La felicidad es amistad: 3 elementos para combatir la soledad y la intromisión del gobierno

En una era de creciente soledad e infelicidad, las buenas amistades son la clave para una vida más plena

Por ANNIE HOLMQUIST
06 de Febrero de 2023 7:31 PM Actualizado: 06 de Febrero de 2023 7:31 PM

Que la infelicidad individual alcance niveles sin precedentes probablemente ya no sorprenda a nadie. Si combinamos la situación mundial (aumento de la delincuencia, luchas políticas y restricción de las libertades) con la creciente fragmentación de la sociedad, es difícil mantener la sonrisa incluso para los más felices.

Pero hay esperanza, como explica un segmento reciente del programa “Sunday Morning” de la CBS que aborda este tema de la infelicidad masiva. Citando un estudio de larga duración de Harvard, CBS señala que las personas más felices en la vida son aquellas que tienen relaciones y amistades sólidas. Tales amistades les dan a los individuos un sentido de significado y propósito, un sentimiento de pertenencia y una estructura de apoyo.

Desafortunadamente, muchos de nosotros ya no sabemos cómo hacer amistades; el ritmo acelerado de la vida y el predominio de la tecnología han ocupado el lugar de estas relaciones vitales en nuestra vida. Por lo tanto, un recordatorio de lo que hace una buena amistad parece estar en orden.

Generosidad en las relaciones

La generosidad es el primer elemento de una buena amistad. El pensador del siglo XX Russell Kirk abordó esta cualidad en su libro “Economía: trabajo y prosperidad”, contrastando la generosidad con la envidia. Esta última es una emoción similar a un vicio que conduce a la soledad, señala Kirk, mientras que “la generosidad es una emoción que atrae a los amigos”. Quien es rápido para dar elogios sinceros y apoyar el trabajo de los demás tiene las marcas de una persona generosa.

Por extraño que parezca, Kirk también delinea la generosidad como un rasgo estadounidense, y uno libre del filtro marxista.

“En tierras marxistas, los hombres en el poder aprueban la envidia”, señala Kirk. “El adoctrinador marxista predica deliberadamente la envidia. Apelando a ese fuerte vicio, puede derribar constituciones, clases y religiones”.

Dada la tendencia hacia el marxismo en nuestra nación durante los 30 años posteriores a estas palabras que Kirk escribiera, uno tiene que preguntarse si el marxismo que produce envidia está conduciendo a la epidemia de soledad que enfrentamos hoy.

Valores compartidos

Los intereses comunes son el segundo elemento de la amistad. CS Lewis señaló en su famoso libro “Los cuatro amores”, que una buena amistad comienza con las palabras “¿Qué? ¿Tú también? Pensé que era el único”, indicando que aquellos que disfrutan de las mismas cosas encuentran una conexión que les falta con los demás.

Estos intereses comunes pueden girar en torno a actividades, religión, estudios o profesiones, escribió Lewis, pero las amistades más profundas son aquellas que van más allá de los puntos en común superficiales. Son aquellas en las que “¿Me quieres? significa ¿Ves la misma verdad que yo? O al menos, ‘¿Te importa la misma verdad?’”, escribió Lewis.

Esto sugiere otra razón por la cual la sociedad actual lucha con la soledad y la falta de amistad, a saber, ya no podemos tener las conversaciones que nos llevan a descubrir las verdades profundas que otros creen. Tu verdad es tuya y la mía es mía y las dos nunca se encontrarán, dice el mantra despierto de hoy. Incluso verbalizar tus creencias a otro se considera una microagresión.

Hasta que volvamos a ser libres para mantener conversaciones abiertas y honestas, discrepar entre nosotros o debatir sobre un tema determinado, estaremos condenados a la prisión de la superficialidad, retirándonos del mundo a menos que queramos pasar nuestros días hablando del clima.

Compromiso constante

Tercero, las amistades requieren tiempo y paciencia, una verdad avanzada por Aristóteles en su “Ética a Nicómaco” que es especialmente importante en nuestro mundo tecnológico acelerado. Podemos conocer a cierta persona y desear una amistad, escribe Aristóteles, pero la verdadera amistad se desarrolla con el tiempo y es imposible “hasta que cada [amigo] haya demostrado ser amable y digno de confianza para el otro”. Y probar, conocer y generar confianza con un amigo solo es posible cuando pasamos tiempo con esa persona, habiendo “consumido la sal proverbial juntos”, escribe Aristóteles.

En los últimos años, las redes sociales nos han condicionado a creer que la amistad es tan simple como presionar un botón y enviar una solicitud de amistad. Pero en la mayoría de los casos, tal “amistad” no proporciona el compañerismo y el acompañamiento que anhelamos. De hecho, como explica la entrenadora de amistades Danielle Bayard Jackson en “Sunday Morning” de CBS mencionado anteriormente, las investigaciones nos dicen que “se necesitan alrededor de 50 horas para conocer a alguien, alrededor de 90 horas para hacer un buen amigo y 200 horas para hacer un mejor amigo”.

En otras palabras, si no estamos dispuestos a dedicar tiempo y paciencia para cultivar una amistad durante muchas horas, entonces no podemos esperar disfrutar la flor de felicidad que brinda una amistad madura.

La mano del gobierno

La soledad y su compañera, la infelicidad se están convirtiendo en una epidemia como tal, dice el CEO de Gallup, John Clifton, a CBS, que “los líderes deben hacer de la felicidad de sus ciudadanos una prioridad política principal”.

Muchos probablemente se estremecerían ante tal pensamiento. ¿Quién quiere más participación del gobierno en sus vidas?

Pero quizá el gobierno sea una de las claves de la felicidad: no más de ello, sino menos. Al fin y al cabo, con menos gobierno se minimiza el marxismo, fuente de la soledad provocada por la envidia. Menos interferencia gubernamental también promete más libertad de expresión, abriendo canales de comunicación que fomentan amistades más profundas. Y cuanto más tiempo pasemos construyendo y rodeándonos de amistades sólidas, menos necesitaremos recurrir al gobierno para que nos apoye y ayude en nuestros momentos de necesidad.

Eso por sí solo es suficiente para hacer felices incluso a los más tristes entre nosotros.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


 

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.