Legislador taiwanés dice que Beijing podría “invadir” luego que misiles cayeran en aguas cerca de Japón

Por Andrew Thornebrooke
04 de Agosto de 2022 5:12 PM Actualizado: 04 de Agosto de 2022 5:12 PM

Cinco misiles balísticos lanzados por China cayeron en aguas de la zona económica exclusiva de Japón el 4 de agosto, provocando una protesta internacional contra el régimen comunista.

Los misiles fueron lanzados en el marco de las maniobras militares de represalia del Partido Comunista Chino (PCCh) contra Taiwán, que ha cortado varias vías aéreas y marítimas internacionales hacia la isla en una especie de bloqueo.

“Que cinco misiles chinos caigan así dentro de la ZEE de Japón es una novedad”, dijo el ministro de Defensa japonés, Nobuo Kishi.

“Hemos protestado enérgicamente a través de los canales diplomáticos”.

Poco antes de los lanzamientos, las autoridades del PCCh cancelaron una reunión previamente prevista entre los ministros de Asuntos Exteriores de China y Japón, alegando su descontento por la firma por parte de Japón de una declaración conjunta del G7 que pedía a China que resolviera sus tensiones con Taiwán de forma pacífica.

“Pedimos a la RPC que no cambie unilateralmente el statu quo por la fuerza en la región, y resuelva las diferencias a través del Estrecho por medios pacíficos”, decía el documento.

Taiwán advierte que el PCCh podría “invadir” aguas locales

Las maniobras militares son las mayores realizadas por el PCCh a través del estrecho de Taiwán. Incluyen fuerzas conjuntas navales, aéreas y de misiles, que operan en seis áreas que rodean a Taiwán.

En particular, algunas de las zonas del ejercicio, que el PCCh ha declarado “prohibidas” para los viajes internacionales, se encuentran a menos de 10 millas de la costa de Taiwán. Las aguas soberanas de una nación terminan a 12 millas de la costa, según el derecho internacional.

Estas maniobras constituirían una invasión de las aguas territoriales de Taiwán si las fuerzas chinas recorrieran toda la extensión de las zonas de ejercicio, dijo a Axios el legislador taiwanés Wang Ting-yu.

“Si envían sus cazas o sus buques de guerra para entrar en nuestro mar territorial, eso significa que China ha invadido nuestro territorio y tendremos nuestro procedimiento operativo estándar para responder a eso”, dijo Wang.

“No queremos provocar ningún conflicto aquí, pero quienquiera que se atreva a invadir nuestro país, nuestro hogar, tenemos nuestra obligación de defender nuestro hogar”.

Las autoridades del PCCh afirman que Taiwán es una provincia rebelde de China que debe ser unida al continente a cualquier precio. Por ello, los órganos de propaganda estatales de China han publicado artículos en los que se afirma que las aguas territoriales de Taiwán son en realidad aguas territoriales de China.

A pesar de las afirmaciones de China, Taiwán es un país autogobernado desde 1949, nunca ha sido controlado por el PCCh y cuenta con un gobierno democrático y una próspera economía de mercado.

La Casa Blanca dijo que China se estaba posicionando para tomar más acciones agresivas contra Taiwán tras el anuncio de los ejercicios, que han bloqueado efectivamente muchas rutas comerciales internacionales importantes hacia la isla.

“China se ha posicionado para tomar más medidas, y esperamos que sigan reaccionando a largo plazo”, dijo el coordinador de comunicaciones del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, durante una rueda de prensa el 2 de agosto. “Estados Unidos no buscará ni desea una crisis. [Pero] estamos preparados para gestionar lo que Beijing decida hacer”.

“Lo que hemos visto hasta ahora es consistente con el libro de jugadas que esperábamos que ejecutaran”, añadió Kirby.

EE.UU. y China en desacuerdo sobre el statu quo

La escalada del PCCh en la región se produce después de la publicitada visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, que los dirigentes del PCCh protestaron enérgicamente. Tanto China como Estados Unidos han aprovechado las tensiones subsiguientes para acusarse mutuamente de intentar cambiar unilateralmente el statu quo respecto a Taiwán.

Estados Unidos mantiene una política de “una sola China”, que reconoce pero no respalda el principio del PCCh de que existe una China inalienable de la que forma parte Taiwán. También está obligado por un tratado a suministrar a Taiwán las armas necesarias para defender su independencia de facto. Además, los documentos que constituyen la base del acuerdo entre China y Estados Unidos sobre la cuestión de Taiwán exigen que ninguna de las partes intente cambiar unilateralmente el actual statu quo mediante la fuerza o la coacción.

Para ello, el PCCh ha dicho que “iniciaría una guerra cueste lo que cueste” para evitar que se reconozca la independencia de Taiwán en la escena internacional.

Sin embargo, el exsecretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo que el texto de los acuerdos de Estados Unidos con China indicaba que la nación estaría dispuesta a ir a la guerra para defender a Taiwán de una invasión del PCCh.

“Desde hace 50 años, nuestros puntos de vista sobre esta cuestión [han] sido claros en ese sentido, que esto sería un asunto de ‘grave preocupación’, que a menudo es el lenguaje diplomático que estaría dispuesto a ir a la guerra por esto”, dijo Esper durante un discurso el mes pasado.

“Es China la que está socavando la política de una sola China, tal y como todas las partes la han entendido desde hace 50 años, y es China la que está cambiando el statu quo a través de la fuerza. Estos son los hechos”.

A pesar de las afirmaciones del PCCh de que la visita de Pelosi constituía un impulso “secesionista” para apartarse del statu quo, la Casa Blanca se apresuró a señalar que las delegaciones del Congreso visitan Taiwán con cierta frecuencia, incluso en múltiples ocasiones este año, que recibieron relativamente poca o ninguna atención por parte del PCCh.

Los líderes políticos y militares de Taiwán también han defendido la visita, y han prometido defender el territorio y el modo de vida democrático de Taiwán de la agresión del PCCh.

“No estamos ansiosos por una lucha, ni la rehusaremos”, declaró el Ministerio de Defensa de Taiwán en un video posteado en las redes sociales. “Tenemos la capacidad y la voluntad de defender nuestra valiosa libertad y democracia, y mantener la estabilidad de nuestra región”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.