Sur (SPLC), de extrema izquierda.

Como parte de la promoción de la “tolerancia” entre los niños, el SPLC recomienda el muy controvertido libro “10,000 vestidos”, de Marcus Ewert, para los alumnos de preescolar a segundo grado.

Entre otras lecciones, el libro enseña a los niños, normalmente de 5 a 8 años, a ignorar a sus padres y hacerse pasar por el sexo opuesto si creen que han nacido en el cuerpo “equivocado”.

Numerosas burocracias y funcionarios estatales de educación han respaldado el programa extremo del SPLC a pesar de las objeciones de los padres.

Para empeorar las cosas, esos funcionarios a veces también actúan en consecuencia. Desde California hasta Florida, los distritos escolares están utilizando “Planes de Transición de Género” para ayudar a los estudiantes a comenzar la “transición” a un nuevo género, incluso sin el consentimiento de los padres.

Los esfuerzos de las escuelas públicas para confundir a los niños son tan exitosos que un estudio de la UCLA de 2017 encontró que más de uno de cada cuatro niños de California de 12 a 17 años son ahora “no conformes con su género”.

Incluso en el ultraconservador Utah, los datos de prescripción del estado muestran que el número de niñas menores de edad que se someten a procesos de “transición de género” aumentó en alrededor de 10,000 por ciento de 2015 a 2020.

Mentiras y propaganda peligrosas

Aunque los creadores del programa 3Rs afirman que es “médicamente preciso” para cumplir con la ley estatal, eso es objetivamente falso.

Por ejemplo, en una hoja de trabajo para alumnos de 7º grado que pretende describir los riesgos de varios actos sexuales, se enseña a los niños de 11 y 12 años que “el sexo anal utilizando un preservativo correctamente” es una actividad de “bajo riesgo”.

En realidad, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) descubrieron que solo son entre un 60 y un 70 por ciento eficaces para prevenir el VIH, incluso con un uso perfecto y constante. La Administración de Alimentos y Medicamentos nunca ha aprobado los preservativos para el sexo anal.

En otras palabras, los niños que creen en las mentiras sobre educación sexual que se enseñan en las escuelas gubernamentales corren un grave riesgo de infectarse con enfermedades venéreas mortales.

Del mismo modo, consideremos el folleto de Planned Parenthood “Saludable, Feliz y Caliente” (pdf), que dice a los jóvenes infectados por el VIH que no tienen que informar a sus parejas sobre su infección. De hecho, el documento incluso afirma que las leyes que exigen la divulgación “violan los derechos de las personas que viven con VIH”.

Otro documento de educación sexual de Planned Parenthood (pdf) recomienda enseñar a los niños de 10 años o menos que la “actividad sexual” puede formar parte del “trabajo sexual comercial”, y que tienen “derecho” a “decidir cuándo tener sexo”.

El mismo documento anima a enseñar a los niños menores de 10 años la homosexualidad, la masturbación y la fluidez de género, entre otras cosas. También les enseña que tienen “derecho” a abortar a su hijo no nacido.

Planned Parenthood, financiada por los contribuyentes estadounidenses, es uno de los mayores vendedores de recursos de educación sexual del mundo. Sus materiales se utilizan y promueven en las escuelas públicas de todo el mundo.

Increíblemente, a pesar de la retórica del grupo sobre la “elección”, la defensora de los derechos de la mujer Reggie Littlejohn ha expuesto en repetidas ocasiones la cooperación de Planned Parenthood con los abortos forzados del Partido Comunista Chino y otros planes brutales de control de la población.

Los últimos tabúes

La omnipresente sexualización de los niños en las escuelas públicas está ahora empujando los límites contra uno de los últimos tabúes: la pedofilia, la pederastia y el sexo de adultos con niños.

Bajo el mandato LGBT de California para las escuelas, el Distrito Escolar Unificado de Brea Olinda (BOUSD) fue sorprendido incluyendo la proclividad de los antiguos hombres griegos a tener relaciones sexuales con niños —considerada violación de niños en todos los estados de la unión— como parte de la enseñanza de la historia LGBT a los niños.

Cuando se enfrentó a la madre indignada Stephanie Yates de Padres Informados de California, la superintendente adjunta de planes de estudio del BOUSD, Kerrie Torres, dijo que a los niños se les enseñaba esto “porque estamos hablando de las perspectivas históricas de cómo las relaciones de género y los diferentes tipos de orientaciones sexuales han existido en la historia”.

