Beijing acelera los plazos para una posible invasión de Taiwán, advierte experto

Por Frank Fang
05 de Abril de 2021
Actualizado: 05 de Abril de 2021

TAIPEI, Taiwán—El régimen comunista chino está acelerando sus planes de invadir Taiwán, advierte un experto, mientras Beijing intensifica las maniobras militares contra la isla.

Veinte aviones militares chinos —entre ellos cuatro bombarderos H-6K con capacidad nuclear, 10 cazas J-16, dos aviones de guerra antisubmarina Y-8 y un avión de alerta temprana y control aéreo KJ-500— entraron en la zona de identificación de defensa aérea (ADIZ) de Taiwán el 26 de marzo, según el Ministerio de Defensa Nacional de Taiwán. Fue la mayor incursión de la que ha informado el ministerio.

La ADIZ de Taiwán, situada junto al espacio aéreo territorial de la isla, es una zona en la que los aviones que llegan deben identificarse ante el controlador de tráfico aéreo de la isla.

La incursión culmina un aumento significativo de la hostilidad de Beijing contra Taiwán desde 2020. La presidenta de la República de China (Taiwán), Tsai Ing-wen, reelegida el pasado mes de enero, ha adoptado una línea dura contra las amenazas del Partido Comunista Chino (PCCh), y la isla ha profundizado en su cooperación con Estados Unidos, lo que ha llevado al régimen a intensificar su belicismo hacia la isla.

El PCCh considera a Taiwán como una parte de su territorio y ha amenazado con la guerra para someter a la isla a su redil. La isla autogobernada es en realidad un país independiente de facto con su propio gobierno elegido democráticamente, su ejército, su constitución y su moneda.

La República de China (ROC, por sus siglas en inglés) derrocó al emperador de la dinastía Qing de China en 1911. Después de que la ROC se retirara a Taiwán tras ser derrotada por el PCCh durante la Guerra Civil China, el PCCh estableció un estado comunista llamado República Popular China (RPC) en 1949, mientras Taiwán hacía una transición gradual para convertirse en una democracia. Pero hasta hoy, el régimen chino se ha negado a reconocer la soberanía de Taiwán.

El año pasado, las fuerzas aéreas chinas realizaron unas 380 salidas en la ADIZ de Taiwán, el mayor número en un año determinado desde 1996. En lo que va de año, los militares chinos han enviado aviones a la ADIZ casi a diario.

La guardia costera de la isla anunció el 1 de abril que Beijing ha estado volando aviones no tripulados cerca de la isla taiwanesa de Dongsha, situada en la parte norte del mar de China Meridional. La autoridad dijo que no podía descartar que Beijing estuviera utilizando los drones para realizar reconocimientos.

Junto a las acciones militares, el régimen ha agudizado su retórica hacia la isla. Hace unos meses, un portavoz chino amenazó con la guerra contra Taiwán si declaraba la independencia.

El 31 de marzo, Hu Xijin, redactor jefe del periódico estatal extremista Global Times, escribió en sus redes sociales que le gustaría ordenar a los hombres sanos que fueran a volar los búnkeres de Taiwán en caso de guerra.

Un piloto chino no identificado, que pilotaba uno de los aviones chinos que cruzaron la ADIZ de Taiwán el 29 de marzo, dijo “esto es todo nuestro”, después de que el piloto de un avión interceptor taiwanés le pidiera que abandonara el espacio aéreo, según varios medios locales, que obtuvieron una grabación del comentario del piloto de la página de Facebook “Espacio aéreo del suroeste de TW”.

Preparando la invasión

Las incursiones de Beijing forman parte de una serie de simulacros de preparación para una invasión de Taiwán, según declaró a The Epoch Times John Mills, exdirector de política de ciberseguridad, estrategia y asuntos internacionales de la Oficina del Secretario de Defensa.

Mills prevé que estos ejercicios podrían culminar en un simulacro a gran escala en los próximos dos años. Estos simulacros son necesarios, dijo Mills, dada la complejidad de las operaciones de desembarco anfibio, así como el hecho de que los militares chinos nunca han realizado un desembarco forzoso sobre una potencia hostil en una situación real.

Cualquier asalto anfibio a Taiwán puede implicar también la presencia de enjambres de buques mercantes y pesqueros civiles chinos, dijo Mills.

Cree que una invasión podría producirse en los próximos tres años, mucho antes de la estimación de seis años dada por el almirante estadounidense Philip Davidson, jefe del Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos, durante una audiencia en el Congreso a principios de marzo.

