La Fuerza Aérea de EE. UU. no está preparada para la defensa de Taiwán: Analista de juegos de guerra

Por Daniel Y. Teng
08 de Abril de 2021
Actualizado: 08 de Abril de 2021

La Fuerza Aérea de EE. UU. tendrá dificultades para mantener la presión sobre el ejército chino si estalla un conflicto cerca del Estrecho de Taiwán, según un análisis reciente de los juegos de guerra.

“Los F-22 y F-35 que operan en condiciones ideales en sofisticadas bases de operaciones aquí en Estados Unidos, tienen una tasa de ‘preparación operativa’ de aproximadamente el 60 %”, dijo Joseph Siracusa, profesor adjunto de historia política de diplomacia internacional en la Universidad de Curtin, a The Epoch Times.

La preparación operativa describe la capacidad de una rama militar para operar y mantener sus sistemas y procedimientos de manera efectiva.

La tasa es crítica ya que los enfrentamientos militares requieren consistencia y precisión durante días o semanas.

“Si se quiere realizar 40 salidas [carreras de ataque] al día, bueno, haga los cálculos”, agregó Siracusa.

El profesor, que ha trabajado con modelos de juegos de guerra durante la Guerra Fría, dijo que las simulaciones de conflictos recientes revelaron que la gran distancia entre la base aérea más cercana de EE. UU. en Kadena, Okinawa y Taiwán sería un factor decisivo si estallara un conflicto.

Aviones MV-22 Osprey se ubican en una pista en la Estación Aérea del Cuerpo de Marines de EE. UU. Futenma, el 31 de mayo de 2018, en Ginowan, prefectura de Okinawa, Japón. (Carl Court/Getty Images)

“Pelear una guerra casi a la vista de la patria china será una tarea difícil cuando Estados Unidos tiene solo una base aérea terrestre a 700 millas del área de batalla”, dijo.

En enero, Ellen Lord, la subsecretaria de defensa para adquisición y mantenimiento de la era Trump, dijo que la preparación operativa para la flota avanzada F-35 era del 69 %, muy por debajo del objetivo del 80 %, que fue establecido por el exsecretario de Defensa, James Mattis.

Los números bajos corresponden a años de recortes presupuestarios de la era de Obama en los que se redujo al personal del ejército en un 10 % y se suspendieron o detuvieron por completo los proyectos de misiles balísticos.

Irónicamente, serán los misiles los que jugarán un papel clave para mantener contenidas a las fuerzas de EE. UU., particularmente durante los primeros 60 días.

“Los F-22 y F-35 tienen señales de radar muy bajas, pero los camiones cisterna de reabastecimiento de combustible tienen la sección transversal de radar de un granero grande, haciéndolos muy vulnerables a los misiles antiaéreos de largo alcance chinos”, dijo Siracusa.

Los portaaviones navales de EE. UU. estarían también fuera de combate, dado el alcance de los lanzadores de misiles balísticos chinos DF-21 y DF-26.

Vehículos militares que transportan misiles balísticos DF-26 pasan por la Puerta de Tiananmen durante un desfile militar, el 3 de septiembre de 2015, en Beijing. (Andy Wong-Pool/Getty Images)

“Aprendimos algunas lecciones en Vietnam y el Golfo Pérsico, donde nuestros portaaviones navales podían operar en alta mar desde las áreas objetivo y nunca ser atacados”, dijo Siracusa. “Ese no será el caso en el Estrecho de Taiwán”.

Desde la reelección de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha intensificado su retórica hostil hacia la isla.

En los últimos meses, los aviones militares chinos han realizado también incursiones casi diarias en el espacio aéreo taiwanés, siendo la mayor a fines de marzo, cuando 20 aviones militares chinos ingresaron en la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán.

El almirante de EE. UU. Philip Davidson, jefe del Comando en el Indo-Pacífico de EE. UU., emitió una terrible advertencia en respuesta a la intensificación, diciendo que creía que Beijing podría invadir Taiwán “en los próximos seis años“, mientras que otros analistas creen que el plazo podría ser más corto.

Escenario de juego de guerra

Los especialistas en juegos de guerra como Siracusa consideran que el escenario de guerra más probable que rodea a Taiwán comenzará con los simulacros anuales de desembarco anfibio a gran escala de Beijing, que normalmente se llevan a cabo en octubre frente a la costa sureste del continente.

Los satélites de vigilancia de EE. UU. comienzan a detectar una actividad inusual, más movimientos de tropas de lo usual y más realistas.

Los órganos de propaganda de Beijing comienzan a trabajar horas extras para despertar el sentimiento nacional y la indignación hacia Taiwán, particularmente por su obstinada negativa a reconocer el dominio del PCCh.

Estados Unidos responde desplegando bombarderos en sus bases en Guam y Okinawa y aumenta las patrullas navales en las aguas de Taiwán, lo que ya se está llevando a cabo.

La vigilancia de EE. UU. detecta más señales preocupantes de que las embarcaciones navales del EPL (Ejército Popular de Liberación) y las fuerzas anfibias se concentran en la costa opuesta a Taiwán.

Si comienza un ataque, es probable que comience con un bombardeo naval y ataques aéreos contra aeródromos y bases militares taiwanesas.

Estados Unidos toma represalias con bombardeos dirigidos a barcos, aeródromos, bases y sitios de lanzamiento de misiles del PCCh.

Si está lo suficientemente desesperado, Beijing se intensifica y apunta a Okinawa, Guam o Hawái con misiles balísticos de medio alcance o armas nucleares de bajo rendimiento.

Beijing es conducida por el miedo, no por el expansionismo

Sin embargo, el profesor admite que los escenarios de los juegos de guerra son tan “fuertes como su eslabón más débil”. En este caso, el escenario depende de la voluntad de cualquiera de los países de atacar o disparar la primera detonación.

“Desafortunadamente, la arrogancia a veces triunfa por encima del sentido común”, dijo.

Mark Beeson, profesor de política internacional en la Universidad de Australia Occidental, dijo que la intensificación de fuerzas militares estaba aumentando la probabilidad de un enfrentamiento.

“China se está cavando a sí misma en un gran foso, y es difícil salir de él sin perder una enorme cantidad de frente”, dijo a The Epoch Times.

“Las posibilidades de un accidente, juicio erróneo o error de cálculo aumentan día a día”, agregó.

Siracusa dice también que cualquier movimiento de Beijing fue “impulsado por el miedo y la debilidad, no por la fuerza o el expansionismo”.

“La historia expansionista es una falsedad que el complejo militar-industrial se cuenta entre sí mientras que venden el último sistema de armas”, dijo.

“No tener control sobre Taiwán, de hecho, le dirá al resto de China que el PCCh ha perdido el control”, agregó. “Los chinos están preocupados por cómo desapareció la Unión Soviética después de 74 años, existe esta vieja norma de que después de cinco generaciones, es muy difícil transmitir el celo comunista”.

El PCCh está entrando en su 72° año de control sobre China a partir de 2021.

Reuniendo la defensa para Taiwán

En las últimas semanas, Alemania, Francia, el Reino Unido y los Países Bajos han enviado buques de guerra para patrullar el Mar del Sur de China, para acompañar a los portaaviones navales existentes de EE. UU. Mientras que Filipinas envió aviones de combate para patrullar los cielos sobre cientos de barcos pesqueros chinos anclados en la zona.

El crucero de misiles guiados USS Bunker Hill (CG 52) (F) y el destructor de misiles guiados USS Barry (DDG 52) clase Arleigh Burke navegan por el Mar del Sur de China. (Foto de la Marina de EE. UU. por el especialista en Comunicación Masiva de 3ª clase Nicholas V. Huynh/publicado)

John Mills, exdirector de política, estrategia y asuntos internacionales de seguridad cibernética en la Oficina del secretario de Defensa, dijo anteriormente a The Epoch Times que la administración Biden debería vender a Taiwán “cualquier arma que pida”.

La misión diplomática de Taiwán en Washington D. C. dijo que estaba invirtiendo significativamente en “capacidades asimétricas“, incluyendo una importante inversión en misiles de largo alcance que pueden impactar profundamente en China.

Australia ha adoptado una estrategia similar, como disuasión contra la agresión militar.

Mientras tanto, el segundo diplomático de mayor rango de la Embajada de EE. UU. en Australia, Michael Goldman, reveló en un podcast presentado por la Universidad Nacional Australiana (ANU, por sus siglas en inglés) que Australia y Estados Unidos estaban trabajando en “contingencias” en torno a un posible estallido de conflicto en Taiwán.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS