La economía china está al borde del colapso

Por Huidong Zhang
20 de Noviembre de 2020
Actualizado: 20 de Noviembre de 2020

Comentario

Durante el 30 aniversario del distrito de desarrollo económico de Pudong en Shangai, el líder chino Xi Jinping dijo que el distrito de Pudong “debe esforzarse por convertirse en un pionero de la reforma y la apertura a un nivel más alto y en una vanguardia en la plena construcción de un país socialista moderno”. En su discurso, Xi mencionó “la apertura” 30 veces y destacó la necesidad de “mostrar mejor el concepto chino, el espíritu chino y el camino chino al mundo”

La conferencia del 12 de noviembre fue organizada por Li Qiang, el secretario del partido del comité municipal de Shanghai, Liu He, viceprimer ministro del consejo de estado, Chen Xi, ministro del departamento de organización del comité central, con la asistencia de He Lifeng, director de la comisión de desarrollo y reforma.

Sin embargo, el primer ministro Li Keqiang, que está a cargo de la economía de China, no se presentó. Mientras que Xi Jinping, en lugar de dar un discurso en video, asistió en persona.

El sistema financiero a punto de colapsar

La aparición de Xi en la conferencia de Pudong coincide con los problemas del mercado chino de bonos y muchos incumplimientos. El sistema financiero chino está al borde del colapso con una crisis de deuda cargada que envuelve a los gobiernos locales y a las empresas estatales.

Según los informes de los medios de comunicación chinos, alrededor del 69% de los préstamos pendientes a las empresas privadas de China entraron en mora en los tres primeros trimestres de 2020. Al mismo tiempo, también hubo sucesivos incumplimientos de pago por parte de las empresas estatales.

Por ejemplo, Brilliance Auto Group, oficialmente conocido como HuaChen Group Auto Holding, propiedad del gobierno provincial de Liaoning, no pagó 1000 millones de yuanes (unos 152 millones de dólares) a sus tenedores de bonos después de que éstos vencieran en octubre. La empresa estatal de Liaoning, Shenyang Shengjing Energy, también estaba en mora, y el 13 de noviembre, la empresa estatal de Henan, Yongcheng Coal Power Company, incumplió el pago de un bono de 1000 millones de yuanes.

Además, Ziguang Group, el mayor grupo de semiconductores de China y el tercer mayor accionista de SMIC (Corporación Internacional de Fabricación de Semiconductores), el principal fabricante de chips de China, también está al borde del incumplimiento después de que Peking University Founder Group se declarara en quiebra debido a una crisis de deuda. La deuda de Ziguang Group ha alcanzado ahora más de 200,000 millones de yuanes (unos 30,00 millones de dólares). Según los informes de los medios de comunicación chinos, Ziguang solicitó una extensión de un préstamo fiduciario de 1000 millones de yuanes que vencía el 9 de noviembre, pero no obtuvo la aprobación del banco en Anhui.

El mercado de la deuda de China se enfrenta a una situación difícil que no se ha visto en muchos años. La confianza del mercado se ha visto ensombrecida por varios tipos de incumplimientos de la deuda, desde el incumplimiento de las inversiones del gobierno local hasta el incumplimiento de los bonos de crédito de las empresas estatales. Y el pánico también se ha extendido. Una disminución de la financiación como un precipicio ha provocado una ruptura en la cadena de fondos de refinanciación subsiguiente que podría desencadenar un fracaso financiero sistémico.

Dos limpiadores descansan en un banco en el distrito financiero de Lujiazui en Shanghai el 23 de julio de 2014. (JOHANNES EISELE/AFP a través de Getty Images)

A partir de 2019, la economía de China entró en una fase que Beijing calificó como “las empresas estatales avanzan y los sectores privados retroceden”. Significa que la élite del régimen va tras grandes cantidades de dinero y ejerce control sobre el capital privado.

Por ejemplo, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha reforzado su control sobre las grandes empresas privadas como Alibaba, Tencent y JD.com, que tienen una amplia y poderosa influencia en el país. El reciente listado de Ant Financial fue suspendido directamente por el PCCh.

A fin de permitir que las empresas de propiedad estatal desempeñen el papel principal en la economía de China continental, el PCCh se propone reducir considerablemente los canales de financiación para la emisión de bonos por parte de las empresas privadas, a fin de garantizar que el público solo pueda elegir los bonos emitidos por las empresas de propiedad estatal del PCCh. Sin embargo, los frecuentes incumplimientos de las empresas estatales son un indicio del actual deterioro de la economía de China y de las dificultades financieras que experimenta el régimen.

En la reunión ejecutiva del Consejo de Estado del Partido Comunista de China celebrada el 6 de noviembre, el primer ministro Li Keqiang admitió francamente que “en las especiales y difíciles circunstancias [causadas] por la pandemia, insistimos en que el gobierno dé el ejemplo de vivir con un presupuesto ajustado”.

En el pasado, el PCCh ha estado confiando en el crecimiento económico a alta velocidad para encubrir varias contradicciones sociales y problemas económicos. En la actualidad, debido al rápido declive económico de China, todas esas contradicciones y problemas se han puesto de manifiesto.

En particular, la reducción de los ingresos fiscales centrales y locales y la inestabilidad social causada por una gran tasa de desempleo, así como la injusticia social causada por otros gastos diversos, son suficientes para plantear un desafío y un impacto para el régimen.

Tomemos como ejemplo la pensión para los jubilados de las empresas. El 6 de noviembre, el PCCh publicó las directrices “Cien preguntas sobre el aprendizaje y la orientación” para la futura dirección social y económica de China que salieron de la reciente quinta sesión plenaria. Declaró que “se espera que el fondo nacional de seguro de pensiones básicas para los empleados de las empresas tenga un déficit para 2029, y para 2036, se habrá agotado. También se espera que el fondo de seguro médico básico para empleados corporativos tenga un déficit en 2024”.

Más lemas para afrontar las dificultades

Después de que el PCCh implementara la ley de seguridad nacional en Hong Kong y violara abiertamente el principio de “un país, dos sistemas” de la ciudad, aprobó una resolución que llevó a la descalificación de cuatro legisladores prodemocracia de Hong Kong, causando un alboroto público. Las acciones del PCCh de socavar la democracia de Hong Kong solo harán que los inversores extranjeros pierdan aún más la confianza en invertir en la ciudad.

Además, el 12 de noviembre, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitió una orden ejecutiva por la que se prohibía a las empresas e individuos estadounidenses invertir en 31 empresas chinas que eran propiedad o estaban controladas por el ejército chino (el Ejército Popular de Liberación) por motivos de seguridad nacional. En este contexto, los inversores extranjeros no solo reducirán sus actividades de inversión en China, sino que también reducirán sus inversiones en empresas chinas que cotizan en el extranjero. Esto también demuestra que Estados Unidos ha comenzado a desacoplarse del PCCh a través del mercado financiero.

Aunque el propio Xi hizo una aparición en Shanghai en ese momento, la razón por la que utilizó el término “apertura” 30 veces fue para infundir confianza en el mundo exterior y resolver los problemas económicos. Obviamente, Xi no se da cuenta de que la represión del PCCh en Hong Kong ha hecho que el mundo exterior pierda la confianza en su propaganda sobre la apertura.

El “Concepto chino, espíritu chino y camino chino” de Xi es solo otro eslogan comunista. Con el llamado “camino chino”, Xi habla directamente del hecho de que el PCCh nunca seguirá las reglas y convenciones internacionales establecidas por la democracia, sino que continuará con su plan de expansión de la hegemonía. El “concepto chino, espíritu chino” tiene como objetivo continuar lavando el cerebro al pueblo chino con la imagen conjurada de una “gran potencia y un país poderoso”. Es para estimular la autoestima nacional del pueblo, y para encubrir el dolor y el sufrimiento que han soportado bajo la tiranía del PCCh.

Sin embargo, en el actual entorno internacional y nacional, la recesión económica de China continuará inevitablemente durante algún tiempo. El “concepto chino, el espíritu chino y el camino chino” no es más que un eslogan para que el PCCh continúe su tiranía y no pueda resolver problemas internos como la injusticia social. La expansión de su hegemonía tampoco procederá. Especialmente bajo este aislamiento sin precedentes de China por parte de la comunidad internacional, el “ciclo interno” del PCCh de “grandes cambios no vistos en un siglo” está llevando a la economía del régimen por el camino del no retorno.

Huidong Zhang trabajó anteriormente en los sectores inmobiliario y de la industria pesada de China. Ha contribuido con comentarios sobre economía a The Epoch Times desde 2020.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

70 años después, Beijing sigue mintiendo sobre la guerra de Corea

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS