La “deplorable” persecución a Falun Gong por parte del PCCh, tema de debate en el Congreso

Por Eva Fu
23 de Mayo de 2023 4:44 PM Actualizado: 23 de Mayo de 2023 4:44 PM

Hace diez años, Zhou Deyong estaba intentando rescatar a su esposa que fue encarcelada por las autoridades chinas debido a su fe. Diez años después, su esposa y su hijo están haciendo lo mismo por él.

Todos los días, You Ling se presenta en el consulado chino en Nueva York con un cartel que pide la liberación de su esposo. El ingeniero geólogo de 62 años fue condenado recientemente a una sentencia de ocho años de prisión por practicar Falun Gong, una disciplina de meditación que el Partido Comunista Chino (PCCh) ha reprimido brutalmente desde 1999.

El hijo de Zhou, Zhou You, residente de Florida, relató la historia de persecución de la familia en una sesión informativa en el Congreso organizada por el Grupo Internacional para la Libertad Religiosa el 23 de mayo.

“Mi abuelo murió el año pasado. No pude ir al funeral, porque si regreso a China, me meterán en la cárcel. Mi padre no pudo asistir porque ya estaba en la cárcel”, dijo Zhou You en el evento organizado por el representante Gus Bilirakis (R-Fla.), presidente del Caucus de Libertad Religiosa Internacional.

Foto de la época
You Zhou, ponente, habla en una sesión informativa sobre la persecución contra Falun Gong en el Capitolio en el Congreso, el 23 de mayo de 2023. (Madalina Vasiliu/The Epoch Times)

Zhou You fue una de las tres personas que compartieron sus historias de pérdida y separación bajo la campaña de 24 años por parte del régimen chino que ha tenido como resultado la detención de millones de practicantes de Falun Gong en prisiones, cárceles clandestinas y otras instalaciones.

La práctica espiritual, que consiste en una serie de ejercicios de meditación y enseñanza moral centrada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, alcanzó una gran popularidad en la década de 1990, y se estima que habían 100 millones de practicantes en China. Esto se percibió como una amenaza para el control del poder por parte del Partido Comunista, y el régimen emprendió una amplia persecución en julio de 1999, que aún persiste en la actualidad.

“Los practicantes de Falun Gong sufren persecución, intimidación, censura y encarcelamiento, trabajos forzados, tortura, sustracción de órganos e incluso la muerte a manos del PCCh únicamente por adherirse a sus creencias religiosas”, dijo Bilirakis, calificando a la campaña de represión como “deplorable”.

“Esto no es algo que solo afecte a la gente en China”, dijo, señalando las historias presentadas en el panel. “Esto es algo que tiene un impacto directo, tiene un impacto directo en los ciudadanos estadounidenses y las personas que viven en Estados Unidos de América”.

Foto de la época
Wang Shanshan participa en un desfile para pedir el fin de la persecución de su fe por parte del Partido Comunista Chino en el barrio de Flushing de Queens, Nueva York, el 23 de abril de 2023. (Chung I Ho/The Epoch Times)

Una familia rota

Mientras Lydia Wang, otra de las ponentes, preparaba su discurso durante el fin de semana, observó una foto suya de 1996 junto a sus padres y tres hermanos en China.

Durante las dos décadas siguientes, su familia nunca ha podido tomarse otra foto así juntos.

A Wang le resultó difícil recordar esos dolorosos recuerdos; todavía estaba en la escuela secundaria cuando comenzó la persecución.

Wang aún recuerda cómo la policía irrumpió en su casa alrededor del año 2000 e hizo un desastre antes de llevarse a la fuerza al padre de Wang delante a sus cuatro hijos, que estaban llorando.

Id5180888-steven-wang-y-familia-steven Wang
Steven Wang (2do. a la Der.) con su familia en China, en 1996. Su madre Liu Aihua (C) fue condenada a cuatro años de prisión por su fe en marzo de 2023. (Cortesía de Steven Wang)

La policía no dudó en usar la fuerza mientras los niños miraban. Golpearon al padre de Wang con tanta fuerza que se desmayó, recuerda Wang.

“Todo lo que tenía algún valor, se lo llevaron”, dijo Wang, ahora residente de Nueva York, a The Epoch Times.

Aquella fue una de las muchas detenciones y acosos policiales que sufriría la familia durante años. La segunda vez, unos dos años después, Wang recordaba haber visitado a su padre encarcelado, a quien solo le permitían reunirse con ellos detrás de un cristal insonorizado. Tenía que escribir en una pizarra para comunicarse.

En pocas palabras, les dijo que su situación no era buena. Los guardias ordenaron a los presos que le pegaran, les dijo. “¿Por qué no está aquí tu madre?” Wang recordaba que le preguntaba su padre. Quería que la madre de Wang dijera a los guardias que lo habían agraviado y que consiguiera que lo liberaran, dijo.

Wang y su hermana mayor seguían llorando.

“No sabíamos qué hacer, porque nuestra mamá también fue arrestada”, dijo.

Tras su cuarto encarcelamiento, en febrero de 2003, el padre de Wang estaba demacrado, con diabetes e insuficiencia renal.

“Si este hombre no es liberado hoy, mañana será un cadáver”, recordó Wang cuando el médico de la prisión advirtió a los guardias, lo que propició su liberación.

Al volver a casa, su padre no hablaba mucho de lo que había pasado. Pero los efectos físicos eran evidentes: cada nervio de su cuerpo le dolía tanto que tenía problemas para conciliar el sueño. Tenía moretones por todo el cuerpo. Su pierna estaba tan hinchada que aparecería un hoyo si se presionaba ligeramente con la mano, dijo Wang.

Foto de la época
Lydia Wang, una de las ponentes, habla en una sesión informativa sobre la persecución a Falun Gong en el Capitolio, en el Congreso, el 23 de mayo de 2023. (Madalina Vasiliu/The Epoch Times)

El padre de Wang murió en 2009 debido a unas dolencias de las que nunca llegó a recuperarse del todo. Mientras tanto, la policía siguió persiguiendo al resto de la familia y arrestó a la madre de Wang nada menos que 11 veces en un intento de obligarla a renunciar a su fe. Una de las detenciones tuvo lugar poco después de que Wang escapara a Estados Unidos en 2012. Wang huyó del país en un intento de conservar a su segundo hijo, que las autoridades querían que ella abortara de acuerdo con la estricta política de Beijing de un solo hijo.

En marzo de este año, la madre de Wang fue condenada a cuatro años de prisión tras más de medio año de detención sin juicio. El segundo hijo de Wang, que ahora tiene 11 años, nunca ha podido conocer a su abuela en China.

“No puedo quedarme callada”

Al igual que Wang y Zhou, el arquitecto neoyorquino Simon Zhang estaba desamparado en Estados Unidos cuando su madre, Ji Yunzhi, fue arrestada durante el Año Nuevo chino en 2022, tres días antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing.

Ji de 65 años, murió tras 48 días de detención, durante los cuales los guardias la sometieron a torturas, alimentación forzada y humillaciones. Esposas y grilletes de hierro la confinaron a la cama del hospital durante el último mes de su vida.

“Mi mamá tenía un fuerte deseo: ver por sí misma cómo la gente puede practicar Falun Gong libremente en Estados Unidos”, dijo Zhang en el evento, y agregó que su madre no pudo conseguir un pasaporte para Estados Unidos debido a su creencia en Falun Gong.

simon zhang y ji yunzhi
Simon Zhang y su madre Ji Yunzhi durante un viaje a la ciudad de Hangzhou en la provincia de Zhejiang, China, en 2012. (Cortesía de Simon Zhang)

“Ahora ella nunca tendría esa oportunidad”.

“Todo lo que hizo fue mantenerse fiel a los principios de Falun Gong, Verdad, Benevolencia y Tolerancia”, añadió Zhang, recordando que en 2007, después de que su madre fuera hospitalizada por un ataque sufrido debido al acoso policial, su primo le preguntó a ella por qué no podía “simplemente callarse y practicar en casa” sin distribuir folletos sobre la persecución a su fe.

“Mira todo lo que has pagado”, le dijo su primo.

Con una “voz muy débil”, Ji respondió que “no podía”.

“Me he beneficiado mucho de practicar Falun Gong. No puedo quedarme callada cuando se difama tanto a Falun Gong”.

La persecución “más desconocida del mundo”

Nina Shea, directora del Centro para la Libertad Religiosa del Instituto Hudson y excomisionada de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos, describió la represión a Falun Gong por parte del régimen chino como “uno de los episodios de persecución religiosa y posible genocidio más graves y desconocidos del mundo en la actualidad”.

Además de una amplia campaña nacional contra el grupo religioso, que incluye el asesinato de practicantes detenidos para obtener sus órganos, el régimen también tiene agentes en el extranjero para ayudar en su represión.

Shea citó una reciente acusación del Departamento de Justicia de dos hombres de Nueva York que presuntamente dirigían una estación de policía secreta de Beijing. La palabra Falun Gong apareció 13 veces en la acusación.

“Es parte de la obsesiva represión mundial del PCCh contra Falun Gong”, dijo en la sesión informativa.

Wang sigue separada de su hija mayor, que sigue en China. Wang se vio obligada a divorciarse de su marido debido a la persecución y su hija mayor vive con sus abuelos paternos.

“Durante esta persecución, una hija perdió a su madre y la otra a su padre”, dijo.

Los familiares de Wang en China han intentado en repetidas ocasiones ver a su madre en prisión sin éxito.

Foto de la época
Wang Shanshan y su hija participan en una manifestación para pedir el fin de la persecución de su fe por parte del Partido Comunista Chino en el barrio de Flushing de Queens, Nueva York, el 23 de abril de 2023. (Chung I Ho/The Epoch Times)

Ella imploró al congresista de Florida y a otros asistentes en el evento que ayuden a plantear el caso de su madre para que Liu pueda ser liberada y reunirse con ella en Nueva York.

Zhou señaló que su padre de 62 años ha perdido casi todos sus dientes.

“No puede comer carne, verduras ni siquiera arroz porque no puede morder. Lo único que puede comer son bollos mojados en sopa”, dijo.

Bilirakis, patrocinador de la Ley para detener la sustracción forzada de órganos que fue aprobada por la Cámara en marzo, dijo que quiere que el Congreso haga más para poner fin a tales abusos.

“Debemos hacer más”, dijo. “Ninguna persona debe ser intimidada, forzada a abandonar su patria ancestral, encarcelada o asesinada simplemente por sus creencias”.

“Acabamos de comenzar a luchar”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.