Libre de mandatos de mascarillas y pasaportes de vacunas, Inglaterra comienza a vivir con COVID-19

Por Lily Zhou
27 de Enero de 2022 1:29 PM Actualizado: 27 de Enero de 2022 1:29 PM

Tras el dramático pero breve pánico provocado por la variante ómicron del virus del PCCh que desencadenó el uso obligatorio de mascarillas y el pasaporte COVID, Reino Unido comenzó a vivir con COVID-19, esta vez sin las restricciones de contingencia.

Desde el 27 de enero, las mascarillas ya no son obligatorias legalmente en ningún lugar de Inglaterra, y los clubes nocturnos y los grandes eventos ya no tienen la obligación de verificar los pases COVID del NHS.

Estas medidas restrictivas, pertenecientes al “Plan B”, se anunciaron en septiembre de 2021 como un plan de respaldo, pero no se pusieron en marcha hasta principios de diciembre, después de que se detectaran casos de ómicron en el país.

Todavía se recomienda a las personas que se cubran la cara en espacios cerrados y llenos de gente donde pueden entrar en contacto con personas con las que normalmente no se encuentran, y las empresas aún pueden optar por imponer estas restricciones en sus instalaciones, pero la policía ya no tiene el poder de emitir multas.

Transport for London, un organismo del gobierno local dirigido por el comisionado Andy Byford y presidido por el alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha dicho que seguirá requiriendo el uso de mascarillas como condición para el transporte. El grupo empresarial Sainsbury’s, que opera una cadena de supermercados Sainsbury’s y los minoristas de artículos para el hogar Argos y Habitat, pidió a sus clientes que siguieran usando cubrebocas en la tienda, mientras que el supermercado Waitrose y los grandes almacenes John Lewis están “sugiriendo” a las personas que las usen.

El pedido para trabajar desde los hogares, que también fue iniciado a causa de la variante ómicron, finalizó el 19 de enero.

El 17 de enero, el período de autoaislamiento para los casos positivos de COVID-19 se redujo a cinco días completos, sujeto a los resultados de las pruebas, mientras que los contactos no vacunados todavía tienen que aislarse durante 10 días, pero el primer ministro Boris Johnson ha sugerido que la norma general podría eliminarse a finales de marzo.

Al anunciar el levantamiento de las restricciones el 19 de enero, Johnson dijo que el gobierno debe reemplazar los requisitos legales con consejos y orientación e instar a las personas con el virus a que sean cuidadosas y consideradas con los demás a medida que el COVID-19 se vuelve endémico.

Las restricciones en los hogares de ancianos se relajarán la próxima semana.

A partir del lunes, se eliminarán los límites en la cantidad de visitantes permitidos en los hogares de ancianos, el período de autoaislamiento para casos positivos se reducirá de 14 a 10 días.

A partir del 11 de febrero, las personas que lleguen del extranjero ya vacunadas no estarán sujetas a pruebas o aislamiento, mientras que las que lleguen sin estar vacunadas deben realizarse pruebas, pero no estarán sujetas a cuarentena a menos que haya una prueba positiva.

La vacunación contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) como condición para el ingreso en hogares de ancianos ha estado vigente desde noviembre de 2021, y un mandato similar entrará en vigencia en entornos de atención médica más amplios el 1 de abril, aunque el secretario de Salud, Sajid Javid, dio una ligera pista que insinúa que la regla planeada aún no está escrita en piedra.

Javid también le dijo a un comité selecto de parlamentarios que un “plan para vivir con COVID”, que se publicará en la primavera, establecerá cómo el gobierno planea lidiar con las nuevas variantes y cómo el NHS planificará la “capacidad de aumento” cuando sea necesario.

La relajación de las restricciones en Inglaterra se produjo cuando el número de hospitalizaciones y muertes no siguió la pronunciada curva del número de casos y después de que el gobierno aceleró una campaña de vacunación de refuerzo y comenzó pruebas de medicamentos antivirales que consideró necesarios para aumentar la protección contra el COVID. Sin embargo, Johnson también tenía un incentivo político para eliminar las restricciones.

Cuando las medidas del Plan B fueron votadas por los partidarios de los confinamientos, se produjo una rebelión conservadora de tamaño récord, que pareció ganar más impulso después que Johnson enfrentó acusaciones sobre el incumplimiento a sus propias reglas sobre las reuniones sociales.

El primer ministro se enfrenta ahora a la mayor crisis de su carrera, ya que la policía está implicada en la llamada investigación del Partygate. Además, los llamamientos a su dimisión, por parte de los partidos de la oposición, fueron secundados por los miembros de su propio partido.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.