Proyecto de ley final sobre defensa recorta algunas disposiciones para contrarrestar a China

Por Andrew Thornebrooke
08 de Diciembre de 2021
Actualizado: 08 de Diciembre de 2021

Análisis de noticia

La Cámara aprobó una versión de compromiso bipartidista de la Ley de Autorización de Defensa Nacional para 2022 (NDAA), el proyecto de ley anual de gastos de defensa, el 7 de diciembre. El proyecto de ley incluye muchas disposiciones destinadas a contrarrestar al régimen chino, pero excluyó o diluyó varios otros elementos relacionados con China de borradores anteriores.

En total, el proyecto de ley autorizaría al Pentágono a recibir USD 768,000 millones en fondos para el año fiscal 2022, unos USD 25,000 millones más de lo que pidió inicialmente el presidente Biden.

Pasó por una votación de 654 a 70, con 51 demócratas y 19 republicanos votando en contra. Ahora se dirigirá al Senado para su votación.

Contrarrestar a China

Una parte sustancial del proyecto de ley está dedicada a posicionar mejor a las fuerzas armadas para contrarrestar un Partido Comunista Chino (PCCh) cada vez más agresivo. El alcance de esa competencia es global, pero la NDAA le da un enfoque particular a la región del Indo-Pacífico.

Específicamente, el proyecto de ley autoriza USD 7100 millones para la Iniciativa de Disuasión del Pacífico (PDI), un amplio esfuerzo estratégico para desarrollar más fuerzas y enfocar esfuerzos estratégicos en el Indo-Pacífico para contrarrestar al régimen chino.

Ese monto fue USD 2100 millones más de lo que solicitaron los líderes del Pentágono. Los legisladores dijeron, sin embargo, que el liderazgo militar estaba demasiado centrado en los sistemas específicos en los que invertirían y no en cuestiones más amplias de preparación.

La solicitud inicial del Pentágono “se centró incorrectamente en las plataformas (…) en lugar de mejorar la postura conjunta y habilitar las capacidades necesarias para mejorar la disuasión en el Indo-Pacífico”, según una declaración conjunta de los Comités de Servicios Armados que describió los cambios realizados en su compromiso.

“Reiteramos nuestro firme apoyo a la Iniciativa de Disuasión del Pacífico como medio para priorizar los esfuerzos del Departamento de Defensa en apoyo de mejorar la postura de disuasión y defensa de los Estados Unidos, tranquilizar a los aliados y socios y aumentar la preparación y la capacidad en la región del Indo-Pacífico, principalmente al oeste de la Línea internacional de cambio de fecha”.

El comunicado dijo que el aumento de la financiación establecería una “línea de base” para medir la eficacia de la PDI en los próximos años.

El proyecto de ley de compromiso también declaró que un objetivo central era el “mantenimiento o restauración de la ventaja militar comparativa de los Estados Unidos con respecto a la República Popular de China”.

Con este fin, el proyecto de ley apoya los esfuerzos continuos para proporcionar a Taiwán capacidades militares asimétricas y entrenamiento para evitar un “hecho consumado” de la invasión china. Esto está en consonancia con la Ley de Relaciones con Taiwán, que exige que Estados Unidos proporcione a Taiwán la capacidad de defenderse.

El proyecto de ley de defensa también ordena un análisis comparativo de los programas de modernización militar entre China y EE. UU. y ordena al Departamento de Defensa (DoD) que informe al Congreso si el PCCh obtiene un número superior de misiles balísticos intercontinentales. Muchos de estos informes establecidos por el proyecto de ley deben ser confidenciales al momento de su publicación.

El proyecto de ley también ordena el establecimiento de una nueva gran estrategia para tratar con China tras la publicación de la nueva estrategia de seguridad nacional del presidente en 2022, y la organización de una nueva junta asesora en la rama ejecutiva destinada a asesorar al presidente sobre cuestiones de la gran estrategia de China.

El proyecto de ley prohíbe a los fondos adquirir cualquier producto extraído, producido o fabricado mediante trabajo forzoso en Xinjiang.

Recortando la grasa

También hubo varias disposiciones relacionadas con contrarrestar a China que fueron diluidas o eliminadas por completo del compromiso final aprobado por la Cámara el martes por la noche.

Estos incluyeron:

  • Una disposición que hubiera requerido al secretario de Estado informar sobre el cumplimiento por parte de China del artículo 6 del Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares (negociaciones de buena fe para evitar una carrera armamentista);
  • Una disposición que habría mitigado las amenazas financieras globales de China al alentar la cooperación de los Estados Unidos con el Fondo Monetario Internacional y la Junta de Estabilidad Financiera;
  • Una disposición que habría establecido un grupo de trabajo para coordinar la fabricación de semiconductores entre Estados Unidos y Taiwán;
  • Una disposición que hubiera requerido un informe sobre los esfuerzos estratégicos de Estados Unidos para contrarrestar la influencia maligna de China y Rusia en África;
  • Una disposición que habría rechazado la aplicación de la Ley de Seguridad del Tráfico Marítimo de China dentro de la Línea de Nueve Guiones;
  • Una disposición que habría establecido una operación de influencia diplomática para contrarrestar la influencia china a nivel mundial; y
  • Una disposición que habría prohibido el uso de fondos del Pentágono en cualquier investigación o producto en China continental.

Las dos últimas disposiciones son de particular interés ya que su eliminación indica un paso atrás en las acciones que habrían abordado la influencia de China a través de políticas específicas, a diferencia de otras disposiciones en todo el proyecto de ley que simplemente establecen informes de viabilidad sin comprometerse a tomar medidas.

La operación de influencia eliminada de la NDAA final fue el llamado “Programa China Watcher”.

El programa habría comprometido USD 10 millones anuales para colocar a expertos y diplomáticos en posiciones para monitorear la influencia maligna del PCCh en los sectores militares, económicos y políticos en países extranjeros.

La representante Claudia Tenney (R-NY), quien presentó la disposición, expresó emociones encontradas sobre el proyecto de ley de compromiso final.

“Si bien hubo tantas victorias en la NDAA bipartidista, estoy decepcionada de que mi Enmienda China Watcher no se incluyera en el proyecto de ley final”, dijo Tenney en un correo electrónico.

“China sigue siendo una amenaza para nuestra seguridad nacional y económica, y Estados Unidos puede y debe hacer mucho más para rastrear sus actividades malignas”.

Tenney dijo que continuaría presionando para que se vote un proyecto de ley separado, HR 5760, que establecería el Programa China Watcher fuera de la NDAA.

De manera similar, la versión anterior del proyecto de ley de la Cámara de Representantes habría prohibido el uso de todos y cada uno de los fondos del Pentágono para fines de desarrollo o investigación realizados en China.

La versión final limita ese pedido a una sola organización: EcoHealth Alliance.

EcoHealth Alliance es una organización de investigación sin fines de lucro con sede en Nueva York que generó críticas luego de ser acusada de violar las reglas del gobierno que prohíben la búsqueda de una investigación de ganancia de función, que presuntamente realizó en el Instituto de Virología de Wuhan, el lugar en el centro de la teoría de la fuga del laboratorio sobre el origen de COVID-19.

La nueva disposición de la NDAA prohíbe la transferencia de fondos del DoD a EcoHealth Alliance para cualquier investigación realizada en China o para cualquier entidad que el Secretario de Defensa determine que es propiedad o está controlada por China.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS