Libérese mentalmente de querer que la gente sea de una determinada manera

Por LEO BABAUTA
10 de Junio de 2022 5:49 PM Actualizado: 10 de Junio de 2022 5:49 PM

Una de las mayores fuentes de dificultades para todos los seres humanos es el deseo de que la gente sea de una determinada manera.

Parece que no podemos evitarlo: queremos que el mundo sea como nosotros queremos. Por desgracia, la realidad siempre tiene planes diferentes, y la gente se comporta de forma poco ideal.

El problema no son los demás. Son nuestros ideales.

Sí, creo que sería estupendo que la gente dejara de matar animales para la comida y la moda, y se hiciera vegana en su lugar. Pero esa no es la realidad a la que me enfrento, y no va a ocurrir en mucho tiempo, si es que ocurre.

Sí, creo que sería estupendo que mis hijos se comportaran perfectamente todo el tiempo, pero esa no es la realidad de los niños. O de cualquier ser humano, en realidad.

Sí, sería estupendo que mi esposa estuviera siempre de acuerdo conmigo, pero eso no va a ocurrir.

Así que el problema es:

-Tenemos ideales sobre cómo debería actuar la gente, o cómo nos gustaría que fuera.
-La gente no actúa de esa manera ideal, o no es como nos gustaría que fuera.
-Nos molesta esa realidad. Nos sentimos frustrados, enfadados, tristes, decepcionados, estresados.
-Esto nos hace infelices y daña nuestras relaciones con los demás.

Obviamente, esto no es bueno.

Tenemos un par de opciones:

1. Aferrarnos rígidamente a la forma en que queremos que la gente sea, y molestarnos cuando no cumplen con esos ideales.
2. Mantenernos rígidos en la forma en que queremos que la gente sea, e intentar con todas nuestras fuerzas que sea así. (Esto casi nunca funciona).
3. Dejar de lado los ideales y ser más feliz y menos frustrado.

Cuando lo pensamos de esta manera, es obvio que la opción 3 es el mejor camino. Pronto hablaremos de esta opción, pero primero hablemos de un par de objeciones.

Objeciones a dejar ir

Cuando las personas se enfrentan a la idea de dejar ir sus ideales sobre otras personas, suelen tener algunas objeciones:

Objeción: Pero entonces la gente se sale con la suya y se comporta mal. Hay una diferencia entre querer que alguien se comporte de una determinada manera (y enfadarse cuando no lo hace), y aceptar que una persona está actuando de una determinada manera, y luego encontrar compasivamente una respuesta adecuada. En el primer caso, está enfadado con ellos por su comportamiento, y su respuesta desde la ira probablemente empeore las cosas. En el segundo caso, no le molesta demasiado, pero puede ver que su comportamiento es perjudicial y quiere ayudarles, no hacerles daño. En realidad no puede controlarlos, pero puede intentar ayudarlos. Si intenta ayudar pero necesita que acepten su ayuda, entonces será una frustración continua. Ayude pero deje de lado el resultado ideal que le gustaría obtener de su ayuda ofrecida.

Objeción: ¿Pero qué pasa con el comportamiento abusivo? Hay una diferencia entre agonizar por el abuso, y aceptar que la persona es abusiva y tomar las medidas adecuadas. Dejar de lado sus ideales sobre cómo debería actuar la persona abusiva no significa que le permita abusar de usted. Solo significa que acepta que es un maltratador, al tiempo que toma las medidas apropiadas para alejarse de él, y lo denuncia o busca ayuda para él si es apropiado. No se quede en un lugar donde le hacen daño, pero eso no significa que tenga que afligirse por las acciones de otra persona.

Objeción: Pero entonces no hacemos del mundo un lugar mejor. Si la gente se comporta de forma poco ideal, puede agonizar por ello mientras intenta cambiarla, o puede aceptar que el mundo no es ideal, pero trabajar con calma y compasión para ayudar a los demás. En ambos casos, está tratando de hacer el bien, pero en el segundo caso, no está agonizando sobre cómo son las cosas.

Así que estas objeciones se refieren a querer cambiar el mal comportamiento de la gente. Este artículo trata de la aceptación interior del “mal” comportamiento (o lo que yo considero “no ideal”), pero una vez que tiene la aceptación interior, puede tomar la acción externa apropiada. Eso podría ser ayudar, ser compasivo, ponerse a salvo, hablar con calma y amorosamente con alguien, reportar el comportamiento abusivo, obtener asesoramiento, o muchas más acciones apropiadas que vienen de un lugar de amor, compasión y comprensión en lugar de la frustración y la ira.

Dejar ir los ideales

Entonces, ¿cómo dejar de querer que la gente sea de una determinada manera?

En primer lugar, reflexione sobre cómo esos ideales lo están perjudicando a usted y a los demás. Este querer a su manera, este querer una versión específica de la realidad, le está haciendo sentir frustrado, infeliz, enfadado. Está dañando su relación. Es probable que también haga infeliz a la otra persona. Todo esto es causado por un apego a las expectativas e ideales.

A continuación, reflexione sobre su deseo de ser feliz y el de los demás. Si los ideales y las expectativas lo perjudican a usted y a los demás, ¿no sería bueno dejar de perjudicarse a usted mismo? ¿No sería bueno ser feliz en lugar de estar frustrado? Piense en el deseo de tener una mejor relación con otras personas también, y que sean más felices en su relación con usted. Esta es su intención, y es de amor.

En tercer lugar, fíjese en los ideales y las frustraciones a medida que van surgiendo. Observe cuando otra persona lo frustra, y reflexione sobre qué ideal está sosteniendo para ella. ¿Cómo quiere que se comporten en su lugar? No se enrede en su historia de por qué deberían comportarse de esa manera, sino que simplemente tome nota del ideal. Observe que ese ideal lo está perjudicando. Decida que no es útil para usted.

Fíjese también en su patrón mental de resentimiento cuando alguien no cumple sus expectativas, y decida intentar detectarlo a tiempo. Es un patrón del que puede ser consciente y detectarlo a tiempo, y decidir cambiar su patrón.

A continuación, observe con atención la tensión. Dirija su atención a su cuerpo, a la tensión que se produce al aferrarse a este ideal. Preste atención a cómo se siente, a la calidad de la energía en su cuerpo, a dónde se encuentra, a cómo cambia. En este momento de observación, está despierto, en lugar de estar atrapado en la ensoñación de su historia sobre por qué esta persona debería comportarse de forma diferente.

En este momento, puede decidir probar un patrón diferente.

Ahora puede practicar una forma de ser diferente.

He aquí algunas ideas que encuentro útiles:

-En lugar de fijarse en una forma de ser de esta persona (o situación), ábrase a otras posibilidades. Ábrase a un montón de formas diferentes en las que esta persona o situación puede ser.

-Intente comprender a la persona, en lugar de juzgarla basándose en una información limitada. Intente comprender por qué actúa así: quizá tenga miedo. Tal vez esté sufriendo de alguna manera. Tal vez sea su estrategia para protegerse.

-Intente ver la naturaleza bondadosa de sus acciones, en lugar de ver que es una mala persona. Por ejemplo, puede ver que tiene un corazón tierno y miedo, y que actúa por temor. O simplemente quieren ser felices y ésta es su estrategia para serlo. O tal vez tengan buenas intenciones y quieran ayudar, pero están equivocados. Todos tenemos un buen corazón en el fondo, pero puede que haya que poner varias capas para verlo. El enfado puede provenir de los celos, que se derivan de la inseguridad, y del miedo, que se deriva de la preocupación tierna de que no somos lo suficientemente buenos. La acción airada no está justificada, pero en el fondo sigue habiendo un buen corazón.

-Observe el sufrimiento que causan sus acciones y sabrá que usted sufre de la misma manera. Recuerde cómo se siente ese sufrimiento, para que pueda ver por lo que ellos están pasando. Desee con compasión el fin de su sufrimiento.

-Dígase a sí mismo que no sabe cómo debe actuar la gente. Sinceramente, no siempre sé cómo debo actuar. Me engaño a mí mismo si creo que sé cómo deben actuar los demás. Por el contrario, podría sentir curiosidad por sus acciones.

-Vea a la otra persona como un maestro. Lo están ayudando a practicar la atención plena y a dejar de lado sus viejos patrones. Lo están enseñando sobre la realidad frente a los ideales, sobre cómo actúan los seres humanos.

-Relájese. En serio, observe la tensión que tiene y relájese. Sonría. Sea feliz en este momento presente.

-Practique ver la bondad en la otra persona, en usted mismo y en el momento presente. Siempre hay una bondad subyacente en este momento, si elige darse cuenta. Confíe en esta bondad y tendrá menos miedo y será más feliz.

Estas son algunas prácticas. Pruébelas, practíquelas una y otra vez. Creo que será más feliz por ello, y todas las relaciones serán mejores.

Esta historia fue publicada originalmente en el Blog de ZenHabits.net.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.