La práctica de la rendición

A veces la mejor solución para los sentimientos difíciles es salir de nuestro propio camino
Por NANCY COLIER
24 de Noviembre de 2020 4:14 PM Actualizado: 24 de Noviembre de 2020 4:14 PM

Cuando me enfrento a sentimientos difíciles o a cualquier sentimiento en realidad, mi tendencia es tratar de averiguar cómo pueden servir de lección, hacerme más consciente y ayudarme a crecer como ser humano. Supongo que se podría decir que es mi forma de mantener los sentimientos a una distancia segura y bajo el control de mi mente.

Algunas personas crean distancia de sus sentimientos haciendo estrategias centradas en cómo cambiarlos y mejorarlos, o cómo aferrarse a los buenos sentimientos y evitar que desaparezcan. Otros manejan los sentimientos convirtiéndolos en una historia y narrando o describiéndolos continuamente a sí mismos y a todos los demás.

Ya sea que estemos comprendiendo, aprendiendo de, examinando, proyectando o narrando, nosotros somos bastante inteligentes para encontrar maneras de no sentir nuestros sentimientos directamente

También hay quienes evitan sus sentimientos por completo proyectándolos a otros a través de grandes esquemas de culpa y similares. El punto es que, ya sea que estemos comprendiendo, aprendiendo de, examinando, manipulando, manejando, arreglando, proyectando, interpretando o narrando, somos bastante inteligentes para encontrar maneras de no sentir nuestros sentimientos directamente.

Se nos enseña que no debemos acercarnos demasiado a nuestros sentimientos y, ciertamente, no debemos sentirlos en carne propia o habituarnos a ellos. No queremos experimentar sufrimiento, por lo que mantenemos nuestros sentimientos a una distancia segura a través de innumerables estrategias de autoprotección. Creemos que si los sintiéramos directamente, nunca podríamos llegar al otro lado.

Pero aquí yace uno de los mayores misterios de la vida: de alguna manera, cuando dejamos de intentar cambiar o manipular nuestros sentimientos y solo experimentamos las emociones crudas directamente (sin ninguna historia que las acompañe), estos tienden a transformarse por sí mismos. Hay un proceso natural, un flujo de gracia que se activa cuando nos damos permiso para sentir realmente lo que sentimos, sin una narración sobre lo que todo esto significa o qué hacer con ello.

No estaba confiada cuando empecé a practicar esta simple (pero no fácil) enseñanza. No creía que nada bueno pudiera venir de no analizar o manejar mis sentimientos de alguna manera. Parecía una pérdida de tiempo y que el sentir lo que sentía directamente extendería los malos sentimientos. ¿Por qué necesitaría sentirlo más o más directamente de lo que ya lo sentía? ¿Cómo ayudaría eso?

Cuando empecé la práctica de abrazar mis sentimientos directamente, sin una historia o estrategia que los acompañara, mi mente siguió diciéndome que sin su ayuda, nada bueno saldría de ello. Pero en realidad, lo que experimenté cuando dejé de lado la narración de la mente fue mucho mejor que cualquier cosa que pudiera haber pensado.

Salir del camino

(JillWellington/Pixabay)

Sorprendentemente, cuando mis sentimientos fueron autorizados a ser experimentados, de adentro hacia afuera, cambiaron por sí mismos. Resultó que los propios sentimientos tenían una sabiduría y una energía de algún tipo. No tenía que estar a cargo de cambiarlos o de hacer algo con o para ellos. Todo lo que tenía que hacer era quitarme del camino y darles una invitación a ser sentidos. Con eso, mis sentimientos se relajaron y se transformaron por sí mismos.

Una vez experimentados directamente, sentidos en el cuerpo y el corazón, sin “mente intermedia”, mi sufrimiento se aflojó. Irónicamente, los sentimientos pudieron entonces convertirse en mis maestros (como había hipotetizado anteriormente). Esta fue una revelación: que los sentimientos podían transformarse por sí mismos, sin que yo los persiguiera.

Cuando yo me arriesgué a dejar que mi corazón simplemente sintiera lo que sentía, pude experimentar un proceso más grande, más mágico y más misterioso.

A través de esta práctica, descubrí que puedo rendirme a la vida y no necesito buscar intensamente el cambio interno o manejar vigilantemente mi experiencia para que se ajuste a un resultado deseado. Cuando me arriesgué a dejar que mi corazón simplemente sintiera lo que siente, pude experimentar un proceso más grande, más mágico y misterioso en funcionamiento. Pude experimentar la gracia, que hace que las cosas avancen por sí solas, incluyéndome a mi.

Si no hubiera dado el salto, nunca habría confiado en el río de la vida que nos empuja hacia delante, por mucho que nuestra mente intente convencernos de que estamos al mando. Lo que aprendí con esta práctica es que es seguro sincronizarse con mi experiencia, para entrar en ella. Entonces, solo queda una entidad, una experiencia y un yo, en lugar de una experiencia separada que estoy teniendo y que debo controlar.

Así que también descubrí que mis sentimientos saben cómo y qué necesitan para sentirse mejor. Lo saben mejor que yo. Entonces puedo relajarme y confiar en la vida, confiar en la gracia, confiar en el proceso de cambio en sí mismo —todo lo cual está sucediendo por sí mismo.

Nancy Colier es psicoterapeuta, ministra interreligiosa, autora, oradora pública y líder de talleres. Es una bloguera habitual de Psychology Today y The Huffington Post, y también es autora de varios libros sobre la atención y el crecimiento personal. Colier está disponible para psicoterapia individual, entrenamiento de mindfulness, asesoramiento espiritual, oratoria y talleres, y también trabaja con clientes a través de Skype en todo el mundo. Para más información, visite NancyColier.com

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

A los 20 años no era saludable, pero descubrió que vivir de acuerdo con Verdad, Benevolencia y Tolerancia su vida podía cambiar

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.