Yates, la madre, se mostró incrédula. “¿Así que el sexo entre un hombre y un niño es una orientación sexual?”, preguntó.

La asistente del superintendente se mantuvo firme. “Es algo que ocurrió en la historia, y por eso es realmente importante que lo incluyamos”, dijo Torres.

A pesar de que existe un vídeo del intercambio, los frenéticos “verificadores de hechos” trataron sin éxito de sofocar la indignación, defendiendo extrañamente las lecciones.

Pero la verdad está a la vista de todos. Cada vez más, las escuelas públicas trabajan para normalizar las relaciones sexuales entre adultos y niños.

El mensaje a lo largo de 12 años de sexualización y adoctrinamiento en la escuela, en casi todos los programas principales de educación sexual, es simple: Si hay “consentimiento”, nada más importa, todo vale, y no hay reglas cuando se trata de sexo.

Este punto de vista va en contra de las enseñanzas de todas las principales religiones y civilizaciones del mundo desde hace miles de años. De hecho, prácticamente no tiene precedentes en la historia de la humanidad, con la posible excepción de lo que registra la Biblia en Sodoma y Gomorra.

Fuera de la “educación sexual” y la interrelación con la teoría crítica de la raza

Incluso fuera de las clases de educación sexual, donde en algunos estados los padres pueden optar por excluir a sus hijos, la sexualización y la perversión extremas han alcanzado niveles epidémicos.

En las clases de inglés, por ejemplo, se pide a los niños que lean “libros” abominables que presentan descripciones extremadamente gráficas de actos sexuales y violencia sexual.

También hay una interrelación entre la sexualización radical y el adoctrinamiento de la Teoría Crítica de la Raza expuesto en la parte 19 de esta serie.

Un ejercicio con infinitas variaciones que se ha desplegado en las escuelas gubernamentales de todo el país hace que los niños “deconstruyan” sus identidades y examinen su “poder y privilegio” en función de su raza, género e identidad sexual.

Como parte del esquema, a los niños se les enseña que ser “cisgénero” (no transgénero) o “heterosexual” les da poder y privilegio, junto con ser blanco, mientras que ser transgénero u homosexual los convierte en oprimidos.

En un ejercicio de este tipo que se impuso a los niños de 7 y 8 años víctimas de la escuela pública en Silicon Valley, se les ofreció un ejemplo para hacerles entender el punto: “un hombre blanco, cisgénero, sin problemas, heterosexual, considerado guapo y que habla inglés tiene más privilegios que una mujer negra transgénero”.

Al igual que los marxistas dividieron a la población durante más de un siglo, los niños se clasifican en categorías de “opresores” u “oprimidos” en función de cualquier línea de falla que los subversivos puedan inventar—con la “sexualidad” y el “género” ahora como parte clave de la mezcla.

Problema mundial

Esto no solo ocurre en Estados Unidos. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Cultura y la Ciencia (UNESCO), expuesta en la parte 9 de esta serie, está a la vanguardia del esfuerzo por sexualizar a los niños en todo el mundo, y especialmente en Occidente.

De hecho, muchos de los elementos más escandalosos de los programas de “educación sexual” más utilizados en Estados Unidos son perfectamente coherentes con las “Orientaciones técnicas internacionales sobre educación sexual” de la UNESCO de 2018.

Citando más de 20 veces la “investigación” y la “evidencia” ideológica de Planned Parenthood, los estándares de educación sexual de la ONU llaman a enseñar a los niños sobre el “placer sexual” antes de que cumplan 10 años.

Increíblemente, a los 5 años, se supone que los niños deben describir cómo “el género y el sexo biológico” son supuestamente “diferentes”.

A los 9 años, las directrices de la ONU enseñan a los niños sobre la masturbación y piden que los niños “describan las respuestas masculinas y femeninas a la estimulación sexual”. Los niños también deben “demostrar respeto por las diversas prácticas relacionadas con la sexualidad” y “explicar cómo la identidad de género de alguien puede no coincidir con su sexo biológico” antes de los 9 años, según los estándares.

A los 12 años, se espera que los niños crean que los “comportamientos sexuales sin penetración” son “placenteros” y tienen menos probabilidades de provocar infecciones que las relaciones sexuales normales. Los “objetivos de aprendizaje” de la ONU exigen que los niños de 12 años “apoyen el derecho de todos” a “expresar sus sentimientos sexuales”.

Los críticos han denunciado que esto es una forma de “acoso sexual” a los niños.

El documento de la ONU incluye incluso consejos útiles para los educadores sobre cómo manejar a los padres indignados y a los líderes religiosos preocupados por el adoctrinamiento.

Por supuesto, hay una razón por la que el documento de educación sexual de la ONU pide la sexualización de los niños “desde el comienzo de la escolarización formal”.

Como dijo el zar LGBT de la ONU, Vitit Muntarbhorn, en una entrevista de 2017 con un periódico argentino, para cambiar la mentalidad de la población a favor de las nuevas normas sexuales, “es tan importante empezar a trabajar con los jóvenes, cuanto más jóvenes mejor“. (Énfasis añadido).

La verdadera agenda

El enfoque en el sexo y la perversión es clara y literalmente omnipresente en las escuelas del gobierno en todo Estados Unidos y más allá. ¿Pero por qué?

Esto no se consideraba ni siquiera aceptable hasta hace muy poco—y mucho menos necesario. De hecho, antes de la grotesca pseudociencia del pervertido Alfred Kinsey expuesta en la parte 13 de esta serie, se habría considerado un delito penal someter a los niños a estas obscenidades.

Los defensores de la sexualización de los niños tan pronto como sea posible suelen enmarcar sus argumentos en términos de reducción de las enfermedades de transmisión sexual y de los embarazos no deseados o en adolescentes, al tiempo que persiguen nociones nebulosas de “salud” y “libertad reproductiva” o “justicia reproductiva”.

A pesar de que la explosión de los embarazos de adolescentes y de las enfermedades venéreas coincidió con la sexualización de los niños en la escuela por parte de los revolucionarios de la sexualidad, los gigantes financiados por los impuestos que están detrás de esta campaña publican un sinfín de estudios basura que pretenden respaldar sus fraudulentas afirmaciones.

Pero, obviamente, si los niños no tuvieran relaciones sexuales fuera del matrimonio, los problemas que la “educación sexual” pretende resolver prácticamente dejarían de existir.

En resumen, hay una agenda mucho más oscura en el trabajo. Los propios “educadores” sexuales apenas se molestan en ocultarlo.

Consideremos el SIECUS, el grupo que surgió de la pseudociencia pervertida de Kinsey. Aunque antes se conocía como el Consejo de Información y Educación Sexual de Estados Unidos, ahora es simplemente SIECUS: Educación Sexual para el Cambio Social. Y de hecho, el “cambio social” es el objetivo—un “cambio social” radical y horroroso.

Ya en 1979, los CDC admitieron que había un motivo oculto. En un informe titulado “Un análisis de los programas de educación sexual de EE.UU. y los métodos de evaluación”, los investigadores revelaron que los “objetivos” de la educación sexual en las escuelas estadounidenses se habían vuelto “mucho más ambiciosos” de lo que los padres creían. Esos objetivos incluían “el cambio de… actitudes y comportamientos”.

El gobierno hace tiempo que comprendió las consecuencias de esto. El difunto psicoanalista Dr. Melvin Anchell, que trabajó en la Comisión sobre Obscenidad y Pornografía del presidente Lyndon Johnson, advirtió que estos programas de adoctrinamiento sexual dirigidos a los niños causan “daños irreparables” a sus víctimas— daños que duran toda la vida.

Entre otros peligros, Anchell identificó graves daños en los futuros matrimonios, familias, relaciones y vidas de los niños. En algunos casos, puede incluso contribuir a la psicopatía, el suicidio y el asesinato en masa, advirtió.

Mucho antes de eso, los revolucionarios comunistas trataron de demonizar el matrimonio y destruir la familia, produciendo un desastre sin precedentes. Consideremos, por ejemplo, la horrible experiencia de la Rusia soviética en la década posterior a la revolución bolchevique.

