La subversión comunista china de la OMS socavó la respuesta mundial a la pandemia

Por Petr Svab
15 de Abril de 2020
Actualizado: 16 de Abril de 2020

Análisis de noticias

La Organización Mundial de la Salud (OMS) enfrenta una serie de críticas por su respuesta a la pandemia del virus del PCCh. Gran parte del problema se remonta a la creciente influencia que el régimen comunista de China ha tenido en la organización.

Los críticos indican principalmente que la OMS fue demasiado lenta para recomendar restricciones de viaje y algunas otras medidas preventivas. Además, señalan que tomó información de China al pie de la letra, a pesar de las numerosas señales de alerta.

Mientras los expertos de China sonaban alarmados por un encubrimiento, la OMS continuó elogiando la respuesta de China y nunca advirtió al mundo que la información proveniente del régimen era sospechosa.

La OMS, un organismo de las Naciones Unidas, ha sido influida por las preferencias políticas de Beijing. Su actual jefe, Tedros Adhanom Ghebreyesus, proviene de un medio político e ideológico que está en sintonía con el Partido Comunista Chino (PCCh). Según los informes, también debe su posición actual al lobby de China.

Como The Epoch Times documentó anteriormente, China ha estado aumentando su poder sobre las instituciones de la ONU durante años. La influencia de Beijing ahora ha llegado tan lejos que socava las funciones básicas de la OMS, como la de proporcionar información oportuna y precisa sobre la situación de salud del mundo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Un ejemplo de ellos es el virus del PCCh.

Cronología

El virus del PCCh, también conocido como el nuevo coronavirus, estalló en la ciudad china central de Wuhan, alrededor de noviembre de 2019, antes de extenderse por China y por el mundo.

Hasta el 14 de abril existen unos 2 millones de casos confirmados del virus, que causa una enfermedad denominada COVID-19. Desde entonces, en todo el mundo, se han atribuido más de 130,000 muertes a la enfermedad.

La OMS ha dicho que las autoridades chinas le informaron por primera vez sobre el brote el 31 de diciembre. Si bien esa podría haber sido una oportunidad de oro para mitigar la propagación del virus en todo el mundo, la OMS no transmitió su información al mundo ese día.

Parece que solo un país estaba lo suficientemente despierto en ese momento para responder de manera significativa: Taiwán.

Para el 31 de diciembre, la nación isleña frente a la costa de China continental ya había comenzado a monitorear a los viajeros que llegaban en vuelos desde Wuhan. Ese día, las autoridades de Taiwán también le dijeron a la OMS que los médicos taiwaneses habían escuchado de los médicos en China continental, que los trabajadores de la salud allí se habían enfermado con el misterioso virus.

Esta era información crucial, ya que indicaba que el virus se estaba propagando de persona a persona. La OMS, sin embargo, lo ignoró, dijeron más tarde funcionarios de Taiwán.

Era de esperar que la OMS ignorara la advertencia. El PCCh considera a Taiwán como una provincia separatista y ha presionado a la ONU para que ignore la existencia de Taiwán como país independiente.

A Taiwán se le ha negado la membresía en la OMS, cuyo personal tiene prohibido usar documentos o incluso información de fuentes oficiales de Taiwán, a menos que primero obtengan un permiso especial, según un memorando de 2010 filtrado a la OMS.

Dicho permiso implicaría “coordinación con la Misión Permanente [ONU] de China en Ginebra”, decía el memo.

Mientras Taiwán estaba poniendo en marcha su respuesta al virus, la situación en Wuhan se deterioraba rápidamente.

El 2 de enero, The Epoch Times informó acerca de los esfuerzos del PCCh para bloquear la información sobre el brote y los altos niveles de ansiedad que se manifestaban entre la población.

Una directiva de la Comisión de Salud de Wuhan prohibió a todas las instalaciones médicas de la ciudad “publicar información médica sin permiso”. Los debates online sobre el brote fueron rápidamente censurados. El 1 de enero, la policía de Wuhan dijo que habían detenido a ocho locales que propagaban “rumores” sobre el brote. Como resultó más tarde, al menos algunos de los denunciantes suprimidos eran médicos que trataron de advertir a sus colegas sobre el nuevo virus.

Los locales preocupados empezaron a comprar máscaras quirúrgicas y medicamentos chinos preventivos de venta libre en las farmacias de Wuhan. El médico y experto en China, Tang Jingyuan, advirtió que un encubrimiento del gobierno podría exacerbar la propagación del virus.

Mientras tanto, la OMS guardaba silencio.

Para el 3 de enero, las autoridades chinas informaron a la OMS de 44 casos, 11 de ellos graves. Esta fue probablemente la punta del iceberg.

El 5 de enero, The Epoch Times informó, citando a múltiples expertos, que el PCCh probablemente había estado ocultando información sobre el virus y que esto era perjudicial para el control del brote.

Ese mismo día, la OMS, por primera vez, comentó sobre el brote. Reveló que tuvo conocimiento sobre el brote de una “neumonía de causa desconocida” en Wuhan que llevaba cinco días y dijo que debía “manejarse con prudencia”. Pero no recomendó “ninguna medida específica para los viajeros”.

En cambio, hizo lo contrario.

“La OMS no aconseja la aplicación de restricciones de viaje o comercio en China basada en la información actual disponible sobre este evento”, dijo.

Cinco días después, la OMS abordó nuevamente la situación sobre el brote.

“A partir de la información actualmente disponible, la investigación preliminar sugiere que no hay una transmisión significativa de persona a persona y no se han producido infecciones entre los trabajadores de la salud”, dijo la agencia, contradiciendo la información proporcionada anteriormente por Taiwán.

“La OMS no recomienda ninguna medida de salud específica para los viajeros”, dijo la entidad. En su lugar, publicó información general sobre cómo tratar las infecciones por coronavirus.

El 12 de enero, la OMS ajustó ligeramente su lenguaje, diciendo que “no había evidencia clara de transmisión de persona a persona”.

“Las investigaciones preliminares realizadas por las autoridades chinas no han encontrado evidencia clara de transmisión de persona a persona”, anunció la OMS dos días después, sin expresar una sombra de duda sobre las declaraciones oficiales del régimen comunista chino.

En ese momento, Taiwán ya había organizado su propio equipo de investigación para viajar a Wuhan.

“No nos dejaron ver lo que no querían que viéramos, pero nuestros expertos sintieron que la situación no era optimista”, dijo a NBC News el portavoz del gobierno taiwanés, Kolas Yotaka.

Poco después de que el equipo regresó, Taiwán inició los requisitos para las pruebas e informes que debían presentar sus hospitales.

“Cuidando de sí mismo, no escuchando a la OMS en este caso particular, creo que [eso] realmente ayudó”, dijo el Dr. William Stanton, vicepresidente de la Universidad Nacional Yang-Ming de Taiwán y exembajador de Estados Unidos en China, en una entrevista reciente con Jan Jekielek de The Epoch Times.

La OMS solo logró llevar a su equipo a Wuhan para “una breve visita de campo” el 20 de enero.

El 17 de enero, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. enviaron personal para evaluar a los viajeros que venían de Wuhan a tres aeropuertos principales de EE.UU.: JFK, Los Ángeles y San Francisco, que recibían el mayor tráfico de personas procedentes del epicentro del brote. Se añadieron más aeropuertos a la lista en las semanas siguientes.

El 20 de enero, China confirmó la transmisión de persona a persona.

El 23 de enero, el día en que el PCCh puso a Wuhan bajo llave, la OMS anunció que, a pesar de algunos desacuerdos internos, no declararía el brote como una “emergencia de salud pública de interés internacional”.

En este momento, los casos ya habían comenzado a surgir en todo el mundo, incluso en Estados Unidos.

Tres días después, Taiwán prohibió los vuelos desde Wuhan y organizó vuelos especiales para recuperar a su gente de Wuhan.

Mientras visitaba China el 28 de enero, Tedros, de la OMS, instó a los países del mundo a “mantener la calma y no reaccionar de forma exagerada”, expresando su confianza en el control de la epidemia por parte del PCCh, informaron medios estatales chinos.

El 3 de febrero, tres días después de que el presidente Donald Trump prohibiera a los extranjeros que habían estado recientemente en China viajar a EE.UU., Tedros expresó su oposición a las prohibiciones de viaje, diciendo que no era necesario tomar medidas que “interfieran innecesariamente con los viajes y el comercio”.

En un tweet del 20 de marzo, Tedros repitió la propaganda del PCCh de que “por primera vez, #China no ha informado de nuevos casos de #covid19 ayer”. Mientras que, para los expertos de China, las noticias casi confirmaron que los números del PCCh eran falsos, Tedros lo promocionó como “un logro asombroso, que nos da a todos la seguridad de que el #coronavirus puede ser vencido”.

El modelado estadístico, los relatos de testigos presenciales y los documentos proporcionados a The Epoch Times han demostrado que las autoridades chinas ocultaron la verdadera escala del brote en Wuhan y en otras partes de China.

Sin embargo, Tedros ha alabado repetidamente a China por la “transparencia” de su respuesta al brote–algo que los expertos y funcionarios gubernamentales de todo el mundo han destacado como lo más deficiente.

La organización sin fines de lucro, The Victims of Communism Memorial Foundation, establecida en la década de 1990 por el gobierno de Estados Unidos, publicó el 10 de abril un cronograma detallado del encubrimiento de la epidemia por parte del PCCh y de la culpabilidad de la OMS en ella. También anunció que agregaría las muertes por el virus del PCCh global al número histórico de muertes del comunismo.

“La OMS ha abdicado de su responsabilidad ante toda la población mundial para ayudar al régimen comunista chino”, declaró en un comunicado el Director Ejecutivo de la fundación, Marion Smith.

Una conexión personal

Mientras que parte de la influencia del PCCh sobre la OMS provenía de la ONU, Tedros jugó otra parte.

Tedros es un exmiembro del politburó del Frente de Liberación Popular de Tigray, un grupo maoísta que había librado una guerra de guerrillas en la década de 1980 contra el régimen Mengistu, respaldado por los soviéticos en Etiopía.

“Lo más cercano a lo que pondrías [a la ideología de Tigray] sería a la Corea del Norte de hoy”, caracterizó Trevor Loudon, un experto en movimientos comunistas y grupos revolucionarios.

A principios de la década de 1990, cuando el régimen de entonces perdió el apoyo financiero de la colapsada Unión Soviética, una coalición de Tigray y otros grupos lo derrocó y gobernó el país hasta 2019.

En la superficie, el gobierno adoptó reformas de mercado y elecciones democráticas, pero ideológicamente se mantuvo socialista, dijo Loudon, especialmente en términos de política exterior.

“Todavía mantienen sus conexiones comunistas extranjeras”, dijo en una llamada telefónica con The Epoch Times.

Tedros, exministro de salud y luego ministro de Asuntos Exteriores de la nación africana, naturalmente mantuvo fuertes lazos con el PCCh, abrazando proyectos como la iniciativa “La Franja y la Ruta”, que sirven al PCCh para expandir su influencia geoestratégica.

Tedros obtuvo el primer puesto de la OMS en 2017 con un fuerte respaldo del lobby del PCCh, a pesar de las acusaciones de que cubrió tres brotes de cólera durante su mandato como ministro de salud.

“Los diplomáticos chinos habían hecho una dura campaña a favor del etíope, utilizando la influencia financiera de Beijing y el oscuro presupuesto de ayuda para conseguir apoyo para él entre los países en desarrollo”, escribió entonces la columnista del Sunday Times Rebecca Myers.

Tedros negó los encubrimientos del cólera, diciendo que era solo “diarrea acuosa aguda”.

Tedros ha demostrado ser experto en jugar con la sensibilidad occidental por las acusaciones de opresión.

Cuando un asesor de su oponente británico para el liderazgo de la OMS mencionó los encubrimientos del cólera, lo acusó de tener una “mentalidad colonial”.

Cuando Taiwán lo criticó por ignorar su información sobre el virus del PCCh, Tedros acusó a Taiwán de ataques racistas.

La respuesta de Tedros parece haber hecho poco para desviar las críticas.

Una petición pidiendo la renuncia de Tedros obtuvo casi un millón de firmas. Mientras tanto, la administración Trump suspenderá los fondos a la OMS: Estados Unidos es, por mucho, el mayor benefactor de la organización, proporcionando más de USD 110 millones al año en fondos regulares, además de cientos de millones más en contribuciones voluntarias.

En opinión de Stanton, la OMS, “como está actualmente constituida”, debería perder su financiación.

“Creo que tenemos que tomar una línea mucho más dura en términos de cómo la OMS ha manejado este virus”, dijo. “Porque claramente ha sido simplemente un portavoz, en mi opinión, del gobierno de la RPC [República Popular China]”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

“Guerra sin restricciones” del régimen chino contra occidente

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS