G7 pide a China que detenga sus “acciones amenazantes” en torno a Taiwán

Por Andrew Thornebrooke
04 de Agosto de 2022 8:11 AM Actualizado: 04 de Agosto de 2022 8:11 AM

Los ministros del G7 emitieron una declaración el 3 de agosto en respuesta a las posturas militares y diplomáticas del Partido Comunista Chino (PCCh) sobre Taiwán, pidiendo al régimen que cese su comportamiento agresivo en la región.

“Estamos preocupados por las recientes y anunciadas acciones amenazantes de la República Popular China (RPC), en particular los ejercicios con fuego real y la coerción económica, que corren el riesgo de una escalada innecesaria”, dice la declaración. “No hay justificación para utilizar una visita como pretexto para una actividad militar agresiva en el Estrecho de Taiwán.

“Pedimos a la RPC que no cambie unilateralmente el statu quo por la fuerza en la región y que resuelva las diferencias a través del Estrecho por medios pacíficos”.

Los comentarios siguen a la muy publicitada visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi (D-Calif.). El PCCh protestó por el viaje aplicando prohibiciones de importación en represalia a Taiwán, y además lanzando ejercicios militares con fuego real alrededor de la isla y enviando aviones de combate a la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán.

En el último incidente de este tipo, el 3 de agosto el ejército de Taiwán respondió a una incursión de 22 aviones de combate chinos que volaron a través de la línea media del estrecho de Taiwán, que separa la isla del continente. Taiwán declaró que envió aviones y desplegó sistemas de misiles para “vigilar” las actividades chinas.

Pelosi y la Casa Blanca sostienen que el viaje estuvo en consonancia con las políticas de larga data que rigen las relaciones sino-estadounidenses y que de ninguna manera significó un alejamiento del papel tradicional de Estados Unidos en la región. El G7 se mostró de acuerdo con la posición de Estados Unidos y declaró que la visita no cambiaba en modo alguno los precedentes o la política establecidos.

“Es normal y rutinario que los legisladores de nuestros países viajen a nivel internacional”, dice la declaración del G7. “La respuesta escalatoria de la RPC corre el riesgo de aumentar las tensiones y desestabilizar la región”.

“Nosotros reiteramos nuestro compromiso compartido y firme con el mantenimiento de la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán y animamos a todas las partes a mantener la calma, ejercer la moderación, actuar con transparencia y mantener abiertas las líneas de comunicación para evitar malentendidos”.

El Grupo de los Siete es un foro político intergubernamental formado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido.

El PCCh se manifiesta en contra

El PCCh mantiene el llamado principio de “Una sola China”, que establece que Taiwán es una provincia escindida que debe reunirse con el continente. El régimen no ha descartado el uso de la fuerza para lograr este objetivo.

Sin embargo, Taiwán se autogobierna desde 1949 y nunca ha sido controlado por el PCCh. Además, el gobierno democrático de Taiwán y su próspera economía de mercado le permiten mantener relaciones comerciales saludables con muchas potencias mundiales.

Las relaciones de Estados Unidos con Taiwán se rigen por una serie de tratados y cables diplomáticos a lo largo de los años. En particular, Estados Unidos se adhiere a la política de “una sola China”, que supone el reconocimiento diplomático, pero no la aprobación del principio de “una sola China” del PCCh. Esta política también establece amplios vínculos no oficiales con Taiwán. La Ley de Relaciones con Taiwán de 1979 establece que Estados Unidos proporcionará a Taiwán las armas necesarias para su autodefensa.

En el centro de las tensiones actuales entre el PCCh y Estados Unidos está su acuerdo de larga data de que ninguna de las partes intentará cambiar unilateralmente este statu quo mediante la fuerza o la coerción.

Las autoridades del PCCh sostienen que la visita de Pelosi pretendía cambiar unilateralmente ese statu quo, mientras que los funcionarios estadounidenses dicen lo mismo de la creciente agresión militar y económica de China en la región.

El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, calificó la visita de Pelosi como un ataque malicioso a la soberanía china que perturbaría todo el Indo-Pacífico. Según Wang, los esfuerzos de Estados Unidos por apoyar la democracia formaban parte de una red de “actos atroces” y llegó a describir a la presidenta de Taiwán, elegida democráticamente, como una “secesionista” que “traicionó la rectitud de la gran causa nacional”.

Por su parte, Estados Unidos se tomó la agresión con calma y reiteró su compromiso de siempre con los lazos no oficiales con Taiwán, tal y como se rige por todos los precedentes existentes.

“La visita de la presidenta de la Cámara de Representantes es totalmente coherente con nuestra política de larga data de “Una sola China”, dijo el Coordinador de Comunicaciones del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, durante una conferencia de prensa el 2 de agosto. “Hemos dejado muy claro que nada ha cambiado en nuestra política de Una China, que se rige por la Ley de Relaciones con Taiwán, los tres Comunicados Conjuntos entre la RPC y Estados Unidos y las Seis Garantías”.

“Nosotros hemos dicho que nos oponemos a cualquier cambio unilateral del statu quo por cualquiera de las partes. Hemos dicho que no apoyamos la independencia de Taiwán”.

La agresión del PCCh se vuelve errática

Frente a la respuesta impasible de los funcionarios estadounidenses en todos los ámbitos, los dirigentes del PCCh, incluido Wang, parecen volverse cada vez más erráticos en sus amenazas y su retórica belicosa.

Los comentarios de Wang de que Estados Unidos estaba jugando con fuego reiteraron las amenazas del líder del PCCh, Xi Jinping, de que Estados Unidos sería incendiado por su relación con Taiwán. En otro caso, Hu Xijin, exredactor jefe del medio de comunicación Global Times, controlado por el PCCh, amenazó con derribar el avión de Pelosi. A su vez, la ministra adjunta de Asuntos Exteriores de China, Hua Chunying, dijo que “China es la víctima” del viaje de Pelosi y que cualquier acción militar posterior del PCCh estaba, por tanto, justificada.

Numerosos funcionarios actuales y anteriores de Estados Unidos han desestimado la retórica del PCCh como una estratagema de sable.

El general de brigada, David Stilwell, exsecretario de Estado adjunto para asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, describió las posturas del PCCh como “amenazas vacías y huecas, [destinadas] a hacernos retroceder gratuitamente”.

Para ello, dijo que los aliados y socios de Estados Unidos son su mayor fortaleza y que los foros internacionales podrían colaborar para enviar nuevas delegaciones a Taiwán.

“El Reino Unido ya ha anunciado su propia visita de alto nivel”, dijo Stilwell. “Necesitamos que el resto de la Quad, la AUKUS y el resto sigan su ejemplo”.

En una línea similar, un grupo de 26 republicanos del Senado firmaron una declaración conjunta en la que afirmaron su apoyo a Pelosi, a Taiwán y al mantenimiento del statu quo por parte de Estados Unidos desde hace tiempo.

“Apoyamos el viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán”, dice la declaración.

“Durante décadas, los miembros del Congreso de Estados Unidos, incluidos los anteriores presidentes de la Cámara, han viajado a Taiwán. Este viaje es coherente con la política de Estados Unidos de una sola China, con la que estamos comprometidos. También estamos comprometidos ahora, más que nunca, con todos los elementos de la Ley de Relaciones con Taiwán”.

Por su parte, las autoridades taiwanesas se comprometieron a salvaguardar su modo de vida democrático frente a la agresión del PCCh, pase lo que pase.

“No estamos ansiosos por una lucha, ni la descartamos”, declaró el ministerio de Defensa de Taiwán en un vídeo posteado en las redes sociales. “Tenemos la capacidad y la voluntad de defender nuestra valiosa libertad y democracia, y mantener la estabilidad de nuestra región”.

Con la contribución de David Zhang


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.