La influencia de las Big Tech en un gobierno de Biden y en las elecciones de 2020 genera inquietudes

Por Bowen Xiao
29 de Diciembre de 2020
Actualizado: 29 de Diciembre de 2020

Las grandes empresas tecnológicas han sido acusadas de entrometerse en las elecciones de 2020, y sus empleados han obtenido roles influyentes dentro de la organización Biden-Harris, lo cual según los críticos podría indicar un retorno a la postura amistosa de la administración Obama hacia Silicon Valley.

Lo que está en juego es cómo estas empresas utilizaron sus fondos o participaron en la censura antes de las elecciones. Un informe del Amistad Project de la Sociedad Thomas More alega que el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, entregó USD 500 millones a funcionarios electorales que fueron utilizados para violar las leyes electorales. El dinero presuntamente se usó para influir indebidamente en las elecciones a favor de Biden, y la mayor parte de los fondos se destinó a una organización sin fines de lucro progresista.

Eso plantea “serias preocupaciones legales”, según Scott Watnik, miembro del departamento de litigios y copresidente de la práctica de ciberseguridad en el bufete de abogados Wilk Auslander LLP.

“Lo que parece haber sucedido aquí es que el dinero proveniente de Zuckerberg se ha utilizado para financiar una función pública que se realizará bajo los auspicios de funcionarios electorales públicos con fondos de los contribuyentes”, dijo Watnik a The Epoch Times. “Pero cuando se trata de infraestructura electoral, cada estado debe tratar a las personas por igual según la ley–la 14ª Enmienda se aplica.

“No es ningún secreto en este momento que los fondos no se desembolsaron de manera imparcial en términos de infraestructura electoral”, agregó. “Lejos de eso, los fondos se distribuyeron para favorecer áreas demográficas de tendencia izquierda por sobre otras, incluso en estados indecisos”.

Otro punto de preocupación, dicen los críticos, es que decenas de egresados de las Big Tech se han unido al equipo de transición de Biden o han ganado posiciones influyentes en su administración.

Christian Tom, quien fue anunciado como director digital del Comité Inaugural Presidencial de Biden-Harris el 28 de diciembre, había trabajado en Twitter, Google y YouTube en puestos de recaudación antes de trabajar para la campaña de Biden, según un comunicado.

Los exegresados de Facebook también han desempeñado una serie de funciones en la administración de Biden.

La exdirectora de Facebook Jessica Hertz es la asesora general de la transición de Biden y Jeffrey Zients–quien está designado para ser el zar del coronavirus de Biden–había servido en la junta directiva de Facebook en 2018. Austin Lin, exgerente de programas de Facebook, está en un equipo de análisis para la Oficina Ejecutiva del Presidente, mientras que Erskine Bowles, exmiembro de la junta de Facebook, ya está asesorando al equipo de transición.

El equipo de transición de Biden ya ha amontonado sus equipos de análisis con más ejecutivos de tecnología que críticos de tecnología. Fuentes no identificadas han dicho a Reuters que empresas de tecnología como Google, Amazon, Facebook y Microsoft están presionando para colocar empleados en puestos de alto nivel en agencias gubernamentales.

De manera similar, dos funcionarios de Amazon han conseguido posiciones en los equipos de revisión de Biden para el Departamento de Estado y la Oficina de Administración y Presupuesto. Las fuentes también dijeron a Reuters que el exdirector ejecutivo de Google, Eric Schmidt, un multimillonario y titán de Silicon Valley, “ha estado haciendo recomendaciones de personal para nombramientos en el Departamento de Defensa mientras la empresa intenta conseguir contratos militares y trabajo de defensa”.

Las empresas tienen un interés urgente en sus esfuerzos por influir en la administración de Biden. Actualmente, el Departamento de Justicia y la Comisión Federal de Comercio están llevando a cabo investigaciones antimonopolio contra empresas como Facebook y Google.

“Preocupación justificada”

El hecho de que, según los registros de la FCC, los directores ejecutivos de las Big Tech fueran contribuyentes importantes a las campañas y causas demócratas ha causado preocupación a los republicanos sobre el problema entre las Big Tech y una posible Casa Blanca entrante, dijo Andrew Selepak, profesor de redes sociales en la Universidad de Florida.

“Con una disparidad tan abrumadora en la ideología política entre los que trabajan en las grandes empresas de tecnología, esto limita el pensamiento y las opiniones de quienes diseñan y controlan las tecnologías que todos usamos y puede tener un impacto tremendo en cómo ellos impactan a los usuarios”, dijo Selepak a The Epoch Times.

“Durante la campaña de 2020, las empresas de tecnología frecuentemente marcaron con banderas los posteos de los usuarios como falsas, eliminaron cuentas, cerraron páginas, y limitaron el alcance de historias y usuarios”, dijo. “Estas restricciones y limitaciones son la antítesis del mercado de ideas de que las empresas de redes sociales deberían ser como plataformas y, en cambio, actúan más como editores”.

YouTube anunció el 9 de diciembre que la compañía comenzará a eliminar instantáneamente el contenido relacionado con presuntos “fraudes o errores generalizados” en las elecciones presidenciales de este año, una medida que, según los expertos, no tiene precedentes en su alcance.

Los senadores republicanos le dijeron a The Epoch Times anteriormente que las grandes empresas tecnológicas deben ser cuestionadas y responsabilizadas por las acciones tomadas debido a lo que ellos dicen es un sesgo político, como la censura de un artículo del New York Post sobre Hunter Biden, hijo del candidato presidencial demócrata Joe Biden, en el período previo a las elecciones del 3 de noviembre.

Selepak también señaló la aceptación de las Big Tech por parte de la administración de Obama: “Una vez en el cargo, decenas de empleados de Google trabajaron en la administración de Obama, que fue la primera vez que vimos una relación de este tipo entre las Big Tech y la Casa Blanca”.

El profesor dijo que los consumidores quieren que el gobierno investigue a estas empresas por cualquier abuso potencial y por el efecto que tienen en la sociedad.

“Existe una preocupación justificada de que si estos gigantes tecnológicos se integran demasiado en cualquier administración, esto no sucederá, y podría tener un impacto inmenso en los usuarios y el país”, dijo Selepak.

Los expertos dijeron a The Epoch Times que una presidencia de Biden-Harris tiene el potencial de afectar directamente cualquier caso antimonopolio en curso, pendiente, o futuro presentado contra las Big Tech. La senadora Kamala Harris, mientras tanto, también ha sido objeto de escrutinio por su estrecha relación con los líderes de la industria tecnológica.

Algunos, sin embargo, argumentan que Biden no sería laxo contra las Big Tech. John E. Lopatka, erudito antimonopolio y profesor de derecho en la Facultad de Derecho de Dickinson de la Universidad Estatal de Pensilvania, le dijo a The Epoch Times anteriormente que una política antimonopolio agresiva o intervencionista es “totalmente coherente con la ideología política demócrata y, por lo tanto, cualquier administración demócrata estaría dispuesta a adoptarlo”.

El campo de transición de Biden está lleno de líderes de la industria tecnológica de una serie de grandes empresas diferentes, importantes filántropos tecnológicos, y actores de defensa de la tecnología, según una lista del 10 de noviembre compilada por Protocol.

Blair Brandt, un consultor político, estratega republicano y recaudador de fondos republicano con sede en el sur de Florida, dijo que cree que un Departamento de Justicia bajo la administración de Biden no impulsaría activamente demandas antimonopolio contra las Big Tech, y señaló que la mayoría de las demandas están siendo presentadas por republicanos fiscales generales del estado.

“Los mega-donantes y multimillonarios republicanos invirtieron en la campaña del presidente Trump”, dijo Brandt a The Epoch Times. “Los mega-donantes y multimillonarios demócratas invirtieron en el proceso electoral en sí. ¿Qué te dice eso?”

Brandt dijo que el riesgo real es legislativo. Él dijo que una Cámara de mayoría demócrata y una Casa Blanca de Biden “no tendrán interés en revocar la disposición de la Sección 230, que de muchas maneras los llevó a donde están”.

Trump y el Departamento de Justicia han instado al Congreso a revertir las protecciones legales bajo la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996 para las empresas que se han involucrado en la censura o la conducta política.

“El oponente más duro de Trump … ni siquiera eran los demócratas, eran sus aliados de Silicon Valley en las Big Tech que censuraban constantemente sus plataformas de redes sociales”, dijo. “Suponiendo que asuma el cargo, Biden sorprenderá a la gente y adoptará una postura firme a favor de la democracia y de Estados Unidos en estos temas, o cumplirá las bajas expectativas y se doblegará ante sus presiones”.

El equipo de transición de Biden no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de The Epoch Times. Un portavoz de Facebook tampoco respondió de inmediato.

Con información de Reuters.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao_

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

¿Mike Pence tiene autoridad para anular resultados?; Qué es la 12ª enmienda | Al Descubierto

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS