Los líderes del G-7 se enfrentarán a la diplomacia de la trampa de la deuda de Beijing

Por Emel Akan
14 de Junio de 2021 7:19 AM Actualizado: 14 de Junio de 2021 7:19 AM

Los líderes de las siete naciones más ricas del mundo acordaron el 13 de junio contrarrestar la creciente influencia de Beijing en los países en desarrollo debido a su controvertido programa de ayuda, la Iniciativa de la Franja y la Ruta, que ha dejado a muchas naciones pobres con grandes cargas de deuda.

Las economías avanzadas se comprometieron a ofrecer una “alternativa democrática” al ambicioso programa de China para hacer frente al déficit de infraestructuras en los países pobres, que se ha visto agravado por la pandemia.

Tras una cumbre de tres días en Cornualles (Inglaterra), los líderes del Grupo de los Siete (G-7) emitieron un comunicado en el que reconocían “las importantes necesidades de infraestructuras en los países de ingresos bajos y medios”.

“Reflejando nuestros valores y visión compartidos, nos propondremos dar un paso adelante en nuestro enfoque para la financiación de las infraestructuras, especialmente en lo que respecta a las infraestructuras y las inversiones de calidad, para reforzar las asociaciones con los países en desarrollo y ayudar a satisfacer sus necesidades en materia de infraestructuras”, afirma el comunicado.

La nueva iniciativa, denominada Build Back Better World, o B3W, ayudará a financiar puentes, puertos, carreteras y otros proyectos de infraestructuras en los países en desarrollo. Aplicará “normas transparentes, abiertas, económicamente eficientes, justas y competitivas para los préstamos y las adquisiciones”. También movilizará el capital y la experiencia del sector privado.

El objetivo es ayudar a satisfacer las necesidades de infraestructura del mundo en desarrollo, que superan los 40 billones de dólares, según el presidente Joe Biden.

“Lo que ocurre es que China tiene esta Iniciativa de la Franja y la Ruta, y creemos que hay una forma mucho más equitativa de satisfacer las necesidades de los países de todo el mundo”, dijo Biden el 13 de junio en una conferencia de prensa tras la conclusión de la cumbre.

Desde su lanzamiento en 2013, la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, también conocida como La Franja y la Ruta) ha vertido miles de millones de dólares en los países emergentes para ayudar a construir enormes proyectos de infraestructura. Sin embargo, la iniciativa ha sido percibida como una “trampa de la deuda”, que aumenta el riesgo de dificultades económicas en los países prestatarios a través de niveles de préstamos insostenibles y contratos opacos.

La iniciativa del G-7 “será buena para todo el mundo y representará los valores que nuestras democracias representan, y no la falta de valores de los autocráticos”, dijo Biden.

Los líderes del G-7 acordaron crear un comité que trabajará en los detalles de la iniciativa de infraestructura global, dijo Biden.

El plan consiste en financiar proyectos de desarrollo en cuatro áreas clave: clima, salud, tecnología digital e igualdad de género.

Los países del G-7 también pidieron de nuevo que se apoye a las naciones más pobres, ya que siguen enfrentándose a importantes crisis de deuda. Estos países se enfrentan a la desigualdad en el acceso a los mercados de crédito y tienen déficits fiscales crecientes.

Desde el comienzo de la pandemia, tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional (FMI) han instado a las 20 economías más ricas del mundo (G-20), incluida China, a que suspendan temporalmente los pagos del servicio de la deuda a los países más pobres del mundo para evitar una crisis de la deuda.

Los países de bajos ingresos necesitarán aproximadamente 200,000 millones de dólares para combatirla y 250,000 millones de dólares en gastos de inversión para los próximos cuatro años, según el comunicado de la cumbre que citaba las estimaciones del FMI.

China es el mayor acreedor del mundo y representa casi el 65 por ciento de la deuda bilateral oficial. Aunque China y otros países acordaron proporcionar alivio de la deuda a los países que se encuentran en dificultades financieras, las prácticas opacas de préstamo de Beijing complican estos planes de alivio.

“Apoyamos las prácticas de préstamo justas y abiertas, y pedimos a todos los acreedores que se adhieran a ellas”, decía el comunicado.

La mayoría de los proyectos de la BRI se financian principalmente a través de una amplia gama de instituciones chinas de carácter local controladas por el Estado.

Un estudio dirigido por AidData, un laboratorio de investigación estadounidense del College of William and Mary, demostró que los contratos de préstamo de China con los países emergentes tienen disposiciones de confidencialidad, acuerdos de garantía y restricciones de renegociación de la deuda poco comunes.

Los investigadores analizaron los términos legales de 100 contratos de préstamo chinos a 24 países en desarrollo, muchos de los cuales han participado en la BRI. Realizaron una revisión en profundidad durante un periodo de 36 meses y descubrieron que los contratos de préstamo de China contenían cláusulas de confidencialidad inusuales que impedían a los países prestatarios revelar las condiciones o, a veces, incluso la existencia de los contratos de préstamo.

El estudio también descubrió que los contratos contenían disposiciones que situaban a los prestamistas estatales chinos como acreedores principales cuyos préstamos debían ser reembolsados de forma prioritaria. Los acuerdos informales de garantía colocaban a los acreedores chinos en la parte superior de la línea de reembolso.

Además, los prestamistas chinos tenían la libertad de rescindir los préstamos o acelerar su reembolso si no estaban de acuerdo con las políticas de una nación prestataria.

La diplomacia de la trampa de la deuda de China también ha permitido a Beijing ampliar sus abusos contra los derechos humanos. Ha aumentado el acoso a los disidentes chinos en el extranjero. China también ha estado utilizando su influencia económica y política para silenciar a los críticos en los países en desarrollo.

La BRI abarca 139 países, incluida China. Estos países representan el 40 por ciento de la economía global y el 63 por ciento de la población mundial, según el Council on Foreign Relations.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.