Sedes olímpicas “junto a campos de detención”: Torturas y detenciones ocurren a millas de las Olimpíadas

Por Eva Fu
04 de Febrero de 2022 9:04 PM Actualizado: 04 de Febrero de 2022 9:04 PM

NUEVA YORK —La ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing contenía toda la pompa que cabría esperar de un régimen autoritario deseoso de utilizar el acontecimiento para pulir su imagen mundial: cientos de niños que sostenían accesorios en forma de paloma formaban un corazón mientras bailaban en un estadio iluminado por las estrellas, mientras los fuegos artificiales verdes y blancos deletreaban la palabra “primavera” en lo alto, en referencia a la celebración del año nuevo lunar.

“Un mundo, una familia”, decía el eslogan que se mostraba a los espectadores en el Estadio Nacional “Nido de Pájaro”, parcialmente lleno, el 4 de enero, reiterando un llamado a la unidad que el régimen chino ha repetido a menudo en el escenario mundial durante los últimos años.

Sin embargo, con este brillante espectáculo, el Partido Comunista Chino (PCCh) está tratando de alejar la atención del mundo de las realidades mucho más sombrías, como la detención, la tortura y la muerte que tienen lugar a pocos kilómetros de las sedes olímpicas, dijeron los activistas.

Opening Ceremony - Beijing 2022 Winter Olympics Day 0
Vista general del interior del estadio del Caldero Olímpico mientras se ve un espectáculo de fuegos artificiales durante la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 en el Estadio Nacional de Beijing, China, el 4 de febrero de 2022. (David Ramos/Getty Images)

En un mapa interactivo publicado el viernes, el mismo día en que Beijing se convirtió en el primer país del mundo en acoger los Juegos Olímpicos de Verano y de Invierno, el Centro de Información de Falun Dafa destacó más de una docena de “focos de persecución” en Beijing y sus alrededores, donde los practicantes del grupo perseguido Falun Gong sufren ya que no quieren renunciar a sus creencias.

Es el primer mapa completo de este tipo que permite echar un vistazo “al interior de los lugares que el Partido Comunista Chino no quiere que veas”, dijo el grupo de derechos humanos con sede en Nueva York.

Los investigadores tardaron un mes en verificar los detalles y completar el mapa. Muchas de las instalaciones tienen un nombre público y otro privado, e incluso dos direcciones, para evitar el escrutinio externo. Según los investigadores, algunos, que sirven al mismo tiempo como campo de trabajo, adoptan un nombre secundario para cubrir su negocio de trabajo esclavo.

La “cercanía entre la gloria olímpica y el terrible sufrimiento humano pone de manifiesto el trágico y a menudo engañoso régimen del Partido Comunista Chino”, dijo el portavoz del centro, Erping Zhang.

“No hay ningún otro régimen en la Tierra que tenga el descaro, y la influencia internacional, de albergar los Juegos y, al mismo tiempo, detener a un número tan grande de presos de conciencia en entornos plagados de abusos y torturas”, dijo en un comunicado de prensa.

Winter Olympics - Previews - Day -5
Dos policías chinos llevan una mascarilla mientras están delante de la Torre Olímpica antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing, China, el 30 de enero de 2022. (Lintao Zhang/Getty Images)

Instalaciones olímpicas junto a campos de detención

A unas 10 a 20 millas de las principales sedes olímpicas de Beijing hay más de media docena de centros de tortura que albergan a practicantes de Falun Gong detenidos.

Los practicantes a esta disciplina espiritual han sido objeto de una persecución de más de dos décadas por parte del régimen comunista, que consideró que el grupo era una amenaza después de que la práctica se volviera muy popular durante la década de 1990. Entre 70 y 100 millones de personas practicaban Falun Gong a finales de la década, según estimaciones de la época.

“Puedes ver literalmente el evento olímpico de patinaje de velocidad, salir por la puerta del óvalo y caminar 14 millas hacia el este y te encuentras con un campo de prisioneros donde la gente está siendo encarcelada —al menos un caso [ha sido encarcelado] durante nueve años— por su fe y por Falun Gong”, dijo Levi Browde, director ejecutivo del Centro de Información de Falun Dafa, a The Epoch Times.

A pesar de sus años de investigación sobre la campaña de persecución, ver las instalaciones seguía siendo impactante, dijo Browde.

“Es algo así como ir a ver el estadio de los Yankees y caminar hasta algún lugar de Central Park, donde hay un campo de prisioneros”.

El detenido que Browde citó fue Shi Shaoping, de 50 años, que tiene una maestría del instituto de fotoquímica de la principal institución científica nacional del país, la Academia China de Ciencias.

Shi fue detenido en su casa en noviembre de 2019, pero su familia no tuvo noticias sobre su paradero hasta el pasado mes de abril, cuando la policía les notificó la condena de nueve años de Shi en la prisión número 2 de Beijing, un lugar para albergar a los condenados a muerte y a los que cumplen cadena perpetua.

Por su fe, Shi ya había cumplido una condena de 10 años de prisión antes de esta detención. En la prisión de Qianjin, que también aparece en el mapa interactivo, Shi fue obligado a sentarse en un pequeño taburete, sin moverse, hasta 20 horas diarias, a lo largo de varios años, según Minghui.org, un centro de intercambio de información con sede en Estados Unidos sobre la persecución a Falun Gong en China. En los días más fríos del invierno, los guardias dejaban la ventana abierta de par en par, haciendo que todo el cuerpo de Shi temblara. Una vez se le prohibió ir al baño durante todo un mes.

A 16 millas del mismo lugar, donde comenzará la competición de patinaje de velocidad el 5 de febrero, se encuentra la prisión de mujeres de Beijing, donde la artista Xu Na estuvo recluida hasta este mes de enero.

Xu Na
Una foto sin fecha de Xu Na. (Cortesía del Centro de Información de Falun Dafa)

Meses antes de los Juegos Olímpicos de verano de Beijing en 2008, la policía detuvo a Xu y a su marido Yu Zhou durante un “control olímpico”, tras descubrir libros de Falun Gong en su coche. Yu, cantante y músico, murió durante su detención 11 días después, en vísperas del Año Nuevo chino. Posteriormente, Xu pasó tres años en la cárcel.

Tres semanas antes de los Juegos Olímpicos de Invierno, el 14 de enero, Xu fue condenada a otros ocho años de cárcel por proveer fotos que documentaron los primeros meses de la pandemia a The Epoch Times.

Las tragedias de Shi y Xu, que abarcan dos Olimpíadas, deberían dejar claro a la comunidad internacional que el régimen no ha cambiado en absoluto, dijo Browde.

“Demasiado a menudo, miran los edificios altos y todos los Starbucks alrededor de Beijing, y piensan, ‘oh, esta es la nueva China'”, dijo. “Piensan que es mejor y más civilizada”.

“Ver las sedes olímpicas justo al lado de los campos de prisioneros… donde la gente es encarcelada y torturada a causa de su fe deja muy claro el engaño y la hipocresía del PCCh”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.