Las medidas restrictivas provocan éxodo de los extranjeros de las acciones chinas

Por Emel Akan
27 de Julio de 2021 6:25 PM Actualizado: 27 de Julio de 2021 6:25 PM

WASHINGTON —China ha intensificado sus medidas de regulación sobre su sector privado, provocando una gran conmoción en los mercados mundiales. La medida, que ha eliminado más de 765,000 millones de dólares del valor de las empresas chinas que cotizan en EE. UU. en los últimos meses, envía un duro mensaje a decenas de empresas nacionales que pretenden acceder a los mercados de capitales estadounidenses.

La regulación de Beijing sobre las empresas chinas aumenta día a día, y las empresas de educación privada se han convertido en el más reciente objetivo. El fin de semana pasado, China dio a conocer una amplia revisión de su sector de tecnología educativa, de 100,000 millones de dólares, que prohíbe a las empresas obtener beneficios, obtener capital o cotizar en bolsa. Las empresas de tutoría online de rápido crecimiento estaban entre los objetivos.

Los precios de las acciones de las empresas chinas que cotizan en Estados Unidos —TAL Education, Gaotu Techedu y New Oriental Education— cayeron bruscamente al conocerse la noticia. Cada empresa perdió casi el 80% de su valor en pocos días en la Bolsa de Nueva York.

El anuncio de la reforma se produjo a raíz de una revisión de la ciberseguridad de DiDi Chuxing, que hizo que las acciones del gigante de los servicios de transporte cayeran más de un 40% desde su oferta pública inicial (OPI) a finales de junio.

Muchas empresas tecnológicas se han enfrentado a la ira del régimen chino este año. Las autoridades de Beijing actuaron contra varias empresas chinas destacadas, entre ellas el gigante del comercio electrónico Alibaba.

Alibaba Group accedió a pagar una multa antimonopolio récord de 2800 millones de dólares a principios de este año, después de que los reguladores iniciaran una investigación sobre la empresa. Su fundador, Jack Ma, desapareció durante unos meses como consecuencia de la represión.

El índice Nasdaq Golden Dragon China, que rastrea 98 de las mayores empresas chinas que cotizan en Estados Unidos, ha perdido más de 765,000 millones de dólares en valor desde su máximo en febrero, según Bloomberg.

El régimen chino ha anunciado una preocupación regulatoria diferente para cada uno de los movimientos que ha realizado. Sin embargo, esta medida es una señal de las ambiciones del régimen comunista de reforzar su control sobre el sector privado y restringir las inversiones extranjeras en empresas chinas, según los expertos.

La acción de Beijing tiene “mucho que ver con el hecho de que China sigue siendo una economía planificada y el Partido Comunista Chino no quiere ningún desarrollo en el que no pueda, al menos, tener influencia”, dijo el economista y estratega de mercado Milton Ezrati a The Epoch Times.

“Para mí, lo sorprendente es cómo el PCCh está frustrando lo que parecen ser sus propios intereses”.

Tras la Gran Recesión de 2008-2009, el régimen chino intensificó su esfuerzo por dominar la economía mundial. La clave de este esfuerzo fue crear campeones corporativos a través de subsidios gubernamentales y acceso a los mercados de capital globales.

Desde la década de 2000, cientos de empresas chinas entraron en las bolsas estadounidenses para beneficiarse de mayores reservas de capital. Esto ha desempeñado un papel crucial en el crecimiento de estas empresas y de la economía.

En el primer semestre de este año, 34 empresas de China continental y Hong Kong recaudaron la cifra récord de 12,400 millones de dólares al salir a bolsa en Estados Unidos, según datos de Dealogic.

Sin embargo, con la reciente y fuerte venta, es probable que los inversores se muestren más preocupados por invertir en empresas con sede en China, lo que dificultará sus salidas a bolsa en el extranjero.

“Ciertamente es muy caro si avanzas y luego te bloquea de hecho tu propio gobierno. Así que creo que habrá un efecto desalentador en esto”, dijo Ezrati.

Y la vía para que los inversores occidentales disfruten de una exposición económica al mayor mercado de consumo del mundo a través de estas empresas probablemente “se cerrará o se reducirá drásticamente”, señaló.

La propietaria de TikTok, ByteDance, la empresa de datos de salud LinkDoc Technology y la popular app de fitness Keep fueron algunas de las empresas chinas que archivaron sus planes de salida a bolsa en Estados Unidos después de que Beijing ampliara su ofensiva.

“Creo que la ofensiva será bastante larga”, dijo Robert Johnson, profesor de Finanzas de la Universidad de Creighton, a The Epoch Times. “Ciertamente no es una buena noticia a corto y largo plazo para la cantidad de ofertas públicas de venta que saldrán al mercado”.

“Un gran error de cálculo”

Aunque algunos creen que la fuerte caída del valor de las acciones tecnológicas chinas podría ser una buena oportunidad de compra, muchos gestores de fondos desconfían de estos activos.

Los grandes gestores de activos mundiales están empezando a retirarse materialmente de China y Hong Kong, según declaró Kyle Bass, fundador y director de inversiones de Hayman Capital Management, a la CNBC el 27 de julio.

Según Bass, el objetivo de Beijing es trasladar los listados chinos de Nueva York a Hong Kong, lo que califica de “gran error de cálculo” por parte de Beijing. Hong Kong ha perdido atractivo como destino de inversión después de que China aprobara una ley de seguridad nacional para la ciudad el año pasado.

“Espero que las acciones chinas sigan siendo volátiles por ahora”, dijo Stoyan Panayotov, fundador de Babylon Wealth Management, con sede en California.

Incluso antes de las restricciones del gobierno, dijo a The Epoch Times, los inversores no tenían una verdadera protección, ya que la mayoría de las empresas chinas que cotizan en bolsa utilizan una entidad de interés variable (VIE, por sus siglas en inglés) para salir a bolsa en Estados Unidos.

Casi todas las empresas chinas cotizan a través de una estructura VIE fuera de China. Durante dos décadas, esta estructura ha ayudado a eludir las restricciones de Beijing a la inversión extranjera en sectores sensibles como las telecomunicaciones, los medios de comunicación y la educación.

Para cotizar en el extranjero, una empresa china crea una entidad en el extranjero, que controla el negocio en China mediante acuerdos contractuales, en lugar de la propiedad directa del capital. Por tanto, a diferencia de las empresas con sede en Estados Unidos, los inversores no son propietarios de la empresa china subyacente. En su lugar, poseen una participación en estas entidades de interés variable.

Sin embargo, según la legislación china, la estructura de las VIE es ilegal, por lo que cualquier contrato que pretenda proporcionar una propiedad de facto a los accionistas extranjeros carece de valor.

“Siempre me ha preocupado esta estructura legal, y la mayoría de mis clientes no poseen directamente acciones chinas que cotizan en EE. UU.”, dijo Panayotov.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.