La “diplomacia del fútbol” de Xi Jinping llega a su fin tras ola de disoluciones de clubes chinos

Por ALEX WU
13 de Mayo de 2021
Actualizado: 13 de Mayo de 2021

Una ola de disoluciones en los clubes chinos de futbol dejó al descubierto los graves problemas que enfrenta el famoso deporte en territorio chino. Mientras tanto, la “diplomacia del fútbol” del líder autoritario de China, Xi Jinping, con la que buscaba promover la Franja y la Ruta de China, está en bancarrota.

A finales de marzo de este año, la Asociación China de Fútbol anunció oficialmente la lista de inscritos en las tres ligas de la nueva temporada. El equipo de Jiangsu, vigente campeón de la Superliga China, y tres equipos de la Liga A china no figuraban en la lista porque se habían disuelto debido a problemas financieros.

Según los medios de comunicación de la China Continental, en la Segunda Liga China se ha extendido desde el año pasado una oleada de cierres de clubes, con un total de casi 20 equipos que ya no son viables. El elevado coste de gestionar un equipo de fútbol está perjudicando el desarrollo de este deporte en China.

Chen Xuyuan, presidente de la Asociación China de Fútbol, dijo el 14 de diciembre de 2020: “Los clubes chinos invierten tres veces más que la J-League (liga profesional japonesa) y diez veces más que la K-League (liga profesional coreana). Los salarios de los jugadores de primera línea son 5,8 veces superiores a los de la J-League, y 11,6 veces más altos que los de Corea del Sur”. Sin embargo, la selección masculina de fútbol de China, en todas sus categorías, no ha llegado a la Serie Mundial desde hace 15 o 20 años.

El fútbol, como el deporte más popular del mundo y el “idioma global”, ha sido un campo codiciado por el régimen comunista chino y por su líder, Xi Jinping, para ser usado como un instrumento que les ayude a ejercer influencia en el escenario mundial.

Xi comenzó a utilizar la “diplomacia del fútbol” en 2014, cuando visitó Europa. Con frecuencia habló sobre fútbol con los jefes de Estado y los medios de comunicación en los Países Bajos, Francia, Alemania y otros países, revelando que era un súper fanático del juego. Fue apodado por los medios de comunicación portavoces del Partido Comunista Chino (PCCh) como “el señor del fútbol en la diplomacia”.

De 2014 a 2016, China gastó grandes cantidades de dinero en las ligas de fútbol profesional más prestigiosas del mundo. Los grandes grupos financieros chinos adquirieron acciones de, al menos, 15 de los mejores clubes de fútbol de Europa, incluido el Inter de Milán de la Serie A italiana, el Atlético de Madrid español y el Wolverhampton Wanderers del Reino Unido, según los medios oficiales chinos.

ESPAÑA: El delantero argentino del Inter de Milán, Diego Milito, celebra con el trofeo tras ganar la final de la UEFA Champions League entre el Inter de Milán y el Bayern Múnich, en el estadio Santiago Bernabeu de Madrid. (Pierre-Phillips Marcou/AFP/Getty Images)

Infiltración en la FIFA

Además, el régimen chino comenzó a infiltrarse en la FIFA -el organismo rector del fútbol mundial- para ampliar su influencia en la escena internacional a través del deporte.

En junio de 2017, Xi se reunió en Beijing con el presidente de la FIFA, Gianni Infantino. En 2018, a pesar de que el equipo de fútbol masculino chino no pasó el partido de clasificación para jugar en la Copa del Mundo en Rusia, China se convirtió en el país que tuvo la mayor cantidad de patrocinadores contribuyendo al juego, junto con EE.UU.

Un artículo del New York Times de 2019 señalaba que la FIFA “sólo habla de fútbol y evita hablar sobre los derechos humanos” con China.

Los funcionarios comunistas chinos ocupan puestos de alto nivel en la FIFA y participan en la toma de decisiones de la organización. Zhang Jian, entonces vicepresidente de la Asociación China de Fútbol, fue agregado como miembro del consejo de la FIFA entre 2017 y 2019.

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, posa antes del partido de fútbol del Grupo B de la Copa Mundial Femenina, Francia 2019, entre Sudáfrica y China, el 13 de junio de 2019, en el estadio Parc des Princes de París. (FRANCK FIFE/AFP a través de Getty Images)

En abril de 2019, Du Zhaocai, secretario del Comité del PCCh de la Asociación de Fútbol de China, fue elegido miembro del consejo de la FIFA para el período 2019-2023.

Impulso a la Franja y la Ruta (BRI)

Al mismo tiempo, las empresas chinas también han estado utilizando el fútbol para ayudar al gobierno comunista chino a promover la estrategia de expansión global de la BRI de Xi.

Zhang Jindong, presidente de Suning Group, que compró el Inter de Milán, propuso un proyecto de ley en las dos sesiones anuales de reuniones políticas nacionales de alto nivel del PCCh en marzo de 2017, pidiendo a las empresas chinas que apoyen la estrategia BRI del PCCh para la expansión global.

En 2017 y 2018, el Grupo Suning celebró el Torneo Internacional de Fútbol Juvenil Copa Suning “La Franja y la Ruta”.

La FIFA incluso añadió su aval a torneos promocionales de fútbol con el tema BRI. Por ejemplo, el Torneo Internacional de Fútbol Playa “Copa de La Franja y la Ruta” celebrado en Haikou, China “se ha convertido en un evento internacional de nivel A aprobado por la FIFA”, según los medios oficiales chinos.

El letrero y el logotipo de Wanda Group, un conglomerado multinacional chino y socio de la FIFA, se ven en la sede del organismo rector del fútbol mundial, en Zúrich, el 13 de octubre de 2016. (Fabrice Coffrini/AFP a través de Getty Images)

Sin embargo, las millonarias inversiones chinas en el fútbol se vieron afectadas por las propias políticas de Xi. En 2018, Xi impuso restricciones a la salida de capital y comenzó a tomar medidas enérgicas contra la “inversión irracional” en los campos deportivos, especialmente contra los clubes de fútbol. El régimen también comenzó a cobrar un impuesto del 100 por ciento sobre las tarifas de transferencia internacional de los jugadores de fútbol, lo que empeoró aún más la situación de las empresas chinas propietarias de clubes de fútbol.

En 2018, el grupo Wanda de China vendió el 17 por ciento de su participación accionaria en el Atlético de Madrid.

En 2019, se informó que Fosun International vendería el 20 por ciento de sus acciones en el Wolverhampton Wanderers.

El Suning Group, que gastó una gran cantidad de dinero para comprar el Inter de Milán en 2016, no solo disolvió a su equipo campeón chino, el Jiangsu Soccer Club, en febrero de 2021, sino que ahora está vendiendo el Inter de Milán.

Mientras tanto, la BRI de China ha sido acusada de establecer trampas de deuda para los países participantes y de usurpar su soberanía, además de enfrentarse a un fuerte rechazo. Recientemente Australia canceló su acuerdo BRI con China.

Li Linyi, comentarista de asuntos de actualidad chino con sede en Estados Unidos, dijo: “Con las intenciones del BRI cada vez más claras en el mundo, la diplomacia futbolística de Xi también está llegando a un callejón sin salida”. Añadió que las recientes reformas políticas del régimen son una de las razones por las que la industria del fútbol chino ha sido aplastada, junto con el sueño futbolístico de Xi.

Long Tengyun contribuyó a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS