Los encargados del impeachment no presentan nuevas evidencias de incitación

Por Ivan Pentchoukov
10 de Febrero de 2021
Actualizado: 10 de Febrero de 2021

Los encargados demócratas del impeachment de la Cámara no presentaron evidencia nueva durante una parte crucial de sus argumentos el 10 de febrero para respaldar la acusación de que el presidente Donald Trump incitó a una insurrección.

La acusación de incitación es un elemento central del caso contra el expresidente, quien fue acusado por la Cámara el mes pasado por presuntamente incitar a la turba que entró en el Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero. Los encargados del impeachment dedicaron casi dos horas a presentar sus evidencias de la supuesta provocación, citando las declaraciones de Trump que se remontan a la primavera del año pasado hasta su discurso el día del ataque. La presentación no incluyó pruebas irrefutables ni nuevas revelaciones para corroborar que Trump instigó a sabiendas a la turba que atacó el Capitolio.

“Estamos teniendo un juicio sobre los hechos”, dijo el representante Jamie Raskin (D-Md.), encargado principal del impeachment, en la apertura del segundo día del juicio.

Los demócratas dividieron su presentación probatoria en tres partes del presunto crimen: la “provocación”, el “ataque” y el “daño”. La parte de “provocación” de la presentación es crucial para fundamentar el cargo contra Trump y es la piedra angular del caso de los encargados del impeachment. La presentación del miércoles repitió en gran medida las afirmaciones de los informes del impeachment realizados por los encargados, que se centraron en los tweets y declaraciones públicas de Trump.

Los encargados del impeachment tejieron una narrativa alegando que los desafíos legales y retóricos de Trump sobre el resultado de las elecciones fueron parte de una campaña siniestra y premeditada para programar a una parte de sus partidarios para cometer actos violentos el 6 de enero. Los representantes Joe Neguse (D-Colo.), Joaquin Castro (D-Texas) y Eric Swalwell (D-Calif.) presentaron varias compilaciones de videoclips editados selectivamente de los discursos de Trump que comenzaron en la primavera del año pasado y culminaron con el discurso que el presidente dio en Washington el día de la irrupción del Capitolio. Swalwell, Neguse y Castro alegaron que las declaraciones, que incluían palabras como “luchar” y “detener el robo”, constituían una prueba de que el presidente condicionó y dirigió a la turba que traspasó el Capitolio.

Todos los videoclips provienen de los discursos públicos y las entrevistas de Trump y se presentaron sin el contexto relevante. Las omisiones selectivas fueron especialmente angustiosas en la presentación de los comentarios de Trump en el discurso del 6 de enero. Los encargados nunca mencionaron que Trump les dijo a sus partidarios que hicieran oír sus voces “pacíficamente” y “patrióticamente” mientras hablaba con la multitud sobre caminar hacia el Capitolio. En cambio, los demócratas se enfocaron en el uso de Trump de la palabra “lucha” cuando discutieron los esfuerzos de su equipo para cuestionar la integridad de las elecciones y la necesidad de que los republicanos en el Congreso sean más duros en la política.

A diferencia de los extractos del discurso, los mensajes de Twitter que presentaron los encargados aparecieron en su forma original e incluyeron el pedido de Trump a que la gente se fuera a casa en paz luego de que se irrumpiera el Capitolio. Ni Swalwell, Neguse, ni Raskin mencionaron que Trump se había ofrecido repetidamente a desplegar 10,000 soldados de la Guardia Nacional en Washington para socavar la posible violencia antes del 6 de enero. Según el exjefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, las ofertas del presidente fueron reprendidas.

Durante su presentación, Swalwell aclaró que los encargados del impeachment no están acusando a todas las personas que llegaron a Washington el 6 de enero de la violencia que ocurrió en el Capitolio. Él dijo que muchas personas vinieron a ejercer sus derechos de la Primera Enmienda y no tenían la culpa.

Los demócratas enfrentan una batalla cuesta arriba para convencer a suficientes senadores republicanos de que Trump debe ser condenado. Cuarenta y cuatro republicanos votaron el primer día del juicio que el Senado no tiene jurisdicción para juzgar a Trump porque ahora es un ciudadano privado. Varios senadores republicanos dijeron el 9 de febrero que la votación es un indicador de cómo los miembros del Partido Republicano votarán en última instancia sobre la cuestión de si el expresidente es culpable.

Los demócratas necesitan los votos de al menos 17 republicanos para asegurar la supermayoría necesaria para condenar a Trump. Si la votación del primer día del juicio es una indicación, los encargados del impeachment deben cambiar la opinión de al menos 11 republicanos, una tarea que incluso los comentaristas de los medios liberales reconocen que es prácticamente imposible.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS