La líder de Hong Kong, Carrie Lam, propone diálogo pero no cede ante las demandas de los manifestantes

Por Frank Fang
20 de Agosto de 2019 Actualizado: 20 de Agosto de 2019

La directora ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, realizó una conferencia de prensa el 20 de agosto, prometiendo establecer una plataforma para el diálogo sobre la actual crisis de la ley de extradición. Sin embargo, su comentario fue rápidamente reprendido por el Frente Civil de Derechos Humanos (CHRF), el principal grupo de oposición detrás de las protestas de Hong Kong.

“Comenzaremos inmediatamente el trabajo para establecer una plataforma para el diálogo. Espero que este diálogo se base en un entendimiento y respeto mutuos y encuentre una salida para el Hong Kong de hoy”, dijo Lam, y agregó que la plataforma involucraría a “personas de diferentes ámbitos de la vida”.

Sus comentarios llegaron dos días después de que más de 1,7 millones de personas volvieran a las calles en protesta por un proyecto de ley de extradición que se percibe ampliamente como una amenaza para la independencia judicial de la ciudad. El proyecto de ley permitiría que cualquier persona en Hong Kong sea extraditada a China para ser juzgada, donde no existe un estado de derecho.

Aunque Lam suspendió el proyecto de ley a mediados de junio en medio de una creciente presión pública, los manifestantes continuaron sus manifestaciones y marchas en masa, diciendo que no aceptarían nada menos que el retiro total del proyecto de ley.

Desde entonces, los manifestantes han ampliado sus demandas para incluir una investigación independiente sobre el uso de la fuerza policial al dispersar a los manifestantes, así como el sufragio universal en las elecciones de la ciudad.

Los observadores locales han señalado que la participación masiva en la marcha del 18 de agosto presionó al gobierno de Hong Kong para que respondiera a sus demandas.

Pero Lam no cedió, diciendo que no había necesidad de una investigación independiente porque el Consejo de Quejas de la Policía Independiente (IPCC), el perro guardián interno de la policía de la ciudad, “crearía un estudio de investigación” en las manifestaciones. Ella dijo que el estudio proporcionaría recomendaciones a su gobierno.

Los manifestantes y los grupos de derechos locales han dicho repetidamente que, dado que el IPCC solo investiga las quejas que la policía envía a la agencia, no emitirá un juicio imparcial.

Cuando un periodista le preguntó por qué se había negado sistemáticamente a retirar el proyecto de ley como los hongkoneses habían exigido, Lam respondió que ya había respondido la pregunta en ocasiones anteriores, diciendo que el “proyecto de ley está muerto” y “no hay ningún plan para revivir el proyecto de ley”.

Lam declaró por primera vez que el proyecto de ley estaba “muerto” en una conferencia de prensa el 9 de julio, pero se negó a usar la palabra “retirar” para cancelar el proyecto de ley. Los manifestantes temen que la vaguedad de su lenguaje pueda significar que el proyecto de ley suspendido pueda reintroducirse para debate en cualquier momento en la legislatura unicameral de la ciudad, el Consejo Legislativo.

Crítica

El Civil Human Rights Front (CHRF), un grupo paraguas prodemocrático y organizador de la marcha del 18 de agosto, convocó a una conferencia de prensa poco después de enterarse de los comentarios de Lam, diciendo que nuevamente no ha respondido a las cinco demandas de los manifestantes y la instó a hacer “algo sustancial”.

Sus dos propuestas —la plataforma para el diálogo y el estudio del IPCC— también fueron cuestionadas.

Wong Yik-mo, una de las vicepresidentas del CHRF, dijo que, según los comentarios anteriores de Lam, no veía a los ciudadanos de Hong Kong como “partes interesadas en la sociedad”. Por lo tanto, no respondería genuinamente a los ciudadanos, y esa plataforma sería ser una pérdida de dinero y tiempo.

En lugar de la plataforma, Wong sugirió que se establezca un mecanismo en Hong Kong para que las personas puedan votar directamente por el director ejecutivo y elegir a alguien que realmente represente a las personas y escuche las voces de las personas.

Actualmente, en Hong Kong, los candidatos para el jefe ejecutivo son examinados por Beijing y votados por un comité electoral compuesto principalmente por élites pro-Beijing.

En cuanto al IPCC, Wong dijo que no tienen credibilidad, y señaló que las Naciones Unidas también ha pedido más independencia en el sistema de Hong Kong para investigar las denuncias de mala conducta policial.

En 2013, el Comité de Derechos Humanos de la ONU concluyó que el IPCC de Hong Kong tiene “solo funciones de asesoramiento y supervisión (…) y que los miembros del IPCC son nombrados por el Jefe Ejecutivo”.

El Comité de la ONU recomendó en ese momento que el gobierno de Hong Kong “tome las medidas necesarias para establecer un mecanismo totalmente independiente” para llevar a cabo una investigación independiente sobre las denuncias contra la policía, y autorizarlo a “formular decisiones vinculantes”.

Wong dijo que el IPCC ni siquiera tenía el poder de convocar a oficiales de policía para sus audiencias. Instó a Lam a establecer una comisión de investigación independiente para investigar la conducta policial.

Desde junio, la policía ha disparado gases lacrimógenos, balas de goma y otros equipos de control de multitudes contra los manifestantes durante las manifestaciones. Estas acciones policiales han provocado la condena de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, cuando dijo en una declaración del 13 de agosto: “La Oficina de Derechos Humanos de la ONU ha revisado evidencia creíble de que agentes policiales [de Hong Kong] emplean armas menos letales de manera prohibida por las normas y estándares internacionales”.

Bachelet también instó al gobierno de Hong Kong a investigar el uso de la fuerza por parte de la policía y asegurarse de que “cumplan con las reglas de participación”.

Mientras tanto, el campo de la democracia de la legislatura también convocó a una conferencia de prensa en respuesta a los comentarios de Lam. La legisladora del Partido Cívico Kwok Ka-ki dijo que su respuesta fue una decepción para los 1,7 millones de personas que salieron a las calles el 18 de agosto.

Instó a Lam a mostrar su sinceridad cumpliendo las demandas de los manifestantes.

A continuación

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

TE RECOMENDAMOS