Moderna obtiene autorización para iniciar fase 2 de prueba experimental de vacuna para virus del PCCh

Por Zachary Stieber
08 de Mayo de 2020
Actualizado: 08 de Mayo de 2020

La farmacéutica Moderna obtuvo la autorización de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos para realizar una prueba experimental más amplia de su candidata a vacuna contra el virus del PCCh.

El estado de la fase dos de la prueba experimental es “inminente”, anunció el director general de Moderna, Stéphane Bancel, en un comunicado. El ensayo incluirá 600 participantes.

La compañía de biotecnología espera comenzar un estudio de fase tres a más tardar el próximo verano.

Desarrollada en asociación con los Institutos Nacionales de Salud, la vacuna de Moderna utiliza un ARN mensajero y no contiene ninguno del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), el nuevo coronavirus de China, sino una secuencia genética de este virus.

Se supone que el ARNm, o las moléculas genéticas, desencadenan una respuesta inmunológica al hacer que las células del cuerpo expresen una proteína viral.

El ensayo de la fase uno que comenzó el 16 de marzo en el Instituto de Investigación de la Salud de Kaiser Permanente Washington, en Seattle, pasó a una dosis más alta y a grupos de mayor edad el mes pasado. Según la lista de ensayos, que parece desactualizada, los investigadores seguían reclutando personas para la fase uno.

La Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA), parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos, está ayudando a acelerar el desarrollo del candidato a vacuna. En abril, BARDA concedió a Moderna hasta 483 millones de dólares para apoyar los ensayos clínicos posteriores y la ampliación de la fabricación. Moderna recibió en el pasado fondos de la Fundación Bill y Melinda Gates.

Moderna, con sede en Massachusetts, dijo que estaba contratando hasta 150 nuevos empleados este año para apoyar el proyecto. También se asoció con Lonza, un fabricante de medicamentos suizo, para impulsar la producción de la vacuna experimental, con el objetivo de fabricar hasta 1000 millones de dosis.

La fabricación podría comenzar ya en julio y la aprobación podría llegar para el próximo año.

Esta imagen de microscopio electrónico de barrido muestra a un conjunto de coronavirus SARS-CoV-2, a los que el medio The Epoch Times se refiere como el virus del PCCh, vistos como objetos redondos de color magenta, elemergiendo de la superficie de las células cultivadas en el laboratorio. (NIAID-RML)

No hay vacunas o tratamientos probados para el virus del PCCh o la enfermedad que este causa, el COVID-19.

El virus causa principalmente enfermedades graves en los ancianos y en aquellos con condiciones de salud subyacentes como la obesidad, las enfermedades cardíacas o el cáncer.

Una parte significativa de las personas que se infectan nunca muestran síntomas, mientras que otras experimentan síntomas leves o moderados y se recuperan en casa mediante el descanso y el tratamiento de los síntomas.

Entre los síntomas estos incluyen fiebre, fatiga, escalofríos y dolores.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


 

A continuación

La subversión comunista china de la OMS socavó la respuesta a la pandemia

TE RECOMENDAMOS