Las empresas americanas están potenciando al Partido Comunista Chino

Por Andrew Thornebrooke
11 de Enero de 2022
Actualizado: 11 de Enero de 2022

Análisis de noticias

En el cielo, un piloto de caza chino pasa sus manos por una pantalla táctil y el software de reconocimiento automático de objetivos detecta su objetivo en segundos. En Xinjiang, los gigantescos servidores que alimentan un inmenso conjunto de tecnologías de vigilancia represiva cobran vida. En Shanghai, la tecnología de la ciudad inteligente conecta a los residentes como nunca antes, incluso cuando las autoridades refuerzan su control sobre cada acción de sus residentes.

Todas estas tecnologías y otras más han sido posibles gracias a la continua implicación de empresas estadounidenses con filiales del Partido Comunista Chino (PCCh).

Las tecnologías desarrolladas por las empresas estadounidenses están potenciando el régimen chino y su desarrollo militar, incluso cuando el PCCh dirige y facilita la inversión sistemática en empresas estadounidenses y sus activos y su adquisición para generar una transferencia de tecnología a gran escala.

Una vieja amenaza, otra vez nueva

Michael Sekora sabe algo del proceso. Dirigió el Proyecto Sócrates, un programa de la Agencia de Inteligencia de Defensa de la época de Reagan diseñado para llevar a Estados Unidos a la victoria en la Guerra Fría.

El propósito de ese proyecto era doble: Comprender por qué Estados Unidos estaba perdiendo competitividad frente a la Unión Soviética, y desplegar ese conocimiento para reconstruir la ventaja competitiva de la nación.

Ahora, Sekora cree que las lecciones aprendidas en el Proyecto Sócrates son la clave para comprender e invertir la tendencia al declive de Estados Unidos.

“China entiende que explotar la tecnología de forma más eficaz que la competencia es la base de toda ventaja competitiva”, afirma Sekora.

El problema, según Sekora, es que en lugar de maniobrar y explotar de forma significativa las tecnologías críticas, Estados Unidos ha recaído en lo que él denomina “planificación financiera”, y ha permitido que el régimen chino se apropie y aproveche la tecnología en su beneficio en todo momento.

Mientras China se pone en marcha, dice, Estados Unidos se limita a soltar las riendas de los negocios y a arrojar dinero al problema bajo el supuesto de que el aumento de la financiación de la investigación y el desarrollo se traducirá de algún modo en la creación y el despliegue de las tecnologías precisas que la nación necesita cuando las necesita.

Según Sekora, se trata de una premisa muy equivocada.

“La única manera de contrarrestar eficazmente una estrategia tecnológica es con una estrategia tecnológica más eficaz”, dijo Sekora. “Ejecutar cualquier otra cosa es perder el tiempo”.

Sekora no es el único. Su opinión sigue a las advertencias de altos cargos militares estadounidenses de que la tecnología militar china avanzará más que la de Estados Unidos si no se realizan cambios serios en el proceso de desarrollo y adquisición.

“El ritmo [de China] y la trayectoria que lleva superarán a Rusia y a Estados Unidos si no hacemos algo para cambiarlo”, dijo John Hyten, entonces vicejefe del Estado Mayor Conjunto, en octubre.

“Sucederá”.

A pesar de estas advertencias, la estrategia general de Estados Unidos para competir con China ha continuado relativamente sin cambios. Aunque más de 400 entidades chinas han sido incluidas en una lista negra comercial de Estados Unidos, la estrategia del PCCh de reformar, renombrar y sustituir rápidamente estas entidades está enturbiando la eficacia de dichas medidas y aumentando la complejidad de los vínculos que unen a los militares chinos con la comunidad empresarial estadounidense.

Sin embargo, el robo y las adquisiciones casi legales de tecnologías estadounidenses clave por parte del régimen chino siguen aumentando.

Para entender por qué, es necesario desentrañar cómo las leyes chinas facilitan la transferencia de tecnología, cómo fueron diseñadas explícitamente para hacerlo, y cómo las empresas estadounidenses siguen alimentando al dragón.

Epoch Times Photo

 

Las leyes chinas promueven la adquisición de tecnologías estadounidenses

Frenar el flujo de tecnologías estadounidenses a manos del ejército chino no es una tarea sencilla. Muchas leyes chinas facilitan las transferencias de tecnología de las empresas que hacen negocios en China, independientemente de que esa empresa esté dispuesta a la transferencia o no.

El Partido Comunista Chino (PCCh) impone estrictos requisitos a las empresas conjuntas y a las empresas extranjeras con sedes en la China continental. Muchos de los requisitos exigidos a las empresas por las leyes de seguridad nacional, inteligencia, ciberseguridad y exportación de datos del régimen, están diseñados para facilitar la transferencia de tecnología o fomentarla como efecto secundario.

La Ley de Protección de Datos 2021 del régimen, por ejemplo, exige que los funcionarios del PCCh examinen ciertos datos recogidos en China antes de enviarlos al extranjero. Por lo tanto, una empresa estadounidense que haga negocios en China y maneje tipos de información personal debe obtener la aprobación de las autoridades antes de transferirla a sus sucursales o servidores con sede en Estados Unidos.

“El PCCh controla el 100% de la supervisión tanto de las empresas chinas como de las estadounidenses que hacen negocios en China y Hong Kong”, dijo T. Casey Fleming, director ejecutivo de BlackOps Partners, una empresa de asesoramiento e inteligencia de riesgos estratégicos.

“Cada visitante no chino es rastreado y vigilado, tanto física como digitalmente. Esto se ve reforzado por las leyes del PCCh de 2017 y 2018 que exigen que toda la propiedad intelectual y los datos estadounidenses se compartan con el PCCh”.

Entre esas leyes clave en juego está la Ley de Seguridad Nacional de Beijing de 2015.

Según esta ley, la tecnología de la información principal, la infraestructura crítica y los sistemas y datos importantes deben ser “seguros y controlables”. La Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos y China publicó un informe en ese momento, señalando que la nueva norma “requeriría que cualquier empresa que opere en China entregue al gobierno su código informático y sus claves de cifrado, así como que proporcione una puerta trasera de entrada a las redes informáticas comerciales”.

Asimismo, la Ley de Ciberseguridad de 2016 del régimen exige a los operadores de redes que proporcionen apoyo técnico a las organizaciones de seguridad pública y nacional.

Su Ley de Inteligencia Nacional de 2017, por su parte, requiere que todas las organizaciones “apoyen, ayuden y cooperen con los esfuerzos de inteligencia nacional”.

Sin embargo, estas leyes no se limitan a la transferencia de datos y al acceso a la IP.

De hecho, algunas leyes exigen que las empresas promuevan activamente el PCCh, sus valores y su visión del mundo, exigiendo que los funcionarios del PCCh trabajen dentro de las empresas que operan en China continental.

La Ley de Sociedades de China de 1994, actualizada en 2018, requiere que todas las empresas chinas y las empresas con inversiones extranjeras prevean la creación de organizaciones del Partido dentro de sus empresas.

Sin duda, las actividades de los funcionarios del PCCh dentro de las empresas estadounidenses que operan en China pueden ser inferiores al papel político activo que se exige a los funcionarios que trabajan en las organizaciones chinas respaldadas por el Estado, cuya misión está ordenada por la constitución del PCCh.

Sin embargo, la presión política existe y se ejerce sobre las empresas extranjeras para que den poder de decisión a los miembros del Partido.

Según el U.S-China Business Council, una organización sin ánimo de lucro dedicada a aumentar el comercio entre Estados Unidos y China, los agentes del PCCh que trabajan en empresas privadas están presentes para garantizar que la empresa cumpla las leyes del PCCh. Advierte, sin embargo, que las empresas deben estar “atentas a las presiones para formar organizaciones del partido en sus filiales de China”.

Durante gran parte de las últimas tres décadas, esto se consideraba simplemente el costo de hacer negocios en China. Pero los expertos en seguridad advierten ahora que la presencia de estos funcionarios del PCCh representa una amenaza directa para la seguridad no solo de las empresas que los emplean, sino también de los países de origen de esas empresas.

Esto se debe a que los funcionarios del PCCh trabajan para garantizar el acceso del partido a los datos clave, de acuerdo con las leyes de datos de China antes mencionadas.