Los revolucionarios sexuales en Occidente también han entendido esto durante más de un siglo. El Dr. Wilhelm Reich, “psiquiatra” ateo, autodenominado “freudomarxista”, miembro del Partido Comunista y socio del fanático del sexo Sigmund Freud, vio lo que llamó por primera vez la “revolución sexual” no como un fin en sí mismo.

Por el contrario, Reich la veía como un medio para eliminar la familia y, por tanto, facilitar la destrucción de los valores religiosos. En última instancia, la esperanza era lograr la ruptura de la civilización occidental mediante la destrucción de la correa de transmisión familiar por la que los valores se transmiten de una generación a otra.

El objetivo: permitir que el marxismo arraigue realmente en el lienzo en blanco creado con la destrucción del viejo orden.

Para ello, Reich alentó fuertemente la “educación sexual” en la escuela para “despojar a los padres de su autoridad moral”.

A medida que la familia y la iglesia se debilitan mediante el desencadenamiento de la anarquía sexual a través de la “educación sexual”, el gobierno interviene y asume las funciones antes reservadas a esas dos instituciones divinamente ordenadas.

El mundo en la mira

Sharon Slater, presidenta de Family Watch International y copresidenta de la Coalición Nacional para la Protección de la Salud Infantil, dijo a The Epoch Times que el objetivo es conseguir que el mundo se adhiera a este nuevo sistema de valores.

“Si consiguen criar a una generación adoctrinada en su dañino derecho al aborto, en su derecho a la promiscuidad y en su ideología transgénero radical, habrán adoctrinado a los futuros líderes del mundo”, dijo.

“De hecho, la CSE es la herramienta número uno del lobby del derecho al aborto y de los derechos LGBT para promover sus agendas en todo el mundo moldeando las opiniones de los jóvenes”, añadió Slater, que trabaja para contrarrestar la agenda en la ONU.

Una de las herramientas más importantes creadas por su organización es un documental llamado “La guerra contra los niños: La agenda de la educación sexual integral”. En él se ponen de manifiesto los horrores que se imponen a los niños.

“La CSE es una peligrosa agenda mundial destinada a sexualizar a los niños en las edades más tempranas”, explicó. “No podía dormir por la noche sabiendo lo que sabía y sabiendo que la mayoría de los padres no tenían ni idea de que a sus hijos les estaban enseñando cosas tan dañinas”.

Los educadores sexuales alertan de la situación

Incluso antiguos profesores de educación sexual han denunciado la agenda subversiva que hay detrás de la educación sexual. Monica Cline, por ejemplo, pasó una década trabajando como educadora sexual integral en Planned Parenthood antes de desertar y fundar una organización dedicada a contrarrestarla.

“Una gran parte de esto, que para algunas personas es algo que creo que es difícil de entender, es que hay un gran movimiento a través del socialismo que realmente quiere acabar con la familia nuclear”, explicó a The Daily Signal, señalando que la abolición de la propiedad privada es también parte de la agenda.

“La educación sexual es una pieza importante de eso, porque cuando se enseña a los niños a deshumanizarse, a sacar la intimidad y la familia y el matrimonio del sexo, incluso hasta el punto de matar a sus propios hijos a través del aborto, se está matando esencialmente a la familia”, continuó Cline. “Estás destruyendo la familia”.

Animando a la gente a “leer cualquier plan de estudios” que se utilice en los programas de educación sexual para ver las tácticas y la naturaleza gráfica del material, Cline señaló que los padres siempre quedan fuera de juego cuando se trata de la educación sexual.

“Quieren que los niños dependan del gobierno, o de la sanidad pública, lo que sea, pero no quieren que los niños sigan dependiendo de los padres”, dijo. “Y así, todo esto es realmente para destruir la familia. Y esencialmente… estamos viendo cómo sucede”.

Desintegración de la familia, esterilidad y esclavitud

En amplios comentarios a The Epoch Times, Kimberly Ells, autora de “La familia invencible” y activista e investigadora desde hace mucho tiempo contra la sexualización global de los niños, advirtió que los programas radicales de la CSE tienen objetivos peligrosos a los que hay que oponerse.

“Quien gana la juventud gana el futuro”, explicó, haciéndose eco de un axioma común. “Así que si las escuelas del gobierno moldean los puntos de vista de los niños sobre el sexo, el género y la formación de la familia —y si esos puntos de vista rechazan a la familia como el núcleo de la civilización—, entonces el núcleo de la civilización está en juego, y el gobierno pretende apoderarse de él”.

Entre otras preocupaciones, Ells advirtió que estos programas están socavando la autoridad de los padres, los valores familiares e incluso la formación de la familia, al animar a los niños a rechazar las enseñanzas de sus padres y a considerar el sexo como un mero “derecho” placentero, en lugar de formar parte de un matrimonio estable.

Los resultados de socavar la familia y el matrimonio eran previsibles: más del 40 por ciento de los niños estadounidenses nacen ahora fuera del matrimonio (pdf), y casi uno de cada cuatro niños estadounidenses vive ahora en un hogar monoparental.

Las consecuencias de esta desintegración familiar son terribles—y el problema está empeorando. Pero incluso más allá de la delincuencia, la dependencia y la pobreza, está el peligro de que la tiranía intervenga para llenar el vacío que dejan los padres y las familias.

“Los niños que se convierten tempranamente en esclavos de los apetitos sexuales de sus cuerpos tienen más probabilidades de convertirse en esclavos en otros ámbitos de su vida”, añadió Ells, que ha intervenido en la ONU.

Enseñar a los niños a rechazar el sexo biológico como característica relevante de la propia identidad es aún más nefasto. “En el fondo, esta ideología doble rechaza la familia biológica —basada en el sexo fisiológicamente opuesto— como unidad fundamental de la sociedad”, dijo.

“La T de LGBT es, con mucho, la más problemática”, advirtió Ells. “El matrimonio entre personas del mismo sexo aniquila la idea de que hombres y mujeres son complementarios. Pero la transexualidad aniquila la idea de que los hombres y las mujeres existen intrínsecamente”.

Ya, dijo, los movimientos legales en torno a la transexualidad están preparando el terreno para la “marginación” de las madres, los padres y las familias por la ley.

“Cuando los lazos de los padres con sus hijos se oscurecen o se debilitan se crea un ambiente hospitalario para la intervención del gobierno y la revolución socialista-comunista”, continuó Ells. “Por eso el Manifiesto Comunista de Marx pedía abiertamente la ‘abolición de la familia'”.

“Destronar a la familia crea un vacío que puede y debe ser llenado —aunque es imposible llenarlo adecuadamente”, dijo. “Si queremos evitar que se destruya la familia y la dominación del Estado que sigue a su destrucción, debemos resistirnos a los esfuerzos por anular el sexo biológico”.

Ells hizo un llamado a los padres y a los responsables políticos para que se resistan a la anulación de lo masculino y lo femenino y para que pongan fin a la financiación de las agencias de la ONU que venden esta peligrosa agenda. También instó a retirar de las escuelas a los defensores de los “derechos sexuales”, como Planned Parenthood, y a poner fin a la programación de la CSE a todos los niveles.

Proteger a los niños

Los gobiernos y las juntas escolares de todo Estados Unidos han fracasado en su deber de proteger a los niños de los males omnipresentes que ahora impregnan el llamado sistema de “educación pública” disfrazado de “salud” y “tolerancia”.

En la parte 13 de esta serie sobre educación, se expuso la desgarradora historia de esta sexualización abusiva de los niños en la escuela, con extensas entrevistas a la Dra. Judith Reisman, recientemente fallecida. Se remonta literalmente a los pervertidos que abusaron sexualmente de un gran número de niños bajo la excusa de la “ciencia”.

Los estadounidenses se enfrentan ahora a un monstruo financiado por los impuestos que amenaza no solo la inocencia de sus hijos, sino sus libertades, familias e incluso el propio futuro de su civilización.

Obviamente, el gobierno a todos los niveles ha fallado en proteger a los niños de la peligrosa agenda que ellos mismos desataron. Eso deja a los padres como la última barrera.

Si se quiere detener el grotesco extremismo de la educación sexual que está destruyendo a Estados Unidos y a su juventud, serán las madres y los padres cariñosos quienes tengan que liderar la lucha.

Alex Newman es un galardonado periodista internacional, educador, autor y consultor que coescribió el libro “Crímenes de los educadores: Cómo los utópicos están utilizando las escuelas del gobierno para destruir a los niños de Estados Unidos”. También es director general de Liberty Sentinel Media y escribe para diversas publicaciones en Estados Unidos y en el extranjero.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS