La UE busca “diálogo” sobre Hong Kong, mientras Alemania asume la presidencia

Por Alexander Zhang
03 de Julio de 2020
Actualizado: 03 de Julio de 2020

Un día después de que Alemania asumiera la presidencia de la Unión Europea, la canciller Angela Merkel dijo que el bloque de 27 naciones continuaría discutiendo sobre los derechos humanos y el estado de derecho con el régimen chino, pero no llegó a amenazar con sanciones por la nueva ley de seguridad nacional de Beijing para Hong Kong.

“Seguiremos buscando el diálogo y la conversación con China sobre esto”, dijo Merkel en una conferencia de prensa el 2 de julio que marcó el comienzo de la presidencia semestral de Alemania en la UE.

Destacando que los lazos con China son de “importancia estratégica” para la UE, dijo que es importante tener “una relación de confianza donde uno puede decir abiertamente sus opiniones al otro con mutuo respeto”.

“Y habrá diferencias de opinión, pero espero también resultados comunes”, añadió la líder alemana.

Cuando se le preguntó si Alemania consideraría la posibilidad de ofrecer asilo a los disidentes de Hong Kong, Merkel respondió que la ley de asilo alemana “está ahí para la gente de todo el mundo” y por lo tanto no pensaba que se necesitara nada más allá de eso.

En mayo de 2019, Alemania concedió el estatuto de refugiado a dos jóvenes activistas de Hong Kong que enfrentaban cargos en su país.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (I), se dirige a una conferencia de prensa conjunta con la Canciller alemana Angela Merkel al comienzo de la presidencia alemana en la sede de la UE en Bruselas el 2 de julio de 2020. (John Thys/AFP vía Getty Images)

También en la rueda de prensa del jueves, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que a ambas partes les interesaba mantener el estatus especial de Hong Kong, ya que la ciudad “sigue siendo el centro más importante de intercambio económico de China con Europa”.

“Si Europa adopta una posición confiada y unida, esto tendrá un efecto a largo plazo en China”, dijo.

Alemania, el estado miembro más influyente de la UE, parece haber adoptado una postura relativamente suave en la crisis de Hong Kong, en comparación con Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia.

El Senado de Estados Unidos aprobó por unanimidad el 2 de julio un proyecto de ley para autorizar sanciones a los individuos que se descubra están involucrados en la subversión de la autonomía de Hong Kong, y a los bancos que hagan negocios con ellos. Los senadores también han presentado un proyecto de ley para conceder el estatuto de refugiado a los residentes de Hong Kong que corren el riesgo de ser perseguidos en virtud de la ley de seguridad nacional.

Gran Bretaña ha ofrecido una ruta “a medida” para obtener la ciudadanía a los residentes de Hong Kong que tienen la condición de nacionales británicos (en el extranjero), y está a punto de promulgar la legislación Magnitsky para aplicar sanciones específicas a quienes violen los derechos humanos en la ciudad. Australia también está trabajando en un plan para ofrecer un “refugio seguro” a los residentes de Hong Kong.

Un partidario de la democracia es detenido por la policía antidisturbios durante una manifestación antigubernamental el 24 de mayo de 2020 en Hong Kong, China. (Anthony Kwan/Getty Images)

La postura del gobierno de Merkel respecto del régimen chino no es indiscutible dentro de Alemania. El líder del Partido Verde, Robert Habeck, por ejemplo, ha criticado recientemente su falta de voluntad para prohibir al gigante chino de las telecomunicaciones controlado por el estado, Huawei, de la red de telefonía móvil alemana.

“No podemos permitir que el estado chino acceda a nuestros hospitales, rutas de tráfico, fábricas y sistemas de energía a través de proveedores como Huawei, que son controlados a través de la red 5G”, dijo Habeck al periódico alemán Handelsblatt. “No podemos traer un caballo de Troya al sistema”.

El dirigente del Partido Verde también pidió que se impusieran “sanciones personales”, como la prohibición de visados y la congelación de activos, a los funcionarios chinos que violen los derechos humanos e infrinjan el derecho internacional.

El colíder del Partido Verde Alemán Robert Habeck pronunciando un discurso en un congreso de dos días del Partido Verde alemán en Bielefeld, Alemania occidental, el 16 de noviembre de 2019. (Ina Fassbender/AFP vía Getty Images)

Andreas Fulda, un académico alemán que enseña en la Universidad de Nottingham, Inglaterra, se ha pronunciado en contra de la “fallida” política de Alemania hacia China y ha expresado su preocupación por su impacto en la UE.

“La falta de voluntad de Merkel para establecer líneas rojas no solo socava la política exterior alemana hacia China, sino que también dificulta el desarrollo de una nueva y más asertiva estrategia europea hacia China”, escribió Fulda en un reciente comentario publicado por el centro de estudios del Real Instituto de Servicios Unidos (RUSI, por sus siglas en inglés).

“En un momento de crecientes tensiones geopolíticas entre Estados Unidos y la China liderada por el Partido Comunista, Europa ya no puede permitirse la política hacia china sin principios y fracasada de Alemania de ‘el cambio a través del comercio'”, escribió.

“La canciller Merkel debería abandonar su fallida política hacia China y unirse a la búsqueda de Europa de un enfoque con más principios hacia China”, concluyó Fulda.

Isabel van Brugen y The Associated Press contribuyeron a este informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación
Hong Kong: reprimen las nuevas protestas contra ley de “seguridad” china

TE RECOMENDAMOS