“El PCCh mantiene una presencia en todas las empresas con inversión estadounidense para garantizar que se produzca la transferencia de tecnología”, dijo Fleming. “El personal clave del PCCh está insertado en las estructuras de información de las empresas con tecnología, propiedad intelectual y datos clave de Estados Unidos”.

El robo o la adquisición forzada de tecnología por parte de funcionarios del PCCh colocados en empresas que hacen negocios en China forma parte de un esfuerzo más amplio del régimen para cooptar la investigación mundial para su propio poder, según Sam Kessler, asesor geopolítico de la empresa multinacional de gestión de riesgos North Star Support Group.

“Los funcionarios del PCCh han jurado servir en nombre del régimen chino, lo que significa que están legalmente obligados, si se les pide, a robar la propiedad intelectual de una organización estadounidense o a afectar a sus operaciones de alguna forma que sirva para su beneficio”, dijo Kessler.

“Es una forma de guerra asimétrica o irregular que ha estado ocurriendo en los sectores privado, público, académico y de investigación desde hace varios años”.

La influencia negativa de los agentes del PCCh no se limita al robo por parte del miembro del Partido, según Kessler. Los miembros del PCCh también desarrollarán otras fuentes dentro de la empresa como parte del esfuerzo más amplio del PCCh para contratar a científicos extranjeros y otros expertos, como a través del programa “Mil Talentos”.

Epoch Times Photo
Un microscopio de detección de cáncer de IA de Google se ve durante la Conferencia Mundial de Inteligencia Artificial 2018 (WAIC 2018) en Shanghai el 18 de septiembre de 2018. (STR/AFP vía Getty Images)

Transferencia de tecnología forzada por diseño

Esta constelación de leyes y prácticas sirve para politizar a las empresas estadounidenses y con inversión estadounidense en China y canalizar su preciada propiedad intelectual y sus tecnologías más preciadas a las autoridades del PCCh.

Esto no es accidental. Tampoco es un secreto entre las élites políticas y empresariales estadounidenses.

De hecho, la versión no clasificada del Informe de 1999 del Comité Selecto sobre Seguridad Nacional y Preocupaciones Militares/Comerciales de Estados Unidos con la República Popular China, comúnmente conocido como el Informe Cox, encontró que el aparato político-legal de China estaba explícitamente diseñado para este propósito.

“El enfoque de la RPC [República Popular China] hacia las empresas tecnológicas estadounidenses parte de la premisa de que las empresas extranjeras deben tener acceso al mercado de la RPC solo porque dicho acceso permitirá a la RPC asimilar la tecnología y, con el tiempo, competir con la tecnología estadounidense o incluso superarla”, dice el informe.

“La RPC considera así a las empresas extranjeras como un medio a corto plazo para adquirir tecnología”.

El informe también constató que la incapacidad o la falta de voluntad de Estados Unidos para aplicar leyes de transferencia de tecnología más estrictas agravaba el problema.

Las “políticas y prácticas de control de las exportaciones de Estados Unidos e internacionales han facilitado los esfuerzos de la RPC para obtener tecnología militarmente útil” y han “reducido aún más la capacidad de controlar las transferencias de tecnología militarmente útil”, según el informe.

Esta situación, según algunos, se mantiene relativamente sin cambios incluso ahora.

En octubre de 2021, el Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad (NCSC, por sus siglas en inglés) lanzó una campaña para advertir e instruir a las organizaciones estadounidenses dedicadas a las tecnologías emergentes sobre los peligros de las operaciones de contrainteligencia extranjeras.

“Hay múltiples ejemplos en los que la tecnología, los datos, el talento y el capital intelectual de estos sectores tecnológicos emergentes de Estados Unidos han sido adquiridos por el gobierno de la República Popular China y puestos en uso para cumplir con los objetivos nacionales y geopolíticos de la República Popular China”, dijo entonces un ejecutivo de comunicaciones del NCSC.

Epoch Times Photo
Un grupo de personas cena en un restaurante mientras una pantalla emite el discurso de Año Nuevo del líder chino Xi Jinping en Beijing el 31 de diciembre de 2021. (Jade Gao/AFP vía Getty Images)

Aceleración del robo

El ritmo al que los órganos del PCCh trabajan para usurpar el talento y la tecnología estadounidenses se ha acelerado enormemente bajo el mandato de Xi Jinping, que llegó al poder en 2012.

Xi señaló en 2012 que el PCCh necesitaría “cubrir exhaustivamente” el sector privado. En 2015, inició sus masivas reformas económicas y militares. En 2017, convocó la Comisión Central para el Desarrollo Militar y Civil Integrado, cimentando efectivamente la estrategia que ahora se conoce como “Fusión Militar-Civil”, que comenzó en 2015.

Bajo la estrategia de fusión militar-civil toda la sociedad china se moviliza para participar en el “gran rejuvenecimiento” de la nación china mediante la modernización del ala militar del PCCh, el Ejército Popular de Liberación (EPL).

Coincidiendo con la aplicación de la fusión militar-civil, las empresas estadounidenses denunciaron una cantidad cada vez mayor de robos de PI originados en China.

Según el Informe de la Comisión sobre el Robo de la Propiedad Intelectual Estadounidense de 2013, la mayoría de los estudios concluyeron que China representaba aproximadamente el 70% del robo de PI. Sin embargo, el informe señalaba que “no existe una ‘regla general’ fiable para tales estimaciones”.

Una declaración del Departamento de Justicia, actualizada por última vez en noviembre de 2021, reveló que el 80 por ciento de todas las acusaciones de espionaje económico que presentó desde 2018 implicaban una conducta que beneficiaba directamente al PCCh.

Además, descubrió que el 60 por ciento de todos los casos de robo de secretos comerciales implicaban alguna conexión con China.

A pesar de esto, las empresas estadounidenses continúan haciendo negocios en China, empleando a oficiales del PCCh junto con el personal estadounidense y contratando a organizaciones chinas vinculadas directamente con el EPL, con el aparente conocimiento de que la ley del PCCh necesita que se aproveche su tecnología para mejorar las capacidades militares de China.

Las empresas estadounidenses siguen ayudando al EPL

Las numerosas leyes del PCCh que controlan la colocación de oficiales comunistas y ordenan el intercambio de datos solo han frenado marginalmente la participación estadounidense, y el endurecimiento de las restricciones comerciales y de exportación de Estados Unidos parece tener un efecto limitado.

Según una encuesta de 338 empresas estadounidenses en China realizada por la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Shanghai, alrededor del 72% de las empresas estadounidenses presentes en China no tienen planes de trasladar ninguna de sus operaciones.

Así, aunque algunos fabricantes de Taiwán, Japón y Vietnam están abandonando el país, según el Financial Times, sigue existiendo un problema clave:

Entre las empresas que siguen haciendo negocios con entidades afiliadas al PCCh y al EPL en China se encuentran algunas de las mayores y más poderosas compañías tecnológicas del planeta.

La principal de ellas es Apple, que ha trabajado incansablemente para consolidar su apoyo al PCCh dentro de China en un esfuerzo por asegurar sus propias cadenas de suministro, que supuestamente empleaban mano de obra infantil china hasta 2016.

El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, supuestamente llegó a firmar en secreto un acuerdo con el PCCh con valor de 275,000 millones de dólares para garantizar su acceso a las cadenas de suministro y otros servicios en la China continental. El acuerdo incluía empresas conjuntas para gestionar el cumplimiento de la ley de datos y seguridad en China, aunque no está claro qué porcentaje de propiedad mantienen Apple o Cook en las empresas.

En 2021, una investigación sobre las prácticas de Apple en China realizada por el New York Times descubrió que “Apple ha cedido en gran medida el control al gobierno chino” en la China continental.

El conglomerado tecnológico estadounidense Cisco también formó una empresa conjunta de 100 millones de dólares con la empresa de TI Inspur para desarrollar infraestructura de tecnología de la información, centros de datos y equipos de red en 2016. Esto a pesar de los informes de 2015 que descubrieron que Inspur era conocida por dar servicio a clientes que proporcionaban a los militares chinos investigación sobre misiles.

Posteriormente, Inspur fue incluida en la lista negra de Estados Unidos en 2020.

En 2015, la empresa informática estadounidense Dell se asoció estratégicamente con Tsinghua Tongfang, una empresa estatal china de software, para desarrollar la computación avanzada en la nube, los macrodatos e incluso construir ciudades inteligentes en China.

Tsinghua Tongfang es una filial de Tsinghua Holdings, una empresa que vende equipos de comunicaciones al EPL.

El acuerdo formaba parte de un cambio de enfoque estratégico hacia China, al que los directivos de Dell se refirieron como “en China, para China“, y fue acompañado por la creación de un laboratorio de inteligencia artificial (IA) en la Academia China de Ciencias, el principal centro de investigación estatal del régimen.

En 2021, las empresas estadounidenses Goldman Sachs y Sequoia Capital invirtieron una parte sustancial de los más de 700 millones de dólares de financiación obtenidos por 4Paradigm, una empresa tecnológica china centrada en el desarrollo de inteligencia artificial.

Más tarde se reveló en un informe del Centro de Seguridad y Tecnología Emergente de Georgetown que 4Paradigm tenía un contrato abierto para desarrollar software de inteligencia artificial para toma de decisiones para su uso por el EPL.

La gente ve el entretenimiento informático durante una ceremonia de lanzamiento de las nuevas plataformas informáticas de Intel el 9 de enero de 2006 en Beijing, China. (China Photos/Getty Images)

Asimismo, investigadores de Intel llevaron a cabo una investigación con 4Paradigm, desarrollando y presentando una ponencia sobre sus hallazgos sobre la gestión de bases de datos con conjuntos de datos masivos. La ponencia ofrecía resultados experimentales que sugerían que un nuevo sistema de bases de datos podría proporcionar aumentos de velocidad para mejorar la eficacia de los modelos de inteligencia artificial de toma de decisiones. Intel describió la colaboración como “académica” y no comentó si conocía el contrato de IA de 4Paradigm con el ejército chino.

Ya en 2014, Intel acordó invertir 1500 millones de dólares en un holding empresarial propiedad del fabricante de semiconductores chino Tsinghua Unigroup, una empresa a la que posteriormente se le bloqueó la compra de empresas estadounidenses debido a sus conexiones con el EPL.

En 2015, Estados Unidos prohibió a Intel la venta de ciertos microprocesadores para ayudar a actualizar un superordenador chino, alegando que le preocupaba que se estuvieran realizando investigaciones sobre armas nucleares en la máquina.

En 2016, otra filial de la empresa matriz de Tsinghua Unigroup, Unisplendour, entró en una empresa conjunta con la estadounidense Hewlett Packard (HP) para crear H3C China.

H3C fue incluida en la lista negra de la Administración Biden en noviembre de 2021 por su “apoyo a la modernización militar del Ejército Popular de Liberación”.

HP rebatió la reclamación, diciendo que no tenía “ningún indicio” de que sus productos se vendieran al EPL.

IBM, como tantos otros, mantuvo a Inspur como socio de su programa Open Power, un grupo de miembros sin ánimo de lucro dedicado a promover la proliferación y el intercambio de conocimientos entre los usuarios de Power Architecture de IBM, lo que permite acceder a algunas de las tecnologías de servidores más avanzadas de IBM y a los conocimientos asociados.

Además, IBM invirtió en una asociación estratégica con la empresa estatal China Electronics Technology Group Corporation (CETC), uno de los 10 conglomerados industriales de defensa designados, para crear una empresa para el gobierno municipal de Shanghai.

En septiembre de 2021, el exsocio de IBM, Beijing Teamsun, acusó a IBM de robar datos de clientes y de ignorar los acuerdos de confidencialidad para suministrar talento a Inspur.

En mayo de 2015, la Marina estadounidense se vio obligada a buscar nuevos servidores para algunos de sus sistemas de combate Aegis, utilizados para rastrear y defenderse de misiles y aviones enemigos, cuando se descubrió que IBM había vendido la misma tecnología a Lenovo, con sede en China, garantizando así que el EPL tuviera acceso a la tecnología en China.

Microsoft también se asoció con CETC para desarrollar servidores para instituciones gubernamentales e infraestructuras críticas en China, terminando finalmente una versión personalizada y “segura” de su sistema operativo Windows 10 para el régimen chino en 2017.

Microsoft y CETC formaron una empresa conjunta, C&M Information Technologies, para autorizar el sistema operativo a organismos gubernamentales y algunas empresas estatales en China.

CETC posee el 51 por ciento de la empresa, mientras que Microsoft conserva el 49 por ciento restante, lo que significa que la empresa está totalmente bajo el control de las mencionadas leyes de seguridad y empresa del PCCh.

Antes de la inclusión de Huawei en la lista negra de la Administración Trump, Google proporcionaba hardware, software y servicios técnicos a la empresa.

Un científico principal de Google también llevó a cabo una investigación con socios chinos que, según el ejército estadounidense, se utilizó para mejorar los sistemas de puntería en los aviones de combate chinos.

“El trabajo que Google está haciendo en China está beneficiando indirectamente a los militares chinos”, dijo el general Joseph Dunford, entonces jefe del Estado Mayor Conjunto, durante una audiencia en 2019.

“Observamos con gran preocupación cuando los socios de la industria trabajan en China sabiendo que existe ese beneficio indirecto. Francamente, ‘indirecto’ puede no ser una caracterización completa de la forma en que realmente es. Es más bien un beneficio directo para los militares chinos”.

Asimismo, en 2019 se descubrió que el científico principal de Google contribuyó a una investigación que podría utilizarse para mejorar la precisión de los cazas furtivos de China, aunque Google dijo que ese no era el propósito de sus contribuciones.

El gigante estadounidense de los semiconductores Qualcomm también firmó un acuerdo de cooperación estratégica con el gobierno provincial de Guizhou, en el suroeste de China, y dio a conocer una empresa conjunta en ese país con valor de 280 millones de dólares y que incluía el compromiso de Qualcomm de crear una empresa de inversión para asegurar futuras inversiones en China.

La empresa, Guizhou Huaxintong Semi-Conductor Technology Co., Ltd, es propiedad en un 55% del gobierno provincial de Guizhou y en un 45% de una filial de Qualcomm.

A pesar de la delgada división entre asuntos civiles y militares o académicos y gubernamentales en China, las empresas estadounidenses siguen trabajando con el PCCh y sus filiales de una manera que permite al régimen clonar tecnologías fabricadas en Estados Unidos con el fin de aumentar su propio ejército.

De hecho, el ejército chino está repleto de armas clonadas creadas a partir de tecnologías estadounidenses y rusas de ingeniería inversa. Decenas de lanzacohetes, rifles, tanques, Humvees, obuses, aviones de combate y aviones no tripulados en posesión de China se originaron como tecnologías estadounidenses o rusas.

Epoch Times Photo
Esta foto tomada el 1 de agosto de 2017 muestra a personal del Ejército Popular de Liberación chino asistiendo a la ceremonia de apertura de la nueva base militar de China en Yibuti. (STR/AFP vía Getty Images)

¿Qué hay que hacer?

Los expertos en seguridad llevan mucho tiempo pidiendo que se prohíban las transferencias tecnológicas relativas a las tecnologías críticas y emergentes. Sin embargo, sus consejos rara vez son tomados en cuenta, y solo parcialmente.

Recientemente, la Ley de Autorización de Gastos de Defensa Nacional (NDAA), que establece el presupuesto y los gastos del Pentágono, contenía una disposición que habría prohibido al ejército estadounidense financiar la investigación en China continental.

Esa disposición se eliminó del proyecto de ley final. En su lugar, se incluyó en la versión firmada una versión suavizada que prohibía la inversión en una sola organización, EcoHealth Alliance, una organización sanitaria sin ánimo de lucro con sede en Nueva York que ha suscitado el escrutinio por sus vínculos con el Instituto de Virología de Wuhan.

La mayor parte de la limitada defensa queda está en manos de la “lista de entidades”, una lista negra comercial que prohíbe a las empresas estadounidenses hacer negocios con las entidades sancionadas, que es fácilmente evadida por las empresas ficticias chinas que, con un simple cambio de nombre, pueden reanudar inmediatamente sus negocios como de costumbre.

También existen leyes de control de las exportaciones para evitar que las tecnologías asociadas a la seguridad nacional se vendan directamente a China y a sus militares. Sin embargo, las tecnologías emergentes, como la IA y el aprendizaje automático, no tienen una prohibición general para su exportación, ya que tienen usos legítimos en el sector civil además del militar.

“Fabricantes de chips como Micron e Intel encontraron formas de seguir haciendo negocios con Huawei después de que la Administración Trump la incluyera en la lista negra en 2019”, dijo Kessler. “Estas empresas pueden tener sede en Estados Unidos, pero pudieron utilizar sus filiales y operaciones en el extranjero para clasificar su tecnología como ‘extranjera'”.

“El robo de la propiedad intelectual estadounidense ha sido muy costoso a lo largo de los años y ha perjudicado la capacidad de Estados Unidos para mantener su ventaja en el futuro”, añadió Kessler. “En algún momento las políticas deben estar a la altura de la gravedad de los resultados actuales y futuros de esta situación”.

La gente llega para asistir al discurso de apertura de Huawei en una feria comercial en Berlín, Alemania, el 3 de septiembre de 2020. (Sean Gallup/Getty Images)

Del mismo modo, Fleming dijo que habría que crear nuevas leyes para hacer frente a una estrategia del PCCh diseñada para aprovechar los actuales controles de exportación de Estados Unidos.

“Nuestras palancas tradicionales de poder económico, cosas como los controles de exportación, los aranceles y las sanciones, son solo parcialmente eficaces contra un régimen totalitario que utiliza todos los medios posibles para debilitar a Estados Unidos y a sus aliados”, dijo Fleming.

“Hay que establecer nuevas leyes para hacer frente a la estrategia de guerra híbrida sin restricciones de nuestro adversario”.

Fleming dijo que los medios tradicionales de Estados Unidos para el manejo del estado económico se dirigían directamente a entidades específicas: corporaciones privadas, unidades militares o agencias gubernamentales. Dijo que esto llevó al PCCh a desarrollar una estrategia para aprovecharse de Estados Unidos y obtener su tecnología.

“El enfoque actual de Estados Unidos deja huecos en su estrategia que permiten al PCCh adquirir o robar la propiedad intelectual”, dijo Fleming. “El PCCh se limita a crear nuevas empresas ficticias, o se mueve a través de empresas que no están en la lista negra, o de empresas en otras naciones aprobadas”.

Para Michael Sekora, la situación le trae fuertes recuerdos de la Guerra Fría.

Recordó cómo la Unión Soviética desarrolló y desarrolló continuamente una amplia gama de cientos, si no miles, de organizaciones fantasma en todo el mundo. Cuando una era comprometida por Estados Unidos y sus aliados, surgían otras dos en su lugar.

El PCCh tiene una gran ventaja en comparación con los soviéticos, según Sekora: Pocas personas con poder real consideraban a China como un adversario hasta hace muy poco.

Como tal, dijo Sekora, los comunistas chinos no tuvieron que cargar con el peso de la confrontación y la competencia constantes que tuvieron sus antepasados soviéticos durante la ejecución de su estrategia tecnológica nacional.

Estados Unidos está destinado a perder esa competencia, dijo Sekora, a menos que modifique drásticamente su actual enfoque de la estrategia tecnológica y deje de una vez por todas su estrategia de planificación basada en las finanzas.

“La estrategia tecnológica de China, como todas las estrategias tecnológicas eficaces, se basa en el posicionamiento y la maniobra hábil en la explotación de la tecnología para generar y mantener la ventaja competitiva necesaria en el mercado, en el campo de batalla y en todo el mundo político”, dijo.

Así, según Sekora, aunque Estados Unidos frustrara las ambiciones del PCCh de adquirir o robar tecnologías militares estadounidenses a corto plazo, la actual estrategia basada en el gasto de Estados Unidos se mostraría incapaz de impedir que el PCCh tomara la ventaja tecnológica, económica y política a largo plazo.

Sin un cambio en todo el gobierno hacia la maniobra y el aprovechamiento de tecnologías críticas en lugar de limitarse a financiar la investigación, Sekora cree que solo será cuestión de tiempo hasta que el PCCh desplace efectivamente a Estados Unidos como la principal superpotencia mundial.

“La única manera de frenar el flujo de propiedad intelectual e I+D estadounidense hacia las empresas y unidades militares chinas es contrarrestar totalmente las estrategias tecnológicas nacionales y organizativas de China”, dijo Sekora.

“Cualquier otra cosa es una labor inútil garantizada”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS