“No hay nada que celebrar”: Minorías en San Francisco condenan al PCCh en el Día Nacional de China

Por Ilene Eng
03 de Octubre de 2020
Actualizado: 03 de Octubre de 2020

SAN FRANCISCO—Varios grupos de estadounidenses de origen asiático se congregaron frente al consulado chino en San Francisco para denunciar al Partido Comunista Chino (PCCh) el 1 de octubre, en el 71º aniversario de la toma de China por parte del PCCh.

Hongkoneses, tibetanos, uigures, mongoles, taiwaneses y vietnamitas portaban sus respectivas banderas y carteles. Ellos quieren que el público y los líderes mundiales conozcan los atroces crímenes cometidos por el PCCh, incluidas las atrocidades en contra de los derechos humanos y las violaciones a la libertad de expresión.

En China, el 1 de octubre es un día festivo conocido como Día Nacional.

“No hay nada que celebrar”, dijo Jinwei Hu, voluntario de la Chinese Democracy Education Foundation, a The Epoch Times.

En China, Hu hizo trabajo humanitario, ayudando a los ancianos y a otras personas a luchar por sus derechos. Él fue uno de los organizadores del evento en el consulado.

Antes de que Twitter fuera prohibido en China en 2009, publicaba mucho en dicha plataforma. Hu se dio cuenta de que los medios de comunicación no reportan sobre China con exactitud.

“Estamos viviendo una vida virtual. Lo que hemos visto en las noticias y lo que tenemos en la vida [real] es muy diferente”, dijo Hu.

“Cuando [los medios controlados por el estado] informan, solo informan las buenas noticias, como las cifras de la economía (…) y [cómo] la gente está viviendo muy feliz. Cuando miro alrededor de mi vida, la gente está sufriendo”.

Un hongkonés sostiene un cartel en el consulado chino de San Francisco en el Día Nacional de China el 1 de octubre de 2020. (Ilene Eng/The Epoch Times)
La gente sostiene pancartas en el consulado chino de San Francisco en el Día Nacional de China el 1 de octubre de 2020. (Ilene Eng/The Epoch Times)

Hu publicaba sus ideas online a través de Twitter y descubría que muchas personas compartían los mismos pensamientos.

“[Cuando] los funcionarios chinos nos invitan a tomar el té, eso es una especie de amenaza”, explicó Hu. “Te están invitando a tomar el té; te están invitando para poder hablar contigo, ellos pueden amenazarte. ‘Deja de publicar en Twitter, deja de publicar (…) para criticar al gobierno en Internet. De lo contrario, serás arrestado’”.

Él dijo que ha pasado por eso muchas veces. Al principio tenía miedo, pero luego de varias veces ya no. Sin embargo, Hu tiene esposa e hija, y su familia teme por su seguridad, por lo que se fue de China en 2014.

Ahora, está feliz de ver a tantos países y etnias reunirse con un objetivo común.

La gente sostiene pancartas en el consulado chino de San Francisco en el Día Nacional de China el 1 de octubre de 2020. (Ilene Eng/The Epoch Times)

Ogo, un residente de San Francisco de ascendencia mongol, dijo a The Epoch Times: “El PCCh inició un plan para eliminar gradualmente la educación del idioma mongol en Mongolia Interior, donde su idioma es un idioma nativo”.

El 4 de septiembre, decenas de miles de personas de etnia mongola pidieron que el PCCh no borrara el idioma ni la cultura mongoles. Beijing ha creado una nueva política para introducir la enseñanza exclusivamente en mandarín en las escuelas locales y reemplazar los libros de texto nativos con versiones en chino estandarizado.

“Así que la gente se ha opuesto pacíficamente a la idea allí. Pero, lamentablemente, fue recibida con violencia e injusticia por parte del PCCh”, dijo Ogo.

Lobsang Dorji sostiene una bandera tibetana en el consulado chino de San Francisco en el Día Nacional de China el 1 de octubre de 2020. (Ilene Eng/The Epoch Times)

Lobsang Dorji, presidente del Congreso Regional de la Juventud Tibetana de San Francisco, dijo a The Epoch Times que él y su familia son refugiados. Sus padres huyeron del Tíbet hacia la India cuando el PCCh invadió su país en la década de 1950. Él nació en India y emigró a Estados Unidos en 2013.

Desde entonces, ha estado realizando muchas actividades para crear conciencia sobre los derechos humanos.

“El mundo ha sido testigo de que el Tíbet ha sido invadido y todos los tibetanos están sufriendo muchas ocupaciones brutales. Y muchos monasterios, cientos de miles de monasterios, han sido destruidos”, dijo Dorji. “Y ahora estos días están tratando de minar la tierra para que los nómadas puedan vivir en la ciudad, pero una vez que se mudan a la ciudad, no pueden pagar los gastos y todo. Así que así es la estrategia”.

Los vehículos tocan su bocina mientras pasan cerca de los manifestantes en el consulado chino de San Francisco en el Día Nacional de China el 1 de octubre de 2020. (Ilene Eng/The Epoch Times)

Tenzin Rangdol, un tibetano, ha vivido en el Área de la Bahía desde 2010. Nació como refugiado en la India y es el expresidente de la Asociación Tibetana del Norte de California.

Rangdol habló sobre las dificultades y el sufrimiento que los refugiados han tenido que atravesar para escapar del régimen comunista. Muchos países no les otorgan la condición de refugiados y los etiquetan como extranjeros.

Desde 2009, más de 150 tibetanos se han autoinmolado para protestar contra el gobierno del PCCh.

“Estoy muy contento y orgulloso de estar unido a las personas que en realidad comparten las mismas experiencias debido a la opresión china”, dijo Rangdol a The Epoch Times. “China necesita entender que no podemos permitir que esto suceda por mucho tiempo, porque los tibetanos nunca serán cerrados por sus políticas represivas. Ellos podrán oprimir y matar a unos pocos tibetanos o miles de tibetanos, pero en realidad nunca podrán matar los sentimientos del pueblo tibetano”.

Una camioneta muestra una pancarta que dice: “¡China! ¡Fuera de Vietnam!” en el consulado chino de San Francisco en el Día Nacional de China el 1 de octubre de 2020. (Ilene Eng/The Epoch Times)

Shoua Lo es de Laos. Su país de origen fue invadido por el comunismo después de la guerra de Vietnam. Él asistió al evento para mostrar su apoyo a un gobierno anticomunista.

“En los textos, en teoría, [el comunismo] suena realmente bien. Es para la gente, hacer que todos sean comunes, no hay (…) estructuras de clases diferentes”, dijo Lo a The Epoch Times. “Pero en realidad, lo que hace es que separa a todos. Entonces tienes la élite mundial y luego tienes el nivel de pobreza. No hay término medio. Por eso estoy aquí, porque no queremos el comunismo”.

Muchos de los miembros de su familia fueron obligados a ingresar a campos de reeducación y les quitaron su libertad de expresión cuando el comunismo tomó el país.

“El campo de reeducación no es realmente un campo de reeducación. Es más una celda de tortura”, dijo Lo. “’Ahora tienes que seguir un conjunto de reglas. Si hablas, mataremos a su familia’”.

“Ellos encarcelan, muchas veces, a las figuras masculinas de la familia. Los torturan y los obligan a seguir las reglas para que cuando vuelvas a la sociedad temas por tu vida. Así que eso es realmente el comunismo”, dijo.

“Para nosotros, los hongkoneses, no hay nada que celebrar”, dijo la Sra. S, residente del Área de la Bahía, a The Epoch Times. “El PCCh es la razón por la que atravesamos esta horrible pandemia”.

La Sra. S se refería al encubrimiento del PCCh de la situación del COVID-19 desde el principio, lo cual hizo que la enfermedad se extendiera por todo el mundo.

Un uigur,que usó el nombre de Kevin Truman como alias, dijo que se escapó de su país.

“La razón es que no podía quedarme allí por la forma en que pienso diferente (…) la forma en que me veo diferente. Soy de etnia uigur”, dijo Truman a The Epoch Times. “Hay acoso documentado y detenciones arbitrarias. Solo por ser uigures, los llevan a campos de concentración”.

Él todavía tiene familia en casa, razón por la cual prefirió no usar su nombre real.

“Temo por la gente de allá que está asociada conmigo”, dijo.

Desde que llegó a los Estados Unidos hace 20 años, se ha manifestado en eventos como estos para que el mundo sepa sobre las atrocidades del PCCh.

“Mire lo que le hizo el virus de Wuhan a la comunidad mundial”, dijo, refiriéndose al virus que causa el COVID-19. “Definitivamente deberíamos asegurarnos de que esto no vuelva a suceder y responsabilizar al PCCh”.

“Hoy es el día en que debemos ponernos de pie y decirle al mundo… no más. Se revela la verdadera naturaleza [del] PCCh, y es inhumano que cualquiera [que tenga] conciencia se quede en silencio frente a una tragedia tan épica”, dijo.

El consulado chino en San Francisco no respondió a una solicitud de comentarios antes de la publicación de este artículo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS