Profesora encuentra ladrón en su casa y lo reprende con ponche y galletas por una buena razón

Por La Gran Época
15 de Julio de 2019 Actualizado: 17 de Julio de 2019

Hay personas que hacen un esfuerzo consciente por practicar la compasión en su vida diaria, incluso si alguien les ha hecho daño. Lo más hermoso de la compasión es que tiene el poder de realmente derretir los corazones de las personas e inspirar el cambio para mejorar.

Un día frío de diciembre, Leah Ross regresó a su casa en Winnipeg, Canadá, y encontró su puerta trasera abierta de par en par. Una de sus viejas chaquetas estaba en la nieve, y sus pertenencias del sótano esparcidas por la cocina.

Descubrió la horrible realidad que un ladrón había irrumpido en su casa entrando a través de la ventana del sótano. “Me estaba volviendo loca”, le dijo Ross a CBC News. “Mi ritmo cardíaco se disparó y mi Fitbit lo había rastreado, así que más tarde vi que mi ritmo cardíaco subió a 158 y eso me aterrorizó”.

Inmediatamente llamó al 911, a sus vecinos y a la iglesia del vecindario pidiendo ayuda. Estaba aún más aterrorizada cuando una adolescente apareció de repente en la puerta de su casa.

La chica llevaba la vieja chaqueta de Ross y sostenía un montón de sus bolsas llenas de sus cosas.Al darse cuenta que la niña era la ladrona, Ross tomó una foto de ella en busca de pruebas y le preguntó: “¿Me vas a hacer daño?”.

La chica dijo que no.

Ross todavía estaba asustada y le preguntó a la niña si tenía a su novio u otra persona escondida en el sótano. La niña nuevamente dijo que no. Ella regresó para recuperar su teléfono y llaves, que había dejado adentro.

La chica se disculpó y se abrazaron.

Siendo una profesora a tiempo parcial en Balmoral Hall, Ross simpatizó con la adolescente. No solo dejó entrar a la chica a su casa, sino que también le dio ponche y galletas de jengibre, la única comida que tenía.

Se sentaron en la mesa de la cocina, y fue entonces cuando la joven ladrona, una niña de 17 años, se abrió a ella.

La adolescente explicó que estaba en cuidado de crianza. Ella rompió a llorar diciendo que estaba drogada.

Imagen Ilustrativa (Crédito: Counseling/Pixabay)

Ross se negó a presentar cargos contra la niña cuando la policía llegó poco después.

“El oficial dijo que en todos sus años..  nunca había visto a una víctima sirviendo a su intruso algo como ponche y galletas de jengibre”, recordó Ross.

Imagen Ilustrativa (Crédito: pixel1/Pixabay)

Las dos se han mantenido en contacto a través de mensajes de texto. Y para la Navidad del año pasado, Ross le compró a la chica un nuevo maquillaje como regalo. Los padres de la niña, que la colocaron en hogares de guarda después de enterarse de su problema con las drogas, incluso le enviaron a Ross una tarjeta de Navidad.

A través de esta conmovedora historia, Ross espera inspirar a otros a que “mostrar compasión a los extraños puede conducir a resultados sorprendentemente positivos”, como una amistad inesperada. Ross, ¡qué hermosa cosa hiciste!

Un gran ejemplo de cómo la compasión puede cambiar la vida de alguien. Mira el video:

Esta talentosa artista de joyería presenta ‘artesanía entre el cielo y el hombre’ en diseños brillantes

TE RECOMENDAMOS