Talibanes prohíben eslóganes y protestas que no cuenten con su aprobación

Por Katabella Roberts
09 de Septiembre de 2021 10:03 AM Actualizado: 09 de Septiembre de 2021 10:11 AM

El 8 de septiembre, los talibanes anunciaron la prohibición de todos los eslóganes, manifestaciones y protestas que no cuenten con su aprobación oficial, en una señal más de que el grupo islamista está adoptando un enfoque de línea dura y represivo con respecto al gobierno.

El decreto fue emitido el miércoles por el jefe del nuevo Ministerio del Interior de los talibanes, Sirajuddin Haqqani, que es miembro de la red Haqqani, designada desde hace tiempo como organización terrorista por el Departamento de Estado. El departamento también tiene una recompensa de 10 millones de dólares por la cabeza de Haqqani, mientras que la ONU tiene a Haqqani en una lista de sanciones.

El decreto de Haqqani dice que los manifestantes que no cuenten con el permiso de los talibanes para llevar a cabo manifestaciones en un lugar y hora determinados se enfrentarán a “graves consecuencias legales”.

También se debe aprobar cualquier eslogan que se utilice durante la protesta.

El decreto también acusaba a los afganos que protestaban en Kabul y otras provincias en los últimos días de “perturbar la seguridad, acosar a la gente y alterar la vida normal”, y decía a los ciudadanos que “nadie debe protestar y causar preocupación a los ciudadanos” sin permiso del Ministerio de Justicia.

Afirmó que “el Emirato Islámico se ocupa de las demandas y los derechos legítimos de todos los ciudadanos y que se le debe dar tiempo para tomar las medidas necesarias para abordar otras cuestiones una vez que se restablezca la seguridad”.

El anuncio se produce en medio de múltiples protestas en el país entre terroristas talibanes y manifestantes, incluida una protesta encabezada por mujeres locales en Kabul.

El martes, el grupo terrorista fue visto disparando al aire en un intento de dispersar una gran protesta que se celebraba frente a la embajada de Pakistán en Kabul, y varios reporteros fueron detenidos cuando intentaban documentar la manifestación, según varios medios.

Miles de hombres y mujeres afganos salieron a las calles para protestar contra los talibanes y contra lo que califican de injerencia de la inteligencia pakistaní en los asuntos de la nación de Oriente Medio, y por ser supuestamente la mano que guía el regreso de los talibanes al poder.

Los manifestantes alegan que la Inteligencia Interservicios de Pakistán (ISI) apoyó la última ofensiva de los talibanes que derrotó a los combatientes de la resistencia en el valle de Panjshir, al norte de Kabul, la última zona donde los combatientes de la resistencia antitalibán han resistido al grupo terrorista. Islamabad lo niega.

Algunos de los manifestantes llevaban pancartas en las que se leía “ISI mantente alejado”. Otros gritaban eslóganes como “Azadi [libertad]” y “Muerte a Pakistán”.

El martes, los talibanes anunciaron su nuevo gobierno para Afganistán, desafiando las pretensiones de gobierno legítimo del exvicepresidente afgano Amrullah Saleh, que dice ser el “presidente provisional legítimo” según la constitución del país aprobada en 2004. El gabinete de los talibanes no incluye, en particular, a ninguna mujer o figura no talibán, a pesar de que el grupo militante prometió formar un “gobierno inclusivo” como parte del acuerdo de Doha.

El grupo nombró al mulá Mohammad Hassan Akhund como primer ministro interino del país y al cofundador mulá Abdul Ghani Baradar como segundo al mando, mientras que el mulá Yaqoob será el ministro de Defensa.

La comunidad internacional ha expresado su preocupación por la falta de diversidad en el supuesto gobierno de los talibanes, y Estados Unidos declaró anteriormente que no reconocería un gobierno dirigido por los talibanes si no era inclusivo.

“Observamos que la lista de nombres anunciada consiste exclusivamente en individuos que son miembros de los talibanes o sus asociados cercanos, y ninguna mujer. También nos preocupan las afiliaciones y el historial de algunos de los individuos”, dijo un portavoz del Departamento de Estado de EE. UU. en una declaración tras el anuncio del martes.

“Entendemos que los talibanes han presentado esto como un gabinete provisional. Sin embargo, juzgaremos a los talibanes por sus acciones, no por sus palabras”.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, también se hizo eco de las preocupaciones de EE. UU. sobre el gobierno propuesto por los talibanes y la clara falta de diversidad.

“Querríamos ver, en cualquier situación, un grupo diverso en el liderazgo que busque abordar las promesas que los propios talibanes han establecido, y eso no es lo que hemos visto”, dijo un portavoz del primer ministro británico, Boris Johnson. “Seguiremos juzgando a los talibanes por sus acciones”.

El portavoz de la Unión Europea, Peter Stano, dijo en declaraciones a la prensa que el nuevo gobierno “no parece la formación inclusiva y representativa en términos de la rica diversidad étnica y religiosa de Afganistán que esperábamos ver, y que los talibanes estaban prometiendo en las últimas semanas”.

Por su parte, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, dijo que la exclusión de grupos ajenos a los talibanes, junto con la violencia perpetrada por los terroristas talibanes contra manifestantes y periodistas en Kabul “no son señales que den pie al optimismo”.

“Debe quedar claro para los talibanes que el aislamiento internacional no redunda en su interés, y especialmente en el del pueblo afgano”, añadió Maas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.