Las libertades mundiales están en peligro por la ley de seguridad nacional de Beijing

Por Bowen Xiao
18 de Agosto de 2020
Actualizado: 19 de Agosto de 2020

Cada vez está más claro que bajo la nueva ley de seguridad nacional de Beijing cualquier persona, en cualquier lugar del mundo, puede ser un objetivo—los expertos la califican una amenaza sin precedentes y  una exportación del modelo opresivo del país.

La amplia legislación, que entró en vigor el 1 de julio, otorga al Partido Comunista Chino (PCCh) poderes de gran alcance para apuntar a individuos por cualquier acto de secesión, subversión, terrorismo o colusión con fuerzas extranjeras. Los delitos pueden implicar una pena máxima de cadena perpetua.

La ley ha despertado el temor de que Hong Kong se convierta en una ciudad como cualquier otra de China continental bajo el control autoritario del PCCh. Pero la amenaza se ha extendido más allá de Hong Kong.

A Samuel Chu, un ciudadano estadounidense y activista prodemocracia, y a otras cinco personas se les emitieron órdenes de arresto de las autoridades de Hong Kong tras la implementación de la legislación.

“Todas las disposiciones de esta ley—que fue fabricada en Beijing y se promulgó sin la legislatura de Hong Kong— se aplican a todo el mundo fuera de Hong Kong”, escribió Chu en un artículo de opinión. “Nadie está fuera del alcance de la ley, ni yo en Estados Unidos, y ciertamente no los aproximadamente 85,000 estadounidenses que viven y trabajan en Hong Kong mismo”.

En respuesta a la legislación de Beijing, la administración Trump sancionó el 7 de agosto a la líder de Hong Kong Carrie Lam y a otros 10 funcionarios de Hong Kong y China. Las sanciones congelan cualquier bien inmueble estadounidense que los funcionarios posean, y generalmente prohíben a los estadounidenses hacer negocios con ellos. China pronto respondió con sanciones no especificadas contra 11 políticos estadounidenses y líderes de organizaciones que promueven causas democráticas— igualando el número de personas a las que Estados Unidos había apuntado originalmente.

Uno de esos 11 sancionados fue Michael Abramowitz, presidente de Freedom House, una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos y financiada por el gobierno.

Annie Boyajian, directora de apoyo de la organización, calificó la ley como el último ejemplo de “la búsqueda [del PCCh] para exportar su modelo de opresión”.

“También es muy irónico cuán ampliamente el PCCh dice que esta ley se aplica dada la frecuencia con que los funcionarios chinos pregonan los principios de no interferencia y soberanía nacional”, dijo Boyajian a The Epoch Times, describiéndolo como “inaceptable”.

Chu, entre las otras cinco personas a las que se les emitieron órdenes de arresto, es buscado por sospecha de secesión o colusión con fuerzas extranjeras, lo que se castiga con cadena perpetua.

“Para que quede claro, [Chu] estaba haciendo ese trabajo de cabildeo aquí en EE. UU.— ¡para su propio gobierno!”, añadió Boyajian.

Las sanciones contra el presidente de Freedom House son posteriores a las sanciones impuestas al grupo en diciembre del año pasado. Boyajian dijo que la última medida era una señal de la eficacia de las sanciones de EE. UU. contra Hong Kong y los funcionarios del PCCh.

Efecto desalentador

La ley de seguridad nacional “no tiene precedentes”, dijo Scott Watnik, socio de litigios del bufete estadounidense Wilk Auslander y copresidente de la práctica de seguridad cibernética del bufete, señalando que se aplica a todo el mundo “sin salvaguardias jurisdiccionales o defensas para los extranjeros no residentes”.

“China pretende infundir miedo a sus críticos en todo el mundo y controlar el discurso, para que los periodistas y los funcionarios del gobierno lo piensen dos veces antes de criticar a China”, dijo Watnik a The Epoch Times. “Al menos hasta cierto punto, China probablemente tendrá algún éxito en producir este efecto desalentador”.

Cualquiera que comente los asuntos en Hong Kong podría correr el riesgo de violar la legislación, señaló.

“El hecho de que estas historias estén recibiendo tan poca atención internacional debería asustarnos a todos”, dijo a The Epoch Times Donald Kendal, investigador y colíder del Proyecto para Detener el Socialismo en el Instituto Heartland.

El texto de la ley está escrito tan ampliamente que todo el poder de interpretación y aplicación “está en manos de Beijing, sin que ninguna autoridad judicial o de otro tipo controle al gobierno chino”, dijo Watnik.

“La ley no tiene límites; significa lo que sea que Beijing diga que significa”, agregó.

Hay una multitud de medidas que Estados Unidos puede tomar para combatir la ley de seguridad nacional de Beijing, como ampliar las sanciones a las entidades involucradas en violaciones de derechos humanos en Hong Kong, instar a otras democracias a imponer sanciones equivalentes y recibir a los hongkoneses obligados a huir de su patria, según Boyajian.

La transformación de Hong Kong en un estado autoritario se está produciendo “a una velocidad casi vertiginosa”, dijo. En lugar de que Beijing vea a Hong Kong como uno de sus mayores activos, han desatado una campaña de opresión que va “en su propio perjuicio”.

“El contraste entre las sanciones de EE. UU. y China es revelador: las primeras tienen por objeto castigar las violaciones de los derechos humanos, y las segundas tienen por objeto castigar los discursos sobre esas violaciones”, escribió Abramowitz en un artículo de opinión.

Los inconvenientes planteados a los empleados de Freedom House debido a las últimas acciones de Beijing “son débiles en comparación con los sacrificios realizados por aquellos en Hong Kong y China continental que buscan proteger y promover los derechos y libertades”, dijo Boyajian. “Es un honor para nosotros estar con ellos”.

En el mes desde que la ley entró en vigor, el gobierno de Hong Kong ha intensificado los intentos de restringir las libertades de la ciudad. Las autoridades aplazaron un año las elecciones legislativas programadas para septiembre, citando los temores sobre el virus del PCCh—que estalló en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019—y descalificaron a 12 candidatos prodemocracia que ganaron votos en una primaria no oficial.

Los eslóganes populares de protesta también fueron prohibidos.

Watnik, como otros expertos, cree que la ley de seguridad puede terminar resultando contraproducente ya que el régimen comunista está en este momento en una posición importante. Llamó a las sanciones de represalia de China contra los legisladores de EE.UU. “débiles y vacías, ya que no tienen ningún efecto práctico”. Si bien la imposición de sanciones económicas a China, al igual que las tiene Estados Unidos, puede perjudicar a las empresas estadounidenses a corto plazo, golpear económicamente al PCCh “puede ser la única forma de acabar con el régimen totalitario en China”.

Los funcionarios chinos han afirmado que la ley de seguridad nacional se dirigiría a un pequeño segmento de la sociedad, pero los recientes acontecimientos han demostrado lo contrario.

El PCCh ha creado “un plan de acción de persecución que identifica, rastrea y suprime las voces disidentes”, dijo a The Epoch Times David Curry, director general de Open Doors USA, una organización sin fines de lucro que ayuda a los cristianos perseguidos en todo el mundo, señalando el largo historial de China de oprimir a las minorías religiosas.

La nueva ley de Beijing también pone de relieve cómo el Partido está dispuesto a “ignorar los acuerdos que acordó previamente, con el fin de promover sus propios intereses imperialistas”, dijo Edward Bourke, director ejecutivo de Victoria Forward, un grupo conservador de acción política con sede en Australia.

Bourke dijo a The Epoch Times que el PCCh solo responde a la fuerza, haciendo hincapié en que la comunidad mundial debe adoptar una postura decisiva y unida contra el PCCh empleando medidas punitivas adecuadas.

Eva Fu, Cathy He y The Associated Press contribuyeron a este informe.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Documental: El encubrimiento del siglo

TE RECOMENDAMOS