Los CDC recomiendan vacuna anti-COVID de refuerzo para grupo que el panel asesor no recomendó

Por Zachary Stieber
24 de Septiembre de 2021 11:38 AM Actualizado: 24 de Septiembre de 2021 11:53 AM

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dejaron de lado el viernes la recomendación de su panel asesor de vacunas y dijeron que las personas desde los 18 años, que tienen ciertos trabajos o situaciones de vida, pueden recibir un refuerzo de la vacuna anti-COVID.

La recomendación significa que millones de estadounidenses más pueden recibir una vacuna de refuerzo, a pesar de que los expertos dijeron, durante una reunión, que no había datos suficientes para respaldar los refuerzos orientados a las personas jóvenes.

La directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, nominada por Biden, decidió rechazar la guía del panel de expertos y permitir que cualquier persona entre las edades de 18 y 64 años, que esté en “mayor riesgo de exposición y transmisión de COVID-19 debido al entorno ocupacional o institucional”, obtenga un refuerzo de la vacuna anti-COVID de Pfizer.

Esa misma recomendación fue rechazada por 9 votos contra 6 durante el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) el jueves.

El ACIP asesora a los CDC sobre las vacunas.

Los miembros del panel votaron para aprobar tres conjuntos de recomendaciones sobre refuerzos, incluida la recomendación de refuerzos para cualquier persona de 65 años o más. Dijeron que las personas mayores y los residentes de centros de atención a largo plazo, y las personas de 50 a 64 años con afecciones médicas subyacentes como el cáncer, “deberían” recibir un refuerzo. Aquellos de 18 a 49 años con condiciones similares “pueden” recibir un refuerzo, dijo el panel.

Pero muchos afirmaron que no había datos suficientes para informar la cuarta recomendación y que la recomendación era tan amplia que bien podría ser para cualquier persona mayor de 18 años.

“También podríamos dárselo a todos los mayores de 18 años. Tenemos una vacuna realmente eficaz. Y [la cuarta recomendación es] como decir que no está funcionando. Y está funcionando”, dijo el Dr. Pablo Sánchez, profesor de pediatría en el Hospital de Niños de la Universidad Estatal de Ohio, expresando su desacuerdo durante la reunión.

“Realmente creo que se trata de una solución que busca un problema”, añadió más tarde el Dr. Jason Goldman, profesor asistente en Florida que representaba al Colegio Americano de Médicos como enlace con el panel. Dijo que la recomendación estaba “muy lejos de los datos”.

Preparación de la vacuna anti-COVID de Pfizer en una clínica en Los Ángeles, California, el 22 de septiembre de 2021. (Frederic J. Brown/AFP a través de Getty Images)

La Dra. Sarah Long, que trabaja en la Sección de Enfermedades Infecciosas del St. Christopher’s Hospital for Children, señaló que los jóvenes tienen un riesgo elevado de contraer inflamación del corazón después de recibir la inyección de Pfizer. Dijo que el cálculo de riesgo-beneficio no parecía respaldar los refuerzos para muchos jóvenes.

Miembros de los CDC les habían dicho anteriormente a los integrantes del panel que los efectos secundarios de los refuerzos aún no se conocían porque existen muy pocos datos sobre ellos.

La mayoría de los datos proceden de Israel, que comenzó a permitir que las personas con sistemas inmunitarios débiles recibieran una tercera dosis de la vacuna de Pfizer el 12 de julio y que todos los residentes, de 60 años o más, recibieran los refuerzos aproximadamente desde mediados de agosto.

Dos primeros estudios de investigadores israelíes muestran que los refuerzos aumentaron la protección contra el COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino). Pero los estudios brindan información limitada sobre las terceras dosis y serios riesgos de sesgo, dijeron los funcionarios de los CDC.

Algunos miembros y personal enlazado al panel dijeron que apoyaban la recomendación, con argumentos que se centran principalmente en el beneficio que otros pueden recibir si las personas se colocan vacunas de refuerzo.

Pero la votación a favor de aplicar refuerzos a la población joven finalmente fracasó.

Sin embargo, Walensky siguió adelante con la recomendación a pesar de los resultados. La decisión tomada por la directora de los CDC representa una de las pocas veces en la historia que los CDC han rechazado los consejos de ACIP.

“Como directora de los CDC, es mi trabajo reconocer dónde nuestras acciones pueden tener el mayor impacto. En los CDC, tenemos la tarea de analizar datos complejos, a menudo imperfectos, para hacer recomendaciones concretas que optimicen la salud. En una pandemia, incluso con incertidumbre, debemos tomar acciones que anticipamos harán el mayor bien”, dijo Walensky en un comunicado.

“Creo que podemos servir mejor a las necesidades de salud pública de la nación al proporcionar dosis de refuerzo para los ancianos, los que se encuentran en centros de atención a largo plazo, las personas con afecciones médicas subyacentes y los adultos con alto riesgo de enfermedad por exposición ocupacional e institucional al COVID-19”, agregó.

Un vial de 5 dosis de la vacuna anti-COVID de Pfizer se muestra en Los Ángeles, California, el 21 de septiembre de 2021. (Frederic J. Brown/AFP a través de Getty Images)

Walensky dijo que el debate y la deliberación del ACIP sirvieron de base para sus recomendaciones.

El CDC y los nueve miembros del panel, que votaron en contra de la recomendación en cuestión, no respondieron a las solicitudes de comentarios al respecto.

La recomendación de Walensky significa que millones de estadounidenses adicionales pueden recibir una dosis de refuerzo. Aproximadamente 13,6 millones de personas mayores pueden recibir una tercera dosis, dijeron los funcionarios de los CDC. No se dieron números para las otras poblaciones a las que ahora se les dice que deberían o pueden recibir un refuerzo. Pero “entorno ocupacional o institucional” puede interpretarse en el sentido de todo tipo de entornos, dijeron los miembros de ACIP durante la reunión del jueves.

La recomendación parece coincidir, al menos en cierta medida, con la autorización de uso de emergencia ampliada de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para la vacuna de Pfizer. La autorización ampliada dice que “están en alto riesgo de complicaciones graves por COVID-19, incluido el COVID-19 grave, las personas entre 18 y 64 años que tienen exposición institucional u ocupacional frecuente al SARS-CoV-2″.

Todas las recomendaciones de refuerzos son solo para personas que han recibido el régimen primario de dos dosis de Pfizer. Además, deben haber transcurrido al menos 6 meses después de la dosis final.

Walensky y otros altos funcionarios dijeron el mes pasado que los datos emergentes muestran que la eficacia de las vacunas contra la infección por el virus del PCCh disminuye con el tiempo y también hay evidencia que indica una protección reducida contra enfermedades leves y moderadas. Dijeron que se recomendarían refuerzos a todos los adultos mayores de 16 años, en espera de la autorización de la FDA.

Pero la FDA limitó los refuerzos a ciertas poblaciones después de que su panel asesor rechazó autorizar vacunas para toda la población.

Esa votación se produjo después de que dos importantes científicos de la FDA presentaran sus renuncias en protesta por el anuncio preventivo de los funcionarios federales de salud. Esos funcionarios, Marion Gruber y Phil Krause, más tarde escribieron un artículo en una revista médica afirmando que no hay evidencia de que la población general deba recibir refuerzos, y que es posible que los refuerzos señalados por la FDA por separado no sean necesarios.

Jack Phillips contribuyó a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.