“Si no lo hacen en 10 años, creo que [el mandatario chino] Xi [Jinping] probablemente será destituido. Creo que incluso seis años sería suficiente”, dijo Mills. Añadió que Xi podría verse presionado para atacar a Taiwán para desviar la atención de los problemas internos, como una crisis económica.

Pero en este momento, el ejército chino todavía no está preparado para un ataque contra la isla, dijo Mills. Pero el problema es que cuanto más espere para invadir, más preparado y fortificado estará Taiwán.

“Todos debemos ser conscientes y estar preparados para una aceleración de estos plazos”, advirtió Mills.

Las ambiciones de Beijing en Taiwán provienen principalmente de su deseo de hacerse con la capacidad de fabricación de semiconductores de la isla, según Mills. Taiwán es la sede de TSMC, el mayor fabricante de chips por contrato del mundo.

China depende en gran medida de los semiconductores extranjeros (pequeños chips que alimentan todo, desde los teléfonos móviles hasta los misiles). Según Bloomberg, China importó 380,000 millones de dólares en chips en 2020, lo que supone alrededor del 18 por ciento de todas sus importaciones.

El régimen está ahora luchando por conseguir semiconductores extranjeros tras una serie de sanciones impuestas por la Administración Trump a varias empresas chinas. Las sanciones estadounidenses han paralizado el negocio de teléfonos inteligentes del gigante tecnológico chino Huawei. El fabricante de chips chino SMIC también ha sido incluido en una lista negra comercial.

Devolver el golpe a EE. UU.

Soong Hseik-wen, profesor del Institute of Strategic and International Affairs (ISIA) de la Universidad Nacional Chung Cheng (NCCU) de Taiwán, dijo a The Epoch Times que el régimen chino estaba haciendo una declaración con su incursión del 26 de marzo, en respuesta a las acciones del gobierno estadounidense en marzo.

Estos acontecimientos incluyeron la primera cumbre del presidente Joe Biden con los líderes del Quad de Australia, India y Japón; la reunión en Tokio entre el secretario de Estado Antony Blinken, el jefe del Pentágono Lloyd Austin y sus homólogos japoneses; y las conversaciones chino-estadounidenses en Anchorage, Alaska, según Soong.

“Estos tres acontecimientos demostraron que existen conflictos estructurales entre China y Estados Unidos, y que no pueden resolverse mediante negociaciones diplomáticas”, dijo.

Las conversaciones de dos días en Anchorage estuvieron marcadas por los acalorados intercambios del 18 de marzo, durante los cuales el máximo diplomático del PCCh, Yang Jiechie, arremetió contra la política exterior y comercial de Estados Unidos, y contra lo que, según él, es una democracia en dificultades que trata mal a las minorías.

La reunión puso de manifiesto lo alejados que están el régimen chino y Estados Unidos en cuestiones críticas, ya que la delegación china rechazó las preocupaciones de Estados Unidos sobre los abusos de los derechos humanos de Beijing en Xinjiang, su represión de las libertades en Hong Kong y su intimidación de Taiwán, alegando que eran “asuntos internos” de China.

Viendo las acciones de EE. UU. como una escalada para enfrentarse al régimen, Beijing decidió flexionar su músculo militar enviando un gran escuadrón de aviones a la ADIZ de Taiwán el 26 de marzo, dijo Soong.

Un acuerdo bilateral de cooperación en materia de guardacostas entre Taiwán y Estados Unidos —firmado el día anterior a la incursión— puede haber influido en el plan de Beijing de emprender acciones militares contra Taiwán el 26 de marzo, añadió Soong. El acuerdo, dijo, fue un claro intento de contraatacar a Beijing después de que éste aprobara en enero una ley que permite a su guardia costera disparar contra barcos extranjeros en caso de necesidad.

Con el acuerdo, el gobierno estadounidense estaba “diciendo explícitamente” que la guardia costera también formaría parte de su estrategia marítima para asegurar la paz y la estabilidad en la región, dijo Soong.

La ley de guardacostas de China ha suscitado una amplia preocupación en Japón, Filipinas, Taiwán y Vietnam.

El 28 de marzo, el embajador de Estados Unidos en Palau, John Hennessey-Nilan, llegó a Taiwán como parte de una delegación de Palau encabezada por el presidente Surangel Whipps. Palau es uno de los 15 aliados diplomáticos de Taiwán.

Soong sugirió que Beijing podría haber recibido información de la visita del embajador estadounidense a Taiwán, lo que habría llevado a Beijing a mostrar su desaprobación, ya que la visita marcó la primera vez que un diplomático estadounidense en activo viaja a Taiwán desde que Washington puso fin a los lazos diplomáticos con la isla en 1979.

Kelly Craft, exembajadora de Estados Unidos ante la ONU, iba a visitar Taiwán a mediados de enero, antes de que su viaje fuera cancelado en el último momento.

La defensa de Taiwán

Ante la creciente amenaza militar de China, Mills dijo que la Administración Biden debe adoptar una política inequívoca de disuasión hacia el PCCh. En concreto, Mills dijo que Estados Unidos debe tener una presencia visible de la marina y la fuerza aérea alrededor de Taiwán, así como en el Mar de China Oriental y el Mar de China Meridional.

Impulsar la capacidad de autodefensa de Taiwán también es importante, y la Administración Biden debe vender a la isla las armas que ésta solicite, de acuerdo con la Ley de Relaciones con Taiwán, según Mills. Según esta ley, Estados Unidos está obligado a suministrar a la isla las armas necesarias para su autodefensa.

Por último, la Iniciativa de Disuasión en el Pacífico (PDI), creada en el proyecto de ley de gastos del Pentágono para el año fiscal 2021, también sería vital para las fuerzas estadounidenses en la defensa de la región, añadió Mills. La PDI, similar a la Iniciativa de Disuasión Europea, tiene como objetivo asegurar las capacidades militares avanzadas para disuadir las amenazas militares de China en la región del Indo-Pacífico.

Para defenderse de una posible invasión, Taiwán “nunca puede tener suficiente munición”, dijo Mills, y añadió que la reciente medida de la isla de comenzar a producir misiles de largo alcance, que podrían llegar a lo más profundo de China continental, era una “gran cosa”.

Los misiles de Taiwán son “un claro mensaje de que van a llegar y van a infligir un coste”, según Mills.

Soong sugirió que la Administración Biden podría apoyar a Taiwán de dos maneras: ayudando a Taiwán a participar en organizaciones internacionales y acogiendo a Taiwán para que forme parte de una “alianza industrial de confianza”.

En febrero, Biden firmó una orden ejecutiva para iniciar una revisión de 100 días de las cadenas de suministro estadounidenses en varios sectores clave, como los semiconductores, los productos farmacéuticos y los minerales de tierras raras.

El Instituto Americano en Taiwán, la embajada de facto de Estados Unidos en Taiwán, anunció el 1 de abril que el miércoles se celebró un foro virtual entre funcionarios taiwaneses y estadounidenses de alto nivel, para discutir el proyecto que pretende ampliar la participación de Taiwán en “organizaciones de la ONU y otros foros internacionales”, incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Actualmente Taiwán no es miembro de la OMS debido a las objeciones de Beijing.

La Administración Biden también podría tomar medidas activas para hacer cumplir varias leyes pro-Taiwán que fueron firmadas por el expresidente Donald Trump, dijo Soong. La legislación incluye la Ley de Viajes a Taiwán, la Ley TAIPEI y la Ley de la Iniciativa de Reaseguro de Asia.

Taiwán, situado en la primera cadena de islas, estaría entre los primeros objetivos de cualquier agresión militar china en Asia. La primera cadena de islas es una demarcación arbitraria desde la isla japonesa meridional de Kyushu hasta Taiwán, Filipinas e Indonesia. Durante décadas, los estrategas militares del PCCh han considerado la primera cadena de islas como una barrera para el poder aéreo y naval del régimen, dejando la segunda cadena de islas y más allá fuera de su alcance.

Como resultado, Soong dijo que algunos países europeos y asiáticos, y en particular Japón y Australia, están observando de cerca a Taiwán para ver si la cooperación entre Taipei y Washington es sólida.

“Estos países están observando cómo promulgará el gobierno de Estados Unidos esta legislación, cuestionando si en determinadas situaciones se habla de boquilla [sobre el compromiso de Estados Unidos con la seguridad de sus aliados]”, explicó Soong.

La Administración Biden ha dicho que su compromiso con Taiwán es “sólido como una roca”. Pero, según Soong, está por ver hasta qué punto la Administración se toma en serio la defensa de la isla, sobre todo teniendo en cuenta que el propio Biden nunca ha utilizado la palabra “amenaza” para describir al PCCh.

En cambio, Biden ha calificado al régimen como el “más serio competidor de Estados Unidos”.

Soong dijo que prevé que Estados Unidos y China se enfrenten en conflictos militares a pequeña escala en un futuro próximo, especialmente en dos islas controladas por Taiwán en el mar de China Meridional: Dongsha y Taiping.

“Creo que Estados Unidos y China están en una nueva guerra fría”, dijo Soong.

Cathy He contribuyó a la elaboración de este artículo.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS