Madres de condado de Loudoun se propusieron proteger a sus hijos, ahora intentan salvar a América

Enfrentándose a listas negras, intimidación y al FBI, los padres lo arriesgan todo por el futuro de sus hijos
Por Terri Wu
01 de Diciembre de 2021 4:01 PM Actualizado: 01 de Diciembre de 2021 4:01 PM

CONDADO DE LOUDOUN, Va. —En diciembre de 2020, Shawntel Cooper, madre de dos hijos en el norte de Virginia, notó algo nuevo en la rutina matutina de su hija de cuarto grado. Cooper acababa de cambiar de puesto en su empresa y podía trabajar desde casa, y su hija, como la mayoría de los estudiantes de Estados Unidos, estaba tomando clases a distancia debido a la pandemia de COVID-19.

Aquella mañana, Cooper vio que la maestra había introducido un nuevo segmento de aprendizaje: reproducir clips de noticias de actualidad del día. Lo que se mostró fue un noticiero de los medios de comunicación dominantes que cubría los disturbios relacionados con el movimiento Black Lives Matter.

“¿Por qué muestran eso?”, recuerda Cooper que pensó en ese momento. “Estaban yendo en contra de la forma en que quiero que sea mi hija. La educaron sin pensar: ‘Soy blanca y soy negra'”.

Cooper es afroamericana, mientras que su marido es blanco.

Epoch Times Photo
Shawntel Cooper. (Lisa Fan/The Epoch Times)

“No ha sido criada basándose en los colores. Ha sido educada basándose en amar a los seres humanos por el mero hecho de serlo, por su carácter, sin ponerlos en categorías por su color, o por el color de sus padres”, añadió Cooper. Así que pidió a la maestra que excluyera a su hija del segmento de noticias de la mañana, petición que le fue concedida.

Unos meses más tarde, su hija, mientras trabajaba en un proyecto escolar para el Mes de la Historia Negra, le preguntó a Cooper por qué la gente decía que “no habría justicia ni paz” hasta que todos los blancos fueran asesinados. La niña recordó los videos de las noticias que había visto y se sintió confundida, sobre todo porque su padre es blanco. También empezó a preguntarse si debía hacer amigos en función del color de la piel.

Esto cruzó la línea para Cooper.

“Nuestro mundo se puso patas arriba cuando tuvimos que explicarle a nuestra hija lo que estaba pasando”, dijo a The Epoch Times.

“No hay nada malo en ver a través de la lente de otra persona. Pero engañar a alguien para que piense que es malo por el color de su piel; por su color, vamos a ser permisivos”, dijo. “No voy a enseñar eso a mis hijos”.

“Creo que uno supera los retos a través de su propio camino. No es porque alguien se compadezca de mí. Tuve que aprender por mi cuenta; era simplemente parte de la vida. No importaba el color de mi piel”.

Así que la madre empezó a investigar el movimiento Black Lives Matter y la teoría crítica de la raza (TCR). Le sorprendió lo que encontró: que la TCR, algo que tradicionalmente se enseña en las universidades, es un marco analítico apoyado por doctrinas casi marxistas. Divide a la sociedad en dos bandos: los opresores y los oprimidos. Simplemente por haber nacido blanco, uno es un opresor. Mientras tanto, Black Lives Matter, un grupo activista de izquierda que promueve la justicia racial en la aplicación de la ley y en otros ámbitos, era la encarnación de los principios de la teoría crítica de la raza puestos en práctica.

Epoch Times Photo
Un manifestante agita una bandera de Black Lives Matter durante las protestas por la justicia racial en Seattle, Wa, el 3 de noviembre de 2020. (David Ryder/Getty Images)

A ella le pareció “una locura” tratar de “llevar estos cursos universitarios [TCR] a la escuela de nuestros hijos”. Aunque, en las escuelas, la teoría aparece bajo diferentes banderas, en ideas como “diversidad”, “equidad” e “inclusividad”.

En mayo, cuando Cooper tuvo un tiempo de tranquilidad mientras se recuperaba de una cirugía mayor. Fue entonces cuando decidió que tenía que hacer algo sobre lo que se estaba enseñando en la escuela de su hija.

“Veo que la gente combate el racismo con más racismo”, dijo. “La teoría crítica de la raza intenta ahora alejar a los niños de los padres para convertirlos en guerreros de la justicia social. La TCR es una ideología marxista. Y lo último que quiero es que mi familia se desintegre”.

Aprovechó el tiempo para escribir un discurso de protesta contra la teoría crítcia de la raza para la siguiente reunión del consejo escolar.

“TCR es racista. Es abusiva. Discrimina por el color de uno”, dijo al Consejo Escolar del Condado de Loudoun el 11 de mayo. “Hoy, no necesitamos su acuerdo. Queremos que se actúe y un respaldo a lo que hemos pedido hoy: que se prohíba la TCR”.

“No pueden decirme lo que es o no es racista. Mírenme a mí. He tenido que venir aquí hoy para decirles a la cara que nos estamos uniendo. Somos fuertes. Respetuosamente, este no será el último encuentro”, dijo Cooper al abandonar el podio.

El video de su discurso se hizo viral.

Cooper es del condado de Loudoun, una zona rica del norte de Virginia conocida por sus buenas escuelas.

Cuando ella habló, las Escuelas Públicas del Condado de Loudoun (LCPS) llevaban al menos dos años en el camino de la equidad. En la primavera de 2019, el condado contrató a una consultora educativa centrada en la equidad para que realizara una “evaluación sistémica de la equidad” de las políticas de la escuela.

El resultado fue el plan integral de equidad de LCPS, que afirma: “Una comunidad de enseñanza y aprendizaje diversa, inclusiva, equitativa y socialmente justa es una prioridad en LCPS”. Su declaración de impacto sobre la equidad destaca el compromiso de LCPS con “un espacio de aprendizaje con conciencia racial, que afirme la identidad y que responda a la cultura”.

Una de las principales recomendaciones del plan de equidad fue publicar en las páginas web de las escuelas un mensaje del superintendente “que defina y condene la supremacía blanca, el discurso de odio, los crímenes de odio y otros actos de violencia por motivos raciales”, y que este mensaje se comunique a los padres dos veces al año. Este mismo mensaje se incluyó en la resolución de equidad de la Junta Escolar del Condado de Loudoun adoptada el 24 de septiembre de 2019.

Cooper dijo que el director y los maestros de la escuela de su hija fueron transparentes y útiles cuando planteó sus preocupaciones sobre la TCR. Sin embargo, “nadie pudo prometerme que la teoría crítica de la raza no se enseñaría”, dijo. Esto se debe, según Cooper, a que la TCR no se presenta como tal cuando se transmite en las aulas. Más bien, se difunde bajo diferentes disfraces que han evolucionado con el tiempo, desde el “aprendizaje culturalmente responsable” hasta la “equidad” y ahora el “aprendizaje socio-emocional”.

Como resultado, Cooper sacó a su hija de la escuela después de que terminara el cuarto grado en junio, y comenzó a educarla en casa en julio.

Las escuelas públicas del condado de Loudoun han dicho repetidamente que la TCR no se enseña en sus aulas, y que presenta un plan de estudios estándar designado por el Departamento de Educación de Virginia. Estas palabras las repiten otros directivos de escuelas de todo el país, que sostienen que los padres que se oponen a la TCR han sido mal informados sobre lo que se enseña.

Sin embargo, muchos padres de Loudoun no están de acuerdo, ya que argumentan que la escuela, a través de sus políticas, la formación de los profesores y las enseñanzas a los alumnos, transmite los principios de la TCR sin utilizar su nombre real.

Efecto dominó

Cooper fue uno de los primeros padres que se pronunció sobre la TCR ante el consejo escolar, y estaba dispuesta a actuar en solitario en su esfuerzo.

“Pensé que iba a luchar sola después de hablar sobre la TCR”.

No después de que Ian Prior escuchara su discurso.

Lo escuchó en el pasillo fuera de la sala del consejo escolar; no sabía quién era Cooper, pero recordaba que se decía a sí mismo: “Es un discurso increíble”.

Prior, que dirige su propia empresa de relaciones públicas y fue portavoz del Departamento de Justicia durante la Administración Trump, acababa de fundar un mes antes Fight for Schools, un grupo local de defensa de los derechos. Al día siguiente, Prior llamó a Cooper y le dijo que el presentador y comentarista de Fox News, Sean Hannity, quería hablar con ella.

Posteriormente, más padres empezaron a hablar en las reuniones del consejo escolar. El 25 de mayo, un profesor de educación física de Loudoun llamado Tanner Cross denunció una política protransgénero, diciendo que no usaría el pronombre preferido de un niño porque eso implicaría “mentir a un niño” y “pecar contra nuestro Dios”.

El 8 de junio, Xi Van Fleet, una madre chino-estadounidense cuyo hijo se graduó en una escuela pública del condado de Loudoun y que creció durante la agitación de la Revolución Cultural de la China comunista de hace cinco décadas, tomó la palabra.

Epoch Times Photo
Xi Van Fleet, una madre de Virginia que sobrevivió a la Revolución Cultural de China, en Washington el 5 de octubre de 2021. (Tiffany Coutris/Conservative Partnership Institute)

“Me ha alarmado mucho lo que está pasando en nuestras escuelas. Ahora están enseñando, entrenando a nuestros hijos a ser guerreros de la justicia social y a aborrecer nuestro país y nuestra historia”, dijo al consejo escolar.

“El régimen comunista utilizó la misma teoría crítica para dividir a la gente. La única diferencia es que utilizaron la clase en lugar de la raza”, añadió.

Epoch Times Photo
Xi Van Fleet (R), de 10 años, y sus amigos sostienen el “pequeño libro rojo”, también conocido como “Citas del presidente Mao Zedong”, en 1969, durante la Revolución Cultural. (Cortesía de Xi Van Fleet)

La gente escuchó a los demás y empezó a decir sus propias frases, dijo Prior de Fight for Schools a The Epoch Times. “Eso solo atrae a más y más gente y crea aún más ese espíritu colectivo de coraje que ahora existe entre los padres, los abuelos, los ciudadanos del condado de Loudoun”.

Dos días después de hablar en la reunión del consejo, Cross, el profesor de educación física, fue suspendido. En junio demandó al consejo escolar y al superintendente Scott Ziegler, alegando que habían violado sus derechos al libre ejercicio de la religión y a la libertad de expresión. A mediados de noviembre, Cross fue reincorporado permanentemente a su puesto de trabajo tras llegar a un acuerdo con el consejo escolar sobre esta cuestión.

Todavía está pidiendo al tribunal que anule la política transgénero de Loudoun, una decisión que se espera que se dicte antes de Navidad.

“Lista de objetivos” sobre los padres anti-TCR

Prior se mudó a Loudoun hace cuatro años, buscando una casa en un barrio con buenas escuelas.

Inesperadamente, se “activó” en marzo de 2021 cuando descubrió que estaba en una “lista de objetivos” compilada por los miembros de un grupo privado de Facebook “Padres antirracistas del condado de Loudoun (ARPLC)”. En respuesta, formó Fight for Schools en abril.

En el grupo de Facebook de ARPLC, un posteo del 12 de marzo pedía voluntarios para reunir información sobre los padres anti-TCR y “exponer a estas personas públicamente”. La oficina del sheriff del condado de Loudoun abrió una investigación y obtuvo los nombres de la “lista de objetivos” mediante órdenes de búsqueda en las redes sociales y realizó entrevistas.

La oficina del sheriff cerró el caso cuatro meses después sin presentar cargos penales. El resumen ejecutivo del caso indicaba que la investigación no encontró ninguna información de identificación personal publicada en la discusión de ARPLC en Facebook. La unidad de investigación de corrupción pública del FBI llevó a cabo una investigación paralela y también decidió no perseguir el caso penalmente. Sin embargo, la oficina del sheriff informó a todos los que figuraban en la lista de sospechosos de que tenían la opción de “presentar cargos penales por delitos menores u otros recursos civiles si así lo decidían”, según el resumen ejecutivo.

Jessica Mendez, que tiene dos hijas que asisten a las escuelas públicas de Loudoun, es una buena amiga de Prior.

Epoch Times Photo
Jessica Mendez en su residencia en Aldie, Virginia, el 21 de noviembre de 2021. (Graeme Jennings para The Epoch Times)

“Vienes por mi amigo; vienes por mí. La gente no debería hacer listas”, dijo, y añadió que también sentía el deber de llamar a todas las personas de la lista para informarles que eran un objetivo.

El intento de campaña de doxxing contra su amigo impulsó a Mendez a actuar. Se convirtió en miembro fundador de Fight for Schools, y en mayo empezó a recoger firmas para destituir a los miembros del consejo escolar que formaban parte del grupo privado de Facebook ARPLC.

El 25 de agosto, Fight for Schools presentó peticiones de destitución contra Beth Barts, miembro del grupo privado de Facebook ARPLC. El 5 de octubre, el tribunal denegó la moción de Barts para desestimar la acción de destitución. Diez días después, Barts renunció a partir del 2 de noviembre.

En una manifestación frente al edificio de la administración de las Escuelas Públicas del Condado de Loudoun el 9 de noviembre, Prior anunció que Fight for Schools había recogido suficientes firmas para iniciar el proceso de destitución de los cuatro miembros de la junta. El grupo presentó peticiones de destitución contra Brenda Sheridan, presidenta de la junta escolar, el mismo día. El 18 de noviembre, presentó una petición para destituir a la vicepresidenta del consejo escolar, Atoosa Reaser.

Durante seis meses, los voluntarios de Fight for Schools, trabajando en eventos comunitarios en todo el condado, recogieron más de 25,000 firmas.

“El primer día que conseguimos firmas fue el 8 de mayo, y granizó. Hacía viento; llovía, y luego hacía sol y calor, y luego el ciclo se repetía”, dijo Prior en el mitin del 9 de noviembre, recordando la dedicación de los voluntarios locales.

“El último día que conseguimos firmas fue el día de las elecciones [2 de noviembre], y fue desagradable: llovía, hacía frío, pero la gente se quedó ahí fuera desde las 6 de la mañana hasta las 7 de la tarde”.

“El valor es contagioso”

La lucha de los padres de Loudoun les ha llevado a lugares muy alejados de la sala de reuniones del consejo escolar. Cooper y Van Fleet han hablado en emisiones de televisión nacionales ante millones de personas.

Cooper recordó estar “asustada” antes de su aparición en el programa “Hannity” de Fox.

“No tengo esa confianza para hablar delante de un millón de personas. Solo soy una madre. Solo puedo enseñar a mis hijos a tener éxito, a aprender a pensar por sí mismos, a aprender de sus errores y a distinguir el bien del mal”.

Pero superó su miedo gracias a la meditación.

“Me sentaba y miraba a mi marido y a mis hijos. Dejaba que todo se detuviera por un momento, y simplemente asimilaba lo mucho que los quería.

“Realmente todo se redujo a… que nuestros hijos confíen en nuestra decisión de enviarlos a la escuela. Los profesores se convierten en modelos de conducta, ya que nuestros hijos aprenden a confiar en ellos en nuestra ausencia, los profesores juegan un papel importante en la construcción de la autoestima de nuestros hijos, especialmente durante los años en que son más influenciables”.

Cooper afirma que algunos profesores que piensan que están haciendo el bien, en realidad “están causando daño al interferir en la moral y las creencias de los padres en relación con la familia, las opiniones políticas, la nacionalidad, la salud, la religión, la etnia, el sexo y las características personales”.

En cuanto a Van Fleet, que también recibió una invitación de Hannity al día siguiente de hablar en la reunión del consejo escolar del 8 de junio, también tuvo que trabajar para superar su aprensión. Inmediatamente, le vinieron a la mente anécdotas de conservadores que fueron objeto de doxxing y episodios de persecución durante la Revolución Cultural.

Al principio de la Revolución Cultural, en 1967, los niños del barrio de Van Fleet en China querían organizar sus propios “pequeños guardias rojos”. Los guardias rojos eran estudiantes radicalizados de secundaria y universidad que recorrían el país persiguiendo a quienes el presidente Mao Zedong consideraba “contrarrevolucionarios” o “enemigos de clase”.

Van Fleet, que entonces tenía 8 años, le dijo a la líder, que también era su amiga, que ella también quería unirse. Sin embargo, al enterarse de que la abuela de Van Fleet era terrateniente —un enemigo de clase— la amiga lo anunció inmediatamente a todos los niños del barrio. La trataron como si fuera mala.

Epoch Times Photo
David y Jessica Mendez con sus hijas Deanna y Shelby en su residencia en Aldie, Virginia, el 21 de noviembre de 2021. (Graeme Jennings para The Epoch Times)

“Y me sentí mala”, recordó Van Fleet.

Los niños en edad escolar en todo el país sintieron esta demonización, dijo Van Fleet a The Epoch Times, señalando una anécdota compartida por una madre en la reunión del consejo escolar de Loudoun del 26 de octubre.

“Fue a principios de la primavera de 2020 cuando mi hija de 6 años se acercó melancólicamente y me preguntó si había nacido mala por ser blanca, algo que aprendió en una lección de historia en la escuela”.

Aun así, a la estadounidense naturalizada le preocupaba que, si hablaba, volvería a ser un objetivo, incluso después de haber escapado durante mucho tiempo del entorno represivo de la China comunista. Pero, al final, Van Fleet pensó: “Es una vocación. Tengo que asumirlo. Ni siquiera es una decisión mía”.

Sin embargo, el miedo no disminuyó, ni siquiera después de su aparición en “Hannity”. Recordó que un club local la invitó a una reunión anti-TCR y le dijo que enviarían un auto por ella. Mientras esperaba el auto, sus pensamientos se dispararon: en su imaginación, un coche negro llegó y la llevó a un lugar desconocido, y nunca volvería a ver a su familia.

Pero leer los comentarios online de su entrevista en Hannity ayudó a Van Fleet a vencer sus demonios.

“Lloré”.

Dos de los primeros comentarios se destacaron para ella. Una persona dijo que era una bendición tener a Van Fleet como compatriota.

“China nos envió un regalo para salvar a Estados Unidos, y ese es Xi Van Fleet”, dijo otro.

“Me sentí muy fortalecida y animada”, dijo. Con el paso de los meses, identificó precisamente esa su misión: ayudar a salvar los valores estadounidenses.

“Como inmigrante, he disfrutado de la libertad por la que lucharon los antepasados de Estados Unidos y las generaciones de patriotas. Ahora me toca a mí luchar”, dijo durante su discurso en la Cumbre de Heritage Action Sentinel 2021 en Orlando, Florida, el 13 de noviembre.

Pero esta lucha ha tenido consecuencias. Van Fleet ha perdido amigos, gente que creía que eran buenos amigos pero que se distanciaron de ella debido a su postura. Mientras tanto, también ha ganado nuevos amigos, como Cooper, con quien se ha hecho muy amiga.

“El valor es contagioso porque nos animamos unos a otros”, dijo Van Fleet.

La madre se considera un soldado del “ejército” de Loudoun. Aunque había visto a muchos “héroes” hablar en las reuniones de los consejos escolares de otros condados, no lograron encontrar respaldo. Sin embargo, por alguna razón, el impulso siguió adelante en Loudoun.

Lo que hizo diferente a Loudoun fue el trabajo en equipo, dice Van Fleet. Y ha convertido a Loudoun en la zona cero de la lucha por la educación de los niños y el futuro de Estados Unidos.

Aumento de las tensiones y arrestos

Fue en una acalorada reunión del consejo escolar el 22 de junio que las tensiones entre los padres de Loudoun y el consejo escolar se intensificaron a un nuevo nivel. También fue la primera reunión a la que asistieron tanto personas que apoyaban la teoría crítica de la raza como quienes están en contra.

Para el 22 de junio, la TCR y las políticas protransgénero en Loudoun habían atraído la atención nacional, tras una serie de entrevistas con padres en la televisión. El orden del día de esa reunión incluía la discusión de la política transgénero que exigiría a los profesores y a los empleados llamar a los alumnos por sus pronombres preferidos y permitir a los alumnos utilizar el baño del género con el que se identificaban.

Antes de la reunión, una campaña en ActBlue.com, una plataforma de recaudación de fondos para los candidatos demócratas y las organizaciones progresistas, pidió donaciones para llevar a los partidarios de la política a una manifestación “Loudoun para todos” para “levantarse contra el odio y la intolerancia en nuestro sistema escolar”.

Algunos padres estaban preocupados por la posibilidad de que el consejo adoptara la política favorable a las personas transgénero, aunque no estaba en el orden del día para su votación. A muchos les preocupaba que la política pudiera poner en peligro la seguridad de los alumnos, ya que permitiría a los varones biológicos que se autoidentificaran como niñas utilizar los baños y vestuarios de ellas.

Finalmente, 289 personas se inscribieron para hablar en persona en la reunión. La sala de juntas estaba llena de padres en contra de la teoría crítica de la raza y de la política transgénero. Alrededor de una docena de partidarios de la política transgénero se sentaron en un lado de la primera fila.

El público estalló en vítores cada vez más fuertes cuando el exsenador del estado de Virginia Richard Black, el 50º orador, comenzó sus comentarios.

“Esta junta tiene un oscuro historial de supresión de la libertad de expresión. Los atraparon con las manos en la masa con una lista de enemigos para castigar a los opositores de la teoría crítica de la raza. Están enseñando a los niños a odiar a los demás por el color de su piel. Y les están obligando a mentir sobre el género de otros niños”, dijo Black. “Me repugna su intolerancia”.

El público aplaudió más, y muchos se pusieron de pie para expresar que estaban de acuerdo.

Los miembros del consejo escolar votaron rápidamente para poner fin al periodo de comentarios del público y se retiraron del estrado. Black fue el último orador permitido del total de 289 inscritos.

