Pelosi llega a Taiwán entre amenazas chinas de violencia militar

Por Andrew Thornebrooke
02 de Agosto de 2022 12:33 PM Actualizado: 02 de Agosto de 2022 2:20 PM

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, llegó a Taiwán el 2 de agosto, a pesar de las continuas amenazas de violencia del Partido Comunista Chino (PCCh) y sus órganos de propaganda.

La visita se produce en el marco de una gira multinacional por el sudeste asiático, en la que la presidenta visitará también Singapur, Malasia, Corea del Sur y Japón.

Estados Unidos no se deja intimidar por las amenazas de China

La visita de la presidenta de la Cámara a Taiwán se lleva preparando al menos desde abril, cuando se esperaba que visitara Taipéi pero no pudo hacerlo debido a un caso de COVID-19 de última hora.

Posteriormente, el PCCh ha convertido el viaje en una especie de tambor de guerra y ha lanzado una serie de amenazas cada vez más belicosas a Taiwán y a Estados Unidos.

“Jugar con fuego los hará arder”, dijo el líder del PCCh, Xi Jinping, al presidente Biden durante una llamada telefónica la semana pasada.

Del mismo modo, los medios de comunicación estatales chinos se lanzaron a las redes sociales con una larga lista de posteos provocadores y, en ocasiones, violentas sobre el viaje. Sobre todo, instando al ejército chino a derribar el avión de Pelosi.

“Si los aviones de combate estadounidenses escoltan el avión de Pelosi en Taiwán, es una invasión”, dijo Xijin Hu, ex editor del periódico estatal chino Global Times, en un tuit.

“El EPL tiene derecho a disipar por la fuerza el avión de Pelosi y los cazas estadounidenses, incluyendo disparos de advertencia y haciendo movimientos tácticos de obstrucción. Si no son efectivos, entonces derríbenlos”.

Las amenazas siguen una trayectoria de intensificación de la retórica que emana de Beijing en los últimos meses, a medida que el PCCh intenta imponer cambios en la política de Estados Unidos sin un compromiso diplomático significativo. En mayo, el ministro de Defensa chino llegó a amenazar con que el régimen “no dudaría en iniciar una guerra sin importar el coste” para impedir que Taiwán siguiera siendo reconocida como nación en la escena internacional.

Los dirigentes estadounidenses, en su mayoría, se han tomado las amenazas con calma. El lunes, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, reiteró que el país no estaba cambiando ninguna política respecto a Taiwán.

“En pocas palabras, no hay ninguna razón para que Beijing convierta una simple visita, coherente con la política estadounidense de siempre, en una especie de crisis o conflicto, o que la utilice para aumentar la actividad militar agresiva en el estrecho de Taiwán o en sus alrededores”, dijo Kirby.

“No morderemos el anzuelo ni participaremos en observaciones belicosas. Al mismo tiempo, no nos dejaremos intimidar. Seguiremos operando en los mares y cielos del Pacífico occidental como lo hemos hecho durante décadas”.

El PCCh ya ha empezado a castigar a Taiwán por recibir a Pelosi. El sitio web de la presidenta de Taiwán sufrió un ciberataque a principios de la semana. Ese ataque, por su parte, fue seguido por una prohibición de importación china a más de 100 empresas taiwanesas de alimentación y agricultura.

Sin embargo, a pesar de la retórica y la voluntad de hacer daño, los líderes tanto de Taiwán como de Estados Unidos expresaron su solidaridad para no ceder a las demandas del PCCh.

“¿Qué clase de mensaje enviaría a otros líderes del mundo libre si la presidenta del poder legislativo de un país importante cancelara un viaje no anunciado a Taiwán porque la RPC ha amenazado con usar la fuerza contra los amantes de la libertad en esta hermosa isla?”, dijo Wang Ting-yu, un diputado taiwanés, en un tuit.

“Hemos tenido claro desde el principio que ella [Pelosi] tomará sus propias decisiones y que el Congreso es una rama independiente del gobierno”, dijo Kirby. “Nuestra Constitución incorpora una separación de poderes”.

“Esto es bien conocido por la RPC, dadas nuestras más de cuatro décadas de relaciones diplomáticas. La presidenta tiene derecho a visitar Taiwán, y un presidente de la Cámara ha visitado Taiwán antes sin incidentes, al igual que muchos miembros del Congreso, incluso este año.”

Pelosi llega en un avión militar

Hubo rumores de que Pelosi se encontraba a bordo de un avión de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, el SPAR19, que salió de Malasia el martes sin destino indicado. El destino del avión se actualizó a Taipéi cuando pasó por Filipinas.

El avión atrajo la atención de los ansiosos observadores de China, que rastrearon la aeronave. Flightradar24, un popular sitio web de seguimiento de aviones, anunció que el interés “sin precedentes” por el avión provocó una sobrecarga en sus servidores, haciendo que el sitio web no estuviera disponible temporalmente.

“Es habitual que la presidenta de la Cámara de Representantes viaje a bordo de un avión de transporte militar de Estados Unidos”, dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, durante una rueda de prensa el 1 de agosto. “Eso es muy típico”.

“Parte de nuestra responsabilidad es asegurarnos de que pueda viajar de forma segura y protegida, y puedo asegurar que lo hará”.

Es normal que los miembros del Congreso en funciones visiten Taipéi, y así ha ocurrido en múltiples ocasiones este año. Sin embargo, la última vez que un presidente de la Cámara de Representantes en ejercicio visitó Taiwán fue en 1997.

Tanto Estados Unidos como China han maniobrado posteriormente con activos militares en la región que rodea a Taiwán, lo que contradice la sensación de tensión que sienten ambas naciones.

Muchos expertos creen que las amenazas del PCCh son vacías y no pretenden más que influir en la política de Estados Unidos sin tener que recurrir a la diplomacia. Aun así, la Casa Blanca advirtió que este tipo de situaciones pueden conducir con demasiada facilidad a la falta de comunicación y a incidentes catastróficos.

“No es tanto que pueda haber un ataque directo, sino que aumenta las posibilidades de que se produzcan errores de cálculo y confusión, lo que también podría llevar a consecuencias no deseadas”, dijo Kirby el lunes.

Kirby añadió que Estados Unidos estaría atento al aumento de las provocaciones militares del PCCh, incluidas las actividades aéreas y navales y el lanzamiento de misiles.

Dijo que existía la posibilidad de que el PCCh repitiera sus acciones de 1995 y 1996, cuando lanzó misiles a las aguas que rodean a Taiwán después de que se anunciara que el presidente de Taiwán visitaría su alma mater en Estados Unidos.

Las autoridades comunistas chinas han proferido una serie de amenazas contundentes y belicosas contra Estados Unidos en un intento de disuadir el viaje de Pelosi, y no está claro hasta dónde puede llegar el régimen con su retórica sin perder la cara a nivel internacional.

Los dirigentes chinos temen que estos viajes aumenten los lazos entre Taiwán y Estados Unidos y legitimen aún más a Taiwán como nación independiente.

El PCCh afirma que Taiwán es una provincia separatista que debe unirse al continente, por la fuerza si es necesario. Taiwán es un país autogobernado desde 1949, nunca ha estado bajo el control del PCCh, y cuenta con un próspero gobierno democrático y una economía de mercado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.