La amenaza china contra Taiwán es demasiado peligrosa para ignorarla

Por Emel Akan
21 de Mayo de 2021
Actualizado: 21 de Mayo de 2021

WASHINGTON — La escasez mundial de chips ha aumentado la importancia económica y estratégica de Taiwán, que alberga algunas de las fábricas de chips más grandes y avanzadas del mundo. Tras el aumento de la agresión china contra Taiwán, la independencia y la democracia de la isla empezaron a tornarse cada vez más importantes para los países occidentales.

Taiwán es ahora el “lugar más peligroso del mundo”, según la revista The Economist, debido a la posibilidad de que el régimen comunista chino pronto pueda lanzar una invasión militar contra la isla.

Además de las implicaciones políticas y de seguridad nacional, tal escenario generaría un impacto económico negativo en muchos países, incluido Estados Unidos. Causaría graves conmociones en la cadena de suministro en múltiples industrias que dependen en gran medida de los chips taiwaneses.

La gente realmente no comprende las implicaciones del control chino sobre Taiwán, según Rupert Hammond-Chambers, presidente del Consejo Empresarial de Estados Unidos y Taiwán.

Hablando en un panel virtual organizado por el Instituto Global de Taiwán el 19 de mayo, dijo que una invasión dejaría la producción de chips de Taiwán casi inmediatamente fuera de servicio, lo que causaría consecuencias dramáticas para las cadenas de suministro globales.

Los chips semiconductores forman la columna vertebral de muchos sectores en la economía digital en rápida evolución, desde la automoción hasta los teléfonos inteligentes y los sistemas de armas avanzados. Taiwán juega un papel importante en este espacio, ya que representa el 78 por ciento del mercado mundial de fundición (fabricación de chips diseñados por otras empresas).

La isla es el hogar de Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC), la empresa más crítica de la industria debido a su liderazgo en chips avanzados.

“Taiwán representa el 92 por ciento de la producción de semiconductores en los niveles de proceso más sofisticados de menos de 7 nanómetros”, dijo Stephen Ezell, vicepresidente de la Fundación de Tecnologías de la Información e Innovación, un grupo de expertos en tecnología.

“La proeza de Taiwán en el campo de los semiconductores se debe en gran medida a que es pionera en el modelo de fundición de semiconductores, lo que significa que realiza la fabricación por contrato de fabulosas empresas de diseño como Qualcomm, Nvidia, o Apple”, dijo Ezell.

Apple por sí sola representa aproximadamente el 25 por ciento de los ingresos de TSMC, señaló.

“Estados Unidos debe preocuparse mucho por Taiwán porque el bienestar de Estados Unidos depende en gran medida del bienestar de Taiwán”.

La pandemia ha disparado la demanda de productos electrónicos de consumo, lo que ha provocado la escasez de chips semiconductores este año. Los fabricantes de automóviles mundiales se han visto especialmente afectados por la crisis de suministros. Empresas como General Motors y Ford tuvieron que cerrar temporalmente algunas de sus plantas.

El daño que la reciente escasez de chips infligió a los fabricantes de automóviles llevó a muchos gobiernos a tomar medidas.

El 17 de febrero, la Casa Blanca envió una carta al gobierno taiwanés, solicitando su ayuda para resolver la escasez y “garantizar la igualdad de condiciones para las empresas estadounidenses que buscan entregas de suministros disponibles”.

El presidente Joe Biden también firmó una orden ejecutiva el 24 de febrero para ayudar a crear fuertes cadenas de suministro de chips y de otros bienes críticos.

Biden ordenó a las agencias federales que llevaran a cabo una revisión integral de 100 días para identificar “puntos de estrangulamiento” en las cadenas de suministro. Después de la revisión, los funcionarios de la administración dijeron que la Casa Blanca podría explorar varias opciones de políticas, incluido el impulso de la producción nacional y el trabajo con aliados para desarrollar una respuesta coordinada a las interrupciones del suministro.

Estados Unidos refuerza sus lazos con Taiwán

Washington ha sido cauteloso durante mucho tiempo sobre el tema de Taiwán por temor a provocar a China, que reclama la soberanía sobre la isla.

Estados Unidos no tiene una relación diplomática formal con Taiwán, pero mantiene vínculos no oficiales con la isla autónoma en virtud de la Ley de Relaciones de Taiwán de 1979. La ley autoriza a Estados Unidos a proporcionar a la isla equipo militar para su autodefensa y establecer una corporación sin fines de lucro llamada American Institute en Taiwán, que es la embajada de facto de Estados Unidos en la isla.

El curso de las relaciones entre Estados Unidos y Taiwán cambió drásticamente bajo la administración Trump, particularmente con las visitas de alto nivel a Taipei de altos funcionarios estadounidenses el año pasado.

Y justo antes de dejar la oficina en enero, el exsecretario de Estado Mike Pompeo levantó las restricciones al contacto con funcionarios taiwaneses, lo que marca la última medida para profundizar los lazos con la isla democrática.

Hasta ahora, la administración Biden está “haciendo un muy buen trabajo consolidando lo que heredaron” de la administración Trump, según Hammond-Chambers.

Dijo que el mandato del presidente Obama fue el punto en el que Estados Unidos más aflojó frente a China, el peor escenario en los últimos 20 años, y calificó tal situación como “un momento sombrío para el interés nacional de Estados Unidos”.

Biden ha reconocido la creciente amenaza de China que busca “dominar la cadena de suministro de semiconductores” y pidió una inversión significativa para aumentar la fabricación nacional de chips.

Si bien las empresas chinas todavía están rezagadas en el diseño y la fabricación de semiconductores, Beijing está haciendo un gran esfuerzo para impulsar la industria local de chips. Como parte de su estrategia para hacer crecer su producción nacional y avanzar hacia la autosuficiencia, Beijing ha aumentado sus ataques cibernéticos contra Taiwán en los últimos años.

“Desde que Estados Unidos anunció restricciones a Huawei, la industria de semiconductores de Taiwán ha informado sobre un aumento de los ataques cibernéticos procedentes de China”, dijo en el panel Alexa Lee, gerente senior del Consejo de la Industria de las Tecnologías de la Información.

Además de los ataques cibernéticos, Taiwán también se enfrenta a una mayor competencia de talentos de China.

Las empresas chinas han intensificado sus campañas para atraer ingenieros taiwaneses, dijo Lee, ofreciéndoles enormes salarios y beneficios.

Como parte de su llamada “estrategia de circulación dual”, Beijing dejó en claro que quería reforzar la dependencia de las cadenas industriales internacionales hacía China, al tiempo que disminuía la dependencia del país a las cadenas de suministro globales, según Adam Segal, experto en política interior y exterior de china.

Hablando en el panel, Segal dijo que la administración Biden, en comparación con la administración anterior, ha sido menos explícita sobre cómo ralentizaría el impacto de China en el desarrollo de los semiconductores a nivel mundial.

El equipo de Biden reconoce la importancia de impulsar la fabricación nacional para crear cadenas de suministro seguras y resistentes, pero trasladar los ecosistemas de proveedores es “extremadamente complicado”, dijo.

“La gran empresa promedio tiene alrededor de 5000 proveedores en diferentes niveles. Una empresa como Apple tiene 638 proveedores en el nivel uno y cerca de 7500 proveedores en el nivel dos”, dijo, refiriéndose a los proveedores directos e indirectos del fabricante del iPhone.

Por lo tanto, debería haber un “componente diplomático muy fuerte” en la estrategia de la cadena de suministro de Estados Unidos, señaló, que implica trabajar con aliados, incluido Taiwán, para garantizar la seguridad y la independencia de sus redes de suministro.

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.), dio a conocer el 18 de mayo un proyecto de ley bipartidista revisado que proporciona un fondo de 52,000 millones de dólares para impulsar la fabricación e investigación de chips en EE.UU.

“El Partido Comunista de China está invirtiendo agresivamente más de USD 150,000 millones en la fabricación de semiconductores para poder controlar esta tecnología clave”, decía un resumen del proyecto de ley.

Según Ezell, este tipo de legislación es fundamental para proporcionar igualdad de condiciones para los fabricantes estadounidenses.

“Si vamos a competir en el futuro, se debe contar con el apoyo de ambos partidos en el Congreso y con el apoyo de la administración”, dijo.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS