Las empresas estadounidenses son “rehenes” de China

Por Emel Akan
05 de Diciembre de 2021 4:49 PM Actualizado: 05 de Diciembre de 2021 4:49 PM

Las empresas extranjeras que hacen negocios en China deben ser conscientes de los costos de realizar transacciones con un régimen totalitario que controla todo en la sociedad y puede fácilmente doblegar a cualquier empresa a su voluntad.

Los jefes de las corporaciones estadounidenses no se atreven a criticar al Partido Comunista Chino (PCCh) ni siquiera en entornos privados. Saben que el Big Brother siempre los está observando.

La rápida disculpa del jefe de JPMorgan, Jamie Dimon, por una broma que hizo recientemente acerca del régimen comunista del país es un buen ejemplo de cómo los líderes empresariales temen a las represalias de Beijing.

Clyde Prestowitz, autor y estratega sobre Asia y la globalización, explica el verdadero costo de hacer negocios en China en su último libro “The World Turned Upside Down: America, China, and the Struggle for Global Leadership”. Fue asesor presidencial y líder de la primera misión comercial estadounidense a China en 1982.

Las empresas estadounidenses que están muy acopladas con China se enfrentan a todo tipo de riesgos, desde el robo de propiedad intelectual hasta el ciberespionaje comercial. Pero el mayor riesgo, el más fundamental, es “la pérdida de la libertad de expresión”, dice Prestowitz en su libro.

Dimon no está solo, ya que hay muchos ejemplos de CEOs y presidentes del mundo libre que se disculpan o se retractan cuando hacen enfurecer al régimen chino.

Durante las protestas de Hong Kong en 2019, por ejemplo, Apple sacó de su tienda de aplicaciones una aplicación de mapas ampliamente utilizada por los manifestantes a favor de la democracia que mostraba la ubicación de las patrullas policiales y avisos de despliegues de gases lacrimógenos, citando razones de seguridad. La medida se tomó luego de que los medios estatales chinos aumentaran la presión pidiendo la eliminación de la aplicaciones. Google también provocó controversia cuando eliminó un juego de rol de la protesta de Hong Kong de su tienda de aplicaciones.

Estos no son de ninguna manera los únicos incidentes aparentemente de autocensura de las empresas tecnológicas estadounidenses. Apple, por ejemplo, eliminó casi 55,000 aplicaciones activas de su tienda de aplicaciones en China desde 2017, según un artículo del New York Times. Entre ellas se encuentran aplicaciones creadas por las minorías oprimidas por el régimen, incluidos uigures y tibetanos.

Durante años, la lista de entidades que han cedido a las demandas de censura de Beijing ha crecido. The Gap, Disney, Delta Airlines, Medtronic, Marriott, la NBA y muchos otros se han sometido ante el régimen chino por asuntos que van desde Taiwán hasta los uigures y Hong Kong.

Sin embargo, tales acciones de las empresas de EE. UU. han generado críticas de los legisladores de ambos partidos, que acusan a las empresas de sacrificar los valores estadounidenses por el atractivo de las ganancias en la segunda economía más grande del mundo.

Para el CEO de Apple, Tim Cook, y otros ejecutivos corporativos de EE. UU. que navegan por el mercado chino, efectivamente se convierten en “rehenes” de los caprichos del régimen chino.

“Pueden ser percibidos como los jefes de empresas estadounidenses, pero le temen a Beijing mucho más de lo que le temen a Washington”, escribe Prestowitz en su libro.

Dado que no existe un estado de derecho en China, se vuelven “cautivos”, agrega. En Washington, tienen abogados y grupos de presión que les dan el poder de influir o demandar al gobierno de Estados Unidos. En Beijing, sin embargo, no pueden demandar al régimen chino porque saben que perderían—los tribunales en China están controlados por el Partido Comunista—y enfrentarían represalias por parte del régimen incluso por intentarlo.

Beijing es consciente de esta ventaja y, por lo tanto, puede utilizar libremente a las empresas como herramienta. Como escribí en una columna anterior, la Embajada de China en Washington está presionando a las empresas y grupos comerciales estadounidenses que tienen intereses comerciales en China para que se opongan en contra de un proyecto de ley integral de China que pretende mejorar la competitividad de Estados Unidos y responsabilizar a Beijing por sus abusos contra los derechos humanos.

Según Prestowitz, las entidades que están bajo presión podrían ser gigantes como Walmart, Apple, General Electric y FedEx, así como organizaciones como el Consejo Empresarial Estados Unidos-China.

Nada de esto debería ser una sorpresa. Como sabrán los lectores de The Epoch Times, China ejerce una influencia significativa en Estados Unidos. Gastó más de USD 67 millones en grupos de presión el año pasado, un aumento de seis veces desde 2016, según OpenSecrets.

Y esto es solo la punta del iceberg, ya que solo cubre las operaciones de influencia abiertas que deben ser revisadas bajo la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA, por sus siglas en inglés).

La FARA, aprobada en 1938, requiere que una persona que represente un interés extranjero se registre como agente extranjero. Sin embargo, la ley se queda corta en abordar operaciones de influencia política menos abierta realizadas a través de representantes, incluidas corporaciones, asociaciones comerciales y grupos de expertos. Muchos críticos de China en Washington instan al Congreso a cerrar esta laguna en la influencia extranjera.

“Es realmente algo que se debe abordar”, me dice Prestowitz.

Si los jefes de corporaciones tienen operaciones comerciales sustanciales en China, “no se les debería permitir hacer donaciones políticas en Estados Unidos”, dijo.

“Cuando testifiquen ante el Congreso, deberían ser obligados a declarar que están testificando como líderes de las empresas chinas. Deberían estar obligados a decir al público y al Congreso que, de hecho, están sujetos a la presión e influencia del Partido Comunista Chino”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.