Después de corear “qué vergüenza” al escenario vacío y cantar el himno nacional, la multitud decidió seguir con sus discursos. Jon Tigges, propietario de un negocio local de agroturismo, tomó la iniciativa de organizar a los oradores. Después de una media hora, el superintendente Ziegler declaró la reunión “asamblea ilegal” y pidió a todos que abandonaran el recinto.

Epoch Times Photo
Jon Tigges en Zion Springs, su lugar de celebración de bodas y alojamiento, en Hamilton, Va. (Caleb Spencer para The Epoch Times)

Tigges se negó a abandonar la habitación y fue detenido por allanamiento. Otro padre de familia de Loudoun, Scott Smith, fue arrestado por conducta desordenada y obstrucción a la justicia después de entrar en una discusión con una mujer que apoyaba la política transgénero. El consejo escolar reanudó más tarde la reunión con otros puntos del orden del día.

Smith acudió a la reunión porque su hija de noveno grado fue agredida sexualmente por un alumno varón en el baño de la escuela de niñas un mes antes. Dijo a los medios de comunicación locales que nunca había asistido a una reunión del consejo escolar y que quería ver “de qué se trataban todas las tonterías”.

“Quería verlo en la vida real porque, por desgracia, mi familia se ha visto arrastrada a esta pesadilla”, dijo Smith a 7news el 28 de octubre.

Smith dijo que estuvo hablando con una mujer, conocida de su esposa, que insistió en que su hija no fue agredida.

“[El marido de la mujer] me puso las manos encima primero y lo siguiente que supe es que el departamento del sheriff me había tirado al suelo”, dijo Scott a The Epoch Times, señalando las imágenes de video del incidente.

Scott añadió que la mujer también había amenazado con arruinar su negocio de fontanería a través de las redes sociales.

Durante la reunión, Beth Barts, miembro de la junta directiva, preguntó si se producían agresiones con regularidad en los baños o vestuarios, una preocupación clave para los opositores a la política.

“Que yo sepa, no tenemos constancia de que se produzcan agresiones en nuestros baños”, respondió Ziegler, añadiendo después que “el estudiante o persona transgénero depredador simplemente no existe”.

Pero los correos electrónicos hechos públicos en octubre mostraron que Ziegler sabía de la agresión sexual a la hija de Smith el 28 de mayo, e informó al consejo escolar ese mismo día. Ziegler también sabía de la detención del joven de 15 años el 9 de julio, pero decidió enviarlo a otra preparatoria, donde otra chica se convirtió en su víctima el 6 de octubre.

Tras la revelación de los correos electrónicos, Ziegler reconoció el 15 de octubre que su declaración de junio ante la reunión del consejo escolar era falsa, pero explicó que había entendido mal la pregunta. El 5 de noviembre, Ziegler anunció que un bufete de abogados externo investigaría la gestión de las Escuelas Públicas del Condado de Loudoun en los dos casos de agresión sexual.

La gestión de Ziegler de las agresiones ha provocado la petición de su renuncia.

En octubre, el adolescente fue declarado culpable de un cargo de sodomía forzada y otro de felación forzada, ambos delitos graves, en relación con el incidente de mayo. Y en noviembre, se declaró sin impugnación, es decir, no quiso impugnar los cargos relacionados con la agresión de octubre. El Tribunal de Menores del Condado de Loudoun anunciará la sentencia en ambos casos a mediados de diciembre.

Ziegler, en una conferencia de prensa el 15 de octubre, dijo que el sistema escolar manejó las agresiones sexuales en cumplimiento de las leyes federales del Título IX. También admitió que las escuelas “inadvertidamente” no informaron adecuadamente de los incidentes en el pasado debido a una “falta de supervisión”. La oficina del superintendente no respondió a una solicitud de comentarios de The Epoch Times.

La familia de Smith está actualmente en proceso de presentar un caso civil de Título IX en un tribunal federal contra la Junta Escolar del Condado de Loudoun por su manejo del caso de agresión sexual de su hija.

La disminución de la confianza

Tras los sucesos del 22 de junio, la “confianza”, o más bien la falta de ella, se convirtió en uno de los principales temas que surgieron de los comentarios de los padres.

“Los padres de Loudoun confiaban en que los miembros del consejo tendrían en cuenta los intereses de nuestros hijos a la hora de tomar decisiones; esa confianza se ha perdido”, dijo un padre en la siguiente reunión del consejo escolar, el 10 de agosto. Otro, en un mitin antes de la reunión, sugirió que quería que sus hijos empezaran a llevar una cámara corporal a la escuela.

La reunión del consejo del 22 de junio fue la última del curso escolar 2020-2021. A partir de la próxima reunión del 10 de agosto, la primera del año escolar 2021-2022, el condado de Loudoun, citando los acontecimientos del 22 de junio, cambió las reglas de los comentarios públicos: ya no se permitía que el público observara durante el período de comentarios públicos.

A los oradores se les permitió entrar en el edificio de administración de las Escuelas Públicas del Condado de Loudoun en grupos de 10 y se les permitió entrar en la sala de la junta directiva de uno en uno. Además, se pidió a los oradores que se refugiaran en sus autos cuando se produjo una fuerte tormenta durante la reunión de agosto. Aun así, más de 170 personas se inscribieron para hablar en persona.

“Gracias por dejarnos entrar después de tres horas y media de humedad y calor, y humedad y tormentas. Es agradable que por fin nos dejen entrar en el edificio que han pagado mis impuestos”, dijo un padre en la reunión del 10 de agosto.

En la reunión también se reforzó la seguridad, incluyendo el uso de detectores de metales manuales. Antes de la reunión, Ziegler pidió a la oficina del sheriff que proporcionara un rastreo de explosivos K-9, oficiales encubiertos y una fuerza de reacción rápida de cinco personas en el lugar.

El sheriff Michael Chapman respondió: “Su petición es extraordinaria y probablemente constituiría el compromiso de la LCSO [Oficina del Sheriff del Condado de Loudoun] de un mínimo de aproximadamente 65 agentes jurados. A pesar de esto, usted no proporciona ninguna justificación para tal solicitud de hombres”.

Un memorando del 6 de agosto del jefe de operaciones de las escuelas públicas del condado de Loudoun señalaba una queja del sheriff, según la cual “la junta escolar está sacando a la gente y llamando a la LCSO para que lo limpie”.

A pesar de que la mayoría de los oradores en persona y los comentarios escritos expresaron sus objeciones a la política transgénero, el consejo escolar la adoptó el 11 de agosto. La preocupación de los padres de que el enfoque protransgénero llevaría a agresiones sexuales en los baños de la escuela fue descartada por algunos miembros de la junta como infundada.

“Los temores de que se produzcan actividades perversas en los baños en cualquier escala debido a las políticas que protegen a los estudiantes transgénero simplemente no es lo que ocurre en la realidad”, dijo Ian Serotkin, miembro del consejo escolar, durante un debate antes de la adopción de la política el 11 de agosto.

Los padres estaban enfadados. La petición de renuncia del superintendente y de los miembros del consejo escolar se hizo cada vez más fuerte en las siguientes reuniones del consejo escolar.

En el nuevo año escolar, el número de oradores registrados en persona se mantuvo constantemente por encima de 50. Aparte de la reunión del 22 de junio, en la que intervinieron alrededor de una docena de oradores a favor de los transexuales, muy pocos apoyaron al consejo escolar durante los comentarios públicos en las reuniones del consejo escolar desde agosto. Los padres también celebraron manifestaciones antes de casi todas las reuniones del consejo escolar; no se vio ninguna multitud que apoyara la teoría crítica de la raza o las políticas favorables a los transexuales.

A finales de noviembre, Loudoun había restablecido que el público pudiera observar durante la sección de comentarios públicos de las reuniones del consejo escolar. También se han levantado las restricciones para el uso de los baños y el acceso al edificio, según declaró a Epoch Times el responsable de información pública de las escuelas públicas del condado de Loudoun, Wayde Byard. Las medidas de seguridad, incluidos los detectores de metales manuales, siguen vigentes.

El 28 de septiembre, el consejo escolar comenzó a exigir a los oradores que mostraran una prueba de residencia en el condado, una medida destinada a evitar “agitadores de fuera de la ciudad”, dijo entonces la presidenta del consejo escolar, Brenda Sheridan.

“No somos terroristas domésticos”

Las acaloradas interacciones en el condado de Loudoun volvieron a ser inesperadamente objeto de atención nacional a finales de septiembre, después de que la Asociación Nacional de Consejos Escolares (NSBA) enviara una controvertida carta al presidente Joe Biden solicitando “ayuda federal para detener las amenazas y los actos de violencia” contra los miembros de los consejos escolares públicos, los administradores, los profesores y los empleados.

La carta del 29 de septiembre, por la que la NSBA se ha disculpado desde entonces, decía que “los actos de malicia, violencia y amenazas” contra los miembros de los consejos escolares por cuestiones como las políticas de uso de mascarillas o la teoría crítica de la raza podrían equivaler a “una forma de terrorismo doméstico”. Dijo además que el FBI y las agencias federales deberían utilizar la Ley PATRIOTA y otras herramientas para perseguir a los padres.

La NSBA citó 30 noticias en apoyo de sus afirmaciones, la mayoría de las cuales estaban relacionadas con conductas que perturbaban y desordenaban las reuniones de los consejos escolares. Se incluyeron tres detenciones por la conducta en las reuniones del consejo escolar, incluyendo las detenciones de Smith y Tigges en la reunión de Loudoun en junio. La organización no se puso en contacto con Smith o Tigges antes de enviar la carta.

La carta también citaba casos de cartas amenazantes, una presunta agresión a un profesor y un padre que hizo el saludo nazi en una reunión del consejo. Según los medios de comunicación locales, muchos miembros del consejo escolar de Loudoun también han recibido amenazas de muerte a través de las redes sociales, correos electrónicos y mensajes por teléfono.

Cinco días después de la carta de la NSBA, el fiscal general Merrick Garland emitió un memorando en el que ordenaba al FBI que abordara un presunto “aumento del acoso, la intimidación y las amenazas de violencia” contra los funcionarios de los consejos escolares, y que creara “líneas de comunicación específicas para la denuncia de amenazas” sobre este asunto. En un comunicado separado, el Departamento de Justicia también anunció la creación de un grupo de trabajo, que incluye la División de Seguridad Nacional de la agencia, para hacer frente a estas amenazas.

Epoch Times Photo
El fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, hace una declaración en el Departamento de Justicia en Washington el 26 de abril de 2021. ( Mandel Ngan-Pool/Getty Images)

Garland, al testificar más tarde en una audiencia del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, dijo que la Casa Blanca no le había dicho al Departamento de Justicia que emitiera el memorándum. También negó las afirmaciones de que su agencia etiquetaría a los padres preocupados como terroristas domésticos.

“El Departamento de Justicia apoya y defiende el derecho de la Primera Enmienda de los padres a quejarse con toda la vehemencia que quieran sobre la educación de sus hijos, sobre el plan de estudios que se imparte en las escuelas”, dijo a los legisladores el 21 de octubre.

Algunos padres han respondido al memorándum de Garland.

Cuatro padres de Loudoun, entre ellos Van Fleet y Cooper, junto con un grupo de padres de Saline, Michigan, presentaron el 19 de octubre una demanda contra Garland alegando que su memorándum violaba el derecho de los padres a la libertad de expresión.

Para Cooper, unirse a la demanda era tratar de aclarar las cosas.

“La discusión principal es que no somos terroristas domésticos; solo somos padres”, dijo. ¿Cómo no retrocedemos ante el acoso, ante el arrinconamiento cuando no hemos hecho más que proteger a nuestros hijos y lo que está en nuestro derecho como padres?”.

En medio de las reacciones a su carta a la Casa Blanca, la NSBA emitió una disculpa a sus miembros el 22 de octubre, diciendo: “No había ninguna justificación para algunos de los términos incluidos en la carta. Deberíamos haber contado con un proceso mejor para permitir la consulta sobre un comunidado de esta importancia”.

Desde la carta inicial de la NSBA, unas 26 de sus secciones estatales se han distanciado de la federación nacional, y 15 de ellas han dejado de ser miembros o han suspendido el pago de sus cuotas. La Asociación de Consejos Escolares de Virginia decidió el 18 de noviembre poner fin a su pertenencia a la NSBA, citando un “patrón persistente de disfunción” dentro de la organización.

El 16 de noviembre, los legisladores republicanos del Comité Judicial de la Cámara de Representantes revelaron que un denunciante anónimo había revelado documentos que sugerían que el FBI estaba utilizando recursos de lucha contra el terrorismo para investigar a los padres o a las personas que amenazan a los miembros de los consejos escolares o a otras personas.

El documento filtrado era un correo electrónico que contenía un “mensaje conjunto” del 20 de octubre de las divisiones Penal y Antiterrorista del FBI. Refiriéndose al memorándum de Garland, el mensaje decía que las divisiones de Contraterrorismo y Penal habían “creado una etiqueta de amenaza, EDUOFFICIALS, para rastrear los casos de amenazas relacionadas”, y pedía a las oficinas que empezaran a utilizar esa etiqueta para las investigaciones sobre amenazas contra los directivos y el personal de las escuelas.

Los republicanos del Comité Judicial, en una carta dirigida a Garland el 16 de noviembre, argumentaron que este correo electrónico parecía contradecir el testimonio anterior del fiscal general ante el comité, durante el cual dijo que el FBI y el DOJ no estaban utilizando recursos antiterroristas para tratar las amenazas contra los miembros de los consejos escolares.

En respuesta a la revelación del denunciante, un portavoz del FBI dijo a The Epoch Times que la oficina “nunca se ha dedicado a investigar a los padres que se manifiestan o a vigilar el discurso en las reuniones de los consejos escolares, y no vamos a empezar ahora”.

Una cuestión electoral decisiva

El tema de los derechos de los padres en la educación impulsó al candidato republicano a gobernador, Glenn Youngkin, a una histórica victoria en Virginia el 2 de noviembre.

Epoch Times Photo
El candidato republicano a la gobernación, Glenn Youngkin, habla con los miembros de la prensa después de emitir un voto anticipado en Fairfax, Virginia, el 23 de septiembre de 2021. (Win McNamee/Getty Images)

Virginia no había tenido un gobernador republicano durante 12 años. El que fuera un estado oscilante, no ha votado por un candidato presidencial republicano desde 2004. Aunque la mayoría de los condados siguen siendo rojos, las zonas más pobladas del norte de Virginia, incluidos los condados de Arlington, Fairfax, Loudoun y Prince William, así como las ciudades de Richmond y Virginia Beach, han tendido constantemente al azul.

Youngkin dio las gracias al condado de Loudoun en su mitin posterior a las elecciones del 13 de noviembre, celebrado frente al edificio de la administración de las escuelas públicas del condado de Loudoun, el mismo lugar donde anunció cinco meses antes que prohibiría la TCR el primer día si era elegido.

“Vamos a asegurarnos de que nos centramos en toda nuestra historia: lo bueno y lo malo. No se trata de ocultar nuestro pasado. Se trata de saber de dónde venimos, para saber a dónde vamos. Pero les diré que ¡no vamos a enseñar la teoría crítica de la raza en nuestras escuelas!”. dijo Youngkin en el mitin, reiterando su promesa de campaña.

En una elección ganada por 64,000 votos, tres condados más grandes del norte de Virginia —Fairfax, Prince William y Loudoun— dieron a Youngkin un total de 78,000 votos más en comparación con la anterior elección a gobernador, aunque los tres condados siguieron votando por los demócratas.

La campaña de Youngkin también aprovechó el paso en falso del candidato demócrata Terry McAuliffe sobre el tema.

“No creo que los padres deban decir a las escuelas lo que deben enseñar”, dijo McAuliffe, que fue gobernador de 2014 a 2018, en un debate con Youngkin el 28 de septiembre. Ese comentario puso a McAuliffe a la defensiva.

Vigorizados por los resultados de las elecciones, los padres de Loudoun exigieron sus demandas en la reunión de la junta escolar una semana después, donde todos los casi 100 oradores en persona, con la excepción de uno, criticaron a la junta escolar o instaron a la junta y al superintendente a renunciar.

Manifestantes y activistas se ponen en pie mientras se canta el himno nacional para abrir una reunión del consejo de las Escuelas Públicas del Condado de Loudoun (LCPS) en Ashburn, Virginia, el 12 de octubre de 2021. (ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/AFP vía Getty Images)

“Esto siempre ha sido por nuestros hijos, no por unas elecciones”, dijo una madre. “Nunca hay que subestimar la determinación de una mamá osa cuando sus cachorros son atacados”.

A lo largo de casi un año y medio desafiando las iniciativas del consejo escolar, Mendez, de Fight for Schools, había dudado de la utilidad de hacer comentarios públicos en las reuniones porque el consejo no escuchaba.

“Estaba mal. No eran los miembros del consejo escolar los que tenían que escucharnos, sino todos en casa. Eran los padres, los abuelos y los vecinos”, dijo a The Epoch Times en el mitin de Youngkin del 13 de noviembre.

Efectivamente, la gente ha estado escuchando a lo largo y ancho del país.

Scott Mineo, fundador del grupo local de defensa Padres contra la Teoría Crítica (PACT), dijo anteriormente a The Epoch Times que otros condados de Virginia y de todo Estados Unidos se han puesto en contacto con él para pedirle ayuda para abordar esta cuestión en sus propias comunidades.

Los esfuerzos de base en el condado de Loudoun han surgido como un movimiento modelo que se exportará a todo el país. Y ya hay un nuevo término para ello.

“Vamos a ‘Loudounizar’ este país porque esto no se acaba aquí”, dijo Tiffany Polifko, vicepresidenta de educación y divulgación del PACT, a los miembros del consejo escolar de Loudoun durante la reunión del 9 de noviembre.

Tigges, que también fundó la Patriot Pub Alliance, una plataforma digital de colaboración y comunicación segura para padres y profesores, ha elaborado un plan de negocio para replicar lo que los residentes de Loudoun han hecho en otros condados.

“Estamos animando a las comunidades locales a que empiecen a reunirse cara a cara, a que crezcan en confianza y a que formen una coalición unida en su propósito”, declaró previamente a The Epoch Times.

El gobernador electo Youngkin se mostró “impresionado” por el hecho de que “los padres del condado de Loudoun no se quedaron al margen y se quejaron. Realmente reconocieron que necesitaban hacer un cambio, y se comprometieron plenamente”.

También se mostró entusiasmado con el proyecto de “Loudounizar”. Cuando se le preguntó por el término en el mitin del 13 de noviembre, dijo a The Epoch Times: “Es una buena palabra. Me encanta. Me encanta”.

“La lucha de nuestras vidas”

Ahora, tras más de un año de búsqueda de una mayor participación en la educación de sus hijos, los padres de Loudoun dicen que no hay vuelta atrás.

Van Fleet reconoció las razones “egoístas” de su lucha.

“Entiendo que si Estados Unidos cae, no hay lugar para mí donde ir. Toda mi vida es para este momento”, dijo.

Mendez, de Fight for Schools, coincidió con ese sentimiento.

“Siempre digo que estamos en la lucha de nuestras vidas. Mucha gente no lo entiende. Pero nos sentimos muy seguros de lo que estamos haciendo”.

Se trata de “mantener nuestra democracia y nuestro modo de vida”, y el comunismo será rechazado como resultado natural, dice.

Aunque Mendez no estaba en la lista original del grupo de Facebook, ha sido objeto de ataques tras involucrarse en Fight for Schools. Su empleador recibió dos cartas anónimas, una en junio y otra en septiembre, en las que la acusaban de ser “racista” y le reprochaban por contratarla. Dijo que su jefe entendía lo que estaba haciendo y que la acosaban porque estaba adoptando una postura.

Después de que su empleador recibiera la primera carta en junio, la fundadora de Fight for Schools, Prior, le preguntó a Mendez si tenía que reducir sus acciones.

“No, esto es exactamente lo que quieren. Es exactamente lo que intentan conseguir. No me voy a dejar intimidar”, dijo Mendez. “Estos otros padres están aquí luchando y consiguiendo firmas, trabajando día a día, y yendo a las reuniones del consejo escolar. No me voy a echar atrás”.

Ella dice que Fight for Schools está buscando la rendición de cuentas. Ella tiene un problema con “la mentira y el encubrimiento con el fin de aprobar una política debido a una agenda”, refiriéndose al proceso que conduce a la adopción de la política favorable a las personas transexuales en agosto.

Mendez leyó recientemente un reporte de los medios de comunicación sobre un esfuerzo para destituir al consejo escolar en Wisconsin, donde se preguntó a los padres por qué habían decidido hacerlo. Su respuesta fue “Loudoun”.

“Una de las partes más gratificantes de todo esto es que están aprendiendo que ya no es solo una voz, que ellos también pueden marcar la diferencia”, dijo.

El movimiento es una “revolución de los padres”, dice Prior de Fight for Schools.

“Es una revolución que utiliza las herramientas civiles del arsenal de la democracia para oponerse a la extralimitación masiva del gobierno que afecta a nuestros hijos”, dijo.

El deseo de Cooper es que todas las partes, la izquierda y la derecha, se unan.

“En los viejos tiempos, siempre llegaban al centro y lo solucionaban”.

También comparte el compromiso de su banda de “guerreros”.

“Mi lucha es para salvar a Estados Unidos del comunismo. Eso será lo que defenderé a toda costa”, dijo.

“Amo todo lo que Dios me dio: mi familia, mi país, la tierra, nuestra libertad. Así que tengo la bendición de poder contar con el equipo, con los guerreros. Estoy feliz de estar a su lado”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.